Armas de destrucción masiva de Japón


Proyecto japones de armas nucleares

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial

La figura principal en el programa atómico japonés fue el Dr. Yoshio Nishina, un amigo de Niels Bohr y un estrecho colaborador de Albert Einstein. Dr. Nishina fue altamente cualificados de clase mundial con un excelente físico cualidades de liderazgo, que es co-autor de la fórmula de Klein-Nishina. Nishina ha establecio su propio laboratorio de investigación nuclear para estudiar la física de alta energía en el año 1931 en el Instituto Riken (el Instituto de Investigación Física y Química), que se había establecido en 1917 en Tokio para promover la investigación básica. Nishina había construido su primer cyclotrón o acelerador de partículas durante 1936, y otros 60 cyclotrónes de 220 toneladas en 1937. En 1938 Japón, también habia comprado un cyclotrón de la Universidad de California, Berkeley de los EEUU.

Segunda Guerra Mundial
El joven Dr. Yoshio Nishina con su amigo Niels Bohr

Nazis

En 1939 Nishina reconocio el potencial militar de la fisión nuclear, y se preocupa que los americanos estaban trabajando en un arma nuclear que pueda utilizarse en contra de Japón. De hecho, en 1939, el Presidente Franklin D. Roosevelt comenzó las primeras investigaciones en las armas de fisión en los Estados Unidos, que eventualmente se convirtió en el enorme proyecto Manhattan, y el laboratorio de Japón que compró su propio ciclotrón se convertiría en uno de los principales emplazamientos para las armas investigación.
Mientras tanto, la Armada Imperial Japonésa del Instituto Tecnología de Investigación continuo sus propias investigaciones, con profesores de la Universidad Imperial de Tokio, para el asesoramiento sobre las armas nucleares. Esto dio lugar a la formación de la Comisión de Investigación en Aplicación de Física Nuclear, presidida por Nishina, que se reunió diez veces entre julio de 1942 y marzo de 1943. Llegó a la conclusión en un informe que, si bien una bomba atómica es, en principio, factible, "probablemente sería difícil, incluso para los Estados Unidos para darse cuenta de la aplicación de la energía nuclear durante la guerra". Esto causó la Marina a perder interés y en lugar de concentrarse en la investigación sobre el radar.


armas

El proyecto Ni-Ir

El Ejército no se desanimó, y poco después de que el Comité emitió su informe que establecer un proyecto experimental en Riken,comenzo el proyecto Ni-Ir. Su objetivo consistía en separar uranio 235 por difusión térmica, haciendo caso omiso de los métodos alternativos tales como la separación electromagnética, de difusión gaseosa y separación centrífuga. En febrero de 1945, un pequeño grupo de científicos habian logrado producir una pequeña cantidad de material en un rudimentario separador en el complejo Riken pero el material no sirvio no era de uranio-235 indicado. El separador proyecto llegó a su fin, dos meses después, cuando el edificio fue destruido en un incendio provocado por un ataque aéreo sobre Tokio. No se hizo ningún intento de reconstruirla.
Si bien estos experimentos en curso, el Ejército y la Armada llevó a cabo la búsqueda de mineral de uranio, en lugares que van desde la prefectura de Fukushima a Corea, China y Birmania. Los japoneses también pidieron materiales de sus aliados alemanes y en uno de estos evios tal vesz el mas recordado fue el del submarino U-234 que taia a Japón 560 kg (1.200 libras ) de óxido de uranio natural, en abril de 1945 sin embargo, se rindió a las fuerzas de EEUU en el Atlántico tras la entrega de Alemania. El óxido de uranio fue identificado como "U-235" muchos otros submarinos Alemanes probablemente lograrón pasar hacia Japón.

