malvinas argentinas siempre



Las islas Malvinas[1] (en inglés, Falkland Islands o Malvinas Islands ), constituyen un archipiélago de Sudamérica situado en el océano Atlántico Sur, en la plataforma epicontinental llamada mar Argentino, a una distancia mínima de 480 km de la Patagonia, a 772 km al noreste del cabo de Hornos, 1.080 km al oeste de las islas Georgias del Sur y a 940 km al norte de la isla Elefante en la Antártida.

El archipiélago de las Malvinas está formado por algo más de doscientas islas, donde se destacan dos islas principales:

* Isla Gran Malvina al oeste, tiene una superficie de 4.377 km²
* Isla Soledad al este, tiene una superficie de 6.353 km²

Existen gran cantidad de pequeñas islas e islotes satélites, la más aislada es la pequeña isla Beauchene a unos 55 kilómetros al sur de la Punta del Toro o de la Marsopa en el extremo meridional de la isla Soledad. Algunos de esos grupos satélites conforman verdaderos archipiélagos, tales como los de las islas Sebaldes o Sebaldinas al noroeste de la isla Gran Malvina. Al sur de las Malvinas se encuentra a poca profundidad el banco Burdwood o Namuncurá, en el cual las prospecciones indican la existencia de un rico conjunto de yacimientos mineros, incluyendo los de hidrocarburos.

La primera ocupación efectiva de las islas fue hecha por una compañía privada francesa, que luego reconoció la soberanía de la Corona de España, casi simultáneamente con un asentamiento británico. Luego de ser evacuadas por los españoles el 7 de febrero de 1811, las islas permanecieron sin población fija, habitadas ocasionalmente por cazadores de focas y balleneros, hasta que las Provincias Unidas del Río de la Plata (Argentina) hicieron una formal toma de posesión de ellas el 6 de noviembre de 1820, conservándolas hasta el 3 de enero de 1833, cuando fueron ocupadas por el Reino Unido, que las administró desde entonces, con excepción del período que va desde el 2 de abril hasta el 14 de junio de 1982 durante la Guerra de Malvinas, en que volvieron a quedar bajo administración argentina.

Constituyen en la actualidad un Territorio Británico de Ultramar. La República Argentina no aceptó nunca la administración británica, considerándolas una parte integral e indivisible de su territorio ocupada ilegalmente por una potencia invasora[3] y ha reclamado enérgicamente ante los organismos internacionales por lo que considera su legítima soberanía sobre las islas, llegando incluso a desencadenar una guerra con el Reino Unido, ganada por este último. En tal sentido, Argentina las incluye como parte de su Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Es uno de los 16 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, con el fin de eliminar el colonialismo, por lo que la situación de las Islas es examinada anualmente por el Comité de Descolonización. La Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) considera legítimos los derechos de Argentina en la disputa de soberanía con Gran Bretaña. La capital es Puerto Argentino/Stanley, siendo Stanley (antes Puerto Stanley) el nombre oficial británico y Puerto Argentino el argentino desde 1982.

No existe evidencia totalmente comprobada sobre quiénes y cuándo descubrieron las islas. Una de las hipótesis es que las mismas fueron avistadas por primera vez en el año 1520 por la expedición de Fernando de Magallanes, al buscar un pasaje hacia el océano Pacífico. Esteban Gómez les dio el nombre de la nave que comandaba: San Antón, es por esto que en los antiguos mapas aparecen con el nombre islas Sansón al ser eludida la "t"; Simón de Alcazaba y Sotomayor y Alonso de Camargo las visitaron antes del año 1540 y las describieron en el Islario de Santa Cruz en el año 1541: "Al oriente del puerto de San Julián... a cincuenta y un grados de altura". En esas épocas fueron conocidas con nombres españoles como islas de San Carlos e islas de los Patos. Las Malvinas fueron frecuentemente confundidas con una supuesta isla llamada Pepina (apodada parofónicamente Peypus por los británicos), aunque también han sido llamadas imprecisamente así otras ínsulas del Atlántico Meridional.
Los corsarios británicos John Davis , Francis Drake y Richard Hawkins, a la caza de los galeones españoles, las habrían percibido en la lontananza, pero no pusieron pie en tierra ya que las habrían confundido con las costas patagónicas.

En 1600 un marino holandés, Sebald de Weert, visitó las islas. Es por ello que los mapas holandeses de la época mostraban el nombre de islas Sebald.

