Especies

Acanthochelys macrocephala
Acanthochelys pallidipectoris
Acanthochelys radiolata
Acanthochelys spixii
Acinixys planicauda
Actinemys marmorata
Agrionemys horsfieldii
Amyda cartilaginea
Amyda nakornsrithammarajensis
Annamemys annamensis
Apalone ater
Apalone atra
Apalone ferox
Apalone mutica
Apalone spinifera
Aspideretes gangeticus
Aspideretes hurum
Aspideretes leithi
Aspideretes nigricans
Astrochelys radiata
Astrochelys yniphora

Batagur baska
Batrachemys dahli
Batrachemys heliostemma
Batrachemys nasutus
Batrachemys raniceps
Batrachemys tuberculatus
Batrachemys zuliae
Bufocephala vanderhaegei

Callagur borneoensis
Caretta caretta
Carettochelys insculpta
Centrochelys sulcata
Chelodina canni
Chelodina gunaleni
Chelodina longicollis
Chelodina mccordi
Chelodina novaeguineae
Chelodina pritchardi
Chelodina reinmanni
Chelodina siebenrocki
Chelodina steindachneri
Chelodina timorensis
Chelonia mydas
Chelonoidis carbonaria
Chelonoidis chilensis
Chelonoidis denticulata
Chelonoidis donosobarrosi.
Chelonoidis nigra
Chelonoidis petersi
Chelopus annulata
Chelopus rubida
Chelus fimbriatus
Chelydra serpentina
Chersina angulata
Chinemys megalocephala
Chinemys nigricans
Chinemys reevesi
Chitra chitra
Chitra indica
Chitra vandijki
Chrysemys picta
Cistoclemmys flavomarginata
Cistoclemmys galbinifrons
Cistoclemmys serrata
Claudius angustatus
Clemmys guttata
Cuora amboinensis
Cuora aurocapitata
Cuora chriskarannarum
Cuora mccordi
Cuora pani
Cuora trifasciata
Cuora yunnanensis
Cuora zhoui
Cyclanorbis elegans
Cyclanorbis senegalensis
Cyclemys dentata
Cyclemys oldhami
Cyclemys tscheponensis
Cycloderma aubryi
Cycloderma frenatum

Deirochelys reticularia
Dermatemys mawii
Dermochelys coriacea
Dipsochelys arnoldi
Dipsochelys dussumeri
Dipsochelys hololissa
Dogania subplana

Elseya dentata
Elseya irwini
Elseya latisternum
Elseya novaeguineae
Elusor macrurus
Emydoidea blandingii
Emydura australis
Emydura branderhorsti
Emydura insularis
Emydura krefftii
Emydura macquarrii
Emydura signata
Emydura subglobosa
Emydura tanybaraga
Emydura victoriae
Emydura windorah
Emydura worrelli
Emys orbicularis
Eretmochelys imbricata
Erymnochelys madagascarensis

Furculachelys nabeulensis
Furculachelys whitei

Geochelone elegans
Geochelone peltastes
Geochelone platynota
Geochelone vosmaeri
Geoclemys hamiltonii
Geoemyda spengleri
Glyptemys insculpta
Glyptemys muhlenbergii
Gopherus agassizii
Gopherus berlandieri
Gopherus flavomarginatus
Gopherus polyphemus
Graptemys barbouri
Graptemys caglei
Graptemys ernsti
Graptemys flavimaculata
Graptemys geographica
Graptemys gibbonsi
Graptemys nigrinoda
Graptemys oculifera
Graptemys ouachitensis
Graptemys pseudogeographica
Graptemys pulchra
Graptemys versa

Hardella thurji
Heosemys depressa
Heosemys grandis
Heosemys leytensis
Heosemys silvatica
Heosemys spinosa
Hieremys anandalii
Homopus areolatus
Homopus bergeri
Homopus boulengeri
Homopus femoralis
Homopus signatus
Hydromedusa maximiliani
Hydromedusa tectifera

