La hora del planeta


La hora del planeta


La iniciativa de WWF, representada en la Argentina por la Fundación Vida Silvestre Argentina, pretende demostrar a los gobiernos, ciudadanos y empresas que es posible una acción conjunta contra el cambio climático. La campaña culminará el próximo 28 de marzo de 2009 entre las 20.30 y las 21.30 horas, momento en el que mil ciudades apagarán las luces de sus edificios más emblemáticos. Durante esta hora, se promoverán diferentes actividades de sensibilización sobre el calentamiento global en las que se pretende implicar a mil millones de personas.



WWF espera que La Hora del Planeta sea el evento de participación masiva más importante del mundo. Su objetivo es lanzar un mensaje a los líderes mundiales que se reunirán en 2009 en Copenhague, para firmar un nuevo tratado global sobre cambio climático. La campaña persigue un compromiso de acción decidida encaminado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.



En una época de crisis y preocupación, ante la situación económica y ambiental, WWF ofrece la posibilidad de pasar a la acción. Este año, más de 60 países se implicarán en este gran evento para luchar contra el cambio climático, y se prevé un gran incremento respecto a la participación ciudadana en el 2008, cuando 50 millones de personas se unieron en La Hora del Planeta y se apagaron edificios simbólicos como El Coliseo de Roma, El Parlamento de Budapest y El Puente Golden Gate de San Francisco.



La Hora del Planeta busca informar a la población sobre la amenaza del cambio climático y lo fácil que es actuar de forma individual. Pequeños cambios en la vida diaria, como reemplazar las lamparitas por luces fluorescentes o reducir el consumo energético, también son cruciales.



Sobre la Campaña La Hora del Planeta
La Hora del Planeta surgió en Sydney, Australia, durante el año 2007 y convocó a dos millones de personas. Durante La Hora del Planeta 2008, más de 50 millones de personas en 400 ciudades apagaron sus luces y algunos de los principales íconos – como la Opera en Sidney, el Coliseo en Roma, el City Hall en Londres, el Empire State en Nueva York, la Torre de Sears en Chicago, el Golden Gate en San Francisco, entre otros- se oscurecieron. Algunas empresas también demostraron su apoyo. Así la página web de Google se oscureció durante todo el día en tributo a La Hora del Planeta.
La Hora del Planeta se ha convertido en un evento local en Sidney (Australia) a ser un evento mundial.


La importancia del cambio climatico.

El cambio climático es imposible de ocultar y debe ser imposible de ignorar. Los 10 años más calurosos de los que se tengan registros han ocurrido desde 1990. El hielo en el Ártico ha descendido a su nivel más bajo y un estudio plantea que dos terceras partes de la población de osos polares desaparecerá antes del año 2050.

Además de los osos polares y las capas de hielo, algo más está en riesgo – el cambio climático amenaza toda la vida en nuestro planeta. El cambio climático es el problema número uno que enfrenta el medio ambiente en el siglo XXI. Los Estados Unidos es uno de los principales contribuidores de gases de efecto invernadero, con emisiones de dióxido de carbono que representan casi cinco veces más las emisiones del promedio mundial.

La buena noticia es que todavía podemos frenar el cambio climático antes de que sea demasiado peligroso para manejarlo. Las herramientas para mantener el cambio climático bajo control están disponibles y son costeables. A través de iniciativas clave WWF está movilizando personas, negocios y líderes hacia alternativas responsables en torno a la energía y el medio ambiente, mientras mejora las habilidades de los ecosistemas para resistir y recuperarse del estrés ambiental producto del cambio climático, e incrementa la protección de los bosques.

WWF trabaja para dar forma a normas a través de la ciencia, reducir el carbono con base en programas forestales, desarrollar e instrumentar planes de adaptación para ecosistemas con alto riesgo y ayudar a empresas a reducir sus emisiones de carbono.

Si te preguntas “¿qué puedo hacer en este momento, en mi casa o en mi comunidad, para lograr una diferencia? Existen muchos caminos abiertos para que todos puedan cambiar sus pautas de consumo de uso de energía, influir en otros para hacer lo mismo y efectuar una diferencia políticamente. Puedes medir y reducir tu huella ecológica, unirte a un movimiento global y registrarte en la Hora del Planeta. Aprende más y alza tu voz afiliándote a nuestra Red de Acción para la Conservación (Solo en ingles)

¿Qué podemos hacer para reducir los impactos del Cambio Climático?
Varias son las cosas que, cada uno de nosotros, podemos hacer para minimizar los efectos del Cambio Climático.

