Dolores


La ciudad de Dolores es una hermosa ciudad.
Allí nació la patria.

Historia:


Historia de Dolores:

Origen de Dolores
Entre los años 1754 y 1801 ocurrieron diferentes hechos que conformaron su proceso fundacional.

Esto significa que la ciudad no surgió de un día para el otro ni de un año a otro; fue un largo trajinar que terminó el 22 de setiembre de 1801, después de vivir sus pobladores cuatro mudanzas.

En una pulpería sobre el Arroyo Espinillo, su dueño Don Manuel Sarambión, devoto de la Virgen de los Dolores, consiguió una imagen y construyó un rancho destinado a oratorio. Muy pronto estancieros de la zona y montaraces fueron levantando un rancherío alrededor del oratorio para poder hospedarse cuando llegaban a rezar..., y así fue surgiendo a partir de 1754 el pueblo de Espinillo, pues así se llamó en un principio.

En el oratorio no hubo cura hasta el año 1774 , cuando fue enviado como cura interino Fray Francisco Javier Cuestas, quien anotó el primer bautismo en el libro de la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores, construida en ladrillo y teja.

En 1781 fue nombrado el primer Cura titular de la Parroquia, el Presbítero Don Juan José Rodríguez y Pestaña. El llega en 1782 y fue grande su desilusión al encontrarse con un pueblo pobre y desolado que no tenia el agua adecuada ni la madera suficiente.

Además los hacendados se habían ido a sus estancias, abandonándolo todo; no había caminos y todo era presa fácil de contrabandistas y vagos.

Ante la situación el párroco Rodríguez y Pestaña convoca a una reunión de vecinos. Allí se habla de trasladar el pueblo a la costa del Río Uruguay al Puerto Aldao. No todos estuvieron de acuerdo, pero igual se mudan en 1782. El grupo que no estaba de acuerdo denuncia el traslado ilegal del pueblo a las autoridades de Montevideo y Buenos Aires.

Esto hizo que en 1784 se mudaran nuevamente volviendo al Espinillo.

Pasan 15 años, cuando en 1799 se recibe la orden de Buenos Aires de trasladar la iglesia y el pueblo a la costa del Río San Salvador. Esta mudanza se cumple entre el 22 de setiembre y el 12 de octubre de 1801.

Todo un pueblo se muda nuevamente, en carretas, a caballo y por caminos casi inexistentes.

Cuentan que al frente de esa caravana, iba una carreta llevando la imagen de la Virgen de los Dolores, como patrona y protectora de aquel pueblo. De ahí el nombre de nuestra ciudad.

Esa fue la fundación definitiva de Dolores sobre la margen izquierda del Río San Salvador y toda Dolores rememora ese hecho cada año.

La ciudad de Dolores (Uruguay)


Centenario de Dolores
Por el 21 y 22 de setiembre de 1901 , la Villa de Dolores, estaría celebrando sus 100 años de existencia. Para esa fecha contaba con más de 3000 habitantes y por su comercio y sus instituciones sociales uno de los más adelantados y cultos pueblos de la República.

Geográficamente era pintoresca, principalmente por la proximidad del río cuyo monte conservaba ejemplares preciosos de la flora primitiva del país.

Grandes fiestas se celebraron en Dolores para conmemorar el Centenario, fiestas que despertaron gran entusiasmo entre sus habitantes y los de la región. Un numeroso grupo de doloreños radicados en Buenos Aires, viajaron desde allí, para asistir a las celebraciones, al igual que vecinos de la campaña, familias mercedarias, de Villa Soriano y otros lugares. Esta gran concurrencia determinó que los festejos tuvieran un brillo inusual para la época.
ciudad


Uruguay

La Comisión Popular de Festejos del Centenario de la Fundación de la Villa de Dolores, estaba dirigida por un presidente honorario, el señor Luis Madrid, persona muy querida en Dolores donde se había desempeñado durante 23 años como receptor de Aduanas y miembro de la Comisión Auxiliar de la Villa con lo que supo contribuir al mejoramiento local de la misma.

