Relatos de un preso inocente

Relatos de un preso inocentePedro Sosa lo apresaron, lo golpearon, le impusieron medidas de coerción y lo encarcelaron arbitrariamente en la cárcel de Rafey-Hombres, en Santiago.

Allí lo vejaron, lo ignoraron, le violentaron sus derechos, sufrió un derrame cerebral y casi muere por negligencia.

A Pedro también le rompieron una pierna, durmió cuatro días en el suelo, lo encerraron en una celda solitaria y le duele el cuerpo entero por el accidente cardiovascular que lo mantiene postrado en el Hospital Plaza de la Salud, en la capital.

Pedro es un hombre de 37 años, que por tratar de calmar la angustia de una madre con un hijo preso terminó acusado de un sin fin de delitos y puesto tras las rejas durante 25 angustiosos días.

La historia de Pedro comenzó a mediados de diciembre pasado, en el sector Las Caobas, en Santo Domingo Oeste, donde vive junto a su esposa y dos hijos.

Cuenta que a la dueña del edificio de apartamentos donde reside le detuvieron un hijo en Santiago, que lo involucraron con un vehículo robado.

Comenta que la desesperación de esta mujer por el hijo, que después lo absolvieron por no hallar culpa alguna en su contra, despertó en él las cualidades del dirigente político barrial, ignoradas por los agentes que abofetearon su cara y golpearon sin piedad, como en los peores tiempos del tirano.

Los responsables de los dolores físicos y emocionales de Pedro, en sus afanes de golpear y vejar sin compasión, nunca mostraron interés en reparar que la detención de este hombre contradecía los procedimientos técnicos-jurídicos aplicados al momento de detener, investigar y encarcelar a un ciudadano.

El Ministerio Público ni las autoridades judiciales y penitenciarias de Santiago siquiera imaginaron que el sujeto que acusaron de asociación de malhechores, falsificación de documentos, usurpación de funciones, y todos los cargos que pudo imaginar el sistema, es un dirigente sectorial del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

La lluvia de acusaciones en su contra fue porque, por instrucciones de un abogado, se presentó ante la secretaría del tribunal apoderado del caso del joven que quería ayudar, para exigirle una copia del expediente acusatorio, una práctica cotidiana que no discrimina entre ciudadanos interesados en determinados procesos.

Así empezó la odisea del preso inocente que reprime con fuerzas sus lágrimas para poder contar su infortunio.

“Por asuntos de política, yo poseo un carnet del DNI (Departamento Nacional de Investigaciones). Cuando muestro mi cédula para que me entreguen la copia del expediente, la secretaria parece que hizo algún comentario.

Después que lo busca en la computadora me dicen: ‘este es un caso muy grande aquí en Santiago’.

Yo dije, bueno, yo no tengo ninguna vinculación con eso, simplemente vine en calidad de mensajero a buscar ese expediente.

De ahí me llevan donde la magistrada fiscal Jenny Berenice. Cuando me llevan donde ella, inmediatamente me dice: ‘quién es usted que viene aquí a cuestionar fiscales’.

Y me dijo, ‘yo voy a investigar sobre usted, arréstenlo’. Sale un momento afuera. Regresa con unos agentes y ahí me arrestan”.

Relata que después de ser detenido fue presentado ante el procurador fiscal de Santiago, Raúl Martínez, donde la señora Berenice alegadamente vuelve a increparle que es un usurpador de funciones que a nombre del DNI visita los tribunales en busca de expedientes.

“Me llevan al DNI de Santiago. Llaman aquí (la capital) y le confirman que efectivamente pertenezco a esta institución. En el proceso de investigación, en el DNI de allá (Santiago) me dieron unas cuantas galletas (cachetadas) y unos cuantos empujones”, revela.

Pedro calcula que antes de que le impusieran tres meses como medida de coerción, estuvo preso en el Palacio de Justicia de Santiago, del 19 de diciembre al 2 de enero pasado, por órdenes del fiscal Martínez.

Cuenta que cuando fue encerrado en Rafey-Hombre, cárcel incluida en el Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, las trifulcas permanentes entre reos, y saberse preso por vez primera, le provocaron un derrame cerebral que lo puso al borde de la muerte.

Vía crucis de un recluso

Pedro no se puede mover de la cama que soporta sus dolencias. Hablando despacio, rememora sus días en el penal de sus desgracias. “Llegué a la cárcel en perfecto estado. Me explican las reglas. El 4 de enero, en el pabellón hubo un problema, por unos colchones viejos que los reos querían que cambiaran. Eso me subió la presión sobre 180. Boté unos cuantos coágulos de sangre por la nariz”, comenta.

Un recluso con conocimientos médicos evitó que el final de Pedro fuera en el frío piso de una celda.

