El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

A propósito de nadie vió matrix de Walter Graziano

A propósito de un reciente libro de Walter Graziano

LAS ETAPAS DEL IMPERIO DE HOLLYWOOD:

DE RAMBO A MATRIX


A propósito de nadie vió matrix de Walter Graziano


Introducción:

En otras oportunidades hemos hecho notar que una de las características principales que tiene el actual imperio norteamericano es su carácter mediático (1). A diferencia de otras figuras similares en la historia que priorizaron el uso de las armas o de la diplomacia para el dominio de los pueblos, oficiando en ellos la propaganda como un recurso subordinado, dicho "imperio" es principalmente propagandístico y cultural, tratando de lograr en la mayoría de los casos, mediante una serie de sugestiones, producidas a través de un gran despliegue tecnológico como nunca existiera antes, una sensación de sometimiento que en cambio no puede obtener en igual me

dida con otros procedimientos. A través de las mismas ha tratado de brindar entre las diferentes poblaciones del planeta, a partir de los efectos especiales producidos principalmente por el cine y la televisión, ciertas imágenes e ideas fijas proclives en generar una convicción absoluta e indubitable respecto de que se trata de un poder universal, omnímodo e invencible que todo lo puede y ante el cual cualquier resistencia que intentara oponérsele estaría, o condenada anticipadamente al fracaso, o en última instancia utilizada astutamente por aquel al que se pretende combatir.

Agreguemos también que este imperio mediático, en función de un mejor logro de su objetivo de sometimiento, ha intentado vincular esta imagen de dominio universal con una idea solidaria y equivalente de justicia que el mismo encarnaría, tratando así de asociar, simultáneamente al miedo y admiración que suscita, junto a una infinidad de chucherías tecnológicas que ha producido con la finalidad de impresionar a sus sometidos, una adhesión incondicional hacia la causa que dice sustentar. Pero, en caso de que ello no hubiese sido posible de obtener por diferentes razones que no enumeraremos ahora, entonces no ha hesitado en sacrificar esta última idea en aras del triunfo de la primera consistente en la sensación de eficiencia y de invencibilidad por él representada, por lo que el miedo y el sentimiento de desasosiego, resignación y derrota deberán ser en cualquiera de los casos los temples que primen en el sometido. Esto es lo que explica también la existencia de dos eras en las que podría dividirse la historia de este imperio mediático, en función del tipo de sugestión que resulta conveniente aplicar en relación al logro de su fin. Acotando además que, tal como sucede habitualmente, junto a las cintas difundidas con suma asiduidad por dicho imperio para ejercer su dominio mediático, existe en forma solidaria también una serie interminable de corifeos y "críticos" encargados de ensalzarnos su gran valor e idoneidad a fin de que concurramos prontamente a "informarnos" de tales producciones y caigamos rápidamente víctimas de alguna de sus diferentes sugestiones.

1) La era de Rambo

La primera de todas las eras es la que hemos denominado como de Rambo, y consiste justamente en aquella etapa en la que el mismo pretende manifestarse simultáneamente como justo e invencible. Y, si bien esta figura tiene antecedentes muy importantes en el siglo pasado con personajes míticos que actuaban en circunstancias inventadas, tales como Superman, Marvin, Tarzán, Batman, etc., se ha ido con el tiempo introduciendo la idea de que había que darle a tal figura un sesgo más humano y no tan alejado de la historia cotidiana, haciéndola participar alternativamente sea de la pantalla grande como de la más pequeña representada por la política diaria, tales como los casos del supercowboy Reagan, convertido en presidente, y del hombre-robot Terminator, en la actualidad gobernador de un Estado, etc. Y dentro del contexto cada vez más perfeccionado especialmente en las últimas décadas del pasado siglo, la política holywoodense ha contado con la presencia emblemática de una figura especial, consistente en un supersoldado que, a través de una inigualable destreza y valor, hacía vencer siempre a la causa norteamericana a la que se asociaba en todos los casos con los más nobles ideales de libertad y de justicia. Ha sido así como hemos visto, entre sus tantas acciones victoriosas, al superhéroe Rambo, peleando siempre por el triunfo de la democracia en el planeta, en las escarpadas montañas de Afganistán habiendo sido él quien, con la ayuda subsidiaria de unos siempre incondicionales y solícitos mujaidines a quienes dirigía, derrotaba en forma contundente a los soviéticos. De esta manera la idea que a través de Rambo se ha generado es que han sido los EEUU a quienes les habría correspondido el mérito principal de haber derrotado al último de los enemigos de la "democracia" y de los "derechos humanos" que todavía quedaba en el mundo. Digamos también que la obra de Fukuyama, entre otras, hablándonos de un final de la historia producido por los EEUU convertido en la única y última superpotencia vencedora, es nada más que una consecuencia literaria y filosófica de los contenidos mentados en las películas de Rambo.

Demás está decir que todo esto no es sino una ficción en el más amplio sentido de la palabra. No solamente Rambo nunca existió en la realidad, sino que la famosa guerra de Afganistán que se iniciara en 1980 y concluyera en febrero de 1989 no contó con la participación de un solo soldado norteamericano y, si bien es cierto que EEUU, por razones de estricta conveniencia, brindó algún apoyo con armas a los mujaidines que vencieron a los soviéticos, fueron aquellos los que las usaron y no las armas norteamericanas las que se sirvieron de los mujaidines para ganar la guerra, tal como en las diferentes películas e interpretaciones de los distintos corifeos del "imperio" se suele manifestar.

La idea que Rambo ha intentado generarnos tiene además vastas proyecciones que aun duran en el común de las conciencias sugestionadas por Hollywood. Como luego de la derrota de Afganistán a los pocos meses cayó el muro de Berlín y se desintegró la Unión Soviética, entonces la propaganda debía crearnos por extensión la certeza de que tal mérito le correspondía principalmente a los EEUU que era el que había ganado la guerra. Sin embargo la realidad es muy distinta, a pesar de los ingentes esfuerzos del simpático Silvester Stallone por convencernos de lo contrario. La antigua URSS invadió Afganistán no para disputarle espacios estratégicos a los EEUU, sino porque quería ponerle coto a la rebelión islamista que se gestaba en sus repúblicas satélites, tales como Azerbadján, Turkistán, Uzbekistán, Tajikistán, Kazakistán, Kirgistán, e incluso en territorios de la misma Federación Rusa tales como Chechenia, Daguestán, Ingushetia. En la medida que en esa guerra de casi diez años resultó derrotada, las consecuencias de este hecho fueron los triunfos de los movimientos independentistas en tales repúblicas y por extensión también en otras de carácter cristiano ortodoxo. Por lo tanto la derrota de Afganistán fue el comienzo del proceso de disolución de la URSS y, si bien EEUU vio en tal guerra una interesante posibilidad para sacar partido de tal hecho político, el mérito principal de la victoria ha sido de los mujaidines y por extensión del fundamentalismo islámico que hizo con la misma un aprendizaje esencial para luego extenderlo hacia los mismos EEUU.

