epespad

Alexander Alekhine un grande sin palabras

Alexander Alekhine un grande sin palabras

Ajedrez

Alexander


Me han destruido dos guerras.

Del Campeón Mundial se ha dicho: Ve la posibilidad de combinar, donde otros no sospechan que la hay; por ello, sus combinaciones impresionan y son capaces de quebrantar toda resistencia. ¡Un don verdaderamente extraordinario! y también: que puede pasar horas analizando una partida de quien sea. Vive para el ajedrez y solamente para el ajedrez, ó esta otra "Alekhine, a diferencia de todos los campeones, persigue el combate por sí mismo".

De su personalidad se dice que es un obseso, egoísta, infantil, bebedor y excluido definitivamente de todas las antologías de vidas ejemplares. Se habla que es supersticioso , en el segundo match con Euwe por el Campeonato del Mundo, llevaba un jersey con un gato negro bordado en el pecho.
Fue su madre y Alexei, el hermano cuatro años mayor que Alekine, quien le enseñó las reglas del juego cuando éste tenía siete años de edad. Hacia los 11 o los 12 empezó a jugar un poco más en serio, y también por entonces empezó a exhibir sus inigualables habilidades para jugar 'a la ciega'.

Alekine bebe del vaso y acaricia a su gato que ronronea a su lado y nos relata. Mi madre se empeño en bautizar a mis hermanos con nombres de los personajes de las obras del dramaturgo ruso Ostrovsky. Mi hermano mayor fue llamado Alexei, mi hermana, Varvara y yo fui bautizado Tisha. Fue mi padre quien me cambió el nombre por el de Alexander. Fui un buen alumno, quizás un poco distraído, pero destaque en todas las materias, excepto, en las matemáticas. Después, de aprobar mis estudios en la Escuela Militar pase a la Escuela Imperial Superior de Leyes para Nobles, donde me gradúe de abogado.

Alexander logró el título de Maestro de Rusia, a los 16 años, y tras un par de pruebas menores en Hamburgo y Estocolmo, en esa misma ciudad consiguió su primer gran triunfo, empatando con el primer puesto con Aarón Nimzovich. En San Petersburgo, si bien el triunfo fue para Lasker, y el segundo puesto para Capablanca, Alexander consiguió situarse el tercer puesto, arriba de Tarrasch y Marshall el norteamericano. Fuimos nos dice el maestro: los cinco primeros ajedrecistas en la historia en recibir la distinción de "Gran Maestro", que nos fue otorgada por el Zar Nicolás II de Rusia. He ganado entre otros, los siguientes torneos: Moscú San Petersburgo , Mannheim , Budapest , Hastings , París , Buenos Aires , Kecsmet , Venecia , San Remo , Bled, Caracas, Londres , Zurich , Orebro, Dresden , Montevideo.

Durante la primera guerra fue echo prisionero. Durante su reclusión la única forma de jugar al ajedrez era hacerlo a la ciega, algo que pudo hacer con sus compañeros rusos: Bogoljubow, Romanowski, Selesniev, Rabinovich y Bogatirtschuk que también habían sido encarcelados. Alekine no relata que gracias a las influencias de su familia pudo refugiarse en Rusia, casi al finalizar la guerra nos dice, inicio la revolución bolchevique, la fortuna familiar fue confiscada
y yo encarcelado, preso en Odessa, Ucrania . Alenxander se niega a contarnos como huyo de Rusia, solo acierta a decir con un dejo de nostalgia; nunca mas volvi a mi tierra natal.

Exiliado de Rusia se nacionalizo frances, retomo su carrera de ajedrecista derrotando a Max Euwe en un encuentro particular y consiguió el segundo puesto en el torneo de Nueva York, sólo superado por Capablanca. Una cosa llevo a otra y dispute con el centro mundial de ajedrez, así me corone como el cuarto Campeón Mundial. La vasodilatacion que produce la emocion en su rostro, no oculta el tono terroso de su faz debido al mal hepático que lo aqueja. Al mirarlo tan avejentado, la asociacion de ideas es inevitable e irumpe en la mente su tan celebrada frase: "La mente humana es limitada, pero la estupidez humana es ilimitada"

Es sabido que sus relaciones con Capablanca son pésimas y ambos se han evitado. El motivo de esta enemistad son las condiciones excesivamente duras que, según Alekhine, Raúl había establecido para quien quisiera desafiarle. Como venganza, Alekhine se negó a aceptar cualquier petición de revancha por parte del cubano, si no se daban las mismas condiciones que éste le había exigido anteriormente a él. Para aceptar la revancha le pidio a Capablanca 10.000 dólares al reunirlos el cubano, los rechazó, porque el dólar se había desvalorizado y exigió que el pago en oro. El Ministro de Interior de Inglaterra, Sir John Simon inauguraba un torneo en la ciudad de Margate y nos cuenta el Gran Maestro que tras mencionar el apellido Capablanca, sali de inmediato del salon; me irritaba el oírlo nombrar.

