¿ERA JESÚS EL MESÍAS?

El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Respondiendo Simón Pedro,dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
(Mateo 16:15,16).


Era Jesús el mesías?

El mensaje cristiano es radicalmente diferente del de cualquier otra religión. Mientras que otras religiones tienen reglas, credos, e instrucciones para vivir, el Cristianismo es realmente una persona—Jesucristo. Si usted saca a Cristo del Cristianismo usted no tiene nada. Entonces, ¿Qué evidencia existe de que Jesús es quien él afirmó ser? ¿Cómo sabemos que él fue quién él afirmó ser, y no algún tipo de impostor? Echemos un vistazo a algunos renombrados impostores y veamos si ese título encaja en Jesús, o si hay evidencia para sostener sus afirmaciones


Ferdinand Waldo Demara Jr, fue llamado, el gran impostor. Demara sostuvo falsas identidades de psicólogo, profesor universitario, jefe del departamento universitario, maestro de escuela, y guardián de la cárcel. Él incluso realizo cirugías como un falso doctor.



Algunos argumentan que Frank Abagnale fue aún un mayor impostor. Entre las edades de 16 y 21, Abagnale fue uno de los más exitosos artistas estafadores del mundo. Él cobró $2.5 millones en cheques fraudulentos en todos los 50 estados y 26 países extranjeros. También se hizo pasar exitosamente a como piloto de una compañía, un abogado, un profesor universitario, y un pediatra antes de ser aprehendido por la policía francesa.

Si esta historia le suena familiar a usted, es probablemente porque usted vio la película del 2002 “Atrápame si puedes”, en la cual Abagnale fue interpretado por Leonardo DiCaprio (quien transcurrió como actor en Titanic).

¿Qué tomaría para superar a Abagnale como un hombre estafador? Bueno, si Jesucristo no era el Mesías que afirmaba ser, no habría concurso. No estamos hablando sobre estafar a miles, como en el caso de Abagnale. Si Jesús fue un impostor, su trabajo de estafar engaño a miles de millones de personas y cambió el curso de 2000 años de historia.



Entonces, ¿podría Jesús haber sido un falso Mesías, engañando incluso a los más sobresalientes estudiosos religiosos? ¿Es posible que él haya sido preparado por sus padres o mentores encubiertos para convertirse en el prometido rey que Israel había estado esperando por un largo tiempo?



De hecho, si Jesús fue un impostor, él no sería la primera persona en la historia de Israel en haber mentido sobre ser el Mesías. A través de los siglos previos al nacimiento de Jesús, y también después, muchos auto-proclamados mesías se levantaron, solo para luego ser demostrado que eran estafadores o lunáticos.



La profecía hebrea antigua claramente había predicho el reinado de un futuro rey quien traería paz a Israel y sería su Salvador. Un sentido de expectativa llenó la tierra y cautivó la esperanza y aspiraciones judías. En tal atmosfera como la de Israel, ¿no podría alguien menos calificado haber sido impulsado a, o haberse ajustado por su propia cuenta para encajar al molde de Mesías? La respuesta a esa pregunta cuelga en las profecías del Antiguo Testamento que apuntan al Mesías.
Piezas de la Boca de Dios.



De acuerdo a las escrituras, el Dios de los hebreos habló a su gente a través de los profetas, hombres y mujeres que fueron especialmente cercanos a Dios y quienes podían o no podían haber sido parte del establecimiento religioso. Algunos de los mensajes de los profetas fueron para el presente; otros, para el futuro. De igual modo, su rol era proclamar las declaraciones de Dios y revelarlas a la gente.



En general, ser un profeta se comparaba en ese entonces con un trabajador en una planta de empacado de carne, entre los empleos más peligrosos del mundo. Incluso cuando ellos estaban diciendo la verdad, los profetas podían ser asesinados o arrojados en la cárcel por aquella gente a quienes no les gustaba lo que estaban diciendo. (Algunos reyes odiaban escuchar malas noticias.) Según relatos históricos, el profeta Isaías fue aserruchado a la mitad.



