Expansión del Imperio Romano

Expansión del Imperio Romano

Expansión del Imperio Romano

Roma


Según la leyenda, Roma fue fundada en el año 753 a.C. por Rómulo Y Remo, hijos del dios de la guerra, Marte. Se construyó en siete colinas al lado del rio Tíber, en las fronteras de Etruria. Fue gobernada por Reyes hasta el 509 a.C., cuando los nobles destituyeron al rey Tarquinio el Soberbio, Roma se convirtió en una República. Como Roma tenia una política ambiciosa y de expansión conquisto todos sus vecinos de la costa del Mediterráneo. Una vez que los romanos conquistaron a sus vecinos llamaron al Mediterráneo “Mare Nostrum”. Todo esto se lo debe a sus legiones, el ejército mas celebre de la historia antigua. Mas Tarde, en el 27 a.C. Roma se convirtió en un Imperio.

Guardia Pretoriana


La expansión de Roma por La Península Itálica


La delicada coyuntura interna alimentó las inclinaciones expansionistas de Roma. Tras dominar a sus ex aliados latinos, vencer a los samnitas y hacerse con el control de la Magna Grecia, la ciudad del Lacio Controló Italia.


La Conquista de Veyes


Hacia el 396 a.C. Roma dio un paso más en su política expansionista con la toma de Veyes. La odiada ciudad Etrusca, situada en una meseta sobre el Tíber, mantenía con Roma un viejo litigio por el control de las salinas y la Via Salaria, nudo comercial y de Comunicaciones de extrema importancia. Hegemonía sobre Italia Central.

La Invasión de los Galos


La conquista de Veyes hizo de Roma la mayor ciudad del Lacio y la Convirtió en la gran potencia de la Italia central. Pero, justamente en el momento de su triunfo, Roma hubo de hacer frente a una catástrofe que hizo peligrar su supervivencia: La invasión de los galos.
En el curso de su expansión, los celtas, a los que los romanos llamaban galos, alcanzaron Italia hacia el 400 a.C. y se apoderaron de la llanura del Po. Desde su solida retaguardia, entre Liguria y Venecia, los galos organizaron sus expediciones de saqueo contra la Italia meridional. Estas incursiones llevaron a los senones, guiados por el Caudillo Brenno a las puertas de Roma. La ciudad despachó un ejército para detener a los galos, pero fue aniquilado en el Arroyo de Alia.
Los galos, mas interesados en el botín que en sojuzgar la urbe, acabaron retirándose, pero la humillación gravitó sobre Roma y sus habitantes.

Guerras Samnitas


Las Guerras Samnitas fueron un serie de conflictos armados de la Antigüedad que enfrentaron principalmente al pueblo itálico de los samnitas, que dominaban los Apeninos al sur del Lacio, contra la incipiente República Romana por el control de la Italia central. En el intervalo entre el 343 y el 290 a.C hubo tres guerras entre ambos contendientes, que propiciaron el completo sometimiento de los samnitas al poderío romano.


imperio romano


Roma y Las Guerras con Cartago


Tras haberse adueñado de Italia hasta el extremo meridional, Roma intentó también apoderarse también de Sicilia, entrando así en conflicto con Cartago, en el norte de África, que era entonces la mayor potencia marítima y comercial del mediterráneo occidental. El año 264 a.C comenzó con una serie de tres guerras sangrientas y enconadas, llamadas “Guerras Púnicas”.


Primera Guerra Púnica


La primera Guerra Púnica (264-241 a.C.) se debió a la rivalidad política y económica entre los dos poderes. Se inició cuando un grupo de soldados mercenarios (mamertinos) de Campania cercados en la ciudad siciliana de Messina (Mesina), solicitaron ayuda a Roma y Cartago contra Hierón II de Siracusa. Cartago ya controlaba parte de Sicilia; los romanos respondieron a esa petición con la intención de expulsar a los cartagineses de la isla. Después de construir su primera gran flota, los romanos derrotaron a los cartagineses en la batalla de Milai (260 a.C.), cerca de la costa norte de Sicilia, pero no consiguieron ocupar la isla. En el 256 a.C. el ejército romano bajo el mando de Marco Atilio Régulo estableció una base en el norte de África, pero al año siguiente el ejército cartaginés le capturó. Durante los trece años siguientes la guerra se desarrolló en gran parte en el mar, alrededor de Sicilia. El conflicto terminó con una batalla naval en el 241 a.C., en la que los romanos tomaron Sicilia; en el 237 a.C. conquistaron Cerdeña y Córcega, hasta entonces en manos cartaginesas.

