Bueno, acá les dejo un poco de información... espero q les sirva como me sirvió a mi.

Que estén bien

Aspiración de médula ósea

En una aspiración de médula ósea se extrae una pequeña porción de la misma. El procedimiento es molesto, pero tanto los niños como los adultos lo pueden tolerar bastante bien. La médula ósea se puede examinar para determinar la causa de la anemia, la presencia de leucemia u otro cáncer o la presencia de algunas "enfermedades de almacenamiento", en las cuales los productos metabólicos se almacenan en ciertas células de la médula.


Leucemia - el A. B. C de esta enfermedad


Leucemia

Es un tipo de cáncer que se caracteriza por un notable incremento en el número de leucocitos en sangre, causado por el hiper desarrollo de los ganglios linfáticos y de los órganos que producen los leucocitos. Los leucocitos o glóbulos blancos se encuentran principalmente en la sangre y circulan por ella combatiendo infecciones o sustancias extrañas presentes en el organismo. Por eso el estudio de leucocitos puede determinar u orientar la dirección de un diagnostico de enfermedades inflamatorias, infecciosas, canceres y leucemia. En general un aumento anormal de leucocitos lleva ha diagnósticos que suponen tejidos dañados, enfermedades inflamatorias por auto inmunidad, enfermedades infecciosas, estrés y leucemia.

* Hay diferentes clases de Leucemia:

Leucemia linfocítica aguda


medicina

Es un cáncer de crecimiento rápido en el cual el cuerpo produce una gran cantidad de glóbulos blancos inmaduros (linfocitos). Estas células se encuentran en la sangre, la médula ósea, los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos.


Nombres alternativos: LLA; Leucemia infantil aguda; Cáncer: leucemia infantil aguda (LLA); Leucemia aguda de la infancia.

Causas:

La leucemia linfocítica aguda (LLA) conforma el 80% de las leucemias agudas de la niñez y la mayoría de los casos ocurre en niños entre los 3 y los 7 años de edad. Esta enfermedad también se puede presentar en adultos.

En la leucemia aguda, las células cancerosas se multiplican rápidamente y reemplazan las células normales. Estas células cancerosas toman el control de partes normales de la médula ósea, causando su insuficiencia. Una persona con leucemia linfocítica aguda tiene mayor probabilidad de sangrar y tener infecciones dado que hay menos células sanguíneas normales.

La mayoría de los casos de leucemia linfocítica aguda no tiene una causa obvia; sin embargo, lo siguiente puede jugar un papel en el desarrollo de la leucemia:

* Problemas cromosómicos
* Radiación
* Algunos fármacos quimioterapéuticos
* Toxinas como el benceno

Síntomas:

* Encías sangrantes
* Dolor o sensibilidad en los huesos
* Tendencia a la formación de hematomas
* Sangrado profuso o prolongado
* Fatiga
* Fiebre
* Dolor articular
* Infección
* Irregularidades menstruales
* Sangrado nasal
* Palidez
* Palpitaciones
* Pequeñas manchas rojas en la piel (petequias)
* Dificultad para respirar (agravada por el ejercicio)
* Ganglios inflamados (linfoadenopatía)
* Inflamación de las encías
* Pérdida involuntaria de peso


Leucemia mielógena aguda


Estas lesiones rara vez se encuentran en la leucemia crónica, pero son comunes en las formas agudas. Su apariencia es de infiltraciones eritematosas en la piel que forman pápulas, máculas y placas. Es frecuente que haya prurito. enfermedades


Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea, el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. El cáncer crece a partir de las células que normalmente se convertirían en glóbulos blancos.

Aguda significa que la enfermedad se desarrolla rápidamente.

Bastón de Auer

Aquí se muestra una cantidad considerable de bastones de Auer, los cuales se encuentran sólo en las leucemias mieloides agudas, ya sean mieloblásticas o monoblásticas. Estos bastones consisten de aglomeraciones de gránulos azurofílicos.

cronica

Nombres alternativos: Leucemia granulocítica aguda; LMA; Leucemia mieloide aguda (LMA); Leucemia no linfocítica aguda; Leucemia aguda mieloide; Leucemia aguda granulocítica; Leucemia no linfocítica (ANLL); Leucemia de tipo no linfocítica (ANLL).