Pero sin embargo, a pesar de tal realidad, la propaganda de Rambo tuvo igualmente sus efectos muy grandes entre los múltiples consumidores de tal producto en el mundo entero. En la República Argentina, por ejemplo, en ese mismo año en que según la ficción tal superhéroe le ganaba la guerra a los soviéticos, accedía al poder un político que había sostenido en su campaña que "las Malvinas iban a ser recuperadas con sangre", que no se iba a privatizar una sola empresa pública, que se iba a investigar el origen de nuestra deuda externa, etc. Pero gracias al efecto Rambo y gracias también a que pertenecía al partido cuyo principal apotegma era que "La realidad es la única verdad", una traducción criolla del hegeliano "lo racional es real y lo real es racional", consideró que en ese año en que le tocaba asumir, el mismo en el que EEUU se convirtiera en “la única potencia”, pues según la sugestión de Rambo había derrotado a los rusos en Afganistán, los vientos de la historia estaban cambiando y por lo tanto había que adaptarse a la realidad que "era la única verdad". Fue entonces que, con sorprendente versatilidad, de un día para el otro cambió su plataforma y sostuvo, en vez de la guerra contra el enemigo sajón, las "relaciones carnales" con el mismo, en vez de nacionalizar, privatizarlo absolutamente todo y en vez de investigar nuestra deuda externa, profundizar nuestro sometimiento a los organismos multinacionales mediante una ley siniestra de convertibilidad de nuestra moneda por la cual, para imprimir un billete de un peso en nuestro banco central debía haber un equivalente en dólares. De esta manera, para hacerse de tal papel pintado y sin otro respaldo que no fuera el prestigio que las cintas de Hollywood y otros hechos subsidiarios brindaban al país que lo emitía, se rifaron todas las empresas públicas al mejor postor, pues ésta era la forma más adecuada de tener suficientes reservas en dólares que permitieran la liquidez necesaria para que pudiese funcionar nuestra economía. Demás está decir que esta rambización de nuestra política argentina no hubiera sido posible nunca si un siniestro superministro, gestor de tal plan, no hubiera estado acompañado también por los aludidos corifeos y "críticos" que desde diferentes medios periodísticos y televisivos cantaban floripondios al mejor de los planes económicos posibles, tales los artículos justamente del aludido Walter Graziano en Ámbito Financiero, en el programa de Grondona y en otros del mismo tenor que exaltaban a la figura de Menem como el mejor de los estadistas de la historia argentina. En relación a lo cual y en una actitud similar, es decir de encorsetar nuestra moneda a alguna divisa extranjera o “plan”, aunque no con el posterior rigor dogmático del superministro Cavallo, Graziano había sido funcionario del gobierno de Alfonsín con el también fatídico plan Austral que generara la primera gran hecatombe económica de la nueva democracia argentina y la peor hiperinflación de toda nuestra historia.

2) El derrumbe del efecto Rambo

Pero mientras Rambo, Fukuyama y Menem, con el aval de Graziano y de otros, continuaban con la exaltación de la única potencia vencedora existente en el planeta con la que trataban de acomodarse y cambiaban incesantemente nuestras riquezas por los papeles pintados de color verde que ésta producía junto a sus cintas cinematográficas, uno de quienes combatiera en Afganistán contra los soviéticos continuaba profundizando sus experiencias. En octubre de 1993 participó con los suyos de la batalla del hotel Olimpic en Mogadiscio, Somalia, por la cual un grupo de insurgentes, en una acción sorpresiva, eliminaba a 18 miembros del ejército norteamericano y dejaba mal heridos a otros 78 destruyéndole varios helicópteros. Es de recordar también que, a pesar de que meses antes dicho país había enviado a sus tropas a tal territorio en "misión humanitaria", esa muy salvaje población a la que se quería "ayudar" en forma multitudinaria arrastró los cuerpos de esos soldados por las calles como un signo de victoria quemando también su bandera. Pero su asombro se incrementó aun más cuando, a los pocos días, el presidente Clinton, en vez de enviar una expedición para vengar tal afrenta a su ejército, resolvía en cambio retirarse del país dejándolo así abandonado a las posteriormente vencedoras Cortes Islámicas. En razón de estos hechos presenciados, Bin Laden, quien junto a Al Zawahiri organizó todo esto, pudo llegar a una conclusión muy distinta de las películas de Rambo. Constató que se estaba topando con un enemigo que era más fácil que la Unión Soviética, en tanto que carecía de voluntad de lucha, y que por lo tanto era, tal como lo definiera magistralmente Mao tse tung, "un tigre de papel".

Fue así como, mientras la economía argentina seguía "creciendo" y "modernizándose", Al Qaeda en un camino exactamente inverso, continuaba con sus ataques contra los norteamericanos hasta que llegamos al 11S del 2001 que es el momento en el cual, junto a la profundización de la acción del hotel Olimpic y la consecuente constatación de que se trataba realmente de un tigre de papel al cual con escasísimos medios se le pueden destruir importantes objetivos y obligarlo a efectuar acciones de guerra no deseadas por el mundo entero, en el ámbito hollywoodense tuvo que operarse un reacomodamiento mediático en sus producciones ante esta nueva circunstancia que se estaba viviendo; es cuando se inaugurará la segunda era, la de Matrix.

Antes de adentrarnos en estas nuevas sugestiones que relataremos seguidamente digamos que sin duda alguna los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono fueron un impacto de inmensas proporciones en el mundo entero que generó una crisis incalculable cuyos efectos estamos viviendo aun hoy en día. Y ello se debe a que la economía del mundo en la era en que nos encontramos, con EEUU a la cabeza, se basa principalmente en un factor psicológico centrado en la confianza que otorga el prestigio que pueda tener el país que emite la moneda que los demás atesoran como respaldo de la propia. Si antes de la Segunda Gran Guerra era el oro el factor objetivo que determinaba el valor de un signo monetario, ahora existe uno de ellos, el dólar, que se emite sin ningún respaldo y cuya posesión oficia a su vez de sostén para los otros que lo acumulan en sus bancos centrales. Pero sucede que, cuando el país que lo produce deja de tener prestigio y pierde confiabilidad en cuanto a su función de potencia, entonces es que se genera en las distintas personas y naciones que lo atesoran una acción por desprenderse de la misma, lo que determina una pérdida de valor que puede llegar a ser galopante. Ha sido un hecho indubitable que desde el 11S del 2001 hasta nuestros días, en razón de los incesantes impactos recibidos por tal país, la economía norteamericana y su moneda han perdido paulatinamente su valor con respecto a otros bienes. Antes de esa fecha el barril del petróleo valía 25 dólares, hoy vale 100, el euro 0,80 centavos, hoy 1 dólar con cincuenta, el oro 250 dólares la onza, hoy ya supera los 900. Y esto a su vez se ha ido incrementando con el tiempo y paulatinamente lo hará aun más en la medida que tal pérdida de prestigio se encuentra vinculada con el hecho de que Norteamérica demuestra su incapacidad por ejercer su hegemonía y dominio en tanto no logra vencer a aquel enemigo que le ha producido los atentados y le ha extendido la guerra en otras regiones del planeta con resultados que le resultan a todas luces adversos. Tan sólo si EEUU logra vencer a la red de Al Qaeda, capturando a sus principales jefes, entre ellos principalmente a Bin Laden y a Al Zawahiri, la crisis galopante por la que atraviesa tal imperio dejará de incrementarse hasta límites insospechados.