Indotestudo elongata
Indotestudo forstenii
Indotestudo travancorica

Kachuga dhongoka
Kachuga kachuga
Kachuga smithi
Kachuga sylhetensis
Kachuga tecta
Kachuga tentoria
Kachuga trivittata
Kinixys belliana
Kinixys erosa
Kinixys homeana
Kinixys lobatsiana
Kinixys natalensis
Kinixys spekii
Kinosternon acutum
Kinosternon alamosae
Kinosternon angustipons
Kinosternon baurii
Kinosternon chimalhuaca
Kinosternon creaseri
Kinosternon cruentatum
Kinosternon dunni
Kinosternon flavescens
Kinosternon herrerai
Kinosternon hirtipes
Kinosternon integrum
Kinosternon leucostomum
Kinosternon megacephalum
Kinosternon mopanum
Kinosternon oaxacae
Kinosternon scorpioides
Kinosternon sonoriense
Kinosternon subrubrum

Lepidochelys kempii
Lepidochelys olivacea
Leucocephalon yuwonoi
Lissemys punctata
Lissemys scuttata

Macrochelodina burrungandjii
Macrochelodina expansa
Macrochelodina kuchlingui
Macrochelodina parkeri
Macrochelodina rugosa
Macrochelodina walloyarrina
Macrodiremys oblonga
Macrochelys temminckii
Malaclemys terrapin
Malacochersus tornieri
Malayemys subtrijuga
Manouria emys
Manouria impressa
Mauremys caspica
Mauremys iversoni
Mauremys japonica
Mauremys leprosa
Mauremys mutica
Mauremys nigricans
Mauremys pritchardi
Mauremys rivulata
Melanochelys tricarinata
Melanochelys trijuga
Mesoclemmys gibba
Morenia ocellata
Morenia petersi

Natator depressus
Nilssonia formosa
Notochelys platynota

Ocadia glyphistoma
Ocadia philippeni
Ocadia sinensis
Orlitia borneensis

Palea steindachneri
Pelochelys bibroni
Pelochelys cantorii
Pelochelys taihuensis
Pelodiscus axenaria
Pelodiscus maackii
Pelodiscus parviformis
Pelodiscus sinensis
Pelomedusa subrufa
Peltocephalus dumerilianus
Peltocephalus traxaca
Pelusios adansonii
Pelusios bechuanicus
Pelusios broadleyi
Pelusios carinatus
Pelusios castaneus
Pelusios castanoides
Pelusios chapini
Pelusios gabonensis
Pelusios marani
Pelusios nanus
Pelusios niger
Pelusios rhodesianus
Pelusios seychellensis
Pelusios sinuatus
Pelusios subniger
Pelusios upembae
Pelusios williamsi
Phrynops chacoensis
Phrynops geoffroanus
Phrynops hilarii
Phrynops williamsi
Platemys platycephala
Platysternon megacephalum
Podocnemis cayennensis
Podocnemis erytrocephala
Podocnemis expansa
Podocnemis lewyana
Podocnemis madagascarensis
Podocnemis sextuberculata
Podocnemis unifilis
Podocnemis vogli
Psammobates geometricus
Psammobates oculiferus
Psammobates tentorius
Pseudemydura umbrina
Pseudemys alabamensis
Pseudemys concinna
Pseudemys floridiana
Pseudemys gorzugui
Pseudemys nelsoni
Pseudemys rubriventris
Pseudemys texana
Pyxidea mouhotii
Pyxis arachnoides

Rafetus euphraticus
Rafetus leucops
Rafetus swinhoei
Ranacephala hogei
Rheodytes leukops
Rhinemys rufipes
Rhinoclemmys areolata
Rhinoclemmys diademata
Rhinoclemmys funerea
Rhinoclemmys melanosterna
Rhinoclemmys nasuta
Rhinoclemmys pulcherrima
Rhinoclemmys punctularia

Sacalia bealei
Sacalia pseudocephala
Sacalia quadriocellata
Siebenrockiella crassicollis
Staurotypus salvinii
Staurotypus triporcatus
Sternotherus carinatus
Sternotherus depressus
Sternotherus minor
Sternotherus odoratus
Stigmochelys pardalis

