La vocación no da trabajo



La Vocación no da Trabajo



Casi el 50% de los estudiantes se inscribe en carreras sociales y humanas, aún cuando la inserción laboral es muy baja. Ciencia y tecnología: cero desempleo.

Aníbal (18) le acaba de comunicar a su padre que decidió inscribirse en la Facultad de Humanidades para formarse como Licenciado en Filosofía. La pregunta no se hizo esperar: "¿Y de qué pensás trabajar?" Aníbal no tiene respuesta, sencillamente no se había puesto a pensar en eso. "No sé, veré, pero eso es lo que me gusta", atinó a decir.



empleo


Como Aníbal, son miles los que eligen su carrera por vocación y no por las posibilidades futuras de inserción laboral. Seguramente, por eso, la mayoría de quienes ingresan a la Universidad de la República se inscriben en carreras de corte humanístico para las cuales la oferta de mano de obra supera ampliamente a la demanda.

De hecho -y de mantenerse la tendencia del año 2006 (últimos datos disponibles)-, casi el 48% de los nuevos alumnos se inscribirá en Ciencias Sociales y Humanas, el 25,30% en Ciencias de la Salud, un 19,82% en Ciencias y Tecnologías, el 4,28% en Ciencias Agrarias y un escaso 2,83% en Artística. (Estadísticas básicas 2006, Ingresos de Estudiantes según Área. Udelar).


carrera


Así, casi la mitad de los estudiantes se inclinarán por formarse como contadores, economistas, licenciados en administración, sociólogos, abogados, escribanos, trabajadores sociales, comunicadores, publicistas, licenciados en letras, en lingüística, en filosofía, en bibliotecología y en ciencia política, entre otras.

Si Aníbal tiene suerte, una vez recibido ingresará al mercado a desarrollar los conocimientos en filosofía adquiridos en facultad. Si no, pasará a engrosar la lista de profesionales que se ganan la vida en tareas que nada tienen que ver con lo que estudiaron por años. Una investigación realizada en México arrojó como resultado que el 50% de los egresados no se dedica a lo que estudió. En Uruguay solo hay datos parciales, pero a juzgar por las diferencias existentes entre las preferencias de los estudiantes y la demanda de las empresas, son miles los que tienen el título guardado en un cajón.



Vocación vs. Realidad



A nivel local esas situaciones se dan por una razón principal que está asociada a un desencaje entre oferta y demanda en el mercado laboral; entre lo que las empresas necesitan y el tipo de profesionales que se produce en el ámbito universitario.

Del total de cargos que ofrece Manpower, entre un 40% y 50% corresponde a posiciones vinculadas al área tecnológica (ingenieros y técnicos); mientras que otro gran componente se lo llevan las carreras vinculadas a la administración de empresas: contador, licenciado en administración y todas las técnicas.


Vocación


Paralelamente, un relevamiento realizado para este informe por la empresa KPMG, indica que el 40% de los que ocupan un puesto en el área Administración y Finanzas no trabajan de lo que estudiaron. En Recursos Humanos dicho porcentaje desciende al 30%; y en Comercial y Comunicaciones la proporción es 50% y 50%. En el sector Operaciones, el 100% de los postulantes están trabajando de lo que estudiaron. Ingenieros químicos o industriales, entre otros, integran esa estadística.

En el rubro Logística y Comercio Exterior, en tanto, sucede algo interesante: Por ejemplo, hay personas que se postularon para cargos como Encargado de Logística y Depósito pero que, al investigar sus estudios terciarios, se observa que no coinciden de ninguna manera con los estudios para dicho puesto. Encontramos contadores, Licenciados en Administración de Empresas, Licenciados en Recursos Humanos, odontólogos, entre otros.

Muchas veces y según los perfiles, las empresas buscan profesionales para desempeñarse en cargos que no necesariamente están vinculados (desde el punto de vista técnico) con los estudios que realizaron anteriormente. Por ejemplo, para un cargo de Analista de Datos de un departamento comercial se puede buscar desde un ingeniero químico a un economista.