Las fiestas se inauguraron el día 21, descubriéndose una placa conmemorativa de la fundación que fue colocada en el edificio de la Comisión Auxiliar. Seguidamente el Sr. Esteban Podestá, primer secretario de la Comisión Popular, dio lectura al discurso oficial de apertura, se ejecutó el Himno Nacional por la Banda del 4º de Caballería y finalmente la concurrencia fue invitada a un lunch servido en el salón de la Comisión Auxiliar. Se destacó también la velada organizada por la Comisión de Damas, en honor de la Patrona de Dolores. Esta velada se efectuó en el Club Unión.

El día terminó en medio de un gran regocijo popular, retreta en la plaza y fuegos artificiales por la noche.

Las fiestas del 22 dieron comienzo con la Procesión Cívica, a la que asistieron las autoridades departamentales y locales, Monseñor De León, el cura vicario, las escuelas, todas las sociedades de Socorros Mutuos y recreativas.

Se calculan en 2500 los concurrentes. Durante la procesión se repartió al pueblo la medalla conmemorativa del Centenario, esta medalla se hizo circular juntamente con las que recuerdan el centenario de la traslación de la Virgen

En el templo se cantó el Tedeum y finalmente el pueblo se reunió en la plaza pública, donde el mismo señor Podestá leyó el discurso de clausura. Por la noche hubo iluminación, retreta y fuegos artificiales.

Medalla Centenario Dolores

iglesia

Soriano


Medalla Centenario de la traslación de la Virgen

Dolores


Bicentenario de Dolores.
El primero de enero de 2001, la ciudad festeja la llegada de un Año Nuevo, un año especial pues Dolores conmemora sus 200 años de HISTORIA. Se pensó para organizar una fiesta de esta magnitud en la gente, en los mismos doloreños que aportarían sus ideas, sus trabajos, su cultura. Se formó entonces un Comité Ejecutivo del Bicentenario de Dolores que dispuso bregar por proyectos que se aspiraban lograr para Dolores. Además el Comité dispuso también que no se celebraría el cumpleaños de la ciudad sólo el 22 de setiembre, fecha de su fundación, sino que durante todo el año 2001 se efectuarían espectáculos culturales y deportivos, en consonancia con el acontecimiento que celebrara toda la población.

Los festejos conmemorativos del Bicentenario de la Fundación Definitiva de Dolores dieron comienzo en la noche del 2 de enero del 2001, con un gran espectáculo en la Rambla Costanera, con la presencia de autoridades, la participación de conjuntos musicales y el importante cierre con fuegos artificiales sobre el Río San Salvador.

A partir de la fecha se continúa con una serie de hechos y celebraciones emotivas que le dan realce al marco del Bicentenario:

*

Encendido de la llama votiva en Plaza Constitución cuya antorcha realizó un recorrido por la ciudad partiendo desde el Espinillo.
*

Creación del parque "Memorial de los 200" años frente al Estadio Cerrado, proyecto realizado por las hermanas Ana Lucía y Virginia Iza Rucks.
*

Actuaciones del Coro Municipal de Dolores.
*

Actuación del Coro Infantil Municipal.
*

Actuaciones del Coro doloreño "Musitando".
*

Un chasque entrega al Presidente de la República, un paquete que contiene el sello conmemorativo del Bicentenario.
*

Firma en la Junta Local del "Documento de Hermanamiento de Integración" con la ciudad de Dolores de la República Argentina.
*

Campeonato Nacional de Bochas, titulándose campeón el Club Nacional de Dolores.
*

XX Congreso Nacional de Comisión de Apoyo Fundación Peluffo Giguens.
*

Lanzamiento proyecto de Ciclismo Deportivo y Recreativo VELOX Team Tour con la presencia del medallista olímpico Milton WYNANTS.
*

Actuación de la orquesta "Los Estudiantes" en Asoc.Agropecuaria.
*

Mural "Dolores 200 Años" realizado por el artista Julio Asarián sobre las centenarias paredes del Molino San Salvador.
*

Jornadas de actualización, exposiciones y conferencias varias durante todo el año.

Llegado el mes de setiembre, y a pesar de un serio brote de Fiebre Aftosa que golpeó duramente a la zona meses anteriores y que afectó severamente a la producción, los ánimos de la gente no se apagaron y así todas las instituciones públicas y privadas se plegaron, cada una a su medida, al gran cumpleaños, que se vio engalanado por la presencia del Presidente de la República: Jorge Batlle.