El primer desembarco documentado no ocurrió hasta cerca de un siglo después, en 1690, con John Strong. Éste navegó entre las dos islas principales, dándole al pasaje el nombre de Falkland Channel (en la actualidad Falkland Sound o estrecho de San Carlos), en honor de Anthony Cary, 5º vizconde de Falkland, el cual, como comisionado del Almirantazgo Británico había financiado el viaje. Las islas tomaron posteriormente el nombre de islas Falkland del brazo de mar que las separaba. Esto provocó con posterioridad una serie de fricciones con España, pues este país y Gran Bretaña defendían haber descubierto cada una por su cuenta las islas y las reclamaron para sí. En 1740 se produjo un enfrentamiento armado entre las flotas de ambos países sin un claro vencedor. Posteriormente, el conde y aventurero francés Louis Antoine de Bougainville estableció un pequeño asentamiento en 1764 en la isla Soledad, al que bautizó con el nombre de Port Louis, así como un fuerte. Unos días después tomó posesión de las islas en nombre del rey de Francia (a pesar de que la colonización fuera una empresa particular suya y el rey francés se desentendiera del asunto) y las bautizó como Malouines, en honor de Saint-Malo, ciudad francesa de donde partieron los primeros colonos. De la denominación francesa procede el nombre que se da actualmente al archipiélago en español.

El Reino de España protestó una vez más ante lo que consideraba la ocupación de un terreno propio, esta vez ante la corte francesa. En 1766 Francia accedió y reconoció la soberanía española sobre el archipiélago, con la condición de que se diese una indemnización a Bougainville por su esfuerzo al pagar la expedición y el establecimiento de la colonia. Los ciento quince colonos franceses quedaron bajo el gobierno de Felipe Ruiz Puente, que procedió a construir una capilla consagrada a Nuestra Señora de la Soledad (de donde derivó el nombre de la isla principal) y varios edificios comunes como cocinas y cuarteles. También se estableció en la isla la Gobernación de las Islas Malvinas. La sede de gobierno inmediata se encontraba en puerto Nuestra Señora de La Soledad, denominación que dieron los españoles al Port de Saint Louis; aunque luego prevaleció para este puerto el nombre de San Carlos. Paralelamente, los británicos intentaron crear un establecimiento en la isla Trinidad (isla Saunders) de las islas Sebaldinas (Sebaldes Islands) también conocidas con el nombre Jasón, llamado Port Egmont. España logró la retirada de los británicos en el marco de los acuerdos llamados Convenciones de Nutka o de San Lorenzo. Con estos acuerdos, entre otras cuestiones, el Reino Unido reconocía la soberanía hispana en los archipiélagos del Atlántico Sur próximos al continente americano a cambio de asentarse en la isla de Nutka, adyacente a la de Quadra y Vancouver (actualmente conocida sólo como Vancouver, en Canadá). En cualquier caso, las fuentes británicas afirman que los británicos dejaron una placa alegando sus derechos de soberanía.

En tiempos de la Revolución de Mayo la guarnición de Malvinas fue llamada a Montevideo para enfrentar el levantamiento. Las islas fueron evacuadas en 1811 y, al igual que los británicos, se dejó una placa afirmando los derechos de soberanía. Las Malvinas quedaron desiertas hasta 1820, siendo sólo visitadas por barcos balleneros de diversas nacionalidades.

Una vez establecida la independencia argentina de la corona española, las islas pasaron a ser de soberanía argentina. En 1820 el gobierno de Buenos Aires envió una fragata a tomar posesión y reafirmar sus derechos. Durante el inicio de dicha soberanía, las Islas Malvinas dependían políticamente del Gobierno de Buenos Aires y eran utilizadas como lugar de reclusión de delincuentes peligrosos. El gobierno de Buenos Aires debía a Jorge Pacheco, comerciante, asociado con el hamburgués Luis María Vernet, suma que no podía abonarle y le ofreció que se resarciera con el usufructo de los ganados alzados que había en las islas Malvinas. Vernet el socio de Pacheco, acepto el ofrecimiento. Hizo una primera expedición al archipiélago en 1823; volvió en 1826 y desde Puerto Soledad se dedicó a la organización de sus futuras operaciones; el 5 de enero de 1828 el gobierno le otorgó la tierras que ambicionaba y que había explorado. El 10 de junio de 1829 se creó la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas con asiento en la isla Soledad y jurisdicción en las islas adyacentes al Cabo de Hornos; Luis Vernet fue designado comandante en Puerto Soledad.
Con Vernet embarcó una veintena de colonos ingleses y alemanes, además de su propia familia; en agosto de 1829 llegó a Berkeley Sound o Bahía Francesa; el 30 del mismo mes tomó posesión de las islas; era el día de Santa Rosa de Lima. En las proximidades de San Carlos, fundó la población llamada Puerto Luis al fondo de la bahía San Luis entre la península de Fresinet al sur y la península de San Luis al norte. Se dedicaron los colonos a la ganadería, a la salazón de pescado, a la plantación de árboles, a levantar corrales, pero la actividad principal fue la caza de ballenas. Estos cetáceos habían mermado mucho en su número por los abusos de los barcos balleneros. Vernet trató de limitar los excesos y el 1° de agosto de 1831 apresó a la goleta Harriet, norteamericana, en la bahía de San Salvador, por violación de la reglamentación de pesca; el 18 del mismo mes hizo lo mismo con la Breackwater, y con la Superior. El rigor de Vernet levantó protestas de los balleneros, y la corbeta de guerra Lexington desembarcó su marinería en Puerto Soledad, destruyó las instalaciones, apresó a los colonos y puso fin a la empresa de Vernet.