Terrapene carolina
Terrapene coahuila
Terrapene nelsoni
Terrapene ornata
Testudo graeca
Testudo hermanni
Testudo ibera
Testudo kleinmanni
Testudo marginata
Testudo weissingeri
Trachemys adiutrix
Trachemys callirostris
Trachemys decorata
Trachemys decussata
Trachemys dorbigni
Trachemys emolli
Trachemys nebulosa
Trachemys ornata
Trachemys scripta
Trachemys stejnegeri
Trachemys taylori
Trachemys terrapen
Trachemys venusta
Trachemys yaquia
Trionyx triunguis


Alimentación

- "Budín para tortugas" de Brigitte Artner:
Ingredientes (para 12 litros):
1 paquete de gelatina en polvo
75 g de trucha
75 g de carne de buey
40 g de langostinos
30 g de pulpa de mejillón
15 g de hígado de conejo o de pollo
Medio huevo de gallina (o dos huevos de codorniz)
75 ml de leche entera
Medio vaso de homogeneizado de verduras
Media cucharada de un producto vitamínico en polvo
Una pizca de un colorante alimentario rojo

Mientras en una olla alta se prepara la gelatina con 400 ml de agua y cociéndola durante unos veinte minutos, en una sartén baja se incorpora el resto de ingredientes, después de haber cortado muy finos la trucha, los langostinos, los mejillones, el buey y el hígado, y se cocinan a fuego lento, removiendo a menudo, durante veinte minutos.
Pasado este tiempo añadimos a la mezcla la gelatina líquida. Tras haberlo mezclado todo bien, se extiende el producto obtenido en una cacerola baja, donde se dejará enfriar hasta que solidifique (puede tardar un par de horas). Se corta el budín en pequeñas porciones, en función del tamaño de las tortugas, y se congela rápidamente.
Para descongelar las porciones bastará con dejarlas a temperatura ambiente durante unos minutos.
Esta receta se utilizará para tortugas acuáticas omnívoras.
Receta extraída del libro "El gran libro de las tortugas", de Marta Avanzi y Massimo Millefanti.


- "Budín para tortugas" de Pauler:
Ingredientes (para 8 litros):
1 litro de leche (desnatada)
5 huevos
1 kg de zanahorias sin tratamiento químico
1 kg de calamares
1 kg de pescado magro (con escamas y espinas)
0,5 kg de quisquillas
0,5 kg de corazón y carne de ternera, también algo de hígado (no mucho, pues si no la mezcla no solidifica)
4 cápsulas de Supradyn
1 cucharada de harina de algas de mar (harina preparada para perros)
2 litros de agua
600-800 gr de gelatina alimenticia en polvo (70-80 g/l) de la mejor calidad, como mínimo de 260 (capacidad compactante)

Echar la gelatina en polvo en una olla y añadir un litro y tres cuartos de agua fría, removiendo bien. Dejar reposar unos 15 min. y luego poner a fuego lento, removiendo de vez en cuando. Cocer al vapor las zanahorias durante unos 5 min. y luego echarlas a una segunda olla conjuntamente con los calamares, carne, corazón y quisquillas, triturando los ingredientes previamente con una trituradora. Cocer a fuego lento. Añadir a continuación la leche caliente, la harina de algas y las cápsulas de Supradyn previamente disueltas con agua, agitando bien la mezcla. La temperatura del caldo troceado debe ser de unos 35-40 ºC (¡comprobar con un termómetro!). Pasar este caldo poco a poco a la olla con la gelatina disuelta (temperatura de unos 40 ºC. Si es distinta la gelatina pierde poder de cohesión). Llenar varios recipientes poco profundos, dejar enfriar y sólo cuando la gelatina esté fría y bien compacta pasar a frascos más pequeños y congelar.
Esta receta es para tortugas omnívoras. En tortugas acuáticas es recomendable darles de comer en un acuario a parte, ya que suele ensuciar mucho el agua.
Receta extraída del libro "Tortugas terrestres y acuáticas en el terrario"

LA IMPORTACIA DE SU NUTRICIÓN

Una de las etapas cruciales en el manejo de cualquier tipo de mascota, esta representada por su alimentación. De una correcta elección y acción en este sentido, depende que nuestra mascota viva apropiadamente; o que se transforme en una secuencia de eventos trágicos que culminan con su muerte. Suele existir una importante problemática resultado de su incorrecto manejo en cautiverio relacionado a su alimentación. Generalmente, por no saber acerca de sus hábitos y de su biología en general.