imperio japones


proyecto F-Ir


En 1943 un comando naval japonés comenzó un programa de investigación nuclear, el F-Ir proyecto, en la Universidad Imperial de Kyoto. Bunsaku Arakatsu habían pasado algunos años estudiando en el extranjero incluso en el Laboratorio Cavendish en Cambridge con Ernest Rutherford en la Universidad de Berlín al lado de Einstein.
A principios de la guerra Comandante Kitagawa, jefe de la Marina de Guerra del Instituto de Investigaciones Químicas Sección, había pedido Arakatsu para llevar a cabo trabajos sobre la separación de uranio-235. La labor fue lenta, pero poco antes del final de la guerra que había diseñado un ultracentrifuga (a hilar en 60.000 rpm), que fue la esperanza de alcanzar los resultados requeridos. Sólo el diseño de la máquina se completó antes de la rendición japonesa.

supertecnologia
El mapa de Konan ocupada por la URSS

Poco después de la rendición de Japón, se informó de que el F-Ir proyecto ha dado con la obtención de 20 gramos por mes de agua pesada de las plantas de amoniaco electrolítico en Corea y Kyushu. Un programa de producción de agua pesada, de hecho, había sido puesto en marcha hace algunos años por el empresario junio Noguchi, quien en 1926 fundó el coreano Hydro Electric Company Hungnam en que se convirtió en el sitio de un complejo industrial de producción de amoníaco para la producción de fertilizantes. Sin embargo, a pesar de la disponibilidad de una instalación de producción de agua pesada cuya producción pudo haberse comparado con la de Noruega,codiciada por los Nazis, al parecer la multiplicación de neutrones los estudios que utilizan el agua pesada como moderador parecen no haberse llevado a cabo en Kioto. Un rumor que corría después de la guerra era que científicos japoneses habían, planificado una prueba atómica cerca de Konan el 12 de agosto de 1945, pero esto jamás pudo ser comprobado, como Konan fue ocupada a los pocos días por el Ejército Rojo antes de que pudieran caer en manos de los EE.UU. hoy en dia Konan esta dentro de territorio de Corea del Norte, tal vez los soviéticos se quedarían con el secreto de la "bomba atómica japonesa" esto nunca fue plenamente investigado por las autoridades de ocupación.

Armas quimicas y Biologicas

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial

Al terminar la Primera Guerra Mundial en 1918 los médicos de ejército japonés comenzaron a estudiar los productos químicos y biológicos usados durante los combates en Europa. El Comandante Terunobu Hasebe fue asignado para controlar los resultados obtenidos por un equipo de 40 científicos dirigidos por el doctor Ito. Pronto las observaciones del grupo de expertos demostraron que se trataban de armas capaces de producir devastaciones masivas en los ejércitos enemigos, pero para el orgulloso ejército japonés aquello resultó demasiado deshonorable. Sin embargo, esta actitud cambiaría tras el viaje de un, entonces, desconocido médico a occidente.


Shiro Ishii el doctor bacteria


Shiro Ishii se graduó en la Universidad de Kyoto en 1920, e inmediatamente entró en el ejército. En 1924, volvió a la Universidad de Kyoto para cursar estudios especializados, casándose con la hija de Torasaburo Akira presidente de la universidad, doctorándose en 1927. Un año después fue enviado a Europa con el cargo de agregado militar, viajando durante dos años en diversas ocasiones a América, familiarizándose con las investigaciones biológicas de los países Occidentales. A su regreso a Japón se consagró a promover, investigación y fabricar armas biológicas. Su teoría se basaba en que la guerra moderna sólo podría ser ganada con el uso de la ciencia y su capacidad para producir armas de destrucción masiva.
Un hecho fortuito ayudó a implantar las teorías de Ishii. Tras su regreso de Europa, un tipo de meningitis hizo erupción en Shikoku. Ishii diseñó un filtro de agua especial que ayudó a parar la expansión de la enfermedad. Su capacidad como bacteriólogo comenzó a ser famosa, sobre todo en el ejército, donde presentó la epidemia como una muestra del resultado que podían dar sus armas científicas.