Sir George Thomas ha dicho: "Contra Alekhine nunca sabras lo que puedes esperar. Contra Capablanca se sabe lo que puedes esperar, aunque no tienes forma de prevenirlo!" Se cuenta la siguiente anecdota sobre Alekine quien viajo en tren, en compañia de dos hermosas señoritas, una de ellas la final del viaje le comento: "usted será un gran campeón de ajedrez, pero en el juego de damas apenas es un aprendiz".
Se le explica al poliglota de quien Lasker ha dicho "Alekhine se ha crecido en las combinaciones. Esta enamorado de ellas. Cuando el rey de sus rivales no se encuentra en peligro, Alekhine juega sin entusiasmo. Su fantasía se enciende cuando peligra su rey" y de quien Aron Nimzowitsch comenta: "¡Alekhine juguetea con nosotros como si fuésemos unos novatos!" que al nombrársele una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las palabras, así como de sus respuestas.

Ajedrez.

El ajedrez no es para mí un juego, sino un arte. Sí, considero que es un arte y me hago cargo de todas las obligaciones que eso implica. Todo ajedrecista destacado y con talento no es que tenga el derecho, sino que tiene la obligación de considerarse artista. Con el ajedrez eduqué mi carácter. Los escaques enseñan ante todo, a ser objetivos. Uno puede llegar a ser gran maestro en este juego sólo si reconoces tus errores y defectos.

Arte.

Lo que más aprecio de nuestro arte es la belleza de la verdad.

Niñez.

Ya de niño me había dado cuenta de que tenía talento para el ajedrez una ocasionen Rusia asistí a la demostración a la ciega del ajedrecista estadounidense Harry Nelson Pillsburyen.

Lucha.

Yo no juego al ajedrez, lucho en ajedrez. Por consiguiente, trato de combinar la táctica con la estrategia, lo fantástico con lo científico, lo combinativo con lo posicional, y trato de responder a las demandas de cada posición específica.
Para la lucha ajedrecística es necesario ante todo, conocer la naturaleza humana, comprender la psicología del adversario. Antes luchábamos contra las piezas, pero también lo hacemos contra nuestro rival convertido en un enemigo por su voluntad, contra sus características individuales y contra los nervios.

Exito.

Para obtener el éxito son necesarios tres factores: primero, conocer tu propia fuerza y debilidades; segundo, averiguar la fuerza y las debilidades del contrario, y tercero, comprender que es más importante el objetivo final que la satisfacción temporal. Mi objetivo consiste en los logros científicos y artísticos que hacen que el ajedrez sea un arte.

Fantasía.

Cuando juego al ajedrez, dentro de mí se libra una extraña batalla entre la fantasía por un lado y el razonamiento sensato por el otro. El exceso de imaginación o de pensamiento racional pueden ser igualmente peligrosos. Esas dos fuerzas tiran hacia lados opuestos y, sin embargo, hay que mantenerlas en armonía. Es lo que intento hacer cuando puedo. No obstante, en mi caso predomina la fantasía. Actúa dentro de mí con mayor intensidad. Tendré que domarla como sea... Alguna vez los hombres tuvieron que ser semidioses; si no, no hubieran inventado el Ajedrez.

Capablanca.

Nunca antes hubo, ni volverá a existir un genio igual.

Match capablanca- Alekine.

Las condiciones del cubano eran reunir 10.000 dólares y que el match lo ganase el que lograra 6 victorias. Yo no había podido ganarle nunca mi escoré era de 5 derrotas y 7 tablas En ese entonces declare: No sé cómo podré ganar 6 partidas a Capablanca, pero tampoco sé cómo me las podrá ganar a mí. El duelo más largo que recuerde la historia del ajedrez, con 34 desafíos en 73 días. El éxito que tuve en el match con Capablanca se debe, ante todo, a mi superioridad psicológica. Capablanca jugaba confiando casi exclusivamente en su extraordinario talento intuitivo. En general, hay que conocer bien al adversario antes de empezar a jugar. Así la partida se convierte en el medidor del individualismo y del amor propio que juega un papel enorme en el resultado del juego.
Gambito de dama.
Lo jugamos en 32 partidas, Capablanca y yo durante el Match.

Spielmann.

Él declaró: Alekhine no ganará ni una partida. Bogoljubow dijo el resultado será 6-3 para Capablanca. Pero a mi favor tenia a Emanuel Lasker, Reti y Tartakower. logre 6 victorias, 25 tablas y 3 derrotas.

