La creacion del mundo segun los Aonikenk

La creacion del mundo segun los Aonikenk


Antes del inicio de los tiempos, el mundo al sur estaba habitando por hombres pequeños llamados Tachul. Pero un día llegaron grandes terremotos que desarmaron el suelo y destruyeron todo en a su paso. Así desaparecieron los Tachul de la faz de la Tierra.

Tanto terremoto y un cielo que rugía hizo despertar al dios Seecho, que había estado dormido durante toda una eternidad en el cráter del volcán Pajel-kaike. Una vez que el mundo estuvo calmo, el dios se asomó por el borde del volcán y vio un mundo desolado, sin ningún rastro de vida, cubierto de piedras que mostraban los vestigios de la destrucción.

Entonces el divino Seecho se decidió a crear una nueva raza de hombres, más fuerte y más grande que la anterior para que pudieran sobrevivir en esas regiones inhóspitas. Por lo que se puso manos a la obra durante muchas lunas.

Primero creo a los animales y los liberó en la tierra para que cada uno de ellos vaya al lugar del mundo que más le agrade.

Y antes de crear al hombre, Seecho observó que la Tierra era demasiado inhóspita para la vida, por lo que extendió sus manos hacia uno y otro lado y cubrió de nieve las montañas y creo los lagos, los ríos, los manantiales, que alimentaron el suelo, y creó las plantas, las flores, los árboles y llenó de bosques el mundo y también de mesetas y de valles y hasta de desiertos porque sabía que todo tenía que estar en equilibrio.

Una vez terminada esta tarea, el dios se dedicó a crear a los hombres en el centro del volcán. Así fue que una mañana de sol salió a la superficie del cráter con el primer hombre. Era el cacique Kelchan. Lo ató con una cuerda y con mucho cuidado lo bajó hasta la ladera del volcán. Una vez que lo depositó en la tierra, lo desató y lo dejó libre y sólo.

El cacique abrió los ojos y comenzó a caminar explorando las tierras de la Patagonia. Al poco tiempo encontró un manantial del cual beber y se refugió en unas cuevas del frío de la noche. Poco tiempo después aprendió a cazar guanacos para alimentarse y cubrir su cuerpo desnudo con la piel del animal.

Seecho, que observaba como se desenvolvía Kelchan, decidió que no podía estar sólo, por lo que se dispuso a crear a la primer mujer en el interior del volcán, para que le hiciera compañía.

Durante esos primeros tiempos, Seecho creó a varios hombres y mujeres más en el volcán Pajel-kaike los que fueron libres de caminar y elegir el lugar que quisieran para vivir. Unos optaron por afincarse en los bosques, otros en los valles, y hasta hubo aquellos que se adentraron hasta los desiertos.

Esta raza de hombres fueron los Aonikenk y fueron los primeros habitantes del mundo.


Fuente

enigmas

6 comentarios - La creacion del mundo segun los Aonikenk

@tacul
muy parecido a mi nick tachul
@korok
muy buen post man
exelente