Cuando el tiempo se acabó el horno se apagó y sacó la taza del horno. Mientras miraba la taza se dió cuenta que el agua no estaba hirviendo; sin embargo, el agua brotó directamente a su cara. El la soltó de sus manos después que el agua había brotado hacia su cara debido a la energía acumulada. Toda su cara tiene heridas de 1º y 2º grado y es muy probable que la cara le quede marcada además de haber perdido la vista parcialmente del ojo izquierdo.

Mientras estábamos en el hospital el doctor que lo atendía comentó que este tipo de accidentes eran muy frecuentes y que nunca debería de ponerse solamente agua a calentar en el microondas.

La explicación científica del fenómeno la podemos encontrar, entre otros sitios en wikipedia y dice aproximadamente lo siguiente:

Este fenómeno es conocido como supercalentamiento, se produce con frecuencia cuando una persona pone a calentar un vaso de agua en un microondas. Lo que sucede es que el agua se calienta mucho más rápido de que las burbujas empiecen a formarse, al final, el agua parece no haber llegado a la ebullición. Cuando se perturba el agua, hierve violentamente.

Esto puede suceder simplemente por el contacto con el vaso, o al verter sustancias como café instantáneo o azúcar, que pueden provocar que el agua hirviendo salga proyectada hacia arriba. La probabilidad de que se produzca supercalentamiento aumenta si el recipiente es muy liso, como un vaso de vidrio nuevo que no tenga arañazos (los arañazos pueden alojar pequeñas bolsas de aire que sirven de punto de nucleación; esto no equivale a decir que un recipiente antiguo es automáticamente seguro).


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=j59VP-egsvs&eurl
Para evitar esto, se puede meter algo como un palo de helado de madera antes de calentar; los platos giratorios de los microondas modernos también pueden proporcionar la suficiente perturbación y evitar el supercalentamiento.

Para mayor convencimiento de los escépticos, podemos ver el siguiente video, existen más sobre el mismo tema en you tube.