Palco oficial:

maxi


Delegación Sociedad Italiana

Fiesta de la primavera



Historia del Puerto
El primer muelle que existió en Dolores estaba ubicado sobre el San Salvador, frente a la actual calle Puig. No era una construcción realizada para tal fin sino que se aprovechó una barranca del lugar.

En 1911 se construyó el 1er. muelle de madera en Cañada Contreras. Aproximadamente por el año 1930 se construyó el actual en el mismo lugar, que es de adoquín.

La Sub Receptoría de Aduanas tuvo sus oficinas en distintos sitio de la ciudad. En 1912 fue trasladada a un edificio construido en una esquina del actual predio (calle Soriano), el que fue demolido en el año 1946 y se levantó el moderno edificio que ocupa en la actualidad, en la esquina de 18 de julio, siendo inaugurado en el año 1947.

Entre los primeros barcos que entraron a Dolores, podemos nombrar al "VICTORIA EMA" que se incendió en el puerto local, en el año 1909 cuando aún no se había hecho el muelle. Este era un barco de madera con máquina a vapor y se dedicaba al transporte de mercaderías.

Otro de los barcos que operaba en nuestro puerto era el "ELECTRA EMA" que era de madera, de 120 toneladas aproximadamente, con motor. Aún en 1961 pudimos apreciar al "Electra EMA" en tierra, en el varadero del Cerro, en Montevideo.

En la década de 1920-30 se quemó totalmente otra embarcación, "EL MASCOTA", barco grande, a vapor, que se incendió a las 3 de la madrugada.

También navegaban el "FEDERICO" y "LA TIMBO". Esta última era propiedad de Don Antonio Paseyro, de pequeñas dimensiones, 20 toneladas aproximadamente, con motor a nafta. Era un barco de carga que hacía recorridos cortos.

En las cercanías del año 1930 se fue a pique en el puerto de dolores, la chata "LA CONCEPCION" cargada de lino. Después la reflotaron y continuó navegando y al fin terminó en el Río de la Plata cuando otra vez se fue a pique cargada de piedra, en el paraje "San Gregorio".

En estos años existía en Dolores lo que podríamos llamar "SU PRIMERA COMPAÑÍA NAVIERA", propiedad de Don Salvador Torres. Esta se había fundado por el año 1900 con la sociedad del Sr. Salvador Torres y Don Antonio Risso. Se iniciaron con dos embarcaciones: "LA LINDA ARMONÍA" y "EL JOSECITO".

"La Linda Armonía" era un velero con aparejo "paylebot", de 60 toneladas. En un viaje de Montevideo a Dolores, cuando venía cargada de cal viva se incendió frente a las costas de Rosario, en el Río de la Plata. Habiendo viento noroeste y mucha marejada, "La Linda Armonía" fondeó con las dos anclas. El agua rompió el encerado de escotilla y cayó agua a la bodega, lo que produjo el encendido de la cal viva. Sus tripulantes ante la imposibilidad de poder virar las anclas, desengrilletaron las cadenas y fueron a la costa donde el barco terminó de incendiarse pero se salvó la tripulación. "El Josecito" era una balandra en la cual Don Salvador Torres navegaba solo. En una ocasión, antes del año 1900, realizó un viaje al Paraguay, remontando el río Paraná. De ida hizo el viaje en parte a remolque de otros barcos grandes pero a la vuelta, regresó solo. En esta embarcación el Sr. Salvador Torres traía mercaderías adquiridas en otros puestos y las comerciaba en nuestra ciudad. A través de los años fueron incorporando otros barcos hasta lograr tener una pequeña flota. Uno de los primeros barcos fue "IRENE" que era una embarcación de madera, de aproximadamente 80 toneladas, que se dedicaba al tráfico de mercaderías provenientes de Montevideo y llevaba de esta zona carbón vegetal. Este barco está a pique en el San salvador, costa de Guimera, frente a Calle Puig. "Irene" fue construida en Buenos Aires con la finalidad de dedicarla al transporte de citrus, del Paraguay para la Argentina. Era aparejado a "paylebot de gabia".