Al respecto es necesario recordar primero los aspectos conocidos acerca de sus hábitos alimenticios. Si bien recordamos, estas tortugas son omnívoras, es decir, que se alimentan de animales y plantas, y tienden a tener requerimientos proteicos mayores cuando mas jóvenes son, mismo que disminuye cuando llegan a su etapa adulta.

Considerando lo anterior, la lógica nos indica que las tortugas jóvenes que son justamente las que adquirimos, requieren de una dieta alta en proteínas, es decir su dieta debe incluir mayor proporción de elementos de origen animal. Una vez que las tortugas alcanzan la edad adulta, sus requerimientos proteicos son mucho menores y por tanto su dieta tiende a ser más vegetariana que carnívora.

Referirnos a una dieta omnívora implica que la tortuga requiere en su dieta de una amplia variedad de elementos, esto es indispensable para lograr una nutrición balanceada que asegure su desarrollo optimo. Es precisamente en este aspecto, en donde el aficionado comete graves errores que darán como consecuencia diversos problemas de salud, tales como la ausencia de crecimiento, la deformación de caparazón, ceguera total o parcial y en la mayoría de los casos la muerte de tortugas jóvenes (este tipo de tortuga puede llegar a vivir entre 20 y 30 anos).

Es así como la selección del alimento adecuado se constituye como la pieza clave en el éxito del manejo en cautiverio de nuestras mascotas; son sin embargo, la realidad de las cosas, es que cuando compramos a nuestras pequeñas tortuguitas, y solicitamos al vendedor cual es el alimento adecuado para la misma, en la mayoría de los casos nos proporciona un alimento equivocado y que con toda seguridad llevara a nuestra mascota, tarde o temprano a la muerte.

Comúnmente son tres los productos “alimenticios” que se venden con mayor frecuencia a aquellos que por primera vez van a tener una tortuga como mascota; los camaroncitos (nacionales o elegantemente importados), las artemias y el tubifex, sin considerar que las tortugas no son peces y que tienen muy diferentes necesidades nutricionales, en particular de calcio y vitamina A. El problema con estos productos, es que les ocasionan severos daños metabólicos, pero al mismo tiempo les agrada mucho comerlo, digamos que son como las frituras para los niños que como les gustan pero que poco los nutre, es así, que al ver que las tortugas se los comen con tanta satisfacción, se llega a pensar equivocadamente, que ese es el alimento adecuado. Utilizando este tipo de dieta, en poco tiempo empezaremos a notar problemas como los anteriormente mencionados, y para cuando nos demos cuenta de que el asunto es grave, probablemente sea muy tarde para corregirlo.

Muchos aficionados pierden el interés en mantener tortugas en casa después de varios intentos fallidos; sin embargo, proporcionar una dieta adecuada, hoy en día accesible en el mercado de mascotas, nos puede asegurar una experiencia inigualable con estas sensacionales y adaptables mascotas.

El alimento de elección debe ser en todos los casos alimento balanceado, especialmente formulado para tortugas. Los alimentos balanceados para tortugas funcionan como los alimentos balanceados para perros o gatos (croquetas), proporcionalmente el esquema nutricional completo para la tortuga, incluyendo suplementos vitamínicos y minerales esenciales para su buen desarrollo. El uso de estas dietas especialmente preparadas, nos asegura un sano desarrollo de nuestra tortuga y facilita su mantenimiento. No se deben de utilizar alimentos balanceados para otro tipo de especies (gatos, peces, perros, etc.…) ya que pueden ocasionar importantes daños a la salud y desarrollo de las tortugas.

Existen productos balanceados para tortugas que presentan formulaciones adecuadas para las diferentes edades de las tortugas (crías y juveniles con tendencia carnívora, y adultos con tendencia vegetariana). A continuación les presento una tabla con el porcentaje nutricional adecuado para alimentar a nuestras tortugas. Puede que haya una ligera variación según la marca.

Este análisis es para tortugas juveniles (de 8 meses en adelante)
Proteína 35% min.
Grasa 5% min.
Fibra cruda 2% máx.