Agreguemos además que esta crisis también puede proyectarse a lo sucedido expresamente en aquellos países que, como el nuestro, más creyeron en el efecto Rambo. Digamos al respecto que pocas personas, o por lo que sabemos, nadie, ha hecho una relación precisa entre lo que sucediera en septiembre de 2001 en las torres de Manhattan con lo que aconteciera en diciembre del mismo año en nuestro país. El hecho de que dos meses después del derrumbe de la Torres se producía lo mismo con nuestro plan de convertibilidad y con todo nuestro sistema económico, ha sido concebido habitualmente como dos circunstancias yuxtapuestas sin ninguna relación de causalidad. Sin embargo fue el ministro Cavallo quien, en vísperas de la catástrofe que se veía venir con la moneda a la cual irresponsablemente había encadenado la nuestra, quiso cambiar la paridad con el dólar por una bolsa de monedas en la que estuviera el ya creciente euro. Pero fue demasiado tarde, la crisis irreversible de la economía norteamericana arrastraba en primer lugar a aquellos países que, víctimas en mayor medida de la sugestión de Rambo, al haber férreamente sujetado a la misma la propia moneda estaban destinados también a ser los primeros y de la manera más dura en pagar las consecuencias del derrumbe.

3) La nueva era de Matrix y sus actuales corifeos

Claro que toda esta cruda verdad no es conveniente que se difunda y sí en cambio una nueva sugestión, para lo cual la red hollywoodense ha acudido a sus incalculables capacidades inventivas a través de una forma mitológica que permitiría subsanar el inconveniente relativo al descreimiento respecto del efecto Rambo que mentaba la invencibilidad y al mismo tiempo justicia del imperio, lo cual ya no sería factible luego de las Torres Gemelas, de Irak, de Afganistán y de los permanentes fracasos de los norteamericanos en el mundo, debiéndose renunciar al menos a uno de estos dos valores. Con el nuevo efecto Matrix se produce un acto de resignación, ahora se deja de exaltar la justicia de la causa estadounidense para en cambio estereotipar su potencia universal, lo cual siempre será lo más importante a fin de obtener la sumisión de las personas por el miedo y el asombro. El mismo consiste en generarnos la idea de que el imperio norteamericano tiene bajo su control más absoluto lo que acontece en el universo, con la capacidad de producirlo todo, aun aquello que en apariencias se le contrapone. Por ejemplo, de acuerdo al efecto Matrix, Bin Laden deja de ser el enemigo de los norteamericanos capaz de producirle daños incalculables y con una gran escasez de medios a su alcance, para convertirse en cambio en un amigo secreto de los mismos en tanto agente que trabaja para sus intereses. Del mismo modo que el Mullah Omar, tal como en su momento lo demostrara en las películas de Rambo colaborando juntos en la expulsión de los rusos de Afganistán, sigue trabajando codo a codo con los compatriotas del mismo. Pero ahora en cambio, en función del nuevo mito elaborado, lo efectúa cumpliendo con el papel del villano que permite, como en las películas, que el imperio de la libertad y de la democracia pueda seguir triunfando por el mundo entero, aunque ello suceda escribiendo la historia con renglones torcidos. Por lo cual entonces, si ello es así, las Torres y el Pentágono se los habrían destruido en última instancia los mismos norteamericanos y todo lo demás que habría sucedido luego también habría sido querido por éstos. La intención de ello sería doble, por un lado atemorizar al planeta entero a fin de que no se pierda la confianza en la existencia de un poder semejante y por otro ocupar una zona muy rica en petróleo, materia prima de la que el mismo carece en la actualidad.

Agreguemos al respecto que el efecto Matrix tiene mayores inconvenientes que el anterior, el de Rambo, en el sentido de que si antes Norteamérica era representada como un adalid de paz, libertad y justicia, ahora aparece en cambio como una nación cínica e inescrupulosa, capaz de acudir a los medios más infames para hacer triunfar sus objetivos. Pero para la seguridad y estabilidad del mundo ello siempre será mejor antes de que se la considere como un tigre de papel, débil y vulnerable. En todos los casos el miedo será preferible antes que la burla y el desprecio. Pero además el otro inconveniente del efecto Matrix es que el mismo exige, a medida que el tiempo pasa, generar siempre nuevos sofismas, nuevas confabulaciones, de lo más intrincadas e inverosímiles en tanto que aquel enemigo que se ha "inventado" progrese y produzca daños cada vez mayores a los norteamericanos los que, merced a una gran capacidad alquímica, deben ser expuestos en cambio como verdaderos beneficiarios de todo lo que pasa, por lo cual se les hace cada vez más difícil y complicado explicar lo que resulta siempre más inexplicable, y a los libretistas de Hollywood se les presentan nuevos desafíos a la imaginación; es por ello que existen tantos premios de estímulo. Esto es lo que explica también que esta vez, a diferencia del período anterior en donde era la imagen la que hablaba por sí sola, sea en cambio muy importante la acción esclarecedora de los corifeos y “críticos” quienes nos inundan de "explicaciones" respecto de lo que pasa, los cuales, principalmente a través de libros, repletos de datos para hacerlos más serios y "científicos" y que son rápidamente convertidos en best sellers, han tenido en los últimos tiempos un trabajo realmente desgarrador y admirable... y por supuesto además muy bien rentado.