Entonces considere el dilema de un profeta: muerte, si era probado que el estaba equivocado y la posibilidad de muerte si estaba en lo correcto. Ningún profeta verdadero quería ofender a Dios, y solo unos pocos querían ser aserruchados a la mitad. Así la mayoría de profetas esperaron hasta estar absolutamente convencidos de que Dios había hablado, o bien mantuvieron sus bocas cerradas. Los reyes empezaron a estremecer ante sus palabras. El mensaje de un verdadero profeta nunca estaba errado.



Ahora aquí hay una pregunta: ¿cómo podría la precisión de estos profetas bíblicos coincidir con los psíquicos de hoy?
¿Profetas versus Psíquicos?



Para considerar si la precisión de los psíquicos modernos se aproxima a los profetas bíblicos, tomemos a Jean Dixon como un caso de estudio. Esta psíquica americana parecía tener una habilidad especial para predecir eventos. Pero en análisis su reputación parece injustificada.



Por ejemplo, Dixon tuvo una visión de que el 5 de febrero de 1962, un niño nació en el Medio Oriente quien transformaría el mundo para el año 2000. Este hombre especial crearía una religión mundial y traería una duradera paz mundial. Ella vio una cruz creciendo encima de este hombre hasta que cubrió toda la tierra. Según Dixon, este niño sería un descendiente de la antigua reina egipcia Nefertiti.1



¿Dónde está este tipo? ¿Usted lo ha visto? Y ¿qué hay acerca de la paz mundial duradera? Es bonito, ¿verdad?



De hecho, una búsqueda exhaustiva de su predicción proporciona dos hechos indiscutibles. Su tasa de precisión es equivalente a esas adivinanzas del futuro, y sus más publicados cumplimientos eran profecías tan intencionalmente vagas como para que un sin número de eventos podrían haber sido proclamados como cumplimientos.



Incluso las ampliamente publicadas profecías de Nostradamus han sido frecuentemente probadas erróneas a pesar de sus vagos oráculos, que son difíciles de refutar.2 Por ejemplo, aquí esta una de las predicciones de Nostradamus:



“Tomar la Diosa de la Luna, por su Día y Movimiento: una frenética ambulante y testigo de la Ley de Dios, En despertar las grandes regiones del mundo a la voluntad de Dios (La Voluntad de Uno.)”3



Esto se dice que es sobre la muerte de la Princesa Diana. (Usted estaba pensando probablemente Margaret Thatcher.) Profecías como esta son tan nebulosas como lo es ver imágenes en nubes. Sin embargo, algunos insisten en que esto es evidencia de una profecía de Nostradamus cumplida. Muy sospechoso, pero difícil de refutar.



Y esto es generalmente el historial psíquico. Cuando “The People´s Almanac” investigó las predicciones de los 25 principales psíquicos, 92 por-ciento de las predicciones fueron probadas erróneas. El otro 8 por-ciento eran cuestionables y podían ser explicadas por suerte o conocimiento general de las circunstancias.4 En otros experimentos con los más destacados psíquicos, su tasa de precisión había sido mostrada que oscila alrededor del 11 por ciento, lo cual no es un mal promedio excepto por el hecho de que la gente haciendo adivinaciones al azar sobre el futuro obtienen el mismo porcentaje. Esto no refuta todo lo que se dice sobre el futuro, pero claramente explica porque los psíquicos no están ganando la lotería.



La diferencia entre psíquicos y profetas parece ser más una de clase que una de grado. Los profetas hicieron declaraciones específicas sobre eventos futuros en relación con desplegar el plan de Dios y lo hicieron con inquebrantable precisión. Los psíquicos son más mercenarios, proporcionando bocetos vagos del futuro a un mercado dispuesto a pagar por sus servicios. Ellos ofrecen información sensacional, pero con un defecto historial.
Profecía de la Religión en Perspectiva



La profecía puede ser bastante mística, metafísica, y, por la falta de una mejor palabra, espeluznante. Se evoca imágenes de sesiones espiritistas y otros mundos. En la Guerra de las Galaxias hay una predicción de uno quien traerá balance a la Fuerza. La película El Señor de los Anillos teje sus temas imaginarios alrededor de escenas de declaraciones proféticas. Pero tal es el mundo de la imaginación.