Después adquirieron "LA SIRENA" que era una embarcación a vela, paylebot. Está a pique también en el San Salvador, frente a calle Asencio, en la costa del Rincón de Guimera y cuando el río estaba bajo, se veían sus restos.

Otro de los barcos fue "LA CONSTANCIA" que era también a vela, de 80 toneladas. Primero había sido un barco de guerra brasilero y posteriormente en Montevideo lo hicieron "paylebot de vela" completamente de nuevo. este barco transportaba autos y distintas mercaderías y en una ocasión, en 1927, trajo sobre la cubierta 4 FORD T para la firma Lorenzi. Principalmente en Navidad y Año Nuevo este barco era esperado con entusiasmo por parte de los moradores de nuestro pueblo, principalmente de origen italiano y español, ya que era en los barcos a vela donde se traían los dulces y confituras para esta fiestas

Cuando se fundó el club Náutico de Dolores, en 1944, su primera sede fue esta embarcación, "La Constancia" que fue cedida en préstamo para este fin. Después de unos años fue llevada al arroyo Canelón, sobre la boca del San Salvador para depósito de carbón. Allí se fue a pique. Posteriormente se realizó la adquisición de las naves "ANA BLANCA" y "SAN JUAN PRIMITIVO". Después del año 1930 acompañaban a Don Salvador, dos de sus hijos, Salvador y Ricardo Torres. El mayor, Salvador como Capitán y Ricardo como maquinista.

Además navegaron para la empresa Victorio Torres en algunos viajes; su hermano político Omar Ghezzi durante varios años y el hijo de este último Enzo Ghezzi.

"Ana Blanca", llamada también "La Correntina" por haber sido construida en la ciudad de Corrientes (República Argentina), era una embarcación de madera, con aparejo "paylebot", de 90 toneladas aproximadamente. Hacía la línea Dolores-Montevideo, transportando carbón vegetal. En uno de esos viajes (año 1944), de Fray Bentos a Montevideo, se fue a pique, próximo a Santa Lucía. Sus tripulantes abandonaron la nave y se fueron en una lancha a remo hasta la desembocadura del río santa Lucía. "Ana Blanca" quedó así perdida en las aguas del Río de la Plata. En 1936 se incorporó la nave a motor "CORONEL GALARZA". Había sido propiedad anterior de Don Antonio Paseyro y traía mercaderías para la antigua "Casa Paseyro". Cuando la adquirió el Sr. Torres funcionaba con motor semi-diesel. Era de madera y tenía 2 velas auxiliares (trinquete y trinquetilla).
virgen

auf

maxarotto

La ciudad de Dolores (Uruguay)

ciudad

Uruguay

iglesia

Soriano

Dolores


Realizaba el mismo recorrido y desempeñaba las mismas funciones comerciales que los barcos anteriormente citados. El último de los barcos de esta compañía fue el "CIUDAD DE DOLORES", adquirido en el año 1944. Al efectuar la compra de este barco se le puso nombre en honor a nuestra ciudad. Anteriormente se llamaba "E PUR SI MUOVE" (y sin embargo se mueve, palabras de Galileo) y había sido propiedad de los Sres. Luis Parma y Manuel Lema. Se construyó en Buenos Aires en 1871 con casco de madera y aparejo "paylebot".

La forma de su popa era elíptica. En 1945 se autorizó el cambio de nombre de este barco de carga que ya tenía entonces motor semi-diesel y cargaba hasta 40 toneladas. Ya en estos últimos años se notaba la paralización de nuestro puerto lo cual esta empresa vio disminuida sus actividades.

Paralelo a los viajes de estos barcos, otras naves surcaban las aguas del San Salvador y desempeñaron un importante rol en la actividad de nuestro puerto.

Después del 1900 operaron aquí los veleros: ENEA, BIACA MAGDALENA, ARROGANTE, VALILLA, INOCENTE, RESNONVERVA, PRECURSOR, FERRUCIO, LEONA, ENVIDIOSA, etc.