Por lo general quienes habían sido antes los cultores de Rambo no lo fueron también del género Matrix. Hollywood supo acudir a nuevos actores para la nueva etapa, pero en el caso de nuestro país ha habido una verdadera excepción. El principal pregonero mediático de la nueva era inaugurada ha sido aquí alguien que lo fuera antes también de la anterior. Si bien reciclado y ya no de pelo corto y corbata, sino con aspecto más desgarbado y hipón a fin de aparecérsenos esta vez como contestatario, le ha tocado nuevamente a Walter Graziano la función apologética de la etapa inaugurada tras el 11S. Justamente, en concordancia con su exaltación de la nueva etapa, su obra principal y más voluminosa, aunque sin embargo la que no ha alcanzado un mayor éxito editorial que la primera, es una explícita apologética de la era de Matrix -tal el título de la misma- a quien hastaa ahora "nadie habría visto", menos por supuesto él quien estaría encargado de explicarnos todos los mecanismos de engaño y de opresión al que acude el imperio de acuerdo a las característica de dicha era.

Es un dogma esencial del mito de Matrix, tal como nos expone el autor, considerar que en este universo, en el que los EEUU se han convertido en la única superpotencia, todo se encuentra controlado y nada escapa de la misma. Ante lo cual lo primero que él nos tendría que haber demostrado, a no ser que piense lo contrario, es que al menos su obra y la de otros autores afines a sus mismos puntos de vista no se encuentran incluidas en tal montaje universal. Es decir que si, tal como se dice, todo es producido por la CIA, ¿por qué no lo sería también el libro de Graziano? Esto es lo que tendría que habernos demostrado en primer lugar y representa la laguna esencial de su obra.

Pero tratemos igualmente de verlo nosotros a través del análisis de la misma. En la tapa aparece una imagen de la aludida película en la cual estaría formulado el eje principal de todo el problema. Se nos ofrecen allí dos píldoras de distinto color: la azul sería aquella por la cual uno consumiría la realidad cotidiana que nos inventan los medios, en este caso Matrix, concebido como la figura constructora de este super-poder, y la roja en cambio que es la que nos devela la verdad y que él nos propone a través de la lectura de su obra. ¿Pero es realmente esta segunda la que nos ofrece Graziano? Veamos: Dice por un lado el autor en su misma introducción, que vivimos en un mundo decadente en el cual el ideal es el consumo y en el que por lo tanto son los valores meramente económicos los que gobiernan a las personas (pg. 16), lo cual por supuesto podríamos compartir en un todo. Pero a renglón seguido este mismo objetivo es contestado por él mismo cuando manifiesta que "son (esos mismos) factores económicos el verdadero motor de la historia" (pg. 27), no sólo en la época actual a la que ha criticado, sino en todos los tiempos. Por lo cual ya vemos en esta primera premisa que no es la píldora roja lo que nos propone, sino seguir consumiendo como hasta ahora la azul consistente en considerar que en todo momento es la economía el destino del ser humano. Y esto no es una mera cuestión secundaria en la totalidad de su obra, sino que representa su idea principal y aquello que lo determina a lo largo de toda su exposición. Lo que según él moviliza siempre a cualquier figura política que se ha desarrollado hasta alcanzar su forma imperial es un afán descontrolado por conseguir riquezas y bienes económicos. Pero, en tanto éste es infinito y los recursos del planeta finitos, en algún momento, víctima de tal contradicción, tal organismo debería llegar a sucumbir por sí solo. Por lo que sería entonces una fatalidad que gobierna la historia lo que llevaría siempre a la finalización de todos los imperios y no en cambio la acción voluntaria de algunos para destruirlos.

Digamos al respecto que es indudable que el factor economicista y materialista otorgado como esencial en el ser humano es algo propio de la modernidad, la cual ha a su vez tratado de comprender con tales categorías propias y decadentes a la totalidad de los períodos de la historia y de las diferentes civilizaciones. El autor demuestra compartir tal punto de vista cuando en sus primeros capítulos nos sostiene que los EEUU son una reiteración moderna del antiguo Imperio Romano, el que también habría sucumbido en razón de sus contradicciones económicas motorizadas por su desaforado afán de riquezas materiales que es el mismo que moviliza a las actuales élites dirigentes del imperio norteamericano. Lo repetimos: esto es consumir la píldora azul pues significa concebir a la historia y al hombre con las categorías vigentes en la actualidad. Si bien, tal como hemos dicho, es verdad que la época moderna está caracterizada por haber hecho de la economía su meta, ello no tiene por qué significar necesariamente que siempre haya sido así. Claro que Hollywood, a través de las diferentes sugestiones y reduccionismos brindados por sus películas históricas, se ha encargado de pintarnos de este modo a todos los períodos de la humanidad, no salvando de ello ni siquiera y especialmente a la pobre Roma, la que ha sido víctima de tales distorsiones, al querer comprendérsela con las categorías propias de la sociedad norteamericana, con sus mismos vicios, "virtudes" y defectos. Lo que se ignora es que Roma, a diferencia de los EEUU, fue un imperio tradicional, por lo tanto movilizado por valores muy distintos de este conglomerado moderno. En estrecha oposición con este último estuvo determinado por móviles espirituales y religiosos, concibiendo su acción política no como un medio para enriquecerse, sino como una actividad ordenadora del cosmos a fin de ponerlo en armonía con el macrocosmos con el que se quería unir. En tal aspecto, si tuviésemos que hacer una analogía con América, históricamente Roma tuvo más afinidades con lo que fueran el Imperio Inca, el Mochica, el Maya o el Azteca que con la actual distorsión materialista representada por los EEUU. Pero esto es un tema demasiado vasto que escapa totalmente al contenido principal de la obra de Graziano que comentaremos aquí, aunque no por ello no sea un componente esencial de su ideología.