Incluso para muchas de las vacantes para Supervisor de Ventas o Vendedor Senior se piden profesionales formados en Administración de Empresas. Es bastante común en las multinacionales la búsqueda de ese perfil.


trabajo


Por un aviso en el diario se reciben 100 currículum y a veces sucede que una gran cantidad de personas no cierra con el perfil. No es porque no haya estudiado lo que requiere el cargo. Es difícil que si se solicita un Gerente Administrativo Financiero, con diploma de contador, se presente un psicólogo. A lo sumo se encuentran currículum de algún ingeniero que se dedicó al tema.

jóvenes


En Manpower, en cambio, existen antecedentes de psicólogos que se postulan para trabajar en un Call Center: "Se encuentran profesionales de carreras humanísticas que deben buscar vías alternativas de inserción porque en sus respectivas profesiones no la van a encontrar"

"Sin embargo", agrega, "ningún recién egresado de ingeniería se dedicará a algo muy ajeno a su profesión". En este punto hay acuerdo en todas las empresas seleccionadoras de personal consultadas.



Una fija


Si un joven pertenece a ese casi 20% que este año se inscribirá en carreras vinculadas a Ciencias y Tecnologías, hay poco de qué preocuparse. Incluso es altamente probable que pueda ingresar a trabajos vinculados con su profesión antes de obtener el título.


orientación vocacional


¿Por qué entonces la mayoría se inclina por hacer carreras de perfil humanístico y social? "Tiene que ver con desinformación en relación a cuáles pueden ser las carreras con perspectivas más interesantes y quizás a no hacer hincapié en una mejor enseñanza en habilidades que son importantes como matemáticas, química, física. En general son disciplinas evitadas", dice el gerente de Manpower.

profesión


En Ascênde, por ejemplo, se recibe un promedio de 600 currículum para un cargo de auxiliar administrativo ("donde normalmente no se exige una formación tan importante, ni hay requisitos muy fuertes", señala José Luis O`Neil); mientras que para un puesto de ingeniero, "si uno recibe 50 o 60 curriculas considera que ha recibido un buen número".



Las cifras


La Vocación no da Trabajo 47,7% Es el porcentaje de estudiantes que se inscribieron en carreras del área Ciencias Sociales y Humanas. (Udelar, 2006)

empleo 19,8% Es el porcentaje de inscriptos el mismo año en el área Ciencia y Tecnología, donde existe desempleo cero.

carrera 75% De los egresados en 2005 (Udelar) se formaron en Ciencias Sociales y Humanas, y Ciencias de la Salud. (Último dato disponible)



Mercado nacional poco flexible



Según algunos expertos, el mercado laboral uruguayo tiene una particularidad: poca flexibilidad.

Nuestro mercado es bastante tradicional, y la movilidad de un profesional de un tipo a otro de actividad a veces se hace difícil. Si eres un contador que se desempeñó en la actividad contable o financiera y quiere hacer un giro a un área de marketing o ventas, podrá hacer un posgrado en marketing, pero posiblemente, si tiene esa base de formación y no tiene experiencia asociada, el irse a otro sector le será difícil porque la especificidad en experiencia y en formación alineada es buscada.


Vocación


En otros mercados se encuentra más flexibilidad: personas de distintas disciplinas que pueden reconvertirse con mayor facilidad. Las compañías también son más flexibles a la hora de decidir poner un ingeniero en marketing, o a un contador en ventas. El otro fenómeno (desencaje entre oferta y demanda) es global, pero en Uruguay tiene un énfasis particular.

Las empresas, fundamentalmente las multinacionales, se flexibilizan buscando más potencial, más "madera" por decirlo de algún modo. Optan por la posibilidad de desarrollo que por tener las condiciones técnicas de experiencia para poder sostener el cargo. O sea, se flexibilizan desde el punto de vista de la experiencia apostando al talento.



La Orientación Vocacional y la Adolescencia.



Una de las características más importantes de la etapa adolescente es que es una edad en la que se toman decisiones que condicionan toda la vida. Decisiones en el campo de la salud, de las relaciones sociales y afectivas, de la educación y de la proyección profesional futura entre otras.

Es bastante evidente que los adolescentes necesitan ayuda para tomar decisiones importantes en el ámbito vocacional de las que serán responsables y marcaran efectos trascendentes en su vida. Comienza en la adolescencia una cadena de decisiones que se prolongará durante buena parte de su vida. Comienza en su vida escolar y continuará en su vida laboral hasta casi su jubilación.


trabajo



Los procesos de transición comienzan antes de que el estudiante termine sus estudios secundarios y se prolonga después de la inserción laboral. El proceso se inicia cuando el sujeto empieza a ir tomando las primeras decisiones en búsqueda de una alternativa que lo satisfaga y en la que pueda proyectarse, pues la formación es cada vez más importante después de la incorporación a la población activa.