El encargado de negocios de los Estados Unidos en Buenos Aires se entrevistó el 15 de junio de 1832 con Manuel Vicente Maza y negó que las Provincias Unidas tuviesen derecho a reglamentar la pesca en los litorales en los que ejercía jurisdicción, amenazando a las autoridades si no volvían a reconocer al cónsul Slacum, con el que habían roto relaciones a raíz de esos hechos. Baylies, el encargado de negocios, enviado por el presidente Andrew Jackson, recibió sus pasaportes de las autoridades de Buenos Aires, prefiriendo entenderse con el secretario de Estado norteamericano. Pero entretanto Inglaterra había decidido regresar a la islas Malvinas.
Las instalaciones destruidas por la marinería de la Lexington no habían sido renovadas por el gobierno de Buenos Aires. Y el 2 de enero de 1833 apareció frente a Puerto Soledad la fragata de guerra Clio, al mando del capitán John James Onslow, a quien envió desde Río de Janeiro el jefe de la estación naval inglesa en aguas sudamericanas, T. Baker. Se encontraba en el lugar el buque de guerra Sarandí, al mando de José María Pinedo, encargado de transportar a las Malvinas al nuevo comandante civil y militar interino de Puerto Soledad, sargento mayor de artillería Esteban José Francisco Mestivier. La Sarandí tenía orden de tomar posesión de la isla Soledad y demás adyacencias hasta Cabo de Hornos; en caso de agresión dejaría a Mestivier los elementos que necesite para la defensa. El 10 de octubre de 1832 Mestivier y Pinedo se instalaron en la isla y mientras la Sarandí recorría los litorales del archipiélago y ahuyentaba a los pesqueros extranjeros, la guarnición dejada a Mestivier en Puerto Soledad se sublevó y dio muerte a su jefe. Tal fue el espectáculo que halló Pinedo al regresar de sus viajes. El 2 de enero de 1833 entró en la bahía la nave de guerra británica Clio y su comandante Onslow comunicó al jefe argentino que iba a reafirmar la soberanía británica y retomar posesión de las islas en nombre del rey de Inglaterra. Pinedo no se consideró en condiciones de resistir y optó por embarcar a sus hombres. Al día siguiente desembarcaron las fuerzas británicas, izaron el pabellón inglés y arriaron el que había dejado Pinedo, que abandonó al día siguiente las aguas de la isla y fondeó en la rada interior del puerto de Buenos Aires el 15 de enero, e informó al día siguiente al gobierno de lo ocurrido.

La prensa de Buenos Aires atacó irritada a los autores del atentado; protestaron los representantes, los ciudadanos, el gobierno, el embajador argentino en Londres, Manuel Moreno; se pidió entonces una reparación, pero no se ha logrado nada y las Malvinas siguen bajo el dominio de Gran Bretaña.
En 1842 la casa bancaria Baring Brothers envió a Buenos Aires un comisionado para llegar a un arreglo en el pago de la deuda atrasada, cuyo servicio no se abonaba desde 1828. Rosas ofreció, y encargó a Manuel Moreno de la propuesta, la cesión de las Malvinas a Inglaterra, a cambio del empréstito y de las deudas vencidas, pero la gestión no dio resultado, según mostró V. J. Lavalle Cobo en el "Anuario de la Sociedad de Historia Argentina" (1940). En nombre del gobierno de Rosas, el ministro Felipe Arana daba el 31 de noviembre de 1838 estas instrucciones al ministro plenipotenciario en Londres, Manuel Moreno: “Insistirá, así que se le presente la ocasión, en el reclamo respecto de la ocupación de las islas Malvinas, y entonces explorará con sagacidad sin que pueda trascender ser idea de este gobierno si habría disposición en el S. M. B. para hacer lugar a una transacción pecuniaria, que sería para cancelar la deuda pendiente del empréstito argentino”.

Se volvió sobre este asunto en ocasión de la llegada en 1842 del comisionado de la casa Baring Brothers, Paliciou Falconet, pero éste no quiso admitir el arreglo propuesto. En marzo de 1844, el ministro de Rosas, Insiarte, reiteró el ofrecimiento de dichas islas en pago de la deuda.