Segunda Guerra Mundial

Las armas biológicas industriales resultaban ideales para su país cuyos recursos naturales eran muy pobres. En plena carrera armamentística, poco importó su falta de moralidad, Ishii encontró partidarios poderosos de sus ideas en el ejército: el Coronel Tetsuzan Nagata, jefe de asuntos militares; el Coronel Yoriniichi Suzuki, jefe de lST, la sección táctica del Estado Mayor del Ejército Imperial; el Coronel Ryuiji Kajitsuka jefe de buró médico del ejército; y el Coronel Chikahiko Koizumi, cirujano jefe del Ejército. El apoyo definitivo vino de la mano del Ministro del Ejército Sadao Araki líder de la facción fundamentalista del ejército "proceder imperial".

Nazis

La temible unidad 731

El 18 de septiembre de 1931, Japón ocupó el todo del nordeste de China. Ishii y su unidad para investigación bacteriológica se estableció al norte de Manchuria, en donde el ejército de Kuantung podía mantener un suministro ilimitado de prisioneros chinos para realizar toda clase de experimentos humanos.
Al final de agosto, 1932, Ishii llevó un grupo de 10 científicos de la Universidad Médica del Ejército hacer una gira de Manchuria y regresó con la decisión para asentar definitivamente su centro de investigaciones en un lugar cerca del rió Peiyin a 20 kilómetros sur de Harbin. El centro se inauguró a finales de 1932 bajo el nombre de Unidad de Kamo o Unidad de Togo. Ishii fue promovido a coronel y recibió un presupuesto de 200.000 yens.
En 1936 se establecieron definitivamente dos unidades por orden de Emperador Hirohito: una era la unidad de Ishii bajo el nombre de "Prevención Epidémica y Sección de purificación de Agua del Ejército de Kuantung" (el nombre no se cambió a Unidad 731 hasta las 1941), que fue trasladada a una nueva base en Pingfan a 20 kilómetros al sudoeste de Harbin. La segunda fue la Unidad de Yujiro Wakamatsu (después cambió a Unidad 100) estableciéndose en Mengchiatun, cerca de Changchun, con el nombre de “Sección de Prevención de la Enfermedad Veterinaria del Ejército de Kuantung”. En junio de 1938, la Unidad 731 tuvo lista su base de Pingfang que ocupaba un área de 32 kilómetros cuadrados ocupada por 3.000 personas entre científicos y técnicos.

armas


Uso de germenes en civiles chinos


imperio japones

En la campaña del 13 de agosto de 1937, y ante la atenta mirada de las armadas occidentales, el ejército japonés usó gas venenoso contra las tropas chinas. Antes de entrar en guerra contra los aliados Japón usó por lo menos en cinco ocasiones productos de guerra bacteriológica en China, intentando producir epidemias y plagas: el 4 de octubre de 1940 un avión japonés dejó caer bacterias en Chuhsien, provincia de Chechiang, causando la muerte de 21 personas; el 29 del mismo mes otro avión japonés lanzó bacterias sobre Ningpo, igualmente en Chechiang, matando a 99 personas; el 28 de noviembre del mismo año, los aliados se enteraron de que aviones japoneses habían dejado caer gérmenes en Chinhua pero no produjeron víctimas; en enero 1941 Japón extendió gérmenes en Suiyuan y Shansi causando erupciones epidémicas de cierta consideración.


supertecnologia
La base de esperimentación de la Unidad 731

El complejo de la Unidad 731 cubre seis kilómetros cuadrados y consta de más de 150 edificios. El diseño de las instalaciones hacía difícil de destruir por los bombardeos. El complejo contiene diversas fábricas. Había alrededor de 4.500 contenedores que se utilizarán para aumentar las pulgas, seis calderas gigantes para producir diversos productos químicos y alrededor de 1.800 contenedores para producir agentes biológicos. Aproximadamente 30 kg de la bacteria de la peste bubónica podía producirse en varios días.