jóvenes Frente a la búsqueda de la vocación resulta esencial el AUTOCONOCIMIENTO, esto es: ¿qué me gusta hacer?, ¿qué no me gusta?, ¿dónde me gustaría trabajar?, ¿y dónde no?, ¿cuáles son mis habilidades, intereses, fortalezas, así como mis debilidades o aspectos negativos? Y básicamente, ¿cuál es mi proyecto de vida?

orientación vocacional El segundo punto para considerar es la INFORMACIÓN. Se trata de conocer el mercado, tanto de la oferta como de la demanda, pues si bien la realidad se modifica -más en economías como las nuestras- hay carreras profesionales que históricamente están teniendo dificultades en la inserción laboral o el desarrollo económico. En cuanto a la oferta, es importante conocer los lugares donde se estudia, alcances de los títulos, habilidades necesarias, costos, tiempos, curricula, etc.


profesión Luego, es importante realizar una SELECCIÓN y ANÁLISIS en función de la información reunida -puede ser según el campo profesional o las incumbencias del título u otra- y comparar las expectativas propias, las posibilidades económicas y personales, y la proyección que antes mencionada para, finalmente, acercarse a

La Vocación no da Trabajo una ELECCIÓN aproximada a las necesidades planteadas en primer término. Sin embargo, es fundamental destacar que, de ninguna manera, es posible asegurarse el éxito en los estudios debido a que aún quedará un largo camino por recorrer...


En este proceso es importante lograr vencer los prejuicios y presiones sociales con respecto a determinadas carreras. Esto, claro, sin desconocer la realidad. Antes solíamos decir que la vocación era lo importante, hoy creo debe agregarse a este ingrediente condimentos como entorno, viabilidad, realidad laboral, entre otros.

También el futuro estudiante debe considerar la búsqueda real de la información e intentar no quedar atrapado en lo que dicen de tal o cual carrera, de lo que alguien contó, ya que la desinformación o la mala información produce verdaderos prejuicios.

Por otro lado, es destacable que en la actualidad las estadísticas mencionan como causa de deserción en los estudios superiores la falta de adecuación del estudiante a la dinámica universitaria, y el índice es significativo, por lo tanto conocer la dinámica y exigencias del lugar de estudio no es un dato menor.


Parece mentira que en la sociedad del consumo y los consumidores haya personas a las que les cueste tanto optar o decidir. Pero el primer problema para el estudiante radica allí. No se trata de ser un consumidor, sino de darse espacio como persona para elegir dentro de un proceso en el que se desarrolla la propia identidad.
Nunca como antes la oferta académica en el Nivel Terciario y Universitario fue tan apabullante y variada. A su vez, gran cantidad de casas de estudios, públicas y privadas, muestran un abanico de posibilidades que van desde las carreras tradicionales (léase Abogacía, Medicina, Arquitectura, Ingeniería, Filosofía, –sepan disculpar las omisiones-) a carreras “nuevas” o poco conocidas (algunas muy rentables), que surgen por necesidad del campo de la producción y servicios cada vez más tecnologizado, específico y, paradójicamente, complejo.

En contraposición, los jóvenes, tienen la sensación de que hoy más que nunca la sociedad dejó de ser ese terreno confiable y maleable donde echar raíces y crecer, teniendo que elegir, pero en lo mucho y variado suelen ver poco y escaso. Se les suman las incertidumbres propias de la edad, la baja autoestima y la pobre estimulación del contexto en general.


empleo


Encontrar una carrera no es fácil pero tampoco algo imposible. Hoy hablamos más de elegir -lo cual implica una búsqueda organizada y racional- que de vocación -como un llamado natural y predeterminado del espíritu- De esta manera la elección de carrera se construye y hasta se hace cada año que se cursa, es decir, se renueva, se resignifica. Al no ser un “llamado” no tenemos la posibilidad de la carrera perfecta para el estudiante perfecto, donde carrera, deseos y aspiraciones encajen perfectamente.

carrera


Una carrera tiene un promedio de entre treinta y seis y cuarenta materias y no todas serán del agrado del estudiante. Analizar programas sirve, pero teniendo cierta tolerancia a la frustración porque no todo lo que se va a cursar será del propio agrado.

Vocación


La carrera en la vida de un estudiante es un medio y no un fin, es importante contar con apoyo y, si es necesario, con asesoramiento, pero no se trata de buscar las respuestas fuera de uno mismo, así como tampoco se trata de estudiar para insertarse en el mercado y en el mundo adulto solamente, sino también, si es necesario, transformarlo. Por eso el estudiante no debe hacer su elección vocacional con criterio cortoplacista, sino tener una visión del tiempo y objetivos más prolongados.


trabajo





La Vocación no da Trabajoempleocarrera