Desde 1843 el gobierno británico puso bajo administración del gobierno de las Malvinas a las llamadas Dependencias de las islas Malvinas, territorios que mantuvieron un estatus separado con autonomía financiera. Ese año las dependencias sólo correspondían a las islas Georgias del Sur, pero fueron ampliadas en 1908 para abarcar a las Sandwich del Sur, las Orcadas del Sur, las Shetland del Sur y la Tierra de Graham. Al crearse el Territorio Antártico Británico en 1962, las dependencias quedaron reducidas a las Georgias del Sur y Sandwich del Sur, hasta que en 1985 fueron transformadas en el Territorio británico de ultramar de las islas Georgias y Sandwich del Sur.


Guerra de las Malvinas

Ciento cincuenta años más tarde, los dirigentes de la dictadura argentina idearon la reconquista de las Islas Malvinas. Fuerzas argentinas recuperaron el control de las islas el 2 de abril de 1982. Comenzada la Guerra de las Malvinas, los británicos respondieron con una fuerza expeditiva que desembarcó seis semanas más tarde y después de duros combates forzaron la rendición argentina el 14 de junio de 1982.

Estatus tras la guerra

Tras el final de la guerra, el gobierno del Reino Unido prohibió el ingreso de cualquier civil con pasaporte argentino a ellas y posteriormente, el 23 de julio de 1982, estableció la "Zona de Protección de las Malvinas" centrada en el mismo punto del estrecho de San Carlos que la anterior "Zona de Exclusión Militar de 200 millas de radio", pero con un radio de 150 millas náuticas, junto con un mar territorial de 12 millas. El 29 de octubre de 1986 creó la "Zona Interina de Conservación y Administración de las Islas Malvinas", reclamando por primera vez una zona de pesca exclusiva en torno a las islas. El 22 de agosto de 1994 el Reino Unido amplió sus reclamos marítimos al crear la "Zona de Conservación Externa de las Islas Malvinas", llevando la zona bajo su control a 200 millas de la línea de base al este de las Malvinas, lo cual ha sido una fuente adicional de fricciones con la Argentina, al solaparse con la zona económica exclusiva continental argentina al oeste, norte y sur de las islas.

Actualmente los argentinos pueden ir con pasaporte de turistas a las Islas Malvinas. Las negociaciones están trabadas debido a las pretensiones británicas de que dichas conversaciones se den entre el Reino Unido, Argentina y representantes de los habitantes de las Malvinas a los que les reconoce el derecho a decidir el futuro de las mismas. El gobierno argentino, utilizando como argumento las resoluciones de las Naciones Unidas relativas a la descolonización, no reconoce a los isleños como un pueblo colonizado, sino como un pueblo trasplantado artificialmente a las islas por los colonizadores británicos y por lo tanto sólo puede tener en cuenta los "intereses" de los isleños pero no sus "deseos". Por lo general se entiende (al haber nacido o ser descendientes de súbditos británicos) que el sentimiento de los habitantes es claramente contrario a cualquier forma de relación con Argentina.

fotos


bandera

Malvinas Argentinas siempre

escudo

guerra

Inglaterra

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=http://www.youtube.com/watch?v=IjZ6a4-FUnI&feature=player_embedded
http://www.pts.org.ar/IMG/jpg/malvinas%201982.jpg

La guerra invisible

Durante 25 años, Malvinas pareció una guerra de la que prácticamente no existía registro gráfico del lado argentino. Pero esa impresión se debió más al hecho de tratarse de una guerra de propaganda en tiempos de censura que a la realidad. Ahora, en un trabajo de investigación que contó con el aporte de ex combatientes, familiares de víctimas de la guerra y militares argentinos, convocatorias espontáneas, búsquedas de archivos y hasta las fotos abandonadas que encontraron las tropas inglesas en las islas, Federico Guillermo Lorenz y María Laura Guembe publican el libro Cruces: idas y vueltas de Malvinas, en el que recopilan 80 de las casi 3 mil fotos inéditas de la guerra que encontraron.
malvinas
En la guerra de Malvinas murieron 649 soldados argentinos. La Junta Militar no pidió la repatriacion del los cuerpos. La mayoría fue enterrada en fosas comunes en las Islas por los ingleses.Esta foto fue tomada por cámaras británicas.

A casi 25 años del desembarco en Puerto Argentino, Malvinas sigue siendo el punto ciego de la historia argentina contemporánea. Casi un no lugar. Un territorio extraño y lejano, irremediablemente asociado a una guerra oscurecida por la euforia alcohólica, el nacionalismo y la censura. Un espacio-nombre donde fugan mentiras, silencios y abandonos; un umbral donde todavía naufragan las visiones más progresistas. Y Cruces: idas y vueltas de Malvinas (Edhasa) es, justamente, un libro sobre la mirada. Un libro que reúne imágenes nunca vistas: el antes y el después de la batalla, la espera y el hastío en las trincheras, los juegos en la playa de soldados casi adolescentes, el regreso (no siempre triste) al continente, los muertos y hasta la felicidad efímera del que volvió pero que no logró sobrevivir. El trabajo de investigación fue realizado por Federico Guillermo Lorenz, historiador y autor de Las guerras por Malvinas (Edhasa, 2006) y María Laura Guembe, coordinadora del Archivo Fotográfico sobre Terrorismo de Estado de la asociación Memoria Abierta. Juntos entrevistaron a decenas de sobrevivientes y familiares, revisaron archivos militares, recopilaron álbumes de fotos, y hasta viajaron a Londres para dar con un extraño botín de guerra: las fotos de los soldados argentinos capturadas por soldados ingleses en el campo de batalla.