Segunda Guerra Púnica


Amílcar Barca, que dirigió a los derrotados en el 241 a.C., dedicó el resto de su vida a fortalecer el poder cartaginés en Hispania, para compensar la pérdida de Sicilia. Su hijo Aníbal tomó el mando del ejército cartaginés en esa región en el 221 a.C., y en el 219 a.C. atacó y capturó Sagunto, una ciudad hispánica aliada de Roma. Ello desencadenó la segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.). En la primavera del año 218 a.C. Aníbal marchó con un gran ejército, formado por escuadrones de elefantes, a través de Hispania y la Galia, cruzó los Alpes y atacó a los romanos en Italia antes de que estuvieran preparados para la guerra, consolidando una buena posición en el norte del país, al tiempo que Hispania pasaba a ser una parte importante del teatro de operaciones. Hacia el 216 a.C. había obtenido dos importantes victorias, en el lago Trasimeno y en la ciudad de Cannas, llegando al sur de Italia. A pesar de sus peticiones, Cartago le envió insuficientes refuerzos hasta el 207 a.C., cuando su hermano Asdrúbal salió de Hispania con un ejército para unirse a él. Asdrúbal cruzó los Alpes, pero en una batalla en el río Metauro, en el norte de Italia, fue derrotado. Mientras tanto, el general romano Publio Cornelio Escipión, conocido como Escipión el Africano, había derrotado a los cartagineses en Hispania, tras arribar en el 218 a.C. a Emporion (Ampurias); y en el 204 a.C. desembarcó en el norte de África. Los cartagineses llamaron a Aníbal para defenderse contra Escipión, pero fue derrotado, al mando de un ejército de reclutas desentrenados, por el general romano en la batalla de Zama en el 202 a.C.

Tercera Guerra Púnica


Sin embargo, en el siglo II a.C., Cartago continuó comerciando, y, aunque era una potencia menor, su resurgimiento acabó por irritar a Roma. En el 153 a.C., los discursos del censor Catón el Viejo, quien persistía en demandar Delenda est Carthago (“Cartago debe ser destruida”), incitaron aún más a los romanos contra los cartagineses. Una violación, sin importancia, del anterior tratado por parte de Cartago, dio a los romanos el pretexto para empezar la tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.). Bajo el mando de Publio Cornelio Escipión Emiliano, capturaron la ciudad de Cartago, la arrasaron y vendieron a los habitantes sobrevivientes como esclavos. El poder de Roma adquirió desde entonces unas características nuevas, fundamentadas todas ellas en el hecho de que pasaba a ser absoluta dominadora del Mediterráneo occidental.

legiones


La lucha por el control Del Mediterráneo oriental



Durante los años 215 y 168 a.C. Roma hubo de enfrentarse a Macedonia por el dominio del mar Egeo en las denominadas Guerras Macedónicas.


Primera Guerra Macedónica


En el ámbito de la segunda guerra púnica, Aníbal y el Rey Filipo V de Macedonia firmaron un tratado de alianza, por el cual debían prestarse ayuda. Como consecuencia del mismo, Macedonia atacó posiciones Romanas en Iliria, con lo que se desató la primera guerra macedónica. Roma respondió enviando algunas de sus legiones a la Grecia continental. Con ello logro impedir que los macedónicos ayudaran a los púnicos. Más tarde Roma retiró sus tropas destacadas en Grecia. En 205 a.C. un tratado de paz puso fin a la primera guerra macedónica.

Segunda Guerra Macedónica


La Segunda Guerra Macedónica (200–196 adC) fue un enfrentamiento entre Macedonia, liderada por Filipo V, y Roma, aliada a Pérgamo y Rodas.
Filipo se había interesado desde hace un tiempo en las ciudades estado griegas pero, como estas se encontraban aliadas a Roma, no se atrevía a atacarlas. En su lugar, comenzó a tomar el control de partes de Iliria. Roma respondió amenazando con declarar la guerra y Filipo retiró sus fuerzas.
Luego, Macedonia comenzó a expandirse sobre territorios pertenecientes a las ciudades estado griegas. Estos estados solicitaron ayuda a Roma, y los romanos respondieron con un ultimátum a Filipo: aceptar el gobierno de Roma sobre Macedonia, convirtiendo en esencia a Macedonia en una provincia romana. Filipo se negó. Así comenzó la Segunda Guerra Macedónica.
La batalla decisiva ocurrió en Cinoscéfalos, Tesalia, en 197 adC. Allí, las legiones de Tito Quincio Flaminino derrotaron a la falange de Filipo. El control macedonio de Grecia fue destrozado y en los Juegos Ístmicos en Corinto en 196 adC, Flaminino proclamó la libertad de Grecia, pese a que ahora esta se había convertido en un protectorado romano en todo menos en el nombre.

