Tras la polémica, Susana aclaró que no está a favor de la pena de muerte



A raíz del brutal asesinato de su florista, ayer había opinado que "el que mata tiene que morir". Hoy reafirmó sus dichos, pero dijo que no comparte la pena capital porque es católica.
1

"El que mata, tiene que morir", dijo la diva, conmocionada por el brutal asesinato de su florista. (TN)



Después de la polvareda que levantó ayer cuando, tras el brutal asesinato de su florista, dijo ante las cámaras que "el que mata tiene que morir", la diva televisiva Susana Giménez salió a aclarar hoy que no está a favor de la pena de muerte porque es católica, aunque, al mismo tiempo, insistió en sus dichos y volvió a pedir mano dura.

"Yo soy católica, no quiero la pena de muerte", expresó la diva en una conferencia de prensa que dio en la provincia de San Juan. Pero inmediatamente repitió "Para mí el que mata tiene que morir", aunque sostuvo que "eso no es la pena de muerte".


"Tampoco (quiero) que un sádico que mata y remata tenga un mes de 'cana' porque tiene 18, 16 o 15 años. Se necesita una mano más fuerte. Es lo que piensa todo el país", insistió Susana.

Gustavo Lanzavecchia, de 32 años y diseñador de interiores, murió ayer tras ser apuñalado en su casa de Lomas del Mirador, en el partido bonaerense de La Matanza, en un aparente intento de robo. El cuerpo del hombre, al que la diva conocía desde hace 20 años, fue encontrado maniatado con precintos plásticos en la pileta de la vivienda. Un policía que había llegado a la casa vestido de civil –aparentemente para comprar un auto-, resultó herido y se encuentra internado en grave estado. Conmovida, la diva hizo anoche sus polémicas declaraciones, en las que también pidió "terminar con los derechos humanos de los delincuente".

Esta mañana, el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, habló sobre las frases de Susana. "Cuando uno está en caliente puede decir cualquier cosa. Para analizar sus declaraciones hay que ponerse en su lugar, porque lo que le han hecho a ese muchacho es una cosa brutal que no tiene ningún tipo de sentido", matizó el funcionario.

Al mismo tiempo, Fernández volvió a manifestar su rechazo a la pena capital. "No soy partidario (de la pena de muerte); sí soy partidario de la lucha despiadada contra la inseguridad. La pena de muerte no es solución porque hay casos demostrados de que nunca va a morigerar el nivel del delito", aseveró.



http://www.clarin.com/diario/2009/02/28/um/m-01867839.htm