Causas, incidencia y factores de riesgo

La leucemia mielógena aguda (LMA) es uno de los tipos de leucemia más comunes entre los adultos y es un tipo de cáncer raro en personas de menos de 40 años. Generalmente ocurre alrededor de los 65 años y es más común en hombres que en mujeres. (Este artículo estará enfocado hacia la leucemia mielógena en adultos).

Las personas con este tipo de cáncer tienen células anormales dentro de su médula ósea, las cuales crecen muy rápidamente y reemplazan a las células sanguíneas sanas. La médula ósea, que ayuda al cuerpo a combatir infecciones, finalmente deja de trabajar correctamente. Las personas con este tipo de leucemia se vuelven más propensas a infecciones y presentan un aumento del riesgo al sangrado, a medida que las cantidades de células sanguíneas sanas disminuyen.

En la mayoría de los casos, el médico no puede determinar la causa de este tipo de leucemia; sin embargo, se cree que los siguientes factores llevan a algunos tipos de leucemia, incluyendo la leucemia mielógena aguda:

* Ciertos químicos (como el benceno)
* Ciertos fármacos quimioterapéuticos, incluyendo etopósido y drogas conocidas como agentes alquilantes
* Radiación

Asimismo, los problemas con los genes también pueden jugar un papel en el desarrollo de esta afección.

Uno tiene un riesgo mayor de sufrir este tipo de leucemia si tiene o tuvo cualquiera de las siguientes situaciones:

* Un sistema inmunitario debilitado (inmunodepresión) debido a un trasplante de órganos
* Trastornos sanguíneos, como:
o policitemia vera
o trombocitemia esencial
o mielodisplasia (anemia resistente al tratamiento)
* Exposición a la radiación y a químicos


Síntomas:

* Períodos menstruales anormales
* Hemorragia nasal
* Encías sangrantes
* Formación de hematomas
* Dolor y sensibilidad ósea
* Fatiga
* Fiebre
* Palidez
* Inflamación de las encías (poco común)
* Dificultad para respirar que empeora con el ejercicio
* Erupción o lesión de la piel
* Pérdida de peso

Tratamiento:

El tratamiento consiste en utilizar medicamentos para destruir las células cancerosas, lo cual se denomina quimioterapia; pero este procedimiento también elimina células normales. Esto puede causar efectos secundarios, como sangrado excesivo y aumento del riesgo de infección. Es posible que el médico le solicite mantenerse alejado de otras personas para prevenir la infección.

Otros tratamientos para LMA pueden abarcar:

* Antibióticos para tratar la infección
* Trasplante de médula ósea o de células madre
* Transfusiones de glóbulos rojos sanguíneos para combatir la anemia
* Transfusiones de plaquetas para controlar el sangrado

La mayoría de los tipos de leucemia mielógena aguda se tratan de la misma manera. Sin embargo, una forma de leucemia, llamada leucemia promielocítica aguda (LPA), se trata con un medicamento llamado tretinoína o ácido holo-trans-retinoico (ATRA, por sus siglas en inglés). Este medicamento ayuda a que las células de la leucemia se conviertan en glóbulos blancos normales.

El fármaco trióxido de arsénico está aprobado para su uso en pacientes con LPA que no mejoran con ATRA o quimioterapia.


Leucemia linfocítica crónica (LLC)

Esta es la apariencia microscópica de la médula ósea de una persona que padece leucemia linfocítica crónica. Se pueden apreciar predominantemente los linfocitos inmaduros y pequeños. leucemia


Es un cáncer de los glóbulos blancos (linfocitos).


Nombres alternativos: LLC; Leucemia crónica linfocítica


Causas, incidencia y factores de riesgo:

La leucemia linfocítica crónica (LLC) causa un incremento lento en el número de glóbulos blancos llamados células B en la médula ósea. Las células cancerosas se diseminan desde la médula ósea hasta la sangre y también pueden afectar los ganglios linfáticos y otros órganos. Este tipo de leucemia finalmente provoca insuficiencia de la médula ósea y debilita el sistema inmunitario.