Tercera Guerra Macedónica


La Tercera Guerra Macedónica (171 adC - 168 adC) fue una contienda entre Roma y el Rey Perseo de Macedonia.
Tras la muerte del Rey Filipo V de Macedonia en 179 adC, su talentoso y ambicioso hijo, Perseo, tomó el trono. Perseo se casó con Laódice, hija del rey Seleuco IV Filopátor del Imperio Seléucida, e increme,ntó el tamaño de su ejército. Forjó alianzas con Epiro y varias tribus de Iliria y Tracia, y con los enemigos de las tribus tracias aliadas a Roma (como los sapeos, gobernados por Abrúpolis). Además, renovó sus antiguos contactos con algunas ciudades estado griegas (poleis). El rey anunció que llevaría a cabo reformas en Grecia y restauraría su poderío y prosperidad.
Los romanos empezaron a preocuparse de que Perseo pudiese destruir su dominio político en Grecia y restaurar la antigua soberanía macedonia sobre los estados griegos.
El Rey Eumenes II de Pérgamo, que odiaba a Macedonia, acusó a Perseo de tratar de violar las leyes de los demás estados y las condiciones de paz entre Macedonia y Roma. Los romanos, temerosos de un cambio en la balanza de poder en Grecia, declararon una nueva guerra contra Macedonia. Perseo obtuvo la victoria en el primer combate, la Batalla de Larisa, donde se enfrentó al ejército de Publio Licinio Craso. El rey ofreció a los romanos un tratado de paz que fue rechazado. Los romanos tuvieron mucho tiempo problemas de disciplina dentro de su ejército, y los comandantes no podían hallar ninguna manera de invadir con éxito el territorio de Macedonia.
Mientras tanto, Perseo derrotó a otro ejército romano en Iliria. El rey macedonio trató de convencer a Eumenes de Pérgamo y al rey Antíoco III el Grande de los seléucidas de pasarse a su bando, pero fracasó.

Expansión del Imperio Romano


Guerra de las Galias


La Guerra de las Galias fue un conflicto militar librado entre el dictador romano Julio César y una coalición de tribus galas liderada por Vercingétorix que se extendió desde 58 adC hasta 51 adC. Los romanos también realizaron incursiones a Britania y Germania, pero estas expediciones no llegaron a transformarse en invasiones a gran escala. La Guerra de las Galias culminó con la Batalla de Alesia en 52 adC, donde los romanos pusieron fin a la resistencia organizada de los galos. Esta decisiva victoria romana supuso la expansión de la República Romana sobre todo el territorio galo. Las tropas empleadas durante esta campaña, conformaron el ejército con el que el general marchó sobre la capital de la República.
Pese a que César justificó esta invasión como una acción defensiva preventiva, la mayoría de los historiadores coinciden en que el principal motivo de la campaña fue potenciar la carrera política del general y cancelar sus grandes deudas. No obstante, nadie puede obviar la importancia militar de este territorio para los romanos, quienes habían sufrido varios ataques por parte de tribus bárbaras provenientes tanto de la Galia como del norte francés. La conquista de estos territorios permitió a Roma asegurar la frontera natural del río Rin. Esta campaña militar es descrita extensamente por el propio Julio César en su obra Commentarii de Bello Gallico, fuente histórica de mayor importancia acerca de esta campaña y obra más importante del general. El libro es también una obra maestra de propaganda política, puesto que César estaba sumamente interesado en influenciar a sus lectores en Roma.

Roma


Conquistas de Trajano


Las Guerras contra los Dacios


En 101, Trajano inició su primera guerra contra los dacios, un pueblo que habitaba en la actual Rumania, cuyo líder era Decébalo. La guerra terminó al año siguiente con la victoria romana en la batalla de Tapae. Entre 105 y 106 siguió la segunda guerra de los dacios, durante la cual los romanos tomaron la capital dacia, Sarmizegetusa, y anexionaron Dacia como provincia del imperio. Estas guerras se reflejan en la columna de Trajano, que se levantó conjuntamente con el Foro (Foro de Trajano), donde fue colocada para celebrar la gran victoria.
Aproximadamente al mismo tiempo, se integró sin lucha al imperio el reino de los nabateos, convirtiéndose en provincia romana con el nombre de Arabia Pétrea.