Guembe y Lorenz se conocieron en Memoria Abierta en el año 2001, cuando trabajaban en un material sobre la dictadura para escuelas, entrevistando sobrevivientes del terrorismo de Estado. Lorenz preparaba su primer libro sobre Malvinas y Guembe le traía los cuadernos de su infancia en Bahía Blanca, cercada por la base naval, donde el desembarco había sido una fiesta. “Me acuerdo de la colecta patriótica, la recolección de dinero, las cartitas a los soldados. En la radio, la convocatoria era insoportable. La sensación era que cada torta que hacía una madre, al otro día estaba en el frente. Todos las noches se oscurecían las casas por una hora como simulacro ante un bombardeo. Se tapaban las ventanas con frazadas y había que esconderse. Era una forma más de justificar la guerra. En el sur, las marcas están en todos lados”, dice ella.

El libro está dedicado a los conscriptos. ¿Por qué?

Lorenz: Cuando trabajás el tema Malvinas, tenés que hacer primero una declaración de principios, tenés que demostrar que no sos facho. La ambigüedad del tema viene en los dos sentidos: por un lado hay militares que te pueden negar las fotos y, por el otro, para los progresistas, Malvinas es la cuña por la cual se reivindica la dictadura. El libro es otra cosa: la experiencia humana en relación con la guerra, muy enfocada en la vivencia de los conscriptos, los que no tenían otra opción más que ir. Por nuestro trabajo anterior con sobrevivientes del terrorismo de Estado teníamos la legitimidad para hacerlo. Pero todo el tiempo te corren por izquierda: “¿Malvinas? ¿Qué estás haciendo?”. Eso es muy fuerte y bastante molesto.

Guembe: Cuando un ex combatiente de Malvinas entra a un organismo de derechos humanos, no es un afectado más por la dictadura; es un ex combatiente de Malvinas. Y es una diferencia abismal. Nos interesaba trabajar Malvinas para encontrar las respuestas de ese abismo. Por qué el terrorismo de Estado se piensa sólo a partir de la ESMA.

El libro no sigue un orden cronológico, está dividido en partes: “Esperas”, “Marcas”, “Cruces” y nuevamente “Esperas”, más por la ausencia de respuesta y de final que por una historia circular. En total reúne 80 fotos seleccionadas entre más de 3 mil.

islas

¿De dónde provienen las fotos?

Lorenz: Se suele decir que sobre Malvinas no hay material gráfico, pero hay millones de fotos y toda una historia que armaron los ex combatientes y que no pudieron contar: una forma más del silencio que se armó en torno de la guerra. Algunos nos traían un disco con fotos copiadas, otros nos abrían la puerta de sus casas y nos mostraban sus álbumes familiares. Fue un trabajo en redes. Localizamos fotos de ingleses tomadas en el campo de batalla en Londres, y recuperamos fotos que volvieron pero que no circularon públicamente. Muchas de las fotos provienen del Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas de La Plata (Cecim), uno de los pocos que reúne sólo a conscriptos. Ellos nos permitieron copiar todo su archivo y hasta nos invitaron a un asado para el que convocaron a todos los que quisieran llevar sus fotos. Teníamos el libro terminado y seguían trayendo material. El padre de un conscripto se enteró de que estábamos haciendo el libro y se apareció en un bar con una bolsa llena de fotos de su hijo muerto en Malvinas.
¿Hubo quienes se negaron a ceder fotos?

Guembe: Es un libro basado en la confianza. Cada foto lleva los créditos y la autorización de los propietarios. Algunos nos autorizaron porque conocían el libro anterior de Federico. Otros no quisieron ceder las fotos porque se alinean con otra idea de conmemoración.

Lorenz: De las 3 mil fotos que juntamos nos prohibieron usar 2500. No quisiera personalizar porque entiendo la lógica de las asociaciones de ex combatientes. Ellos están acostumbrados a hacer lobby por Malvinas. Esperaban cantidad de cosas a cambio de ceder las fotos y, como no había nada, no las dieron. Pero es algo normal, están repodridos de que los usen. Las internas entre los veteranos son complicadísimas: el boletín del centro de ex combatientes de La Plata se llama Anti héroes y se quieren diferenciar de los militares de carrera; por otro lado, la Federación Veteranos de Guerra tiene como presidente honorario a Mohamed Alí Seineldín; en el medio hay todo un entramado de diferencias feroces y a partir de ahí construyen adhesiones, legitimidades y rechazos. Es una disputa de cúpulas, muy compleja y, en un punto, inabordable.
¿Recurrieron a fuentes militares?