Otros barcos que funcionaron a vapor o con motor eran: INCA, DON LUIS, VENCEDOR, ZABALA, CHARRUA, DON RAFAEL, DON JOSÉ, don Andrés, golfo nuevo, san Antonio, independencia, constitución, el protegido, Juana María, don pedro, coloniense, tres hermanos de colonia, joven martín, torito, guemes, blandengues y voladora.

El "Blandengues" trajo el adoquín para la copa superior del muelle de nuestra ciudad que es de hormigón armado. La "Voladora" vino de Italia a vela, cargada con 50 toneladas de sal, pero después se le puso motor.

Entre los barcos grandes que amarraron en nuestro puerto podemos nombrar el ARAPEY de 1000 toneladas y URUGUAY de 800 toneladas que tenían que dar la vuelta en el San Salvador ya que por sus dimensiones no lo podían hacer en la Cañada Contreras.

También eran naves de mucho tonelaje: otoño, Montevideo, san salvador, comercio libre, ciudad de necochea amberes, fabrica nacional de papel, santa maria magdalena ybraga.

Innumerables chatas uruguayas y argentinas, imposibles de citar, también operaron en el puerto de Dolores, dinamizando su actividad.

También navegó la "COLOMBA" barco éste que venía comandado por un vecino de Dolores, Sr. Juan Lisorio.

Asimismo podemos citar los barcos, propiedad del Sr. Juan Viurrarena, "FELIZ JUANITA" y "FELIZ FORTUNA". También operaban en nuestra ciudad, en las primeras década del siglo, los barcos de pasaje. entre ellos recordamos "EL AGUILA", "DORADO","YAGUARON" y "A.B.C.". Realizaban la línea Dolores- Mercedes y trasbordaban en el río Uruguay, frente al Yaguarí, al vapor de pasaje que procedente de Buenos Aires, llegaba hasta la ciudad de Concordia (República Argentina).

Las Agencias Marítimas que han existido en nuestra ciudad son: la Compañía Mianovich, argentina, que por muchos años la representó el Sr. Felipe Sampedro y estos barcos de pasaje, anteriormente citados, pertenecían a dicha empresa.

La Agencia Marítima de don Juan Bautista Piazze, que también contaba con barcos de carga. Estos eran:"LIBIA", "LA RUBIA " y "DON LUIS PIAZZE". En "La Rubia", en muchas oportunidades, se transportaba nafta para el litoral, que venía envasada en latas de 20 litros. Estas venían en cajones que contenían 2 latas cada uno. El capitán era el Sr. Luis Piazze, padre del propietario de la nave.

Llevaba como maquinista al Sr. Máximo Rodríguez, antiguo funcionario del puerto y además integraba la tripulación un marinero conocido con el apodo de "Taco".

Alrededor de 1930 se produjo una explosión en este barco, en el puerto de Salto, lo que ocasionó el fallecimiento de su capitán, don Luis Piazze.

Otras de la Agencias Marítimas fue la que perteneció al Sr. Ricardo Viurrarena, quien también tenía dos remolcadores de río: "DIS YBUDIS" e "ITAPEBI".

La última Agencia que recordamos de aquella época, perteneció al Sr. Marcelino Buscio. Actualmente funciona la agencia Marítima del Sr. Eduardo Piazze cuya oficina se encuentra en calle Asencio, frente a Plaza Artigas.

Retrocediendo al siglo pasado, recordamos igualmente que existió en nuestra ciudad un astillero, dedicado a la construcción de barcos, propiedad del Sr. Bartolomé Buscio que trabajaba conjuntamente con los Sres. Francisco, Angel y Roque Celecia. Estaba ubicado sobre la costa del San Salvador, entre calles Puig y Varela. Construyeron: "LA ESTRELLA ORIENTAL", "NATIVIDAD DE DOLORES" y "NATIVIDAD DE DOLORES II".

El puerto de Dolores se encontraba entre los primeros puertos cerealeros del país y hasta el año 1946 operaban barcos de mercadería para el comercio de plaza.

Luego el transporte terrestre, más económico, redujo a la nada la actividad del puerto local, al punto que por muchísimos años prácticamente operó en el puerto solo el buque tanque "ANCAP V", trayendo combustible en sus depósitos para la planta de ANCAP local.

