Críticas a la Democracia Directa

* La democracia directa es inviable...
* Suiza es un país pequeño, además la democracia directa siempre será uy costosa.
* Evolución Democrática es un partido minoritario. Pese a sus recelos, la mayoría de los ciudadanos prefiere la democracia representativa
* Los ciudadanos no están preparados para la democracia directa.
* La democracia directa impone la tiranía del 50+1 y no tiene en cuenta las minorías

La democracia directa es inviable...

El ejemplo suizo demuestra que no es así. Una encuesta hecha por el sociólogo Carod Schmid mostró que el 70 % de los encuestados suizos dijo que el principal motivo para sentirse orgullosos de su país era el sistema político. Este hecho contrasta con los demás países occidentales donde es inconcebible tal resultado.

Suiza es un país pequeño, además la democracia directa siempre será muy costosa.

No solo existe democracia directa en Suiza. En el estado de California de los EE.UU. cada iniciativa (según estudios al respecto) cuesta 80 céntimos de dólar por votante. En Suiza es sabido que el coste de los referéndums y las iniciativas suponen un parte ínfima de los presupuestos federales.

Evolución Democrática es un partido minoritario. Pese a sus recelos, la mayoría de los ciudadanos prefiere la democracia representativa.

En una encuesta realizada en Europa en 1997, se preguntó sobre el apoyo al sistema político suizo: el 72 % de la población muestral en el ámbito español era favorable. No obstante, es indudable que existe un enorme desconocimiento de la democracia directa.

Los ciudadanos no están preparados para la democracia directa.

No se atreven a explícitarlo, pero quienes argumentan así parten de la premisa de que los ciudadanos son incapaces. Pero si este fuera el caso, tampoco tiene sentido permitirles elegir representantes en las elecciones. Si los ciudadanos son válidos para elegir representantes, lo son exactamente igual para decidir cuestiones concretas.

Quien parte de tales premisas denigratorias para la ciudadanía, debería explicar antes qué le permite haber llegado a la conclusión de que los políticos/representantes no son tan "incapaces" como los ciudadanos. El pueblo soberano, compuesto por los ciudadanos mayores de edad en posesión de sus facultades mentales, debe responsabilizarse de sus decisiones, de sus aciertos y de sus errores. No existe otra forma de asignar tales responsabilidades, pues es bien sabido la afición que tienen los políticos a dar la cara cuando las cosas se ponen feas.

También se arguye que los ciudadanos no tienen interés en informarse y/o actuar. Es una falacia puesto que, ¿de qué les serviría en estos momentos? Con la democracia directa prohibida, como es el caso en nuestro país, toda aspiración ciudadana se reduce a manifestarse, o bien , recoger firmas para iniciar una petición legislativa al parlamento, que con total seguridad será rechazada, en el caso de haya si quiera podido ser presentada, pues lo más probable es que dicha "iniciativa" constituya materia de Ley Orgánica, con lo que directamente no procede.

Habría que concluir que es más bien para esta pantomima de democracia representativa para lo que no está preparada la ciudadanía. Pretender argüir que es el desapego (cuando no rechazo y desprecio) que precisamente esta democracia representativa produce en los ciudadanos, el culpable de que no estén preparados para la democracia directa, es un sarcasmo, tan interesado como equivocado.

La democracia directa impone la tiranía del 50+1 y no tiene en cuenta las minorías

En democracia es la mayoría quién decide: tanto en la democracia directa como en la representativa. Sin embargo solo con una democracia directa será posible que se debata, y eventualmente apruebe, iniciativas que originalmente sean del interés de colectivos no necesariamente mayoritarios.

Es precisamente en la actual democracia representativa, donde vemos con frecuencia la tiranía del 50+1, a menudo no escuchándose ni si quiera a segundo partido más votado, cuando el primero tiene suficiente aritmética parlamentaria para tirar para alante sin mirar a los lados. En otras ocasiones también frecuentes, un partido gobierna con el apoyo de otro minoritario, cuyas propuestas son muy escuchadas, pero de nuevo ignorándose de forma sistemática las del resto del espectro.


FUENTE: http://www.evoluciondemocratica.net/node/22