Los siguientes son algunos ejemplos:

* Comprar los electrodomésticos que consumen menos energía, utilizando la información que figura en la etiqueta de eficiencia energética. En la Argentina ya es obligatorio el etiquetado en heladeras y freezers, y también en lámparas eléctricas. Los que son clase A son los más eficientes y, en muchos casos, no son más caros y, en otros, hasta pueden tener un precio de compra menor.

* Usar lámparas de bajo consumo.

* Apagar las luces y los aparatos eléctricos y a gas que no estén siendo utilizados.

* Apagar o desconectar los aparatos que tienen consumo en modo de espera, pues siguen consumiendo aún cuando no producen ningún beneficio.

* Ubicar el termotanque en un lugar protegido del frío y cercano a las bocas de consumo de agua caliente, respetando las regulaciones establecidas.

* Apagar las estufas que no se estén usando.

* Regular la temperatura de la heladera, el equipo de aire acondicionado, el termotanque y las estufas. Cualquier grado centígrado menos que se le exija significa un importante ahorro de energía.

* Si se puede, dejar tu automóvil y utilizar el transporte público. Mejor todavía, cuando sea posible, reemplazar el transporte público por la bicicleta o la caminata.

* Exigir a las autoridades o a los candidatos a gobernantes que avancen sobre estos temas. Todavía hay muchísimo por hacer y se está haciendo muy poco.

Consecuencias del cambio climatico en la Argentina.

Planeta

Las consecuencias del Cambio Climático en la Argentina son:

* Suba del nivel del mar (3mm por año a nivel mundial). Erosión de la costa marina.

* Ascenso y descenso de precipitaciones en los últimos 30 años en las regiones la región pampeana (30%) y en la región Comahue-Cuyo respectivamente.

* Eventos extremos: sequías más prolongadas y lluvias más frecuentes.

* Aumento de 2,5°C de temperatura promedio en la Península Antártica en los últimos 50 años, 5 veces más rápido que la media mundial


Notas en Diarios y revistas.

conciencia

La luz buena - Revista Viva ( 8/03/2009)

El sábado 28 a las 20.30 habrá un apagón simbólico de una hora a nivel global. ¿El objetivo? Alertar sobre el calentamiento global.

Hasta hace pocos años, el cambio climático era un tema sólo para informados; ahora, no sólo está en boca de todos, sino que le atribuimos todo tipo de fenómenos, empezando por los veranos cada vez más insufribles. Lo que no se modifica es nuestro consumo de gases de efecto invernadero, que son los que calientan la atmósfera.

¿Acaso piensa en el planeta cuando deja encendida la luz en un cuarto vacío? ¿O si pone en alta temperatura el termostato del termotanque? El combate contra el cambio climático no sólo depende de la invención de tecnologías milagrosas.

Puede empezar ya con pequeñas grandes acciones, como reemplazar las viejas lamparitas incandescentes por unas de bajo consumo, separar adecuadamente la basura, apagar las luces stand by (esos pequeños ojitos verdes que indican que el equipo de música o el reproductor de dvd están prendidos pero hibernando) o impedir que se cuelen chifletes por la ventana en época invernal. Tarde o temprano, tendremos que incorporar estas conductas a nuestra vida cotidiana si pretendemos evitar que la temperatura promedio se eleve más de dos grados, lo que podría agravar eventos que ya nos resultan alarmantes: el derretimiento de glaciares, huracanes feroces, sequías prolongadas y el aumento del peligro de extinción de especies como los osos polares o los pingüinos.

En 2007, a un grupo de personas en Australia (país hipercontaminante, ya que genera casi toda su electricidad a carbón) se le ocurrió la idea de realizar un apagón simbólico con dos objetivos: uno, concientizar a la gente sobre lo que puede hacer respecto del futuro del clima, y por el otro, presionar a los gobiernos para que impulsen políticas para reducir los gases que atrapan el calor en la atmósfera.

La iniciativa, llamada La hora del planeta , fue un éxito. En 2008, se apagaron las luces desde el Coliseo romano al Empire State y la Opera de Sidney. Y este año, llega también con todas las pilas a Buenos Aires, haciéndose sentir desde el Obelisco a la cancha de Boca, como mínimo.