Ahora se ha reiniciado la actividad portuaria ya que varios barcos han llegado a nuestro puerto para cargar cereales con destino al exterior.


Historia de la Iglesia "Nuestra Señora de los Dolores"
El padre José Bonifacio Redruello mientras esperaba la autorización de Buenos Aires para efectuar el traslado de la población del Espinillo, estaba construyendo una Capilla en la margen izquierda del río San Salvador, a unos 27 km de su desembocadura.



El 1er párroco fue el padre Redruello quien estaba en el Espinillo desde 1798 y actuó en la nueva Parroquia hasta mediados de octubre de 1801. Luego interinamente se ocupa de la Iglesia Fray José Pelliza que reside en la Calera de las Huérfanas, quien el 14 de febrero de 1802 la entrega al fraile mercedario Don Ramón Irrazábal.

El 2 de mayo de 1803, este último fue sustituido por el Pbro. Gregorio Rodríguez.

En ese entonces la Iglesia se definía así: “Un cercado de ñandubay de 4 cuadras en circuito, de 100 varas la cuadra y dentro un galpón que se destinó para la Iglesia; techado con techos viejos de paja, que condujeron de la Iglesia vieja en pedazos y quinchado por los costados y mojinetes con único: vencidas las que forman paredes; y todo él inservible por lloverse e indecente”.

Don Gregorio Rodríguez rigió esta Parroquia durante “4 años, 3 meses y 17 días” .

Desde entonces hasta 1812 regentearon por su orden el Padre Irrazábal, el Dr. Ramón de Olabarrieta, Fray Pedro Quiñónes y Fray Santiago Simal.



El cementerio estaba contiguo a la Iglesia.

La guerra con sus consecuencias de destrucciones y “arrastre de gente”, también desmanteló al pobre pueblo de Dolores, habiendo de marchar allá por 1814 el Cura Párroco a la ciudad de Buenos Aires. Parece que se llevara consigo los Libros Parroquiales para que no sufrieran los desmanes del incendio o se perdieran.

Esa debe ser la principal razón porque haya una laguna de asientos Parroquiales entre 1814 y 1820.

En 1820 se presenta como Cura Interino el Padre Ramón Irrazábal por 3ª vez.



En 1850 el Templo era en forma de rancho a 2 aguas, de material, de unas 25 varas de largo, con techo de paja, quinchado sobre 120 cañas tacuaras.

En 1857 se compraron 100 cañas a "2 pesos,32 cuartos" y se pagó al techador y su peón "un peso y 70 cuartos".

Al frente y sobre el techo, había una cruz que fue renovada el 8 de marzo de 1859.

Dos campanas llamaban a los fieles para los Oficios religiosos que eran del Espinillo, otra mandó hacer el Padre Bergareche en 1840.

El campanario se había construido al costado y cada poco tiempo se compraban sogas para tocarlas.

Adelante de la Iglesia había un cantero con plantas y flores que llegaba hasta la calzada y que hacía las funciones de atrio.

Las paredes exteriores del Templo estaban revocadas y pintadas; las interiores eran blanqueadas y hasta cierta altura se le aplicaba un friso "tratado al negro humo".

El cielorraso era de lienzo blanqueado y sostenido por fuertes sogas. La iluminación consistía en una larga serie de faroles incrustados en la pared y que tenían unas 24 velas de sebo.

El padre Bergareche estuvo durante 40 años en nuestro pueblo y trabajó en gran forma por el decoro del Templo.

Todos los años en marzo, para la Semana Santa lo hacían blanquear totalmente.



Respecto al uso de instrumentos musicales se puede apreciar que al final de cada mes el Señor Cura pagaba a un Sr. "Funes" cierta cantidad de pesos por "tocar la flauta en las funciones".

Antes, el día patronal se celebraba el viernes de Semana Santa pero en 1859 el Padre Bergareche cambió el día de celebración, trasladándolo a septiembre, 58 aniversario de la fundación de la Villa de Dolores. En esta ocasión se compraron 2 docenas de faroles para el alumbrado; se colocó un nuevo cielorraso. Arreglaron el piso y pusieron varias gradas o escalones de madera en el altar mayor.