Olga Chagodayeva:

Fue la segunda esposa de Capablanca ella había emigrado de Rusia junto con sus padres durante la guerra civil, estuvo casada brevemente con un oficial de la Guardia Blanca, también emigrante, y casada más adelante con un atleta americano que había sido campeón olímpico. En ese entonces Capablanca estaba divorciado de su primera esposa. Alguna vez la salude al entrar en un vestíbulo. Yo le cuestione - su marido nunca me saluda cuando nos encontramos y todos toman nota de esto-. Me respondió que sería porque yo había rechazado jugar un match de vuelta. ¿Por qué usted no desea jugar este match?, ¿Usted está quizá algo asustado de jugar este match? ¡Cosas de mujeres!.

Breyer.

Rompí su récord jugando a la ciega. jugué 28 partidas a la vez: 22 victorias, 3 tablas y 3 derrotas

Su infancia.

Asistía a los clubes ajedrecísticos a escondidas de mis padres.

El ajedrez ario y el ajedrez judío en el Pariser Zeitung.

No hay en esos seis artículos una sola palabra mía.

Hans Frank, ser sanguinario de la Polonia invadida.

Fui su amigo estando él en ese momento en mitad de la Alemania nazi, rehusarme, a eso hubiera sido una auténtica temeridad, por no decir que un suicidio. La segunda guerra mundial lme hizo perder todo lo que había ganado como campeón mundial.

Se le acusa colaboracionista.

Falso.

Su madre.

Ausencia.

¿Ha oido de Freud y del complejo de Edipo?.

Yo me casado cuatro veces, con mujeres de mayor edad. y eso no me hace tener ningun complejo, ¡supercherias!

Fritz Niepoth de Giessen.

Un joven de catorce años que me derroto en una simultaneas y comente ¡El chico ha jugado francamente bien!.

Alexander Kotov.

Mi biógrafo.

Los ajedrecistas se hacen solos.

Recibí entrenamiento de Benjamin Blumenfed y he escrito para las generaciones "Mis Mejores Partidas".
Efim Bogoljubov.

“Bogol” un autentico peón doblado, lo digo por lo gordo, intitulo su partida con Siegbert como la partida que mato al Dr. Tarrasch lo que delata su humor grosero. Se dio la triste circunstancia de que, a los pocos días que Bogol - que es el alias de Efim- le gano a Tarrasch: este murió. Disputamos dos veces el Campeonato Mundial, y las dos le gane. 15,5–9,5; y 15,5–10,5.
Hubo de sufrir como yo un aislamiento, por haber jugado durante la Segunda Guerra Mundial en la Alemania nazi.

Max Euwe.

Con quien perdí el campeonato algunas partidas las juegue ebrio. Despues deje de beber y posterior a un periodo de mi recuperación fisica y mental, recupere el titulo; en el match de revancha.

Argentina.

País que patrocino mi encuentro con Capablanca.

Barcelona.

Otra ciudad con la que tengo un profundo agradecimiento después de mi regreso de Argentina me recibieron de forma apoteósica.

Escuela hipermoderna.
"La apertura Reti" Ricardo la uso en contra de Capablanca y con la cual lo derroto. Jose no habia perdido en ocho años. Tartakover la llamo "la apertura del porvenir". La escuela de Reti y de Aaron presenta innovaciones a las cuales, en su tiempo me adherí. Nimzovich era el corresponsal de un periódico holandés durante mi match en contra de Bogoljubov y se disputo en diversas ciudades alemanas cuando en aquella época estaba en el poder Hitler. Rindamos honor a la memoria de Aaron Nimzovich, gran artista, aunque a veces demasiado apasionado, pero siempre verdadero y nuevo pensador.


Defensa Alekhine.

La use en Budapest demostré la validez de la misma. fue mencionada en el Tratado de Allgaier de 1795. Es un contraataque audaz que rompe con las ideas tradicionales. Ha sido
calificada de extravagante.

Apertura.

La apertura de la posición en el centro, terminará siempre por favorecer al bando que tenga superioridad de espacio.

Las fronteras.

Soy Alekhine, campeón mundial de ajedrez. No necesito pasaporte.

Los gatos.

Me fascinan tengo uno: ¡bicho... bicho... bisbis bicho!; lo nombro Chess. -acariciándolo- es un hermoso Siames, tambien él ha ganado.... premios de belleza.

Un match Alekhine-Botvinnik
Lo espero pronto.

Soledad.
Quizas sea mi destino.



fuente quienesjugaronajedrez.blogspot.com/

2 comentarios - Alexander Alekhine un grande sin palabras

Alt160
excelente!
Aliojin