La propuesta es apagar la luz el 28 de marzo, por una hora, a partir de las 20.30. Y, además, registrarse en un sitio web la dirección que hay que tipear es www.earthhour.org/Argentina, para poder contabilizar a nivel mundial la gente que participa y sugerir ideas prácticas sobre qué medidas tomar para paliar la temperatura. El objetivo es llegar a mil millones de personas.

La hora del planeta , que está impulsada en la Argentina por la Fundación Vida Silvestre, es especialmente significativa este año, porque entre el 7 y el 18 de diciembre todos los países se reunirán en Copenhage, Dinamarca, para tratar de revertir el cambio climático.

La concertación de una política mundial común se convirtió en algo muy difícil luego de que el gobierno de George W. Bush renunciara al tratado de Kyoto, que fue el primer intento de abordar la cuestión a nivel global. Pero Barack Obama prometió revertir totalmente esta postura, con lo cual es más probable que esta vez haya un acuerdo sobre metas para reducir emisiones de gases contaminantes.

En términos prácticos esto implicará también la necesidad de incorporar nuevas pautas cotidianas aquí en la Argentina.

En 2007, los europeos acordaron bajar unilateralmente un 20% las emisiones respecto de 1990 para el año 2020. Y también a producir un 20% de ahorro energético y generar un 20% más de energía usando fuentes renovables. Esto tiene un correlato en la realidad hoy.

Por ejemplo: te maceran la cabeza con propaganda para que ahorres en todo; viajar en avión es carísimo, por los impuestos destinados a combatir el cambio del clima; un habitante de Bruselas recibe consejos de la propia compañía eléctrica para reducir el consumo y accede a créditos blandos para poner doble vidrio en sus ventanas, que atrapa el calor de la calefacción en invierno.

En Gran Bretaña, hay supermercados que indican junto al precio si un producto llegó de lejos en avión, aumentando su impronta ecológica (daño ambiental) o "carbon footprint". Y en los baños de gran parte de Europa se colocan dos botones en el inodoro: uno para el pipí y otro para el popó. Al apretar el primero, se vacía medio tanque. Con el otro, el tanque entero. Es que la generación de agua potable insume gran cantidad de energía, lo que obvio contamina el planeta.

AQUI SI PODEMOS HACERLO Para combatir el cambio climático, hay buenas ideas dando vueltas. En algunas zonas de los EE.UU., como Colorado, se genera electricidad con paneles solares en las casas, y lo que la gente no consume se lo puede vender a la red. El marco regulatorio de la Argentina haría difícil que aquí ocurriera algo similar.

Aquí, las políticas frente al cambio climático recién gatean. A partir del 1º de enero de 2011 no se podrán comercializar lamparitas incandescentes y ya existen etiquetados para diferenciar a las heladeras y equipos de aire acondicionado más eficientes, lo que es un paso. Pero no se apuesta, por ejemplo, a la generación de energías alternativas, como la eólica. "Deberíamos ser líderes en el aprovechamiento del viento, pero estamos muy atrás", dice Carlos Tanides, de Vida Silvestre. "En el mundo se instalan 20 gigawatts al año en energía eólica y aquí sólo generan 26 megawatts: nada", cuenta.

Según el experto, lo más grave de todo fue que el Gobierno negara la existencia de una crisis energética sin instar a la población a minimizar el consumo. "La gente puede tomar iniciativas, las empresas también, pero el rol del Estado es fundamental", señala Tanides.

Todavía estamos lejos de ver paneles solares en los techos porteños, pero al menos se comenzó a trabajar en un programa de eficiencia energética en edificios públicos. Y la ciudad adhirió a La hora del planeta , por lo que el 28 de marzo apa- gará las luces de monumentos como el Cid Campeador, el Puente de la Mujer y la Flor de Figueroa Alcorta. Ahora, sólo le queda a usted decidir si puede pasar unos pocos minutos a la luz de las velas.

El año pasado la iniciativa ’La hora del planeta’ dejó a oscuras al Coliseo y al Empire State.

Este año, la idea llegará a varios edificios porteños.

En Europa, las etiquetas de los alimentos muestran cuánto daño ambiental implicó su llegada hasta las góndolas.

La Argentina recién empieza a pensar en políticas que hagan frente al calentamiento.

Aquí se debería apostar a la energía eólica.

Habrá un apagón en la Ciudad contra el cambio climático (La Prensa 28/01/2009)

Ambientalistas iniciaron una campaña para realizar un apagón de una hora el 28 de marzo, con el aval del gobierno porteño, para concientizar a la ciudadanía sobre la importancia de realizar un uso eficiente de la energía y morigerar así los efectos del cambio climático.