Con respecto al mundo real, se ha dicho que si una persona supiera solo un minuto del futuro él podría gobernar el mundo. Piénselo. Un minuto de conocer el resultado de cada mano en el Casino Triunfo. Usted se convertiría en la persona más rica del mundo y Donald Trump se convertiría en un trabajador postal.



Pero en el mundo de la religión, la profecía sirve como una importante función. Se convierte en una manera segura de saber si alguien está hablando con Dios o si no lo está, porque solo un Dios omnisciente podría conocer el futuro de forma exhaustiva. Es en este punto donde la profecía en el Antiguo Testamento se halla como única, ya que la mayoría de los renombrados libros santos de otras religiones están desprovistos de profecía predictiva. Por ejemplo, mientras el Libro del Mormón y el Veda Hindú afirman inspiración divina, no hay realmente medios para corroborar sus afirmaciones; usted es dejado simplemente con “Si, eso suena como algo que Dios podría decir.”



El académico en Biblia Wilbur Smith comparó las profecías de la Biblia con otros libros históricos, declarando que la Biblia “es el único volumen producido por el hombre, o un grupo de hombres, en el cual se encuentra un gran cuerpo de profecías relacionadas con naciones individuales, con Israel, con todos los pueblos de la tierra, con ciertas ciudades, y de dónde vendría aquel quien iba a ser el Mesías.”5 Así la Biblia establece sus afirmaciones por inspiración de tal manera que cualquiera puede ser probada o refutada.



Y si usted pone este grado de precisión en perspectiva cada día, usted puede ver qué tan asombroso es. Por ejemplo, habría sido milagroso si en 1910 usted hubiera predicho que un hombre llamado George Bush ganaría las elecciones del 2000. Pero imagine si usted hubiera incluido alguno de estos detalles en su predicción:

* El candidato con la mayoría total de votos perdería las elecciones.
* Todas las grandes redes de televisión anunciarían al ganador y luego tendrían que corregir sus afirmaciones.
* Un Estado (Florida) cambiaría la elección.
* La Corte Suprema de los EE.UU. en última instancia determinaría el ganador.

Si tal cosa habría ocurrido, habría iglesias con su nombre y estatuas parecidas a usted. Pero usted no lo hizo, entonces no los hay. Tan difícil (o imposible) como habría sido tener tanta precisión prediciendo esta secuencia de eventos de forma exacta en 1910, las probabilidades de que Jesús o cualquier otra persona hubiera cumplido las profecías hebreas en cuanto al Mesías hubieran sido aún más difíciles. Contenido dentro del Antiguo Testamento, escrito cientos de años antes del nacimiento de Jesús, hay 61 profecías específicas y cerca de 300 referencias sobre el Mesías.6



De acuerdo con los requisitos hebreos de que una profecía debe tener un índice de 100 por-ciento de precisión, el verdadero Mesías de Israel debía cumplirlas todas o bien no es el Mesías. Entonces la respuesta a la siguiente pregunta o confirma la verdad de Jesús o lo hace culpable del más grande engaño del mundo. ¿Encajo y cumplió estas profecías del Antiguo Testamento?
¿Cuáles son las probabilidades?



Veamos a dos de las profecías específicas sobre el Mesías en el Antiguo Testamento:



“Pero de ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, saldrá el que gobernará a Israel; sus orígenes se remontan hasta la antigüedad, hasta tiempos inmemoriales.” (Miqueas 5:2, NVI)



“Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.-`Dios con nosotros´” (Isaías 7:14, NVI)




Ahora, antes de considerar las otras 59 profecías, usted tiene que detenerse y preguntarse cuántas personas en la categoría de potenciales Mesías a través de la historia nacieron de una virgen en el pueblo de Belén. “Bueno, veamos, esta mi vecino George, pero... no, olvídalo; él nació en Brooklyn.” Las probabilidad son casi imposibles de que una misma persona cumpla las 61 profecías.



Cuando los científicos forenses descubrieron un perfil de ADN que coincide, las probabilidades de tener a la persona errónea es frecuentemente menos que una en varios miles de millones (algo importante de recordar para los criminales). Parecería que estamos en el mismo vecindario de probabilidades, y números de ceros, en cuanto a encontrar un sólo individuo cumpliendo estas profecías.