Una segunda cuestión, también vinculada con la primera, y que podría inducir a confusión, es que el autor, en aras de sostener su posición principal, ha tomado ciertos contenidos pertenecientes a una literatura conspirativa de la historia que ha tratado de ubicar, detrás de los bastidores de la misma, a un enemigo oculto y poderoso el que, disponiendo de grandes medios y astucia, tiene también la capacidad de dirigir los acontecimientos hacia un determinado fin. Varios autores de tal escuela han señalado como agente principal de la misma a la masonería o a los judíos. En este último caso Graziano se cuida de hacer cualquier alusión, no sabemos si por razones prudenciales, puesto que una obra esencial de tal género, como Los Protocolos de los Ancianos Sabios de Sión, no aparece mencionada ni siquiera una vez en su texto ni en su bibliografía de consulta. Pero de cualquier forma el uso que el mismo hace de tales trabajos, los que por sí mismos poseen un contenido valioso y rescatable, es totalmente distorsionado y por lo tanto capcioso en razón de la postura antes aludida. Y al respecto es bueno señalar la diferencia que existe con el pensamiento tradicional. Cuando el mismo nos habla de un enemigo oculto no se está refiriendo en momento alguno a una fuerza motivada por razones materialistas como la que él señala constantemente, sino a una instancia metafísica que tiene como objetivo específico destruir en el ser humano cualquier dimensión sagrada y trascendente y en la que el demonismo por la economía, respecto del cual, tal como vimos, el mismo Graziano queda determinado, es un instrumento adecuado para tal fin pues consiste en la degradación del hombre a su dimensión más baja e inferior. De esta manera, en tanto no considera que sea el factor material y económico el determinante, la doctrina de la guerra oculta manifiesta que todos los grandes acontecimientos de la historia y sus revoluciones no fueron obras de una fatalidad, propia de la que existe en cambio en el mundo de la naturaleza física y material, sino producto de la voluntad humana que es libre en sí misma. Así pues, a diferencia de las distintas concepciones modernas, no considera que la Revolución Francesa o la Rusa, o cualquier otra de las que fundan a nuestra era actual, hayan sido acontecimientos necesarios. Podrían no haber sido de esta manera y la humanidad podría haberse ahorrado la posibilidad de descender en la modernidad. Del mismo modo, en tanto es nuevamente la libertad y no la fatalidad lo que prima en la historia, tampoco resultan signados por una fuerza coercible los acontecimientos y acciones producidas por los diferentes poderes que hoy nos gobiernan, tal como en cambio considera Graziano. Así como el hombre no es determinado por la historia, ni por sus factores económicos u otros similares, éste será siempre superior a la máquina, del mismo modo que también el héroe será capaz de vencer a la acumulación de fuerza material representada en este caso por los EEUU. Ello por supuesto dependerá de la voluntad que se sea capaz de tener para doblegar todo el despliegue y resistencias opuestas en su contra especialmente en la época actual con las distintas sugestiones mediáticas que el mismo nos presente, incluso a través de la misma obra de Graziano y de tantas otros que, en razón del fatalismo materialista y moderno que pregonan, nos invitan a someternos ante tal poder ilimitado e invencible. Es esto último lo esencial que ignora nuestro autor y que explica todo el conjunto de formulaciones que aparecen en su libro.

Es pues en connivencia con tal concepción que él niega la existencia de una libertad en el hombre y en la historia convirtiendo a la totalidad de sus acciones, especialmente las heroicas como las del 11S y otras similares, como formando parte de montajes ejecutados por un ser que los ha producido y determinado, encontrándose así en la misma como un simple esclavo de una potencia superior representada, en el caso específico de su obra, en la figura mítica y hollywoodense de Matrix. Por lo cual, por extensión, cualquier acción de antagonismo que se efectuara en contra de este mismo poder, en tanto que éste lleva aparejada consigo la fuerza de la fatalidad y necesidad, terminaría incluida como formando parte de la misma. Esto es en última instancia justamente lo que quiere hacernos creer el enemigo oculto del hombre: que éste se conciba a sí mismo como un mero medio de una instancia superior que lo determina en sus acciones y que convierte en un mero espejismo a su libertad. Por lo que en verdad la obra de Graziano no escapa para nada al universo de Matrix.

Es a partir de estas premisas esenciales que tiene para nosotros sentido la refutación que efectuaremos puntualmente a dicha obra, tratando de contestar a la idea de que todas aquellas acciones heroicas que se han cometido en contra de aquel poder, especialmente el 11S y las resistencias en Irak y Afganistán, han sido producidas por el mismo.

4) Refutaciones puntuales del mito de Matrix

a) Pearl Harbour y 11S


Tal como dijéramos, la obra de Graziano está dirigida a demostrarnos que todas las acciones de resistencia efectuadas en contra de la potencia norteamericana han sido expresamente inducidas por ésta en tanto nada puede escapar de su dominio. En función de ello intenta efectuar ciertas analogías históricas con lo acontecido el 11S a fin de reducirlo en su valor. Graziano cree encontrar una muy importante con lo sucedido en Pearl Harbour en 1942, hecho que determinara el ingreso de EEUU en la 2ª guerra mundial, considerando así que tales atentados fueron también los que otorgaron excusas suficientes para invadir Afganistán y a partir de allí luego además Irak, aunque en este último caso las razones fueron diferentes.

Sin embargo, a pesar de poderse reconocer algunas similitudes entre los dos hechos, existen en los mismos ciertas diferencias esenciales que en ningún caso son tenidas en cuenta. Si bien ambos fueron ataques producidos contra los norteamericanos determinado el ingreso de este país a una guerra, en la circunstancia de Pearl Harbour el mismo se operó en forma inmediata luego de producido el hecho. En el segundo en cambio tuvo que pasar más de un mes para que se concretara. Y ello fue porque si en el primero la declaración fue incondicional, es decir, no se le exigió a Japón ninguna otra alternativa que no fuera la guerra; al régimen talibán en cambio se lo intimó como condición previa a entregar a la cúpula de Al Qaeda. Nos preguntamos: ¿Qué hubiera pasado si el Mullah Omar lo hubiese entregado a Bin Laden, tal como se le requería? La guerra se hubiera evitado. Al respecto este hecho es importante también para contestar a otra “prueba” que Graziano nos aportaría respecto de la inexistencia de Bin Laden y de la consecuente no realización del atentado por parte de Al Qaeda. Él nos dice que en un primer momento tal organización negó su responsabilidad en el hecho y que luego, por conveniencia para los norteamericanos, lo hizo. Soslaya la circunstancia antes señalada. Como Bin Laden quería evitar la invasión a Afganistán, la que como bien sabemos produjo el arresto de un importante número de cuadros de su organización, los que fueron derivados luego a Guantánamo, lo obvio de su parte fue negar en un primer momento la autoría de ese atentado. La situación es análoga a la de Hezbollah en relación a lo acontecido con la AMIA. Si es cierto que tal organización efectuó tal magnicidio, sería absurdo de su parte, tal como dicen en cambio algunos desinformadores profesionales, que reconociera su autoría. Pues de esta manera le estaría dando a aquellos sectores que quieren invadir Irán argumentos adicionales. Por ello en cualquier caso, lo haya hecho o no, debe negar su participación en el atentado. Volviendo al caso de Al Qaeda y el 11S resulta también obvio que, una vez que se produjera la invasión a Afganistán, tuviera finalmente la libertad de reconocer su autoría en el hecho. Por lo tanto, a diferencia de lo manifestado por Graziano, Pearl Harbour y 11S fueron sustancialmente diferentes entre sí.

b) La invasión de Irak y el petróleo que brinda Al Qaeda

No puede en este caso atribuirle el autor a Al Qaeda ser la causa directa de tal invasión, pues a quien se atacaba en ese entonces era, como nos reconoce, un gobernante que había sido enemigo declarado de dicha organización. Sin embargo acude a argumentos muy poco creíbles para encontrar un origen de la misma. Nos dice que ello era porque Saddam Hussein, lo mismo que nuestro ministro Cavallo, estaba a punto de cambiar el dólar por el euro como divisa de reserva. ¡Qué extraño que no diga también que fueron los EEUU los que lo tumbaron a De la Rúa para evitar que aquí también se consumara un hecho similar! La realidad es en cambio muy diferente. Son muchos los países que efectúan tales amenazas, (por ejemplo Chávez) y que nunca las cumplen por razones de estricta conveniencia económica. ¿Pero puede Graziano creer que ante la posibilidad inminente de una invasión una persona con tan escasos principios y pragmatismo como Saddam Hussein no hubiera dado marcha atrás en un objetivo que nunca alcanzó a realizar?