Guembe: El libro no muestra casi escenas de combate, pero nos interesaba mucho la serie de un ataque de un avión argentino a un barco inglés. Era una tira vista desde la mira de la ametralladora que nos había dado el hijo de un piloto muerto en la guerra, que al final no nos permitió usar. Descubrimos que las fotos pertenecían a la Fuerza Aérea y pedimos una audiencia con el director de la Dirección de Estudios Históricos. No le dije quién era, ni que íbamos a hacer un libro, sólo que me interesaba el tema. Tuve que escuchar que me explicara cómo se desarma una bomba, después firmamos el permiso legal y nos dieron las fotos. Estoy segura de que al comodoro no le hubiera gustado saber que no nos interesaba dedicar el libro a ningún militar muerto en la guerra.

Argentina
Un campamento de prisioneros argentinos en las Islas. La foto fue tomada por soldados ingleses y está en los archivos del Imperial War Museum de Londres.


¿Cómo hicieron para seleccionar el material?

Guembe: Revisamos el material infinitas veces. Hubo tres selecciones previas, todas de libros distintos. Queríamos mostrar las fotos que los soldados quisieron traer. Por eso elegimos fotos con personas, retratos donde se los ve en situaciones cotidianas. La mayoría de los soldados tenía 18, 19 años, algunos 17. Y queríamos mostrar que en la guerra no era todo el tiempo guerra; era una mezcla de esperar, boludear, leer, charlar...

Lorenz: Y aburrirse, decir basta, enojarse.

Guembe: No se la pasaban llorando porque querían volver a la casa.
¿Quiénes tenían las cámaras?

Lorenz: Las fotos eran algo muy preciado y algo muy difícil de conseguir. No muchos tenían cámaras, y a veces se las prohibían. En el Regimiento de La Plata nos contaron que había un sargento ayudante que tenía una cámara profesional y que retrataba a la gente de su compañía. Le pedían que les sacaran fotos para enviarlas a casa. Pero enviarlas también era difícil. Si hay tantas fotos de la Fuerza Aérea es sencillamente porque fueron los únicos que pudieron ir y venir, casi hasta el último día.

Guembe: Hay muchos sobrevivientes que dicen que lo que más lamentaron de la rendición es que apenas subieron a los barcos de prisioneros les requisaron los rollos.

ahora mire en estos comentarios lo que hablan de las malvinas


Comentarios

Anonymous, en abril 27, 2007, dijo:

LAS MALVINAS ERAN, SON Y SERAN ARGENTINAS


alefruiz, en mayo 10, 2007, dijo:

Ya volveremos alli, no falta mucho...

arieldeeme, en agosto 21, 2007, dijo:

La guerra es una mierda...

Estefania Gallo, en agosto 23, 2007, dijo:

Las Malvinas Argentinas por siempre......................Ya volveremos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

sermore, en agosto 28, 2007, dijo:

Malvinas ARGENTINAS un sueño una ilusión y una realifdad, viva la patria, carajo.............

Marcos Vega, en noviembre 7, 2007, dijo:

Sí, asi se siente cuando te roban algo. Como se sintió la gente de mi país cuando ustedes nos robaron inmensas tierras y saquearon nuestras ciudades allá por los años 1870?. Hasta los picaportes de las puertas nos robaron. Y todo por envidia. Por culpa de ustedes hasta estos días mi país soporta un déficit económico inmenso, siendo que era uno de los más ricos de Latinoamérica. NO TIENEN VERGÜENZA.

leannn!, en noviembre 12, 2007, dijo:

las malvinas por siempre argentina!

recuerden a los heroes q dejaron su alma en las islas como tambien son heroes aquellos q siguen aca con nosotros,entre nosotros! y q estan mal por su maldito recuerdo!

LAS MALVINAS,NO IMOPORTA LO Q PASE! POR SIEMPRE ARGENTINAS!

Benny's forever, en noviembre 12, 2007, dijo:

You lot are having a laugh! the Falkland Islands will be BRITISH FOREVER and there's nothing any of you can do about it so just face it.

It will never be Agentinian always 'BRITISH'

eivan2008, en noviembre 26, 2007, dijo:

las islas malvinas seran simpre nuestras. ladrones!!! se paresen a EE.UU. (les aviso que eso es malo!!!!!) que se creen????!!!