Las Guerras contra los Partos


En 113 Trajano comenzó una guerra victoriosa contra los partos; Armenia, Asiria y Mesopotamia fueron integradas en el Imperio. Éste alcanzó con las conquistas su máxima extensión. Problemas logísticos, rebeliones y una enfermedad seria de Trajano impidieron conquistas más allá de estos límites. Murió en el viaje de vuelta de la campaña parta, en Selinus, cerca del Mar Negro, el 9 de agosto de 117.

Guardia Pretoriana


El imperio en su máxima extensión


imperio romano


legiones


Legiones, Guardia Pretoriana y Centuriones


Legiones


Roma debía su gran imperio a sus legiones, quizás los ejércitos mas exitosos de la historia.
Cada legión consistía en unos 5000 soldados de a pie, todos ciudadanos romanos, voluntarios de 20 a 25 años. Los legionarios estaban rigurosamente entrenados, brutalmente disciplinados y bien armados. Eran el corazón del ejército y soportaban lo más duro de la batalla. Su vida era dura al igual que ellos y como podían revelarse los emperadores se aseguraban de tratarlos bien. En el siglo II d.C había 150.000 legionarios. Un legionario totalmente cargado llevaba al marchar algo mas que armadura, arma y escudo, llevaban una mochila que incluía herramientas ,plato y sartén y otros objetos por ej.: pica para cavar zanjas, cortador de pasto para hacer terraplenes, capa de lana, mochila para efectos personales y raciones para 3 días. Las armas :espada y daga, la daga se llamaba gladius y tenia doble filo y las sandalias militares, que fueron tan importantes como la armadura, porque ganaron tanto como por su rápido marchar como por las batallas, estas sandalias con clavos eran resistentes y bien ventiladas.

Expansión del Imperio Romano


Guardia Pretoriana


La Guardia Pretoriana (también, Guardia Praetoriana, en latín: praetoriani) era un cuerpo militar que servía de escolta a los emperadores romanos. Antes de los emperadores, esta escolta era usada por los líderes militares aún desde los días de la familia de los Escipiones alrededor del año 275 a. C. Los miembros de la Guardia Pretoriana estaban entre las más diestras y célebres fuerzas militares de la Historia Antigua.

Los soldados de las cohortes pretorianas recibían doble paga y gozaban de numerosos privilegios. Cada miembro, al abandonar la cohorte, recibía 20.000 sestercios después de 16 años de servicios.

Roma


Centuriones


Adiestraban las tropas, combatían en primera línea, supervisaban las tareas diarias e imponían los castigos necesarios

Guardia Pretoriana


imperio romano


La vida de un soldado


Los soldados romanos no pasaban todo su tiempo en campaña. En los meses de invierno y verano, sino había guerra, permanecían en las bases del ejército, se sabe bastante sobre los fuertes romanos porque muchos fueron hallados en excavaciones arqueológicas.

Plano de un fuerte


Las bases de los ejércitos variaban en tamaño, desde fuertes pequeños que albergaban a una sola unidad de auxiliares, hasta grandes bases de legiones que abarcaban 20 hectáreas. Sin embargo, todos tenían disposiciones similares y los mismos tipos de edificación. En Europa los fuertes de los primeros tiempos del Imperio eran generalmente rectangulares, con esquinas redondeadas como un naipe.
En el centro del fuerte, frente a la puerta principal, se encontraba el edificio del campamento. Tenia una gran cantidad d hombres que se ocupaban de la rutina diaria del ejercito, como la redacción de informes y cartas, y también había ingenieros y agrimensores. El campamento estaba flanqueado por la casa del centurión, grandes graneros para la comidas de los soldados y hasta podía tener un hospital.

Campamento de los soldados


La mayor parte del fuerte tenia instalada tiendas de cuero, los los soldados vivían en condiciones incomodas: 10 hombres en cada una, pero invierno se construía barracas con techumbres de paja.
Los soldados prestaban servicios durante 20 años. Algunos fuertes de caballería tenían establos, pero la mayoría de los caballos estaban afuera. Alrededor del Fuerte había muchos otros edificios, incluyendo una casa de baño y una aldea.