Sin embargo, a pesar de no haber sido la causa más cercana, según el autor Al Qaeda habría igualmente cumplido y lo seguiría haciendo en Irak una función necesaria para los EEUU. Nos dice que su presencia, con sus actos de terrorismo y de resistencia, es lo que brinda justificaciones para que los norteamericanos continúen ocupando el país, pues curiosamente a ellos no les interesaría ganar la guerra, sino simplemente quedarse en Irak en la medida que es allí en donde se encuentra el petróleo. E incluso nos agrega que aun en Arabia Saudita, que es un país amigo, existen fuerzas de seguridad privadas de las empresas petroleras norteamericanas las que, obviamente, si bien no lo diga, están allí presentes para evitar que Al Qaeda les vuele los oleoductos. Este razonamiento sería lo mismo que decir que gracias a los ladrones existe también la policía. Sin embargo no sé si habrá reparado el autor en el alcance que pueden tener sus dichos. Nos está dando a entender que lo conveniente, a fin de que los norteamericanos se vayan de tal país y de otros es que no se les oponga resistencia. Digamos primeramente que ello es consecuente con su pasado alfonsinista. También dicho gobierno, que calificara a nuestra gesta malvinense como “un carro atmosférico”, sostenía que si queríamos que los ingleses nos devolvieran las Malvinas debíamos hacer los deberes y convertirnos a la democracia. A lo cual con seguridad Bin Laden, o aun Galtieri, le habrían respondido a Graziano o a Alfonsín que el problema principal no es que nos devuelvan, ni tampoco que se retiren, sino que seamos capaces de expulsarlos. Desde tal óptica Irak y Malvinas no deben ser devueltos, sino reconquistados. Si tal cosa no sucede ello significa que si los Norteamericanos se van de Irak es porque dicho país se encuentra pacificado y democrático, lo cual es mucho peor que la misma presencia de una fuerza extranjera en tales territorios, pues no sería otra cosa que habernos rendido a la misma, tal como nos ha sucedido en la Argentina en donde tal presencia se hace innecesaria para ellos. Pero por otra parte el autor pareciera olvidar que el petróleo no está solamente en Irak, sino, para EEUU principalmente, en Venezuela, Méjico, Canadá, Arabia Saudita. No ha necesitado invadir tales países para obtenerlo, pues con el flujo de sus dólares ha sido suficiente. Pero lo que Graziano tampoco nos explica en su obra es por qué, si Al Qaeda trabaja para los EEUU en Irak en función de satisfacer sus apetitos petroleros, le destruye sus oleductos (como el de Mosul) y sus refinerías (como la de Baijí). Y además lo hace o ha intentado hacerlo no solamente en Irak, sino también en Nigeria, en Yemen, en la misma Arabia Saudita ¿Cómo nos explicará esta contradicción? Hubiera sido interesante escuchar su interpretación al respecto, si es que puede darla y no tener que esperar para ello un nuevo libro.

c) Una pausa para la sonrisa: por qué no pueden existir según Graziano terroristas rengos

Nos vamos acercando ahora al elemento grotesco y de sainete que posee esta obra de manera sumamente abundante, respecto de la cual esperamos no suceda como con la anterior, “Hitler ganó la guerra”, que fue leída por más de 100.000 personas, engrosando así los bolsillos del “protestario”. Si no hubiera de por medio tantos mártires, entraría todo ello en el terreno de la diversión. Son realmente de Hollywood las razones por las cuales nos demuestra que Al Qaeda solamente puede haber sido traída a Irak por los norteamericanos y no ser un fenómeno “autóctono”. Se pregunta cómo puede ser que en un país ocupado -y nada menos que por una potencia tan eficiente como los EEUU- puedan ingresar por sus fronteras tantos voluntarios extranjeros de Al Qaeda. Este argumento está en relación también con el de los cuchillitos de plástico utilizados para secuestrar los aviones con los cuales se les destruyeron las Torres a los norteamericanos y que para Graziano representaría un verdadero absurdo. En especial teniendo en cuenta que sea Rambo como Matrix nos han demostrado hasta el cansancio que se trata de un imperio sumamente eficiente que no puede perder ninguna guerra, salvo que lo quiera permitir. En este caso sería imposible para él concebir que no pueda controlar el tráfico de las fronteras. Pero además de no compartir su fervor religioso, digámosle que los miembros del Estado Islámico de Irak, la rama política de Al Qaeda en tal país, no son solamente extranjeros, sino principalmente nativos que no creen en la democracia norteamericana como lo hiciera Graziano a lo largo de toda su vida.