Lilian Cali, en enero 12, 2008, dijo:

Recien conozco este programa. Lo primero que busque fue mi Pais- Argentina-, dentro de èl mi casa, y ahora el cementerio argentino en Nuestras Malvinas. Ustedes ingleses que buscaron primero??? Seguro que de las Fackland no se acordaron. Por eso siempre seran parte de Argentina, porque estan en nuestro sentimiento como una parte indivisible de nuestra Nacion.

luisren73, en febrero 10, 2008, dijo:

basta de guerras,pero las malvinas x siempre seran argentinas,aguante la renga

baio, en marzo 30, 2008, dijo:

Inglish invaders, why don't you all go to live in UK and leave our Islands with the real owners?

baio, en marzo 30, 2008, dijo:

I'll be back and I will be millions said Evita. I have nothing to hide and is not that cold Buenos Aires to use that. You are really confused about Peron, don't reed only titles, reed the whole article. Peron was militar, but not a dictator.

I found something for you: http://cgi.ebay.co.uk/Pirate-Hat-Patch-Earring-Fancy-Dress-Stag-Night-Party_W0QQitemZ300210129794QQihZ020QQcategoryZ86207QQtcZphotoQQssPageNameZWDVWQQrdZ1QQcmdZViewItem

And yes, a busy week-end, covering some tango events. How about yours? Did you took any other island from a 3rd world country? I think english flag should look nice in Galapagos Islands, doesn't it?

baio, en marzo 31, 2008, dijo:

Who taught you argentinean history? My grand mother? Please! Perón wasn't perfect, but it was the best we had, even Radicals (the opposite) recognize his merits. And you are wrong, Evita is not dead, she is alive in millions of hearts. I'm not doing my research yet, I have no time till May.

baio, en marzo 31, 2008, dijo:

@balanced, I wish you knew spanish, I found a interesting info about Perón and England...

Inglaterra y la caída de Perón: http://lists.econ.utah.edu/pipermail/reconquista-popular/2007-April/049106.html

I tried to translate a piece:

One of the little-known factors aabout Perón's fall is the growing industrialization of the country. This meant significant harm to the British tissues and leather, wich exports to Argentina were decreasing rapidly. British distrust became hostile when they realised that Perón was prepared to exploit the huge oil reserves in the Argentine subsoil.

Journal du France October 1955

God save the queen.

hunty, en marzo 31, 2008, dijo:

the falklands will always be british

baio, en marzo 31, 2008, dijo:

No hunty, in the worst of the case they will always be invaded by british pirates. Las Malinas were, are and will always be Argentineans.

baio, en abril 1, 2008, dijo:

If you are talking about Evita musical you have to know it's just a musica, it doesn't reflect reality, it's fiction based in real characters, just art not history. And yes, maybe Evita and Perón had a dark side, they where humans. I know they made a lot of mistakes, but they gave everything for the people and brought justice and progress to our country. If that progress and industry meant deficits to england or 1st world countries doesn't mean they were bad.

And radicals... well, they stole our money in the bancks in the 80's and in 2001. Peron said: The best Opposition for radicals is let them govern

baio, en abril 1, 2008, dijo:

Think what you want, but radicals are specialist in lieing, and what is worst, they belive the lies they create. I know about that, my grandmother is one of them. And is not strange that english hate Peron. It's more useful a poor country exporting raw materials than a rich one producing manufacturings.

sonia casaldi, en mayo 13, 2008, dijo:

ES MUY DOLOROSO VER UNA TUMBA SIN NOMBRE, CUANDO SABEMOS BIEN QUIENES ESTUVIERON ALLI Y QUIENES DIERON SU VIDA POR ESE SUELO TAN QUERIDO.. VIVA MALVINAS Y SUS GLORIOSOS SOLDADOS

Walter F. Schultheis, en julio 2, 2008, dijo:

Soy Argentino, pero no quiero a las Malvinas como parte de nuestro territorio.

Sí quiero, hacer mi permanente homenaje a cada Argentino, (soldados improvisados y soldados profesionales), que ofrecieron el sacrificio que ninguno de nosotros ha echo, muriendo en medio del frío y con dolor lejos de su casa y seres queridos, o sufriendo heridas y amputaciones en el cuerpo y el alma, que a muchos les costó finalmente su vida una vez de regreso.

Esos héroes, (TODOS), y cada uno de los que fueron a Malvinas y pelearon en el 1982 son mi Patria, y mi soberanía. Ningún otro Argentino lo es. No quiero ni pensar en que las Malvinas algún día sean Argentinas, para que alguna modelito gato y puta, o algún negrero como tinelli o tanta basura, se le ocurra comprarse unos terrenitos y hacer un barrio privado, o ir a hacer programas de televisión violando así la dignidad de los heores sagrados que descansan en esa tierra.

Prefiero que Malvinas siga siendo por siempre de los habitantes que viven y trabajan ahí desde hace ya generaciones, y que está visto que al menos ... tratan a los muertos con más respeto.