El profesor de matemáticas Peter Stoner dio a 600 estudiantes un problema

matemático de probabilidad que determinaría la probabilidad de que una persona cumpliera 8 profecías específicas. (Esto no es lo mismo que lanzar una moneda ocho veces seguidas y obtener corona cada vez.) Primero los estudiantes calcularon las probabilidades de que una persona de cumpliera todas las condiciones de una profecía específica, como ser traicionado por un amigo por 30 piezas de plata. Luego los estudiantes hicieron sus mejores esfuerzos para estimar la probabilidad de todas las ocho profecías combinadas.



Los estudiantes calcularon que las probabilidades estaban en contra de que una persona cumpliera todas las ocho profecías -una elevado a la 1021. Para ilustrar ese número, Stoner dio el siguiente ejemplo: “Primero, cobija la masa de la Tierra completa con 120 pies de alto de dólares de plata. Segundo, marca uno de esos dólares y sepúltalo al azar. Tercero, pide a una persona que viaje en la Tierra y seleccione el dólar marcado de los otros trillones de dólares, mientras tiene los ojos vendados,.”7



La gente puede hacer algunas cosas bonitas con números. Entonces es importante notar que el trabajo de Stoner fue revisado por la Asociación Científica Americana, la cual declaró:”El análisis matemático… está basado sobre principios de probabilidad los cuales son completamente sensatos, y el profesor Stoner ha aplicado estos principios en una manera adecuada y convincente.”8



Con esto como una introducción, vamos a añadir seis predicciones más a las dos que ya hemos considerado, dándonos el total de las ocho del profesor Stoner:


Profecía: El Mesías sería del linaje del Rey David. Jeremías 23:5. 600 A.C
Cumplimiento: "Jesús ... el hijo de David ..." Lucas 3:23, 31. 4 A.C.

Profecía: El Mesías sería traicionado por 30 piezas de plata. Zacarías 11:13. 487 A.D
Cumplimiento: "Ellos le dieron treinta piezas de plata."
Mateo 26:15. 30 D.C


Profecía: El Mesías tendría sus manos y pies perforados. Salmo 22:16.1000 A.C
Cumplimiento: " Cuando llegaron al lugar llamado La Calavera, los soldados clavaron a Jesús en la cruz. También clavaron a los dos criminales; uno a la derecha y el otro a la izquierda de Jesús." Lucas 23:33.30 D.C.


Profecía: La gente se repartiría la ropa del Mesías. Salmo 22:18. 1000 A.C
Cumplimiento: "Los soldados... tomaron su túnica, pero no tenía costura, sino que era de una sola pieza. No la dividamos —se dijeron unos a otros—. Echemos suertes para ver a quién le toca ' " Juan 19:23-24. 30 D.C.


Profecía: El Mesías aparecería montando a un burro. Zacarías 9:9. 500 A.C.
Cumplimiento: "Llevaron la burra y el burrito, y pusieron encima sus mantos, sobre los cuales se sentó Jesús...” Mateo 21:7. 30 D.C.


Profecía: Un mensajero seria enviado para anunciar al Mesías. Malaquías 3:1. 500 A.C.
Cumplimiento: Juan les dijo, " Yo bautizo con agua, pero entre ustedes hay alguien a quien no conocen" Juan 1:26. 27 D.C.




Las ocho profecías que hemos revisado sobre el Mesías fueron escritas por hombres de diferentes tiempos y lugares entre alrededor de 500 y 1000 años antes de que Jesús naciera. Así no hubo oportunidad para confabulación entre ellos. Note también, la especificidad. Este no es el género de un predicción de Nostradamus-“Cuando la luna se torne verde, el frijol de lima se tumbara en una capa por la carretera.”



Fuera De Su Control



Imagínese ganando la lotería Powerball con solamente un tiquete entre decenas de millones vendidos. Ahora imagínese ganando un centenar de estas loterías seguidas. ¿Qué pensaría la gente? Claro, “¡Fue manipulado!”



Y a través de los años una afirmación similar ha sido hecha por escépticos sobre el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento de Jesús. Ellos han afirmado que Jesús cumplió las profecías mesiánicas pero lo han acusado de vivir su vida de una manera que intencionalmente cumpliera con ellas. Una objeción razonable, pero no tan plausible como parece.