Resulta adecuado en este momento, realizar algunas observaciones en relación a la cantidad de alimento que deben de consumir las tortugas. La cantidad puede variar, según el tamaño de la tortuga; sin embargo, es necesario hacer notar, que las tortugas tienen un metabolismo equivalente al 10% del metabolismo de los mamíferos y por lo tanto requieren de mucha menos energía que, por ejemplo, un gato o un perro. Es por esto, que también se practica frecuentemente y de manera muy equivocada, el suministro de alimento a este tipo de mascotas “hasta tres veces al día”, cuando sus requerimientos metabólicos son mucho menores. Cuando se sobrealimenta a una tortuga, ésta crece muy rápido, mucho más de lo que lo hace en la naturaleza, corriendo el riesgo de ocasionar que la tortuga muera joven. Cuando se adquiera un alimento balanceado para tortugas, deberá de ponerse atención a las especificaciones de frecuencia alimenticias por el fabricante en la etiqueta del producto.

Considerando que se utilice como dieta básica el alimento balanceado para tortugas, también se pueden utilizar muy de ves en cuando peces vivos, para que la tortuga se ejercite y coma algo diferente, que vendría siendo algo así como una golosina con un gran aporte de proteína para la tortuga; sin embargo solamente se les debe de ofrecer muy esporádicamente, y nunca deben utilizarse alimentos como el jamón o la carne molida y mucho menos espagueti, tortillas, etc. porque estos contiene alto contenido de harinas, conservadores y otras sustancias, que no pueden ser asimilados por el organismo de la tortuga y también pueden con ello traer problemas de intoxicación e incluso trastornos en el tracto gastrointestinal (aparato digestivo), como el estreñimiento, y otros problemas que podrían llevar a nuestro ejemplar a la muerte.

Nacimiento de las crias

Nacimiento y mantenimiento de crías de Trachemys

En este artículo podréis observar como son los nacimientos de crías de Trachemys scripta elegans de forma natural (sin incubar artificialmente) y os explicaremos también como se deben mantener los neonatos de esta especie.
Tanto el nacimiento como el mantenimiento de esta especie es el mismo que para el resto de tortugas del género Trachemys.

Nacimiento
Cuando los huevos se dejan incubar de forma natural (por lo que no se manipulan en ningún momento) en climas mediterráneos y templados como los de la mayor parte de España, las crías suelen pasar casi 10 meses en el nido antes de salir al exterior. Las puestas suelen realizarse entre mayo y julio, y las crías acostumbran a nacer entre marzo y junio (aunque en algunos veranos muy calurosos las crías han llegado a nacer en septiembre del mismo año en que se realizó la puesta). Debido a las temperaturas no muy elevadas de nuestro país las tortugas se ven obligadas a esperar dentro del nido hasta que la temperatura sea la más adecuada.
Normalmente los primeros nacimientos se producen en marzo, en días muy cálidos y normalmente después de algunas lluvias (ya que de esta forma la tierra está más blanda y es más fácil hacer un agujero hacia el exterior).
Lo primero que se aprecia desde el exterior es un agujero muy delgado, de apenas 1 cm de anchura. Este agujero lo provoca el movimiento de las crías en el nido, lo que implica que están preparándose para salir. La cría más valiente del nido es la primera en excavar el túnel de salida, y probablemente se tratará de uno de los ejemplares más fuertes.
Una vez fuera del nido acostumbran a buscar escondites entre plantas y hierbas (que sean muy húmedos) y poco a poco se van desplazando a buscar el agua (lo que puede costarles unos cuantos días).
Se recomienda cercar las zonas de puestas para evitar que las crías se dispersen por todo el recinto.

Todo sobre tortugas

informacion

especies

tortugas

alimentacion...

Todo sobre tortugas


¿Cómo determinar el sexo de una tortuga?

Existen múltiples variables que nos podrán ayudar a identificar el sexo de una tortuga. Antes, pero, de saber en qué deberemos fijarnos, hay que tener en cuenta que estos rasgos sólo serán observables en ejemplares maduros sexualmente, por lo que las crías y juveniles serán muy difíciles de identificar. También debemos precisar que cada especie tiene algunas características físicas para identificar el sexo distintas del resto de especies, y además también hay especies en las que no podremos a simple vista saber si se tratan de machos o hembras.