Se desconoce la razón de este incremento en las células B y no existe un vínculo con la radiación, químicos cancerígenos o virus.

La leucemia linfocítica crónica afecta principalmente a los adultos. La edad promedio de un paciente con este tipo de leucemia es de 70 años y, rara vez, se observa en personas menores de 40 años. La enfermedad es más común en los judíos de ascendencia rusa o de Europa del este y es poco frecuente en personas asiáticas.


Síntomas:

Generalmente, los síntomas se desarrollan en forma gradual. Muchos casos de LLC se detectan por medio de exámenes sanguíneos de rutina en personas asintomáticas.

Los síntomas que pueden presentarse abarcan:

* Hematomas anormales (ocurre en las últimas etapas de la enfermedad)
* Inflamación de los ganglios linfáticos, el hígado o el bazo
* Sudoración excesiva, sudores fríos
* Fatiga
* Fiebre
* Infecciones que siguen reapareciendo (recurrentes)
* Inapetencia o sentir llenura con demasiad rapidez (saciedad temprana)
* Pérdida de peso involuntaria


Signos y exámenes:

Los pacientes con leucemia linfocítica crónica tienen un conteo de glóbulos blancos más alto de lo normal.

Los exámenes para diagnosticar y evaluar este tipo de leucemia abarcan:

* Conteo sanguíneo completo (CSC) con fórmula leucocitaria
* Aspirado medular y biopsia de médula ósea
* Tomografía computarizada del tórax, el abdomen y la pelvis
* Citometría de flujo
* Nivel de inmunoglobulinas en suero
* Nivel de deshidrogenasa láctica (LDH) en suero

Hay dos sistemas utilizados para clasificar este tipo de leucemia:

El sistema Rai utiliza números para agrupar la leucemia linfocítica crónica en categorías de bajo, intermedio y alto riesgo. Generalmente, cuanto más alto es el número de la etapa, más avanzado estará el cáncer.

El sistema Binet utiliza letras para clasificar la LLC de acuerdo con el número de grupos de ganglios linfáticos afectados y si se presenta o no una disminución en los glóbulos rojos o en las plaquetas.


Tratamiento:

La enfermedad en su etapa temprana a menudo no requiere tratamiento específico, pero es importante hacer un control minucioso por parte del médico.

Se puede necesitar quimioterapia si se presenta fatiga, anemia, trombocitopenia, infecciones recurrentes o inflamación de los ganglios linfáticos. Frecuentemente, se utilizan algunas drogas quimioterapéuticas para tratar la LLC. Se pueden emplear fludarabina, clorambucilo, ciclofosfamida (Citoxan) y rituximab (Rituxan).

El alentuzumab (Campath) está aprobado para el tratamiento de pacientes con LLC que no hayan reaccionado favorablemente a la fludarabina. La bendamustina es un fármaco nuevo recientemente aprobado para usarse en pacientes con LLC que haya reaparecido después de un tratamiento inicial.

En raras ocasiones, se puede utilizar la radiación para los ganglios linfáticos inflamados. Asimismo, se pueden requerir transfusiones sanguíneas o plaquetarias. El trasplante de médula ósea o de células madre se puede utilizar en pacientes jóvenes con LLC avanzada. En este momento, el trasplante es la única terapia que ofrece una cura potencial para la LLC.


Expectativas (pronóstico):

El pronóstico depende de la etapa y comportamiento de esta enfermedad. La mitad de los pacientes diagnosticados en las primeras etapas de la enfermedad viven por más de 12 años. Algunas personas pueden no requerir ningún tratamiento en absoluto, mientras que otras pueden presentar una diseminación más rápida de la enfermedad que requiere terapia.

Se pueden hacer exámenes más nuevos que estudian las células y los cambios genéticos.


Complicaciones:

* Anemia hemolítica autoinmunitaria
* Sangrado a causa del bajo número de plaquetas
* Fatiga por anemia
* Hipogamaglobulinemia (niveles reducidos de anticuerpos) que aumenta el riesgo de infección
* Púrpura trombocitopénica idiopática (PTI)
* Otros cánceres
* Efectos secundarios de quimioterapia


Leucemia mielógena crónica (LMC)


Esta imagen obtenida con un microscopio de alto poder de un frotis de sangre perteneciente a una persona que padece LMC, muestra predominantemente células de apariencia normal con madurez intermedia. medula osea


Es un cáncer que comienza dentro de la médula ósea, el tejido blando en el interior de los huesos que ayuda a formar las células sanguíneas. El cáncer crece a partir de las células que producen los glóbulos blancos.