“Este interno hizo una nota, donde dice todo lo que pasó conmigo.

Pasaron cinco días tratando de salir con el referimiento (médico) que me hicieron”, señala.
Indica que una doctora rompió las especificaciones sobre su salud.

Después de tanto rogar, fue llevado al hospital regional José María Cabral y Báez. Allí duró varias horas abandonado a su suerte.

Cuando lo trasladaban desde este centro a la Corte de Apelación, un custodio bajó de bruces la silla de ruedas donde iba y le rompieron la pierna derecha.

En medio de este tortuoso vía crucis es que las autoridades admiten que este hombre era inocente.

Hoy, sufre lesiones cerebrales, corporales y emocionales severas. “Cuando protesté por mi dolor, me trancaron en un pabellón solo”, reprocha. En Rafey-Hombres permaneció desde el 2 hasta el 27 de enero pasado.
Relatos de nuestros compañeros presos en Molino de Flores 14 de marzo 2009.



presos
No lo puedo creer, ¡estoy libre! ¡Libre!, anoche mi esposa me decía, “pellízcame, creo que estoy soñando” yo le contestaba ¡¡yo estoy igual!! Aún no me explico, pero te cuento, ayer como a las 18hrs..
PEDRO REYES FLORES.- No lo puedo creer, ¡estoy libre! ¡Libre!, anoche mi esposa me decía, “pellízcame, creo que estoy soñando” yo le contestaba ¡¡yo estoy igual!! Aún no me explico, pero te cuento, ayer como a las 18hrs., me llamaron a juzgado, yo creí que era mi esposa, tu sabes que por su trabajo, tiene amistades que en ocasiones le facilitaban verme por locutorios, era el día de mi cumpleaños, pensé, “me quiere dar una sorpresa”, ¡hijole! Si que fue sorpresa, en el juzgado el Juez me dijo “muchacho, estas absuelto, así que ¡te vas! Pregunte ¿y mis compañeros?, ¿porque solo a mi me llama? El respondió “solo llegó tu notificación” y me leyó un documento del que solo recuerdo el final “se decreta su completa libertad”

El Juez me dijo, “tu sabes como está esta bronca” “baja por tus cosas, mientras hacemos el papeleo”, me quede paralizado, no sabia que hacer, ¿Qué les voy a decir a mis causas? ¿Cómo lo van a tomar? , recordé mi enojo, ¡si mi enojo! Cuando compañeros se despedían porque ya se iban, ¡aquí, la desesperación es mucha, al momento sientes enojo! Después dices, ¡al rato nos vamos todos! Creo que el dolor nos hace egoístas, desde aquí afuera te digo sinceramente, ¡ya no aguantaba más!, aquí si creo en un ¡milagro!

Porque tú sabes que en la justicia, ya no creemos, Pues con todo un cruce de emociones, baje, todavía me preguntaba ¿Cómo les digo, qué les digo y cuando les tocará a ellos irse? Al fin le dije al Pelón (Juan Carlos) “me voy” se río y me dijo ¿porqué? Así todos se preguntaban ¿y nosotros? Un nudo en la garganta se me hizo, después un custodio que es de Atenco, le toco subirme, el me comentó “no te apures, todos tienen que irse, si son inocentes” “un poco, solo van a tener que esperar un poco más” casi lo mismo que me dijo el Juez, con es comentario de “tu sabes como está esta bronca”.

Pues yo digo ¡si! Pero cuanto más tendrán que esperar, tal vez no me creas o no me entiendas, pero estoy alegre y al mismo tiempo triste, estoy ¡libre! Pero al mismo tiempo sigo preso, pues se que nueve personas más en Molino de Flores, siguen injustamente presos. No se que voy a hacer, no me quiero comprometer, pero déjame por este medio por ahora, agradecerles a toda la gente que nos apoya, a los abogados, al plantón, a ti por tus visitas que nunca fallaron y a mis causas a mi madre, a mi esposa porque nunca me dejaron solo, porque todos aguantaron mis regaños ,

Y es que en verdad nunca entendí, ni entenderé porqué sin tener que ver con nada, al gobierno se le ocurre culpar a personas inocentes de un delito que nunca cometimos y lo que si pido a todos es que no dejen de exigir la libertad de los que faltan, yo, yo no se que voy hacer. Y gracias por haber venido aquí a la casa de mi madre, de verdad, gracias.

