A la hora de cobrar dinero, ya sea de un particular, una entidad bancaria o de cualquier persona, hay ciertos recaudos que se deben tomar para identificar si realmente le están pagando con un billete verdadero.



Entre algunas de las cosas que usted tiene que tener en cuenta para revisar un billete, es en las fibras de seguridad que tiene el mismo esparcidas en su superficie, que son invisibles y se destacan al ponerse fluorescentes cuando se las expone a la luz ultravioleta; aparecen de diferentes colores: rojo, azul y amarillo. Esa es la razón por la cual cuando usted se dirige a algún comercio a efectuar alguna compra, el vendedor pone el billete debajo de una maquinita que tiene una luz, justamente para poder apreciar si el billete tiene estas fibras. Igualmente, sería una locura que usted circule con un aparato similar en su cartera o bolsillo, para poder detectar dinero falso. Pero lo que sí se puede divisar a simple vista, es la marca de agua localizada que se encuentra en el sector blanco del billete, la cual posee si se la ve por transparencia, una amplia gama de tonalidades. Por ejemplo, en el billete de cien pesos, está el retrato de Julio Argentino Roca y sus iniciales. También, a simple vista se puede apreciar el hilo de seguridad que está conformado por unos segmentos plateados que se suceden, y a trasluz, aparece una banda oscura y continua, en la que puede leerse la leyenda “BCRA $100”; si es observada con la luz azul, también despedirá una fluorescencia.

Otra cosa que no puede dejar de observar es el número. Continuando con el ejemplo de un billete de cien pesos, según el ángulo de observación que tome, el color que va a notar en el número será azul o verde.

Tenga bien presente la textura del papel, ya que ésta es algo fundamental dado que casi nunca las falsificaciones logran conseguir imitaciones que sean como el original.

A veces uno es muy confiado y no se fija cuando recibe dinero. Pero hay muchos billetes falsos dando vuelta por la calle. Preste atención a algunos de estos detalles de los que le dimos y empiece a controlar mejor el dinero. Es muy difícil reclamar después a quien se lo entregó, si usted no lo notó en el momento. Aprenda a identificarlos, es su obligación. Hay una máxima del derecho que dice que nadie puede ampararse en su propia torpeza.

Fuente