Los ecologistas, en el marco de una iniciativa impulsada también por ambientalistas de otros países, obtuvieron el apoyo del gobierno porteño, que se comprometió a apagar luces de monumentos y edificios públicos durante esa jornada, entre las 20.30 y las 21.30.

La Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) promueve la "acción simbólica" en el país, denominada la Hora del Planeta, y advirtió que una actividad conjunta entre gobiernos, empresas, organismos no gubernamentales y particulares puede atenuar las consecuencias del cambio climático.

La FVSA dijo que "los gobernantes deben incrementar las medidas necesarias para revertir el problema"

La Capital adhiere a la lucha contra el calentamiento (La Nación 01/02/2009)
El mundo a oscuras durante una hora

La Capital adhiere a la lucha contra el calentamiento

A modo de protesta, la Fundación Vida Silvestre convocó a un apagón para el 28 de marzo
La Fundación Vida Silvestre y World Wildlife Fund (WWF), con el apoyo del gobierno porteño, convocan para el sábado 28 de marzo entre las 20.30 y las 21.30 a apagar las luces durante en una acción simbólica contra el cambio climático, y a unirse a la iniciativa ingresando en www.earthhour.org .

La iniciativa pretende demostrar a los gobiernos, ciudadanos y empresas que es posible una acción conjunta contra el cambio climático para reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo de energía.

"Es una oportunidad para que el Estado empiece a instrumentar políticas integrales y de esta forma, impactar menos en el medio ambiente y para que la población tome conciencia de que pueden modificarse los hábitos de consumo de diversas formas. Si bien necesitamos realizar cambios profundos, éstos no implican una pérdida en la calidad de vida de los ciudadanos", sostuvo Diego Moreno, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina.
El objetivo es lanzar un mensaje a los líderes mundiales de cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se realizará en Copenhague, Dinamarca, del 7 al 18 de diciembre de este año, para recordarles que el mundo necesita un compromiso de acción decidida para reducir la emisión de gases invernadero.

Al igual que el año pasado, la ciudad de Buenos Aires, junto con las principales ciudades del mundo, se unirá a La Hora del Planeta para apagar las luces de edificios emblemáticos y monumentos como el Obelisco. "Estamos totalmente a favor de tomar medidas para combatir el cambio climático, y tener una iniciativa global indica que todo es posible", dijo Graciela Gerola, presidenta de la Agencia Ambiental porteña.

La Hora del Planeta surgió en Sydney, Australia, en 2007, y convocó a dos millones de personas. En 2008, más de 50 millones de personas en 400 ciudades apagaron sus luces y algunos de los principales íconos - como la Opera en Sydney, el Coliseo en Roma, el City Hall en Londres, entre otros- se oscurecieron. Más de siete millones de usuarios visitaron el sitio www.earthhour.org y más de 2000 empresas participaron de la iniciativa.


planeta tierra

calentamiento global

cambio climatico

la hora del planeta

La hora del planeta

Nota: Este post lo hago para que la gente tome conciencienca de lo que esta pasando en el mundo, la verdad es solo para que se den cuenta de esto. No se si es re-post o yo que se. Pero lo que quisiera es que vean y se den cuenta de que por ejemplo, (en la argentina) hace dos años, nevó en la Argentina en pleno invierno, despues de como 20 años que nunca habia nevado. Y en el mismo año hicieron 40 grados de calor en pleno verano. Estas variaciones del clima no son comunes para nada. Esta haciendo mas frío en invierno, y mucho mas calor en verano. Y esto se puede cambiar...
Ustedes van a decir - "Bue, pero si yo no apago la luz no va a pasar nada, total una persona no afecta a nada... " Si pero tal vez lo decis vos, el de la firma de abajo y de abajo y de abajo y tu vecino, y tu amigo y tu tio, y tu viejo, tu vieja etc, y ahi se van formando millones de personas que piensan que una persona no afecta y si. Si todos los granos de arena se van de la playa ya no va a haber playa. Todos tienen que poner su granito de arena. Bueno espero que hayan tomando concienca y vean lo que le estamos haciendo a nuestro planeta, nuestra casa. Y de 20.30 a 21.30, quiero a todos los taringeros apagando la compu, o apagando la luz del baño y te de japa apagarla...





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=KFT8d6Z00Ss

Fuentes: http://www.earthhourus.org/es/ http://www.vidasalvaje.es/