Considere la naturaleza de solo cuatro de las profecías mesiánicas:

* Su linaje vendría de David (Jeremías 23:5)
* Su nacimiento ocurriría en Belén (Miqueas 5:2)
* El emigraría a Egipto (Oseas 11:1)
* Él viviría en Nazaret (Isaías 11:1)9

Ahora, ¿qué podría hacer Jesús sobre el cumplimiento de estas profecías? Ni él ni sus padres tuvieron algún control sobre su ascendencia. Su nacimiento en Belén fue el resultado de un censo mandado por Cesar Augusto. El traslado de sus padres a Egipto fue provocado por la persecución del Rey Herodes. Y una vez que Herodes murió, los padres de Jesús naturalmente decidieron asentarse en Nazaret.



Incluso si a una edad temprana un impostor Jesús hubiera mirado las profecías que había accidentalmente cumplido y hubiera decidido ver si podía cumplir el resto (como alguien que decide “disparar a la luna” en el juego de cartas Corazones), la baraja todavía se habría apilado en su contra. Considere algunos de los factores en las profecías que ya hemos visto: el Mesías sería traicionado por 30 piezas de plata; él sería asesinado por medio de la crucifixión; y la gente echarían suertes por su ropa. Estas profecías todas se hicieron realidad para Jesús, sin embargo ¿Qué control él tenía sobre el cumplimiento de alguna de ellas?



Los estudiosos de la Biblia nos dicen que cerca de 300 referencias a 61 profecías específicas del Mesías fueron cumplidas por Jesucristo. Las probabilidades en contra de que una persona cumpliera tantas profecías serían más allá de toda posibilidad matemática. No podría ocurrir nunca, no importa cuánto tiempo tuviéramos. La estimación de un matemático de estas imposibles probabilidades es “una oportunidad en un trillón, de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones de trillones.”10



A Bertrand Russell, un firme ateo, se le pregunto en una entrevista de la revista Look ¿qué evidencia tomaría para que él creyera en Dios? Russel respondió, “Bueno, si yo escucho una voz del cielo y predice una serie de cosas y llegan a pasar, entonces supongo que tendría que creer que hay algún tipo de ser sobrenatural.”



El académico en Biblia Norman Geisler respondió al escepticismo de Russell. “Yo diría, ‘Mr. Russell, ha habido una voz del cielo; ha predicho un montón de cosas; y nosotros las hemos visto innegablemente llegar a pasar.’”11 Geisler estaba aludiendo al hecho de que solo un ser trascendente fuera de tiempo sería capaz de predecir eventos futuros con precisión.




La Prueba en un Jarrón.



Hemos visto la evidencia para el cumplimiento de las profecías mesiánicas de Jesús desde todos los ángulos menos uno. ¿Qué si los escribas cristianos quienes copiaron los rollos de Isaías y los otros libros proféticos del Antiguo Testamento los alteraron para hacerlos corresponder a la vida de Jesús?



Esta es una pregunta que muchos estudiosos y escépticos se han preguntado. Y parece posible, incluso convincente a primera vista. Nos impediría de convertir a Jesús en un impostor mentiroso, lo que parece altamente improbable, y explicaría la asombrosa precisión de sus cumplimientos de las profecías. Entonces, ¿Cómo conocemos que los libros proféticos del Antiguo Testamento, como Isaías, Daniel, Miqueas; fueron escritos cientos de años antes de Cristo, como se supone?



Por 1900 años, muchos escépticos se han sostenido de esa teoría, basados en la imposibilidad humana de precisión prediciendo hechos futuros. Pero entonces algo ocurrió que apagó todo el entusiasmo para tal conspiración clandestina. Algo llamado los Rollos del Mar Muerto.



Medio siglo atrás, el hallazgo de los Rollos del Mar Muerto proporciono a los estudiosos de la Biblia con copias de los libros del Antiguo Testamento que eran más viejos que cualquier otro conocido. Extensas pruebas demostraron que muchas de estas copias fueron hechas antes de que Jesucristo incluso viviera. Y ellas son casi idénticas a los textos de la Biblia que estábamos ya usando.