El 14 de julio de 1857 el Senado y la Cámara de Representantes sancionó la ley 543 que dice: Adjudicase en favor del Departamento de Soriano, la suma de cinco mil pesos, de los cuales tres mil quinientos serían para la conclusión del Templo del Pueblo de Dolores.

Como puede apreciarse es de mucha importancia la citada ley parlamentaria y a pesar de que en ella se habla de "conclusión" del Templo del Pueblo de Dolores, se puede deducir que ella pudo ser el primer paso para el comienzo de uno nuevo aunque haya contribuido a la restauración del 1er rancho.

En 1860 en Dolores se pensaba que debería construirse un rancho más capaz con la colaboración de los vecinos y con la ayuda del estado. En mayo de este mismo año se reúnen 59 ciudadanos en la casa del Sr. Cura Párroco con la idea de construir un nuevo Templo en atención al malísimo estado del actual.

En acta labrada en esta ocasión se estableció "que en el terreno perteneciente a la Iglesia de esta Villa, se edifique otro de una nave con 50 varas de largo, 10 de ancho, con techo de bóveda, debiendo subordinarse el orden de arquitectura a la Comisión Directiva que más adelante se expresará, en conformidad con el inteligente que ella elija".

Los deseos de todos eran comenzar cuanto antes un edificio bello para Iglesia Parroquial.

Para cumplirlos se reunieron y buscaron por todos los medios posibles el dinero y especies realizadas como dice el acta. Pero la cantidad no ascendió a mucho y en el seno de la Comisión reinó el pesimismo.

En 1866 se reúnen nuevamente los vecinos en la Casa Comunal, al llamado del Sr. Alcalde Ordinario, Don Miguel Madrid.

En dicha reunión se resolvió levantar una suscripción para mandar fundir dos campanas y pagar su trabajo.

El 6 de diciembre de este mismo año se resolvió por pluralidad de votos que las campanas debían pesar cuarenta arrobas las 2 juntas siendo una de ellas menor que la otra.

Llegaron a Dolores en abril de 1867 y fueron padrinos de la mayor, Don José María Ruiz y de la menor Don Miguel Madrid.

Este es el origen de las campanas que hoy tocan a vuelo en nuestra ciudad y ambas lucen la misma inscripción: "Fundición de Jorge West y Cía. sucesores de D. Ignacio Caracorri, calle Ituzaingó y Yerbal, Montevideo, año 1867. Los vecinos de la Villa de Dolores y su jurisdicción dedican a su Templo esta memoria".

El 14 de diciembre de este año 1866 se reúne la Comisión Pro Construcción de un nuevo Templo para Dolores con la finalidad de nombrar una delegación que entrevistara al Sr. Presidente de la República, D. Venancio Flores que se encontraba en Mercedes.

Son designados los Sres.: Don Miguel Madrid, Sr. Cura D. Manuel Palacios, Sr. Felipe Péndola y Sr. Luis Madrid quienes piden al Magistrado la subvención del Estado para iniciar la obra.

Tratan este asunto durante pocos minutos y logran que se les conceda la venta de dos estancias fiscales para obtener recursos.

Además, el mismo Gral. Flores se compromete a estudiar y hacer los planos ayudado por algún arquitecto capitalino.

Con indescriptible entusiasmo se recibió la noticia en el seno de la Comisión constructora del Templo.



El 23 de enero de 1867 se recibe carta del Sr. Presidente de la República concediendo la venta de ganados fiscales y otorga 2 leguas de terrenos fiscales. Esa fue la 1ª ayuda del Estado.



En agosto de este mismo año Don Venancio Flores envía una subvención de $ 1.000. Aconseja en el mismo documento que a la brevedad posible comiencen a tratar con los constructores.

Con ese impulso, los doloreños se encargaron durante todo el año 1868 en conseguir el material de la nueva iglesia. A don Marcos Bergareche le encomendaron que consiguiera la cal de la canteras del Queguay: mil fanegas.

Don Francisco Solari y D. Luis Madrid trajeron 4 carradas de piedra para los cimientos. La Comisión entera compró 1000.000 ladrillos y la arena.