Características físicas que nos ayudarán a identificar la especie:

- Tamaño de los ejemplares (sólo recomendable en ejemplares adultos): en algunas especies la diferencia de tamaño entre machos y hembras es importante. Por ejemplo en muchas especies (tortugas de los géneros Trachemys, Graptemys, Testudo, ...) los machos son siempre más pequeños que las hembras, mientras que en otras especies (como por ejemplo en Centrochelys sulcata) los machos llegan a alcanzar un tamaño muy superior.

- Dimensiones de la cola: En un buen número de especies observaremos que los machos presentan colas más largas y más gruesas. Si observamos con detalle además veremos que la cloaca en los machos está más alejada del cuerpo que en las hembras.

- Longitud de las uñas: Sobretodo en especies acuáticas (algunas especies de los géneros Trachemys, Pseudemys, Graptemys, ...) veremos con claridad que los machos tienen las uñas de las patas delanteras muchos más largas. Estas uñas serán utilizadas durante el cortejo.

- Forma del plastrón: Los machos de algunas especies presentan un plastrón con forma cóncava. Esta forma les permite acoplarse mejor al caparazón de las hembras durante la cópula.

- Forma de los escudos anales: En algunas especies podremos observar que los escudos anales (los escudos del plastrón que quedan más cercanos a la cola) tienen diferente forma: más abiertos o cerrados, con formas más rectas o más redondeadas, ...

- Coloración: En unas pocas especies los machos presentan, sobretodo en época reproductiva, una coloración distinta. Lo más habitual es que estas diferencias se observen en su cabeza o incluso en el iris de sus ojos. Un caso bastante claro es por ejemplo el de Terrapene carolina triunguis.


Para poder identificar el sexo de una especie en concreto deberemos mirar en la ficha de dicha especie cuáles son los caracteres morfológicos a observar, ya que como ya hemos comentado en la introducción no todos estos caracteres se darán en todas las especies.

¿Cómo comprobar el estado de salud de una tortuga?

Antes de comprar cualquier tortuga debemos asegurarnos siempre de que los animales presentes un estado de salud óptimo. A continuación os contamos a grandes rasgos como apreciar las posibles enfermedades que pueda padecer una tortuga.

Tortugas mayoritariamente terrestres:

- Ojos limpios y brillantes, bien abiertos.
- Vitalidad: la tortuga debe mostrarse activa y vital. Nunca debemos comprar animales que estén muy quietos y escondidos en su caparazón, ya que puede ser síntoma de algunas enfermedades.
- Solidez: el caparazón debe estar duro y bien formado. Un caparazón blando o con deformaciones suele ser síntoma de malos cuidados o falta de vitaminas.
- Respiración sin problemas: las tortugas deben respirar sin problemas, y no deben emitir ningún tipo de ruido (podría ser debido a problemas pulmonares).
- Nariz limpia y sin mocos: los mocos y burbujas en la nariz son síntoma de resfriado o incluso rinitis.
- Coloración y estado del caparazón: las tortugas deben presentar una coloración habitual para la especie a la que pertenezcan, y deben tener un caparazón sin golpes y en las patas y cabeza no se deben observar heridas ni parásitos.


Tortugas mayoritariamente acuáticas:

- Ojos bien abiertos: los ojos entelados son síntoma de falta de vitamina A.
- No flotación: las tortugas deben nadar y bucear sin problemas. Una tortuga que flote y sea incapaz de hundirse puede padecer problemas pulmonares.
- Respiración sin problemas: las tortugas deben respirar sin problemas, y no deben emitir ningún tipo de ruido (podría ser debido a problemas pulmonares).
- Vitalidad: la tortuga debe mostrarse activa y vital. Nunca debemos comprar animales que estén muy quietos y escondidos en su caparazón, ya que puede ser síntoma de algunas enfermedades.
- Coloración y estado del caparazón: las tortugas deben presentar una coloración habitual para la especie a la que pertenezcan, y deben tener un caparazón sin golpes y en las patas y cabeza no se deben observar heridas ni parásitos.
- Solidez: el caparazón debe estar duro y bien formado. Un caparazón blando o con deformaciones suele ser síntoma de malos cuidados o falta de vitaminas.

informacion


Espero que les haya gustado mi post y que comenten!!