JORGE ORDOÑEZ ROMERO.- Pues hoy tenemos una noticia muy buena, y nos da gusto ver que a Pedro Reyes Flores, el día de ayer viernes 13 le hubiese llegado su ¡libertad!, ahora creo que su apoyo de todos los que están en esta campaña nacional e internacional, es más necesaria, porque si presionamos al Tribunal de Justicia en Toluca y aquí en la sala de Texcoco gritándoles que también nosotros somos inocentes, ¿Cómo nos acusan de secuestrar a unos policías? y dicen que nos detienen en Atenco, en el auditorio, esto no es verdad, a nosotros nos detienen a las 5:30 pm. el día 3 de mayo en la carretera lechería-texcoco a la altura de la gosolinería de Tocuila, aproximadamente a 5 ó 6 kilómetros de Atenco.Nos tendrían que devolver de inmediato nuestra libertad.

INES RODOLFO CUELLAR RIVERA.- Para muchas personas, el viernes 13 es de mala suerte, pues fíjate que aquí se rompió con ese mito, porque ayer viernes 13 tuvimos suerte, al menos suerte, para que Pedro Reyes Flores, se le hiciera ¡justicia! Ahora solo faltan doce, los del Altiplano y 9 de aquí, esperamos que en otro rato de suerte, se nos haga justicia y al fin consigamos nuestra ¡libertad!

Que triste que pensemos en que es suerte cuando a alguien se le hace justicia, pues en nuestras “autoridades” los encargados de impartir justicia, ya no les creemos. Pero aquí le seguiremos dando, en un correo preguntaban por el folletín de “Las Voces del Silencio” Aquí te entrego el del mes de febrero, sácale copias y ya sabes nos das dos copias porque a los presos comunes que nos apoyan en elaborarlo, ya tienen su archivo, ¡ah! Y para las personas que les interesa leerlo, diles que lo busquen en las oficinas del Comité Monseñor Romero, que dices que se ubica en, déjame acordar, ¡ah, sí! Patricio Sáenz 449 Col. Del Valle y también en donde se reúne tu Colectivo ¿no? Haber, de ahí, aquí tengo la dirección, Benjamin Franklin 231 3er piso, Col Hipódromo Condesa, ¡ah! Y que suben por las escaleras. Pues que tengan buena semana y que mañana los acompañen muchos al Penal del Altiplano, ¡suerte!

OSCAR HERNANDEZ PACHECO.- Un favor Gaby, cuando manden el papelito para que me llamen, espérate hasta veas que lo entreguen, porque la semana pasada, no me mandaron nada, por eso no subí y pues ya me perdí la oportunidad de platicarles lo que estoy haciendo para distraerme y no pensar, en que Pedro se fue y a nosotros no nos dicen nada, fíjate que ahora tengo el cargo de “talachero”, soy el responsable de que todo el dormitorio este limpio y son ¡ocho celdas! ¿Cómo la vez? Me toca mandar a todos los “nuevos” yo “superviso” eso me distrae mucho. Gracias por preocuparse de mi, espero contestar los correos que me envíen, a mi me llegaron dos.

ROMAN ORDOÑES ROMERO.- Esta semana en la escuela fue la ceremonia de Benito Juárez, ¿sabes que yo soy parte de la escolta? Me gusta eso, también allá afuera fui de la escolta, me gusta dar las órdenes, ¡ah! También, seguimos con el grupo musical que va muy bien, cada vez lo hacemos mejor. Lo de Pedro, me hace pensar ¡si nos vamos a ir! Por qué no nos pueden dejar sí somos inocentes, pues nos detuvieron muy lejos de donde dicen que estaban los policías retenidos, ¡hay, ojala, la SCJN , hubiera nombrado a todos! Para que ya no tuvieran argumentos para seguirnos teniendo aquí.

EDGAR EDUARDO MORALES REYES.- ¡Fíjate! De que tamaño es el miedo de todos, solo así entiendo porque Pedro no haya gritado que y a se iba, yo también fui detenido muy lejos de donde se encontraban retenidos los policías, a mi me detuvieron en la gasolinera de Tocuila. Como a 5 kilómetros de Atenco, pero, pues hay que seguir esperando, haber cuando llega la justicia a la celda siete dormitorio uno, donde vivo desde hace 2 años que tenemos aquí. JULIO

CESAR ESPINOZA RAMOS.- pues esta semana me fue muy mal, estoy desesperado, lo único que les pido es que hagan todo lo que puedan para que ya nos dejen ir, este encierro me ha hecho perder muchas cosas, quiero irme, quiero irme ¡ya! Todos somos inocentes, ¡háganos justicia!

NARCISO ARELLANO HERNANDEZ Antes que nada, quiero decirles, me disculpen, por no haberles dado las gracias a las personas que me escribieron y a las que aunque no escribieron, pero se que están pendientes de lo que pasa, con nuestro caso y como se dice por aquí, “más vale tarde que nunca” ¡gracias! por todo lo que están haciendo por nosotros, gracias por el apoyo moral y económico, pues los dos son muy importantes , ya que han pasad casi tres años de injusticia y nuestras familias se ven desesperadas, por lo económico pues no ha sido fácil, ya que no contamos con una estabilidad económica.