El soldado romano


A los soldados se les pagaba bastante bien, pero no podía salir para gastar el dinero, así que los comerciantes establecían negocios en las puertas del fuerte. También había tabernas, donde los hombres podían beber y jugar. Con frecuencia se producían disturbios, pero los soldados debían ser cuidadosos: los castigos militares eran muy severos. A menudo, los soldados se casaban con mujeres del lugar; las familias vivían cerca del fuerte o en la aldea.

La Guerra y las fronteras


En el primer y segundo siglo d.C., la mayoría de los pueblos del imperio, vio muy poco al ejército y no tuvo problemas con la guerra durante gran parte de su vida. El ejército defendía con éxito las fronteras contra las tribus del norte y el Imperio Parto, al este.

Defender el imperio


El ejército vigilaba cuidadosamente las fronteras, utilizando y guarniciones y sistemas de fortificaciones. Los diplomáticos trataban de mantener relaciones amistosas con los extranjeros o los provocaban para que lucharan entere ellos. Si los espías o las guarniciones detectaban que se estaban gestando problemas, los romanos resolvían atacar primero.

En marcha


El ejercito romano en campaña era una maquina temible. Columnas de tropas, a veces de kilómetros de largo, avanzaban sobre las tierras enemigas, las legiones despejaban el camino, y construían fuertes y campamentos temporarios.
Las tropas tenían expertos y artesanos que podían construir casi todo lo que el ejecito necesitaba. Eran acompañados por carros y acémilas que transportaban el bagaje de guerra y provisiones. Los espías exploraban para localizar al enemigo y descubrir emboscadas. Se enviaban legiones para quemar pueblos y así, obligar al enemigo enfrentarlos en el campo de Batalla.

legiones


Provincias Romanas


Hispania y el norte de África


Tras ser ocupada, Hispania se romanizó en poco tiempo. La vieja ciudad de Itálica dio dos emperadores: Trajano y Adriano. En Hispania había minas que suministraban metales preciosos. Además producía aceite de oliva, vino y pescado conservado en salmuera. África fue conquistada en el 146 a.C. tras las guerras púnicas. Fue una provincia muy rica que suministró diversas especies de ferias salvajes para los circos, así como tintes, aceites y granos.

Galias, Bretaña, Grecia y tierras del Danubio


Las Galias y Germania fueron la cuna de los celtas. El sur era más urbano mientras que norte y el oeste fueron principalmente agrícolas. Bretaña, una provincia muy rica, suministró muchas mercancías. Grecia tuvo una prospera civilización que influyo mucho en Roma. Las provincias del Danubio disponían muchos fuertes militares y suministraban hombres para las tropas.

Egipto y Oriente


Alejandría, capital de Egipto e importante centro cultural, era la segunda ciudad en extensión del Imperio Romano. La mayor parte del grano que abastecía el Imperio provenía de Egipto y se embarcaba en ella. Este emporio comercial suministraba, además piro para la escritura, lino, acetunas y dátiles. Las provincias orientales proveían mercancías exóticas, como sedas, especias, tintas y perfumes. Desde países tan lejanos como India Y China caravanas de camellos transportaban hasta los puertos las mercancías que embarcaban para Roma.

Expansión del Imperio Romano


Fuente


Colección “Historia Universal” libro nº 5 “El Imperio Romano”, Año 2004, Editorial SOL 90, Grupo Clarín.
Antigua Roma, Simon James, Colección “Mirando la historia”, Año 1995. Editorial Sigmar.
Nueva Enciclopedia Visual Clarín, Roma Antigua, Simon James, Año 2006.
Enciclopedia Wikipedia (es.wikipedia.org).
Microsoft Student con Encarta Premium 2007.
Colección “Anteojito” Summum, Antigua Roma Parte I, Año 2000, Producciones García Ferré, Edición Argentina.


Roma


Haciendo clic en el escudo de la selección italiana accedes a mis otros posts.


Guardia Pretoriana


imperio romano


COMENTAR CUESTA NADA


legiones

Comentarios Destacados

8 comentarios - Expansión del Imperio Romano

@SeattleLoud
muy bueno... info util para los q empiezan 1er año en la secundaria te dejo mis +10
@VegIndioSolari +1
HOLA!!!!, TE DEJO MI COMENTARIOO!, EXCELENTE POST!!
@elGueguense
excelente aporte tefelicito,, falto incluir el tema de la invacion a israel