Nombres alternativos: Leucemia granulocítica crónica; LMC; CML; Leucemia crónica granulocítica


Causas, incidencia y factores de riesgo:

La leucemia mielógena crónica puede ocurrir en los adultos, usualmente de mediana edad, y en niños. Esta enfermedad afecta de 1 a 2 personas por cada 100,000 y constituye aproximadamente del 7 al 20% de los casos de leucemia. Usualmente está asociada con una anomalía cromosómica llamada el cromosoma Filadelfia.

La exposición a radiación ionizante, que podría ocurrir a partir de un desastre nuclear o el tratamiento de un cáncer previo como el de la tiroides o el del linfoma de Hodgkin, es un posible desencadenante de esta anomalía cromosómica. Toma muchos años para que se desarrolle leucemia a raíz de esta causa. Sin embargo, la gran mayoría de las personas a quienes se les trata un cáncer con radiación no desarrollan leucemia y la mayoría de los pacientes con leucemia mielógena crónica no han estado expuestos a la radiación.


Síntomas:

La leucemia mielógena crónica causa un rápido crecimiento de las células hematopoyéticas (precursoras mieloides) en la médula ósea, la sangre y los tejidos corporales.

Esta vista al microscopio con bajo poder de aumento muestra una hipercelularidad marcada con un amplio espectro de células mieloides y eritroides, así como una hiperplasia marcada:

aguda


La leucemia mielógena crónica se agrupa en varias fases.

* Crónica
* Acelerada
* Crisis hemoblástica

La fase crónica puede durar meses o años y la enfermedad se puede presentar con pocos síntomas o ser asintomática durante ese tiempo. La mayoría de las personas son diagnosticadas durante esta etapa, cuando les sacan sangre por otras razones.

La acelerada es una fase más peligrosa durante la cual las células de la leucemia crecen con mayor rapidez. Esta etapa puede estar asociada con fiebre (sin infección), dolor óseo e inflamación del bazo.

Sin tratamiento, la leucemia mielógena crónica progresa a una crisis hemoblástica. Se puede presentar sangrado e infección debido a la insuficiencia de la médula ósea. Entre otros posibles síntomas están:

* Sangrado y hematomas
* Sudoración excesiva (sudores fríos)
* Fatiga
* Fiebre baja
* Presión bajo las costillas izquierdas a causa de la inflamación del bazo
* Súbita aparición de pequeñas marcas rojas en la piel (petequias)
* Debilidad


Signos y exámenes:

Un examen físico a menudo revela un agrandamiento del bazo y un conteo sanguíneo completo (CSC) muestra aumento en el número de glóbulos blancos.

Otros exámenes que se pueden llevar a cabo abarcan:

* Biopsia y aspirado medular
* Conteo sanguíneo completo con fórmula leucocitaria
* Pruebas para detectar la presencia del cromosoma Filadelfia

Esta enfermedad también puede alterar los resultados de los siguientes exámenes:

* Conteo de plaquetas
* Ácido úrico
* Nivel de vitamina B12


Tratamiento:

Imatinib (Gleevec) es la primera terapia para cualquier persona con leucemia linfocítica crónica. Este medicamento bloquea el cromosoma Filadelfia y está asociado con tasas muy altas de remisión. Los medicamentos nuevos abarcan dasatinib (Sprycel) y nilotinib (Tasigna), y funcionan de manera similar a imatinib.

Algunas veces, se utiliza temporalmente un medicamento de quimioterapia llamado hidroxicarbamida (Hydrea) para controlar el conteo de glóbulos blancos.

La fase de crisis hemoblástica es muy difícil de tratar, debido a que está marcada por un conteo muy alto de glóbulos blancos inmaduros (células leucémicas). Se trata de manera similar a la leucemia mielógena aguda (LMA).