Pero donde el sainete ya se aproxima a la farsa es con las interpretaciones relativas a la suerte corrida por el anterior jefe de Al Qaeda en Irak, Al Zarqawi, quien, tal como sabemos, muriera luchando contra los EEUU. Lo cual sin embargo Graziano nos demostrará que no es verdad. Resulta que de todos los jefes de Al Qaeda, como Bin Laden y Al Zawahiri, el autor nos dice que no existe ninguno salvo que lo maten y si existe se trataría de un agente de la CIA o de un actor. De Bin Laden nos dice, como Fidel Castro, que se trata de una ilusión óptica creada por los norteamericanos para hallar justificativos a sus acciones. Indudablemente siempre, de acuerdo al fanatismo religioso del autor, debería ser imposible que existan personas capaces de crearles inconvenientes a los norteamericanos. Por ello si a Bin Laden y a los otros no los pueden agarrar nunca es por la sencilla razón de que no existen. En el caso del primero llega a decirnos que se trata de un actor que lo interpreta. Ahora bien, ¿cómo resolver el inconveniente de Al Zarqawi quien indudablemente estuvo vivo en tanto que se murió? (El día que llegara a morirse Bin Laden va a decir que mataron al actor). En este caso el problema se resuelve diciéndonos que en realidad se trataba de un agente que trabajaba en secreto para los norteamericanos. Las pruebas que nos brinda para ello son verdaderamente contundentes y muy convincentes. Resulta que él había ido a Irak desde Jordania para hacerse cortar una pierna enterado de que gracias a la invasión habían llegado importantes cirujanos de los EEUU. Claro, ello sería así porque no pueden existir guerrilleros rengos y que por lo tanto la carencia de alguna parte del propio cuerpo sería un signo distintivo de que se trata de agentes encubiertos. Notemos al respecto que ello sería una nueva evidencia para explicar también que el Mullah Omar, que aparentemente existe, en tanto es tuerto, trabajaría para los norteamericanos, lo mismo que el Mullah Duadullah a quien también le faltaba una pierna. Además no podría haber sido nunca que los norteamericanos no se hubiesen dado cuenta de que mentía cuando quiso cruzar la frontera con esta excusa. Los infalibles detectores de verdad que tiene la superpotencia Matrix no se lo habrían permitido. Además como los errores son un signo no de debilidad del imperio, sino de que nos quiere engañar, resulta que en 2004 cuando lo detuvieron a Zarqawi y lo dejaron ir, no fue por equivocación, sino porque lo estuvieron adoctrinando respecto de lo que tenía que hacer ¿Pero sin embargo por qué se murió a pesar de ser funcional para los norteamericanos? Resulta que él cumplía muy bien con su trabajo con una fidelidad plena e irrenunciable hacia la causa yanqui. En un primer momento con las acciones de violencia que se le habían ordenado había logrado despoblar Irak, impedir por lo tanto su democracia que en el fondo los norteamericanos no querrían, a pesar de ser el mejor de los sistemas posibles y haber hecho de todo para imponer un gobierno de tal tipo en el país, a fin de que éstos pudiesen disfrutar por sí solos del petróleo que fluye en abundancia por sus oleoductos. Aunque olvidemos por un momento que Al Qaeda se los destruye, lo cual será explicado con seguridad en otra obra. Pero sucedió después que Donald Runsfeld, el anterior secretario de defensa y principal ideólogo de la invasión a Irak, estaba muy desprestigiado porque le objetaban que la guerra no estaba andando bien, lo cual no deja de ser una contradicción pues según Graziano en Irak está sucediendo exactamente lo que EEUU desea y Al Qaeda está cumpliendo a rajatablas todas sus órdenes. Pero como esto también con seguridad será explicado en otro libro, sigamos con el relato. Se habría reunido entonces a solas con Zarqawi para darle una última orden. Le habría dicho casi textualmente: “Por el amor que le tienes a los EEUU te tienes que dejar matar así yo conservo el puesto que es la única manera por la cual nuestra nación triunfe”. “Lo que Ud. diga, mi comandante en jefe. No existe nada más bello en la vida que morir por el american way of life”, le habría contestado entonces Zarqawi a quien además la gangrena que tenía en la pierna que no se había amputado todavía, debido al agobiante trabajo que se le había encargado, ya le habría estado llegando al cerebro y quería asegurar a los suyos una buena pensión de por vida, por supuesto que en dólares, su moneda venerada. Lástima sin embargo que este tan noble y abnegado sacrificio no le sirviera a Runsfeld para conservar el cargo. Al parecer había generales norteamericanos que no habían leído el libro de Graziano y no se habían enterado de que a EEUU les estaba yendo muy bien en Irak. Nos agrega que en razón de tales "incomprensiones" hay otros voluntarios que están en la lista ansiosos por inmolarse por Gates, Condolezza, Petraeus, y tantos otros. Tal como veremos un razonamiento similar es efectuado para “explicar” los atentados de Londres del 7J.

Pero ahora preguntamos. Si Bush, Runsfeld y los demás halcones, tal como nos dice Graziano, se tomaron tantos trabajos como para destruirse las Torres, el Pentágono, poner al mundo entero en zozobra, hacerlo suicidar al pobre Zarqawi, todo ello para poder invadir Afganistán e Irak, ¿por qué no hicieron algo mucho más pequeño y fácil como inventar unas armas de destrucción masiva en un país que tenían ocupado? Quizás esto también Graziano nos lo conteste en la obra que no ha escrito todavía.

Ah, nos olvidábamos. A Irak lo habrían invadido por el petróleo aunque lamentablemente no lo puedan extraer como quisieran y se lo tengan que comprar a Chávez y aguantarse en cambio todos sus agravios. ¿Por cuál razón entonces lo habrían hecho con Afganistán, país que carece de tal vital elemento? Según el autor ello habría sido por el opio, en tanto que su explotación brinda unas ganancias elevadísimas. Claro que lo que Graziano debería habernos agregado es que justamente los ingleses, que de tal país saben mucho, manifestaron que ha sido la producción de tal alucinógeno lo que ha financiado la ofensiva talibán. Le sugerimos una explicación para resolver este inconveniente de acuerdo a la lógica de Matrix. Como los talibanes son aliados de Al Qaeda y esta organización trabaja para los EEUU, entonces, en tanto también ellos lo hacen, son en última instancia los norteamericanos los que se hacen de la explotación….

Brindemos ahora nuestra explicación. Nosotros no creemos de ninguna manera que se trate de Matrix ni de Rambo. Se suelen equivocar y mucho y también se les pueden hacer cosas. ¿Por qué invadieron Irak? Las razones son las siguientes. Bush estaba convencido realmente de que existían las famosas armas de destrucción masiva. Tiempo atrás la cadena CBS de televisión pudo dar con un químico irakí que fue quien convenció a la CIA de que Saddam Hussein tenía arsenales de armas químicas y bacteriológicas. Se le hizo creer también en ese entonces que estaba en inteligencia con Bin Laden. Este último, que es un gran estratega y no un actor, sabía que la única manera de debilitar a las fuerzas que ocupaban Afganistán era abrirles un nuevo frente de combate. Algo parecido a lo que hiciera Churchill cuando indujo a Hitler a invadir Rusia. En este caso la astucia fue inducirlo a invadir Irak haciéndoles creer que Saddam Hussein le guardaba un gran rencor al régimen de Bush en razón de su anterior invasión del 90 y que estaba dispuesto a aliarse con un antiguo enemigo como Al Qaeda. Bush picó el anzuelo y de esta manera descuidó el frente afgano por lo que a partir de ese momento pudo lanzarse la contraofensiva talibán. Además que la invasión a Irak permitió la caída de un régimen laico y que fuera Al Qaeda el movimiento que liderara en el país la resistencia.

d) El atentado de Atocha y el islote Perejil

Dejamos para el final las “pruebas” que Graziano nos brinda respecto del "autoatentado" de las Torres y el Pentágono que, como sabemos, se habrían efectuado según él para desencadenar distintas invasiones por el mundo entero. Ahora bien, nos reconoce que en cambio el de Atocha produjo un efecto contrario cual fue la salida de España de la guerra de Irak. ¿Cómo entonces poder explicar que también éste fue un autoatentado? El equipo hollywoodense de Matrix tuvo que trabajar mucho para encontrarle una explicación a tal inconveniente que podía tirar abajo toda la producción. Hasta que a Graziano se le prendió la lamparita: ¡El islote Perejil! Veamos la explicación que nos da. Resulta que el presidente Aznar, al que todos creíamos hasta ahora un lacayo de los norteamericanos, en realidad era un verdadero patriota. Poco antes del 11M había invadido el islote Perejil que ocupaban ilegalmente los marroquíes generando un conflicto internacional de grandes proporciones en el que tuviera que intervenir el secretario de Estado norteamericano Colin Powel para resolverlo. ¿Cuál era según el autor la razón de este hecho? Nuevamente el petróleo que había en esa región y que quería explotar la empresa Repsol, pero que en cambio los norteamericanos, esos insaciables codiciadores de tal materia prima, querían también para sí. Fue entonces que, para evitar tal patriada de Aznar, le ordenaron a sus agentes de Al Qaeda que hicieran el atentado y así ocasionar su caída, no importándoles mayormente que luego de ello España retirara “los pocos centenares de soldados” que tenía combatiendo en Irak.