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial
Hoy en dia, uno de los edificios está abierto a los visitantes

Algunas fabricas satélites de la Unidad 731 están en el uso de varias empresas industriales chinas. Una parte se ha conservado y está abierto a los visitantes como el Museo de Crímenes de Guerra.
Toneladas de las armas biológicas (y algunas sustancias químicas) fueron almacenados en varios lugares en el noreste de China durante la guerra. Los japoneses intentaron destruir algunas instalaciones después de la guerra. En agosto de 2003, 29 hobreros de una contruccion encontraron por sorpresa algunos depósitos químicos que habían sido enterrados hace 50 años, algunos obreros resultaron eridos por los gases toxicos y fueron hospitalizados.
Segunda Guerra Mundial
La Unidad 731


Shiro Ishii y EEUU

Nazis

Luego de terminada la guerra Ishii cambió sus conocimientos no sólo por su indulto y el de sus hombres; también por que fuera borrado por completo su historial y pudiera llevar una vida normal. Shiro Ishii tras su estancia en Estados Unidos volvió al Japón recibiendo los máximos honores. Murió en 1959 de un cáncer en la garganta tras haber sido gobernador de Tokio, presidente de la Asociación Médica y del Comité Olímpico del Japón en la posguerra.
Aquella protección a unos científicos que causaron el sufrimiento y el dolor sin el menor remordimiento repelió a muchos de los americanos que intervinieron en su protección y ocultamiento. El coronel Thompson terminó suicidándose y el general MacArthur se manifestó en contra de aquella actuación de su gobierno y fue retirado de la misión por petición propia.
Experimentos con seres humanos similares a los realizados por el grupo de Ishii, se habían condenado como crímenes de guerra por el Tribunal Militar Internacional en el juicio contra los criminales de guerra nazis, comenzado en Nüremberg el 30 de septiembre de 1946. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos perdonó a los científicos japoneses a cambio de sus secretos en la guerra bacteriológica amparándose en la excusa de que se aproximaba un posible enfrentamiento con la Unión Soviética.

Experimentos realizados por la unidad 731.

armas

.Disección de personas vivas para experimentos de laboratorio y en ocasiones asesinados simplemente para documentar la muerte. El número de personas utilizado para este fin iba de las 400 a las 600 cada año.

.A partir de la segunda mitad de 1940, las tropas agresoras japonesas empezaron el uso a gran escala de armas bacteriológicas, y desencadenaron todo tipo de enfermedades infecciosas como el cólera, el tifus, la pestilencia, ántrax, difteria y bacteria de la disentería.

.Congelaban a los prisioneros y los sometían a técnicas de deshidratación severas y documentaban la agonía.

.Los exponían a bombas para aprender a curar a los heridos japoneses. Bombardearon poblados y ciudades chinas con pulgas infectadas y dieron a los niños golosinas con ántrax. Después entraban para comprobar los daños a la población y se llevaban enfermos todavía vivos para abrirlos y perfeccionar el arma.

.Contaminaron las fuentes de agua.

.Algunos de los experimentos llevados a cabo allí incluían inyectar a los sujetos con bacteria causantes de la peste bubónica producidas en moscas infectadas, para luego registrar la evolución de la enfermedad e incluso disecarlos en estado consciente.

.Los japoneses no dejaron nada sin probar: hongos, fiebre amarilla, tularemia, hepatitis, gangrena gaseosa, tétano, cólera, disentería, fiebre escarlata, ántrax, muermo, encefalitis de las garrapatas, fiebre hemorrágica, difteria, neumonía, meningitis cerebroespinal, enfermedades venéreas, peste bubónica, tifus, tuberculosis y otras endémicas de China y Manchuria. Realizaron pruebas con cianuro, arsénico, heroína, con veneno de serpientes y de pez erizo. En este programa murieron más de 10.000 personas.

.Algunos murieron como consecuencia de las investigaciones. Otros fueron ejecutados cuando quedaron tan débiles que no podían continuar en la Unidad 731 y en otros tantos puntos se hicieron tests con insectos, y todo tipo de gérmenes. Se probaba la resistencia humana al botulismo, ántrax, brucelosis, cólera, disentería, fiebre hemorrágica, sífilis y también la resistencia a los rayos X.


