El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Marihuana información

%title%

%url%

%description%

Click aquí
MARIHUANA INFORMACIÓN!!!Diversa de todo...

1. Introducción

La marihuana es la mezcla de hojas, tallos y flores desecados de la planta del cáñamo o Cannabis sativa. Esto implica que cuando hablamos de marihuana, hablamos del producto final del procesamiento de la planta que será consumido; otro producto de la cannabis sativa es el hachís, que consiste en la extracción de las resinas de la planta. La planta contiene la sustancia psicoactiva delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), que se concentra principalmente en el centro de las flores, y más de 400 compuestos. Se encuentran en el humo, además del THC, más de 150 sustancias, la mayoría no presenta propiedades psicoactivas.

La planta
Dentro del reino vegetal se sitúa en la división de las angiospermas dicotiledóneas, en el grupo de las miricales y en el género cannabis. La cannabis sativa es la única especie dentro del género cannabis, sin embargo dentro de las cannabis sativa se pueden apreciar tres subespecies claramente diferenciadas: sativa, índica y rudelaris. La hoja de sativa es más fina y alargada, de un verde más pálido que la índica. Esta última es más ancha, oscura y compacta, de reconocidas virtudes calmantes. La especie Rudelaris se utiliza para cruzamientos, por su bajo contenido de THC (0%-0,5%).

Es una especie anual, de tallo recto que alcanza entre 90 centímetros y 5 metros de altura dependiendo del suelo y el clima (2 metros en promedio). Produce flores actinomorfas (simétricas respecto a cualquier eje que pase por el medio del pétalo) y unisexuales (hay un macho y una hembra), creando inflorescencias en forma de racimos en el macho y de espiga en las hembras. Es fanerógama (presentan órganos sexuales visibles), herbácea (endeble, cuyas flores mueren después de fructificar) y simpódica (cada rama principal presenta bifurcaciones). Sus hojas son palmatisectas (con hendiduras que llegan hasta el apéndice del pecíolo), con cinco o siete segmentos dentados y ásperos.

Dónde crece
En las regiones templadas, subtropicales y húmedas, obteniéndose las mejores variedades en las zonas altas y cálidas. El cultivo de la marihuana es ilegal en la mayoría de los países, aunque éste está muy difundido en América Central y Sur, África y Oriente. Los métodos y regiones de cultivo dependen del producto de la planta que quiera explotarse. Por otra parte, existen variedades de interior que son fácilmente adaptables al clima.

Usos
El uso más conocido es para uso recreativo. Sin embargo, presenta otros usos no tan difundidos, pero que en otras épocas eran frecuentes.
Las semillas proporcionan un aceite secante utilizado en la fabricación de barnices, pinturas y jabones; también se usan sus frutos (cañamones) como alimento para pájaros domésticos. Con las fibras de la corteza se confeccionan numerosos géneros textiles, como tejidos, cuerdas y lonas para fabricar velas y sacos. Las fibras blandas, utilizadas en Asia para confeccionar tejidos, se obtienen del cáñamo recolectado en el momento de la polinización; las fibras más toscas y fuertes proceden de plantas maduras. Se extraen y procesan de forma similar a las fibras del lino: los tallos, parcialmente descompuestos, se secan, se rompen y se golpean para separar la porción leñosa de las fibras. En farmacología se utiliza el extracto alcohólico y la tintura.
De las inflorescencias femeninas y las semillas se extrae una resina con la que se preparan mezclas para fumar. Con las flores y las hojas se elaboran los productos kif (propia de Marruecos), hachís y marihuana, las cuales tienen como ingrediente principal resinas donde se concentra el THC. Esta droga se fuma, se mastica e incluso se come. El hachís, un extracto de la resina de la planta, tiene una concentración de THC en promedio ocho veces superior a la marihuana.

Desde cuándo se conoce
La marihuana se conocía en Asia Central y en China desde antes del año 3000 a.c., donde se utilizaba en la medicina y para textiles. Existe fuerte evidencia empírica de sus usos para el ocio desde tiempos remotos. En la época moderna se extendió su uso entre la juventud en las décadas de 1960 y 1970.

Desde cuándo es ilegal
El primer país en declararla ilegal fue Gran Bretaña el 28 de setiembre de 1928, teniendo como precedentes la ilegalización en los estados de California y Texas en 1915 y 1919 respectivamente.

En 1931, se crea en Estados Unidos el Federal Boreau of Narcotics (FBN), encabezado por Harry J. Anslinger, quien comienza una dura campaña mediática, asociándola a la violencia y delincuencia. Probablemente los motores hayan sido justificar una mayor financiación para el FNB, reprimir a las minorías negras e inmigradas, y dirigir el mercado de los opiáceos, en manos de la mafia, muy ligada al FBI. La campaña de Anslinger logra declarar ilegal la marihuana en todo EE.UU. en 1937, desoyendo las objeciones de la Asociación Médica Americana.