Oído el verso alfonsínico, ahora la realidad. En primer lugar que España no tenía algún centenar de soldados combatiendo en tal país, sino más precisamente 1.300 asentados en la zona sur y luchando codo a codo con los ingleses en contra de la insurgencia chiíta. Su retirada fue un inconveniente muy importante para EEUU en tanto que, además de agravar la situación militar, debilitó sobremanera la causa de la invasión a Irak al acentuar su aislamiento internacional sobre ese conflicto. La fuga precipitada de España de la guerra induciría más tarde otras en forma sucesiva, como la de Italia, Filipinas, Corea, Polonia, etc. Con respecto al islote Perejil no tenía absolutamente nada que ver con el petróleo, sino que se trataba apenas de una superficie rocosa despoblada de unas 10 hectáreas que era utilizada por los inmigrantes ilegales marroquíes para esconderse en tanto contaba con una cueva importante en la cual podían caber hasta 200 personas de las que pensaban ingresar ilegalmente por barco. Ésa fue la razón de la ocupación de tal islote y no el petróleo como dice en forma delirante el autor, olvidando además que en su obra anterior nos había reconocido que gran parte de la compañía Repsol había pasado a capitales norteamericanos. Por lo que mal podía preocupar a Bush que fuera la empresa encargada de explotarlo en el Sahara marroquí.

e) El atentado de Londres y los "suicidas" que pagan peaje

También nos tiene que explicar algo similar con el nuevo atentado acontecido un año después del de Madrid en la ciudad de Londres un 7 de julio. El mismo se habría realizado, según él, para aumentar las medidas de seguridad en todo el Reino Unido y además para incrementar el prestigio ya alicaído de Blair luego de que se supiera que no existían las famosas armas de destrucción masiva. Aunque por supuesto que los resultados obtenidos por tal acción no fueron tantos como para no originar al poco tiempo su caída y el posterior retiro también del sur de Irak por parte de los británicos. Una vez más la opinión pública no había aun leído la obra de Graziano que nos indica que les está yendo muy bien en tal país.

Las pruebas que nos aporta para explicar que se ha tratado de un montaje son de un infantilismo sin límites, casi similares a las que luego nos brindará para explicarnos el famoso 11S. Vayamos a un par de ellas por economía ya que en su mayoría son del mismo tenor. Resulta que para él es llamativo que personas que se van a “suicidar”, como los kamikaze que se inmolaron en los subtes de Londres, dejen un auto estacionado en una playa y paguen con anticipación el estacionamiento por un día entero, o que saquen un pasaje de ida y vuelta. Si se iban a morir ¿para qué tenían que pagar de más? Se pregunta Graziano contentísimo por haber dado con una prueba decisiva respecto de un nuevo montaje. Claro que la pregunta se podría hacer también en un sentido diferente ¿qué valor puede representar el dinero para alguien que está a punto de inmolarse? O también podía pensarse que ello se hizo ante la eventualidad de que fracasara el atentado y que se tuviesen que volver raudamente y que para ello no era conveniente perder tiempo pagando el abono de una playa o de un pasaje. De la misma manera hay un largo análisis respecto del hecho de que se le avisara al dirigente israelí Netanyahu quien se encontraba ocasionalmente en Londres que no se moviera de donde estaba pues había habido un atentado y se pregunta por qué eso no se le avisó a todo el mundo. Indudablemente "todo el mundo" no tiene la misma importancia que Netanyahu quien por supuesto es siempre un blanco para el fundamentalismo.

En fin, la mayoría de las pruebas aportadas aquí son todas del mismo tenor y refutarlas una por una resultaría sumamente aburrido y monótono. Pero vayamos a lo principal, Graziano se pregunta qué hacían en Inglaterra tales terroristas, muchos de ellos con prontuario y pedido de captura en sus países de origen, por lo que era de pensar que trabajaban para el Intelligence Service. Este argumento sirvió por un tiempo para ciertas personas, recuerdo entre ellas al carapintada Ricciardelli, para decirnos que ello era una demostración de que el fundamentalismo islámico operaba para los ingleses y que por tal razón en tal país no iba a haber nunca atentados. Lamentablemente para ellos el 7J les rompió los esquemas y afortunadamente se llamaron a silencio con tal delirante afirmación. A ninguno se le había ocurrido que esto formaba parte de una política británica de ser más abiertos con ciertos sectores del islamismo a fin de neutralizarlos y obtener una cierta impunidad, cosa que no les sucedió ni en tal circunstancia ni en Afganistán cuando pactaron con sectores tribales la entrega de la localidad de Musa Qala que debían haber mantenido bajo su control. Esta política les resultó también equivocada porque al poco tiempo los líderes tribales terminaron entregando tal localidad al sector más combativo del movimiento talibán. A raíz de tal error, similar al cometido con la insurgencia islámica en el propio país, en estos días se están librando durísimos combates en los alrededores de tal ciudad la que se quiere recuperar ahora. Pero no le pidamos a nuestro best seller que ahonde tanto en sus explicaciones. Vayamos de una buena vez al tema que tanto le preocupa y es el relativo a los atentados.

NOTA COMPLETA:
http://www.geocities.com/Athens/Troy/1856/Graziano.htm

8 comentarios - A propósito de nadie vió matrix de Walter Graziano

@ondaretrox666
jajaja a la de la izquierda del todo la mato ustdes que dicen?
@atsicroxele +1


prometo leerlo porque ese libro lo vi en varias librerias y me llamo la atención
@Meets +1
ondaretrox666 dijo:jajaja a la de la izquierda del todo la mato ustdes que dicen?


dame 2 birras y a la otra tambien
@minsaid +2
el libro lo lei esta buenisimo, como el pseudo-documental de zeitgeist pero con fundamentos
@ferfoto1
Escribir un comentario...