Que sólo permitan el paso a los Argentinos deudos de los héroes que ahí descansan, y que sea así para siempre, como un reducto inviolable de la dignidad y el honor de los Argentinos que dieron su vida y descansan ahí por siempre. Ellos hacen que las Malvinas sean Argentinas en el verdadero sentido de la palabra.

Que no dejen entrar a ningún otro argentino, como manera de prevenir que la basura viaje y haga algún espectáculo denigrante, en ese suelo sagrado.

Si queremos REALMENTE honrar la memoria de los héroes que dieron todo en ese lugar tan alejado, entonces hagamos digna a la Argentina, la cual tiene un inmenso territorio descuidado, desordenado, sucio, lleno de pobreza, falta de futuro, ignorancia, delincuencia y atrazo social.

baio, en julio 15, 2008, dijo:

Walter F. Schultheis, por lo visto ignoras que los ingleses son la peor basura de la historia. Debes aprender historia. Comienza por "Espejos, una historia casi universal" de Galeano.

Walter F. Schultheis, en agosto 3, 2008, dijo:

baio: Agradezco que intentes aconsejarme acerca de "qué" debo leer para "ilustrarme acerca de la hijaputés de los ingleses. Te aclaro que NO es necesario pues se perfectamente qué tan malos son. Además hace ya mucho tiempo dejé de leer literatura Marxista, ya que esa ideología es genocida y perversa. En cuanto al nivel de maldad de los ingleses, soy un convencido absoluto de que es relativa, ya que para mí todas las sociedades y culturas tienen un nivel de maldad y/o bondad muy similares. De nuevo brindo mi homenaje a los Héroes Argentinos que se sacrificaron por la Patria, y pido perdón por extenderme defendiendo mi posición personal en cuanto a este tema, siendo que este lugar es para ellos.

sonia casaldi, en agosto 20, 2008, dijo:

la verdad,es que ese lugar es sagrado y nuestros heroes estan alli, con todo cuidado, limpio y fuimos tratados correctamente y con mucho respeto, ya que un veterano volvia a rendir homenaje a sus compañeros muertos y a él tambien lo respetaron por haber luchado hasta que fué herido. Ingleses y Argentinos fueron victimas de gobiernos que no pensaron en las vidas que se iba a cobrar esa guerra.

baio, en agosto 21, 2008, dijo:

Respeto los ingleses? Ellos nunca respetaron a nadie, y no van a respetar a nadie a menos que alguien les de su merecido. Si nos respetaran nos devolverían las islas Malvinas y terminarían con esta cruel invasión que viene desde 1832.

mati Argento, en septiembre 11, 2008, dijo:

LAS MALVINAS SON Y SERAN ARGENTINAS!!!

LOS INGLESES SON Y SERAN UNOS PIRATAS CAGONES!

labanalisis, en marzo 6, dijo:

MALVINAS SIEMPRE ARGENTINAS GLORIA A LOS HEROES QUE LUCHARON ALLI INGLESES FUERA PIRATAS LO UNICO BUENO QUE TUVIERON SON LOS BEATLES

Héctor Omar López, en marzo 30, dijo:

Soy ex-combatiente. A quienes lean esta pagina les digo que estuve en Grytviken (Islas Georgias del Sur) el 03 de abril de 1982. Allí tambien hubo muertos y heridos. Algo desconocido por muchos argentinos es que en ese sitio murió en combate el primer "colimba" (cariñosamente lo digo), Mario Almonacid se llamaba ese chico y era de Comodoro Rivadavia. También murió el Cabo primero Patricio Guanca (Salteño él), tuvimos varios heridos en nuestro Bautismo de Fuego en la querida Corbeta Guerrico, solo que hemos sido un poco olvidados porque lo nuestro fué un día después al 2 de abril.Un cálido abrazo a todos quienes vivieron esa experiencia y compartieron sus miedos e incertidumbre junto conmigo. Mi mayor respeto y afecto a los familiares de quienes no volvieron con vida.

maria666, en abril 6, dijo:

las malvinas son argentinas y de nadie mas

faquiundo, hace 10 días, dijo:

un poco de respeto, en este tipo de fotos, aunque a algunos les paresca solo una foto. es muy importante, hay una familia detras de esa persona, que perdi un papa, un hermano, un hijo... y no es nada agradable perder un familiar. un poco de respeto

malvinas.argentinas, hace 5 días, dijo:

foto que te llega al corazon para todos aquellos ingleses putos! ladrones las malvinas son seran por los siglos simepre nuestras asi q nose vengan a meter cn nuestras cosas

balanced, hace 3 días, dijo:

English people are very nice people and with a good heart. In fact, I have never been disappointed with the English, they are the best people in the world! and I mean it!


decepcionado por los ingleses disculpen no puedo hayar mas fotos

AGUANTEN LAS MALVINAS

PERO NO SUS GUERRAS!