No se cuanto sepan de mi, o no se, si quieran saber más de mi, ignoro lo que esta en la página, pues aquí no tenemos Internet y como verán no creo que los custodios nos den permiso de salir, lo único que se, es que Gaby nos esta ayudando a subir a la página cada semana lo que hacemos y lo que queremos expresarles. En lo particular, quiero comentarles que antes de que me agarraran, injustificadamente, no pertenecía a ninguna organización, al igual de los demás compañeros, a mi me agarraron en otro lugar diferente al de los hechos, a los demás compañeros también fue lo mismo, pues ellos se encontraban en un lugar distinto, de donde yo estaba, y al de los hechos. No se que quieran saber de mi, no se que escribirles, díganme ustedes que quieren saber y yo les contestaré gustosamente.

Si alguien me puede apoyar comparando algún trabajo de los que hago, aquí pues seria de mucha ayuda, gracias a Elvia Villareal y a su esposo, por estar pendientes de nuestra situación y por el apoyo moral también a Jorge Hernández Rodríguez y a Luz María Pérez Rodríguez, que Dios los bendiga. En lo que respecta a mi detención fue en el Pueblo de la Magdalena Panoaya Texcoco México y se encuentra ubicado a 3.5 Km . de distancia a San Salvador Atenco y 3km de distancia de Texcoco.

ALEJANDRO PILÓN ZACATE.- Hoy a casi tres años de prisión ya “no” me pregunto que sentirá un presidente municipal, un gobernado, un presidente d la república, un juez, un magistrado, un ministro, un granadero: cuando escucho algo en la radio, observo en la televisión, lee en el periódico o en Internet o se cruza con alguna manifestación que le hace recordar el hecho que sucedió el 3 de mayo de 2006, donde hubo más de 200 personas golpeadas y detenidas entre ellas menores de edad (prácticamente niños) mujeres (las cuales fueron vilmente ultrajadas) hombres (los cuales fueron golpeados sin misericordia) , ancianos (prácticamente indefensos, como un bebé) además un joven estudiante muerto y un niño de apenas 14 años de edad muerto, porque una bala que le pego en el pecho, recordar la cruda imagen de sus familiares llorando por su hijo, recordar la desgarradora imagen de su hermanito llorando junto al cuerpo tirado en el suelo de su casa, recordar que se encuentran 10 personas sentenciada a casi 32 años, 2 más de 70 y uno a más de 100 años de prisión, que prácticamente es el resto de sus vidas. Recordar que ellas fueron parte de esta aberración, algunos por ambición (dando declaraciones falsas) y otros buscando más poder (avalando todas las mentiras)

Ya “no” me pregunto que sentirán, porque es evidente que ellos han perdido toda la capacidad de asombro y la capacidad de tener sentimientos ya que por encima de todo esta su prioridad es el PODER y la AMBICIÓN y no les importa pasar por encima de otro ser humano. Ahora me pregunto que sentirán los hijos, las esposas, los padres, las familias de cada una de estas personas cuando se entran que gracias a todas las atrocidades realizadas por estas “bestias” tal vez le regalo a sus hijos un carro, o tal vez un traje a su papá, un ramo de flores a su mamá, el 10 de mayo, a su esposa le regalo el viaje a la playa que hace tanto tiempo había soñado, a toda su familia les compro los mejores regalos en navidad, les regalo la mejor cena en año nuevo.

Ahora me pregunto que sentirán cuando se den cuenta que todos los regalos, los viajes, las comidas están llenas de sangre, de dolor, de sufrimiento, de cada hijo de las esposas, de los hermanos, de las madres, de los padres de cada uno de los presos.

Ahora me pregunto que sentirán unos padres, unos hijos, unas esposas, al saber que viven con una bestia que es capaz de pasar sobre cualquier cosa por ambición y poder… incluso sabre sus propias familias.

JUAN CARLOS ESTRADA CRUCES.- Yo solo te entrego estas cartas para que las envíes a cada una de las personas de las que me escribieron, yo estoy contento porque Pedro salió, gracias a Dios tu sabes que fue por él y no por los hombres que Salió, en la justicia, no, ya no creo, fue gracias a Dios. Y gracias a Dios, saldremos nosotros con el apoyo que nos están dando. ¡ah! Pero por favor, pon todo lo que escribo, se que a muchos no les va a gustar, pero así siento y así pienso
http://www.kaosenlared.net/noticia/relatos-nuestros-companeros-presos-molino-flores-14-marzo-2009

2 comentarios - Relatos de un preso inocente

@gaara46
Y EL QUE SALIO RECIEN DESPUES DE 6 AÑOS ENCIMA QUE ERA INOCENTE SALIO CON SIDA