El soplo del viento divino los "Kamikaze"


imperio japones

La determinación del ser humano, Tal vez el arma secreta más poderosa con cual contaba Japón esto fue evidente en los pilotos kamikazes, palabra que significa "viento divino", el nombre que adquirió un tifón que destruyó en 1570 una flota mongola que amenazaba con invadir la isla del Japón.
Pequeños escuadrones de jóvenes pilotos voluntarios se lanzaron con sus zeros en picada mortal sobre los barcos norteamericanos. Más de 2.500 pilotos murieron en esta acción. Tras la conclusión del conflicto, el ejército norteamericano realizó una investigación para determinar si los temerarios pilotos kamikazes habían sido obligados a actuar de forma suicida. El resultado sorpresivo de esta pesquisa oficial fue que los jóvenes pilotos eran voluntarios. Nadie los obligó a su acción final.

supertecnologia

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial

Segunda Guerra Mundial

Sobre los kamikaze se ha publicado un libro en francés escrito por dos oficiales japoneses que formaran parte de tal cuerpo (R. Inoguchi y T. Nakajima, Alerte kamikaze!, París, Ed. France-Empire). Es un libro escrito en un crudo estilo militar que hace referencia esencialmente a la organización y a los distintos operativos realizados. A pesar de ello se transmite igualmente parte del espíritu que ha caracterizado al kamikaze. Dicho cuerpo fue creado por el almirante Onishi cuando, ante la aplastante superioridad de medios por parte del adversario, pareció que no hubiese otra esperanza en la victoria que no fuera un milagro solamente realizable por un camino de excepción. Kamikaze quiere decir "Viento" y "Tempestad de los Dioses". Con esto se hizo referencia a un episodio de la anterior historia del Japón. En 1281, en una situación por igual desesperada, un huracán, que se pensó hubiese sido desencadenado por los dioses, salvó al Japón hundiendo en pocos minutos una potentísima flota enemiga. De este modo los kamikaze se concibieron a sí mismos casi como la encarnación de la misma fuerza divina que entonces había salvado a la nación.

Nazis

En el momento de constitución del cuerpo éstas fueron las palabras pronunciadas por el almirante Onishi: "Me dirijo a vosotros en nombre de los cien millones de Japoneses para solicitar vuestro sacrificio, invocando la victoria. Uds. ya son dioses y los dioses se olvidan de cualquier deseo humano. Si por casualidad todavía tienen uno que sea aquél de saber que vuestro sacrificio no ha sido en vano". Tales palabras hallaron un suelo preparado en el estado de ánimo de exasperación nacido en masas de combatientes que, aun constatando la imposibilidad de hacer frente al enemigo con sus mismos medios, no querían sin embargo de ninguna manera doblegarse ante un destino infausto. De este modo la determinación de vencer a cualquier costo, atestiguada en un primer momento por ejemplos aislados, con la precipitación de los acontecimientos y con la creación de aquel cuerpo especial, terminó "inflándose como un torrente destructor". Se calcula que desde el 24 de octubre de 1944, fecha de la creación del cuerpo de los kamikaze, hasta el 15 de agosto de 1945, fecha de la capitulación del Japón, 2.530 pilotos se lanzaron en los ataques suicidas en contra de los portaviones, los acorazados y los transportes norteamericanos. En el momento en el cual, a pesar de todo, Japón depuso las armas, el almirante Onishi se suicido de forma tradicional samurai el seppuku, alcanzando así a sus hombres en la muerte. Poco antes escribió esta breve estrofa lírica:

"Después de la tempestad -la luna ha aparecido- radiante".

armas
USS FRANKLIN

imperio japones
USS FRANKLIN estalla en llamas.