Como resultado, incluso los académicos quienes negaban a Jesús como el Mesías aceptan estos manuscritos del Antiguo Testamento como anteriores a su nacimiento y por lo tanto admiten que las profecías sobre el Mesías contenidas dentro de ellos no han sido alteradas con el fin de ajustarse a Jesús.



Si estas predicciones fueron cumplidas tan precisamente a través de la vida de Jesús, parece lógico preguntarse por qué todos en Israel no habían sido capaces de verlo. Pero como atestigua su crucifixión, no todos lo vieron. Como el apóstol Juan dijo a Jesús, “Incluso en su propia tierra y entre su propio pueblo, él no fue aceptado” (Juan 1:11) ¿Por qué?



Considerando la asediada historia de Israel, no es difícil leer en la definición de Mesías la idea de un luchador por la libertad política. Es entendible como en el primer siglo la gente judía podía pensar, ¿Cómo puede el Mesías haber venido e Israel sigue siendo oprimida bajo la ocupación romana?



Mientras Jesús cumplió con las profecías mesiánicas, él lo hizo de manera que nadie lo estaba esperando. Él busco una revolución moral y espiritual, no una política, cumpliendo sus objetivos a través del sacrificio propio y servicio humilde, curando y enseñando. Mientras tanto, Israel estaba buscando otro Moisés o Josué quien los llevaría en una conquista para recuperar su reino perdido.



Por supuesto, muchos judíos de los días de Jesús lo reconocieron a él como el Mesías-el fundamento completo de la Iglesia Cristiana siendo judía. La mayoría, sin embargo, no lo hicieron. Y no es difícil de comprender por qué.



Para entender mejor el malentendido judío del primer siglo, considere esta profecía mesiánica escrita 700 años antes del nacimiento de Jesús por el profeta Isaías. ¿Se estaba refiriendo a Jesús?



Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros.



Maltratado y humillado, ni siquiera abrió su boca; como cordero, fue llevado al matadero; como oveja, enmudeció ante su trasquilador; y ni siquiera abrió su boca. Después de aprehenderlo y juzgarlo, le dieron muerte. Pero ¿quién entre la gente se dio cuenta que él estaba muriendo por sus pecados-que él estaba sufriendo sus castigos? Él no lo había hecho mal, y él nunca engaño a nadie. Pero él fue sepultado como un criminal; él fue puesto en la tumba de un hombre rico.



Pero el Señor quiso quebrantarlo y hacerlo sufrir, y como él ofreció su vida en expiación, verá su descendencia y prolongará sus días, y llevará a cabo la voluntad del Señor. Después de su sufrimiento… mi siervo justo justificará a muchos, y cargará con las iniquidades de ellos. (Porciones de Isaías 53:6-11)



Como Jesús fue colgado en la cruz, algunos comprensiblemente deben haber estado pensando, ¿Cómo podría este ser el Mesías? Al mismo tiempo, otros deben haberse estado preguntando, ¿Acerca de quién más, sino Jesús, podía Isaías haber estado hablando?
Impostor Imposible



Entonces, ¿qué hemos de pensar acerca de Jesús, habiendo este cumplido tantas profecías escritas cientos de años antes de su nacimiento? Leonardo DiCaprio… quiero decir, Frank Abagnale puede ser un buen impostor, pero incluso él fue atrapado alrededor de la edad que era suficientemente viejo como para tomar una cerveza legalmente.



Jesús no se parece nada a un Frank Abagnale más competente. Él está en una diferente categoría completamente. Ningún impostor podría jamás ganar tales probabilidades como aquellas presentadas por la profecía hebrea.



¿Y qué significa eso? Dos conclusiones emergen: Primero, sólo un Ser trascendental podría orquestar tales eventos. Y segundo, hace que todas las otras afirmaciones de Jesús sean creíbles y dignas de seria consideración.

En el evangelio de Juan, Jesús hace una afirmación, “Yo soy el camino, la verdad y la vida.” Abrumadora evidencia parece indicar que la firma en el cheque no es una falsificación.









FUENTE http://apologista.blogdiario.com/1221402840/