Pobreza y salud reproductiva

“Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, particularmente la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, no podrán ser alcanzados sí los temas de población y salud reproductiva son atendidos de manera directa. Y esto significa mayores esfuerzos en la promoción de los derechos de las mujeres, y mayor inversión en educación y salud, incluyendo la salud reproductiva y la planificación familiar.”1


En 1994, la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo celebrada en El Cairo, reconoció la relación estrecha que existe entre las dinámicas y tendencias de población y las posibilidades de reducción de la pobreza. También reconoció que la salud sexual y reproductiva son esenciales para el bienestar de las personas, y que el acceso universal a la información y a los servicios sobre salud reproductiva, incluyéndose la planificación familiar y los servicios de salud maternos, pueden afectar de manera positiva las dinámicas de población a través de la reducción voluntaria de la fertilidad, la reducción de la mortalidad y morbilidad materna e infantil, y la prevención del VIH/SIDA.2

Existe en forma creciente un mayor número de estudios que demuestra que la pobreza perpetúa las condiciones precarias de salud de las poblaciones y el rápido crecimiento poblacional y viceversa, vale decir, que las altas tasas de fertilidad pueden exacerbar y perpetuar la pobreza de las personas y, en definitiva, de los países. Es en este contexto que el ejercicio pleno de los derechos reproductivos, entendidos como el derecho que tienen todas las parejas e individuos a decidir de manera libre y responsable número de hijos así como decidir el tiempo transcurrido entre el nacimiento entre un hijo y otro y el derecho a tener la información y los medios que les permitan hacerlo, de importancia fundamental en los esfuerzos por erradicar la pobreza.

Esto fue reconocido en la Cumbre Mundial de 2005, la cual pidió a todos los Estados lograr el acceso universal a la salud reproductiva para 2015 e integrar este objetivo a las estrategias nacionales para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y orientados a reducir la mortalidad materna e infantil, mejorar la salud materna, promover la igualdad entre los géneros, luchar contra el VIH/SIDA y erradicar la pobreza.3

Por regla general, los pobres se enferman con más frecuencia y tienen menos acceso a los servicios de salud existentes que aquellos sectores con mayores recursos. Hay estudios que demuestran que la mortalidad materna depende del acceso a los recursos y a los servicios: las mujeres que quedan embarazadas en los países del tercer mundo enfrentan un riesgo de muerte entre 80 y 600 veces superior al de las mujeres de los países industrializados. En América Latina, por ejemplo, el riesgo que corre una mujer durante toda su vida de morir por causas relativas a la maternidad (embarazo, parto y complicaciones pre y postnatales) es de uno en 188, mientras que en los países industrializados es de uno en 2976.4

La inversión en programas de salud reproductiva, incluida la planificación familiar, origina ahorros en la economía de los países y promueve la salud general de la población, así como la productividad. Por ejemplo, por cada peso invertido en planificación familiar, la Administración del Seguro Social mexicano ahorró 9 pesos en gastos relacionados con la prestación de cuidados materno-infantiles.5

A pesar de que la pobreza y la salud sexual y reproductiva se encuentran unidas de manera inseparable, siguen existiendo políticas públicas que tratan estos temas de manera aislada. Los marcos legales y las políticas nacionales deben abordar no sólo el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva desde una perspectiva de derechos, sino también tomar en consideración la capacidad de las personas,— particularmente de las mujeres pobres,—de costear los servicios esenciales de salud reproductiva, incluida la prevención de embarazos no deseados.

1. Secretario General de la ONU, Kofi Annan
Mensaje enviado a la Quinta Conferencia Regional de Asia y el Pacífico sobre Población relativa a CIPD+10, Bangkok, Diciembre 2002
2. UNFPA. Reducing Poverty and Achieving the Millennium Development Goals: arguments for investing in reproductive health and rights. Nueva York, 2005.
3. Asamblea General de la ONU. Documento Final de la Cumbre Mundial 2005. Resolución 60/1. Nueva York, 24 de octubre de 2005.
4. UNFPA. El Estado de la Población Mundial 2002. Población, pobreza y oportunidades. Nueva York, 2002.
5. UNFPA. Reducing Poverty and Achieving the Millennium Development Goals: arguments for investing in reproductive health and rights. Nueva York, 2005.






Pobreza y salud reproductiva�


Mis otros posts: TONYJAGGER63

Post que llegaron al Top:




ESPERO SUS COMENTARIOS.