En marzo del año siguiente visita a la Comisión un Arquitecto enviado por el Gobierno Nacional. El Sr. Dupor indica la practicidad de construir el Templo en la esquina frente a la plaza (donde hoy está). Al medir el terreno comprueban que faltan 5 varas y media de fondo y 25 de ancho. Don Luis Madrid, vecino lindero de la iglesia cede todo lo necesario, como contribución propia.

Pocos días después, cuando creen que todo está dispuesto para comenzar la obra se reúnen para elegir los padrinos de la piedra fundamental del edificio. Se resuelve por unanimidad que sean el Pte. de la República, D. Lorenzo Batlle y su señora esposa.

Pero esta ceremonia debió ser aplazada. La situación política de la Nación, la falta de recursos, el continuo trajín y zozobra que producen las revoluciones hicieron que la obra que ya iba a comenzar, hubiera de detenerse.

El templo de Dolores debía sufrir una espera más y la Comisión Constructora un nuevo desengaño. Fue entonces cuando el Gobierno Departamental de Soriano intentó apropiarse de la subvención, del Gral. Flores y dedicarla a la construcción del Templo de la ciudad de Mercedes. Desde entonces fueron creciendo las dificultades, los ánimos se enfriaron, la guerra empobreció a muchos, el Cura Párroco, con bastante mas edad, no tenía las necesarias energías para emprender casi solo la enorme empresa y muchas causas mas hicieron postergar el cumplimiento de los planes antiguos.

Pero este período tiene el indudable valor de que fue el que preparó la idea que le llevó al P. Galarraga, apenas llegado a construir el actual edificio de la Iglesia de Dolores

Lo que se construyó fue una parte de los cimientos y las columnas del atrio. Luego sucede un paréntesis de mas de 20 años.

Noventa y un año median entre el primer rancho que levantara el Padre José Bonifacio Redruello para Capilla de Dolores y el edificio que iniciara el Padre Ignacio Galarraga en 1892.

Sólo estaban las 4 columnas del atrio y los cimientos por muchos años en la esquina de las calles Dolores (hoy Puig) y Artigas. A los 30 metros escasos todavía "aguantaba" el ranchito humilde y valeroso que costó mas de "600 y tantos pesos" al padre Bergareche.

El 22 de diciembre de 1892 se hace cargo de la Parroquia el Pbro. Ignacio Galarraga. Comenzó ardorosamente los planes realizados en 1867.

Estableció dos Comisiones Pro Templo: masculina y femenina. Alentó a todos a colaborar y tuvo la dicha de hacer bendecir la primera etapa (una nave y el atrio) a los pocos meses de comenzar.

El viernes de Dolores del año 1894 se bendijo solemnemente la nave Central de la Iglesia. Actuaron de padrinos el Gral. D. Gervasio Galarza y la Sra. Doña Faustina Ruiz de Domínguez.

A los años se levantaron las naves laterales utilizándose primeramente la que da a la calle Artigas, mas tarde la otra que fuera Colegio Parroquial.

En 1933 el Párroco Agustín Vidal continuó la obra del Templo. Después de llamar a los vecinos y encomendarla a los Arquitectos Elceario Boix y Horacio Terra Arocena y a su Empresa Constructora, hace el crucero y ábside en forma definitiva, con la bóveda interna terminada, alargándose así el Templo en unos 12 metros.

En 1950, la Comisión Pro Obras del Templo Parroquial, se propuso levantar toda la nave central hasta la altura del crucero y edificar las torres hasta los 36 metros, sobre los lados del frente y revocar todo el ámbito externo del edificio.

Este proyecto no se concretó en su totalidad quedando la Iglesia sin revocar. Hoy la Iglesia es un símbolo de nuestra ciudad, así, con las características que posee. Por eso ha despertado muchas controversias la idea de revocarla .

Orígenes de la Iglesia
maxi


Sin torres
Fiesta de la primavera


Frente actual de la Iglesia
virgen


Vista desde la plaza
auf


Altar mayor
maxarotto

La ciudad de Dolores (Uruguay)


Altar lateral derecho
ciudad


Altar lateral izquierdo
Uruguay


Nave principal
iglesia


Nave lateral izquierda
Soriano


Pila bautismal
Dolores