La única cura conocida para la leucemia mielógena crónica es un trasplante de médula ósea o un trasplante de células madre. Usted debe discutir las opciones en detalle con el oncólogo.

Este campo de inmersión en aceite muestra células mieloides de distintos grados de madurez:

cancer de sangre


Leucemia de células pilosas


Todas las células que aquí aparecen son células pilosas, sus membranas celulares se ven irregulares y aserradas, sus citoplasmas se tiñen de azul claro (flechas negras) y sus núcleos tienden a ser irregulares (flechas rojas). globulos blancos


Es un raro cáncer de la sangre que afecta a las células B, un tipo de glóbulo blanco (linfocito).

La sangre transporta oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo y devuelve los desechos y el dióxido de carbono. La sangre distribuye casi todo lo que internamente va de una parte del cuerpo a otra. Por ejemplo, la sangre transporta las hormonas desde los órganos endocrinos hasta los órganos y tejidos destinatarios. La sangre ayuda a mantener la temperatura corporal, así como los niveles normales de pH en los tejidos del cuerpo. Entre las funciones protectoras de la sangre están la formación de coágulos y la prevención de infecciones. Leucemia - el A. B. C de esta enfermedad


Nombres alternativos: Reticuloendoteliosis leucémica; HCL; Leucemia de células peludas.


Causas, incidencia y factores de riesgo:

La leucemia de células pilosas (HCL, por sus siglas en inglés) es una enfermedad rara y es causada por la proliferación anormal de células B, las cuales presentan una apariencia "vellosa" bajo el microscopio, ya que tienen proyecciones finas que salen de su superficie.

La leucemia de células pilosas puede llevar a bajos conteos de células sanguíneas normales.

La causa de esta enfermedad se desconoce, afecta más a menudo a los hombres que a las mujeres y la edad promedio de inicio es los 55 años.


Síntomas:

* Tendencia a la formación de hematomas o sangrado
* Sudoración excesiva (especialmente en la noche)
* Fatiga
* Sensación de llenura después de comer sólo una pequeña cantidad
* Infecciones y fiebres recurrentes
* Ganglios linfáticos inflamados
* Debilidad
* Pérdida de peso


Signos y exámenes:

Durante un examen físico, el médico puede sentir un agrandamiento del bazo o del hígado y se puede realizar una tomografía computarizada del abdomen para confirmarlo.

Un conteo sanguíneo completo muestra niveles bajos de glóbulos blancos y rojos, al igual que de plaquetas.

Con los exámenes de sangre y una biopsia de médula ósea se pueden detectar células pilosas. Una citometría de flujo o un examen llamado TRAP pueden confirmar el diagnóstico de cáncer.


Tratamiento:

Es posible que no se necesite tratamiento para las etapas iniciales de esta enfermedad. Algunos pacientes pueden requerir una transfusión sanguínea ocasional.

En caso de necesitarse el tratamiento debido a los conteos sanguíneos muy bajos, se pueden utilizar varias drogas quimioterapéuticas. También se utiliza una droga para el cáncer llamada interferón. En la mayoría de los casos, la quimioterapia puede aliviar los síntomas de la enfermedad durante muchos años. (Cuando los signos y síntomas desaparecen, se dice que uno está en remisión). El interferón puede aliviar los síntomas, pero es improbable que lleve a que se presente remisión.

La extirpación del bazo puede mejorar los conteos sanguíneos, pero no es probable que cure la enfermedad. Los antibióticos se pueden utilizar para tratar infecciones. Las personas con conteos sanguíneos bajos recibirán factores de crecimiento y, posiblemente, transfusiones.


Expectativas (pronóstico):

Los nuevos tratamientos de quimioterapia han mejorado enormemente la supervivencia de pacientes con leucemia de células pilosas. La mayoría de los pacientes con este tipo de leucemia pueden esperar una expectativa de vida de 10 años o más con la enfermedad.


Complicaciones:

Los bajos conteos sanguíneos ocasionados por la leucemia de células pilosas puede llevar a que se presenten episodios frecuentes de infección, fatiga y sangrado excesivo.


Fuente:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000592.htm

http://www.editum.org/Los-Sintomas-De-La-Leucemia-Y-Tipos-De-Leucemia-p-70.html