supertecnologia

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial

Segunda Guerra Mundial

Esto nos lleva a analizar el elemento interior, ético y espiritual del espíritu kamikaze. Por un lado, el llamado de Onishi había encontrado una superabundancia de voluntarios. El libro aquí mencionado nos refiere que aquellos que eran elegidos consideraban tal cosa como un alto honor por el cual agradecían, y que a veces se llegó hasta a protestar y acusar de favoritismo e incluso de "corrupción" cuando tal privilegio no era concedido. Luego debe ser subrayado que no se trataba de un gesto dictado por un momento de exaltación y de delirio heroico. Podía acontecer que los kamikaze tuviesen que esperar meses enteros antes de ser enviados a su misión. Y en este período pasaban el tiempo acudiendo a sus ocupaciones normales, participando incluso de juegos y diversiones, casi como si no tuviesen ante sí la perspectiva de partir hacia una muerte segura y casi como si aquellas no fuesen sus últimas jornadas de la vida. Su misticismo guerrero se acompañaba de una fría y lúcida determinación, puesto que, tal como se ha mencionado, ellos tenían que adiestrase a fondo en las técnicas precisas de un ataque que para tener eficacia reclamaba hasta el final un absoluto dominio de sí mismo.

Nazis

armas

Tácticas de ataque

Para los cazas ligeros y rápidos, como los Zero (nombre en código para los aliados Zeke), y los bombarderos embarcados tipo Suisei (nombre en código Judy), se adoptaron dos métodos de aproximación con vista a los ataques especiales:[60] a la máxima o mínima altura posible. Aunque desde el punto de vista de la exactitud de la navegación y de la buena visibilidad hubiera sido preferible una altura media, se prefería renunciar a estas ventajas en consideración a otros factores. En efecto, la altura preferida estaba comprendida entre los 5.500 y 6.500 metros de altura, y ello por varias razones:

imperio japones
El Mitsubishi A6M, conocido como Zero fue el avión más utilizado para los ataques suicidas.

supertecnologia

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial

Segunda Guerra Mundial

Nazis

.Cuanto mayor es la altura, más difícil se hace la intercepción por parte del enemigo;
.Había que tener en cuenta la maniobrabilidad de un avión cargado con una bomba de 250 kilogramos.
.La máxima velocidad era alcanzada al entrar en contacto.
.Obligaba a los artilleros a disparar a la máxima elevación dificultando el centrado.
.El éxito era mayor cuando existía un cielo con bajo techo de nubes.

armas

En lo que respecta a la aproximación a poca altura de los aparatos japoneses, volaban lo más cerca posible de la superficie del mar, de modo que se retrasara al máximo su localización por los radares aliados. En las postrimerías de 1944 se consideraba que el radar estadounidense tenía un alcance efectivo de 160 kilómetros a gran altura y de 30 a 50 kilómetros a baja altura. Este último era muy poco efectivo debido a la barrera antiaérea que se establecía. Además, muchas aeronaves y pilotos eran derribados antes de llegar al objetivo. En las ocasiones en que se disponía de muchas unidades de ataque, se aplicaban simultáneamente el método de aproximación a baja altura y el de alta cota, además desde varias rutas.
La Décima armada estadounidense contabilizó 40.000 bajas, junto con 9.700 bajas de la Flota estadounidense, las cuales fueron en su mayoría debido a ataques Kamikaze
Para el ataque final suicida, los pilotos tenían un orden de prioridades: En los portaaviones, el mejor blanco era el elevador principal; seguían luego, en orden de preferencia, el elevador de popa o el de proa. En cuanto a los demás tipos de grandes unidades de guerra, el mejor blanco era la base del puente de mando. En los destructores y otros pequeños buques de guerra y de transporte, un impacto en un punto cualquiera, situado entre el puente de mando y el centro del navío, resultaba generalmente de gran eficacia.
imperio japones

supertecnologia

Las ultimas armas secretas de Japón: segunda guerra mundial

Segunda Guerra Mundial

Nazis

"El valor de la vida frente al cumplimiento del deber tiene el peso de una pluma", reza un antiguo proverbio japonés, que expresa la filosofía implícita en los suicidas voluntarios kamikazes. El morir bien supera al necesario vivir.

armas
Pilotos kamikaze del ejército imperial japonés, noviembre de 1944 antes del despliegue en las Filipinas. Sólo Toshio Yoshitake, segunda fila a la izquierda se sabe que han sobrevivido a la guerra.

imperio japones