Historia
La primera referencia documental del uso del cáñamo se encuentra en la farmacopea china, el PEN TS'AO de Shen Nung, en el 3727 a.c. Allí se hace referencia a su uso para aliviar los dolores de la menstruación.
Hemos de suponer que para llegar hasta estas conclusiones, el cáñamo fue usado profusamente, según datos prehistóricos, desde la revolución del Neolítico, 8000 años a.c. en Asia (China e India), en la confección de cestería por grupos recolectores. Esta textura tradicional en la fabricación de cestos, al sustituir los juncos y otras fibras vegetales por el cáñamo.
Se cree que los árabes la trajeron de India entre el S. II y III, asimilándola a su cultura. Más tarde, entraría a Europa de manos de los cruzados. El ingreso a América se habría dado por los españoles en la segunda mitad del S.XVI.
Varias culturas dieron diversos usos a ésta planta a lo largo del tiempo. Desde los chinos para fabricar papel, pasando por los romanos para fabricar velas y todo tipo de cuerdas, hasta los musulmanes para recreación, el cáñamo era moneda corriente.
En general, hay indicios del uso de esta planta desde tiempos remotos en todo el globo, algunos más creíbles que otros, aunque con certeza sí fue usada durante varios siglos de diversas maneras, siendo hoy la recreación, y en menor medida en medicina y farmacología, los más conocidos.

2. Marihuana como droga

Clasificación dentro de las drogas
Si clasificamos a las drogas según su efecto al sistema nervioso central (SNC), podemos obtener tres grupos:
las depresoras del SNC (alcohol, tranquilizantes, opiáceas-heroína, morfina-, hipnóticas –pastillas para dormir-, y solventes- nafta, pegamento-). A través de un proceso de adormecimiento cerebral provocan efectos que van desde la desinhibición a un coma.
las estimuladoras del SNC (mayores-cocaína, anfetaminas-, menores-nicotina- y xantinas-cafeína-). Aceleran el normal funcionamiento del cerebro a través de efectos que van desde dificultades para dormir a hiperactividad.
las perturbadoras del SNC (ácidos, hongos, drogas de síntesis-éxtasis-, floripón y derivados del cannabis). Generan trastornos en el normal funcionamiento del cerebro, provocando distorsiones perceptivas.

Modos de uso
Los cigarros (entre 0,5 y 1 g) se preparan con hojas y yemas de las flores, presentando una concentración de THC entre 10 y 40 mg por cigarrillo, aunque puede ser de más de 100 mg. También puede ingerirse, aunque sus efectos son más variables. El THC es tres veces más activo fumado que vía oral.
Dado el necesario prensado de la planta, para ser fumada debe desmorrugarse previamente, liándose luego al igual que el tabaco. Una dosis de menos de un gramo por persona es suficiente para lograr los efectos, dependiendo de cada persona y de su estado de ánimo al momento de consumirla. En la ingesta, generalmente se usa en la elaboración de comidas como cualquier hierba aromática.

Cuánto se usa
Sin duda que obtener estadísticas significativas del consumo de una sustancia que es ilegal en la mayor parte del mundo es una tarea muy difícil. Desde declaraciones falsas, asociadas al riesgo de ser reprimido, hasta la dificultad de establecer supuestos estadísticos confiables, fruto del desconocimiento del tema. Por tanto, las estadísticas que se presentan, deben condicionarse a un amplio margen de error.
Según un estudio de Naciones Unidas del año 2000, hay unas 141.200.000 personas que consumen marihuana en sus diversas maneras, lo que representa aproximadamente un 2% de la población mundial. Un estudio realizado en España entre 2005 y 2006 en personas de 15 a 64 años, reveló que el 28,6% de la población consumió alguna vez, mientras que el 8,7% lo hizo en los últimos 30 días.
Efectos que causa
Hay receptores específicos de cannabinoides (CB1 y CB2) en el sistema nervioso central y periférico, particularmente en la corteza cerebral, los ganglios de la base y el hipocampo. Existe un ligando natural ampliamente distribuido en el sistema nervioso central, similar al THC.
Los efectos de la hierba fumada comienzan entre uno y cinco minutos después de su administración pulmonar, y duran entre una y dos horas. Los efectos de la ingestión oral comienzan después de media hora. Son más fuertes, más duraderos y variables, pudiendo prolongarse hasta cinco horas.
Una vez consumida, se absorbe con rapidez desde los pulmones a la sangre, y de ésta pasa rápidamente a los tejidos. Se metaboliza en el hígado, convirtiéndose en el compuesto psicoactivo 11-hidroxi-THC y en más de 20 metabolitos, la mayoría de los cuales se excretan por las heces a un ritmo relativamente lento.
Intoxicación por consumo
En primer lugar, es de rigor aclarar que, dado que contiene compuestos psicoactivos, la actitud (expectativa del usuario) y el lugar (contexto ambiental) son determinantes importantes de los efectos. Asimismo, depende de la dosis de THC y de la vía de consumo, absorbiéndose más rápido fumado.

Los efectos psicológicos son:

Percepción subjetiva de relajación y euforia suave.

Perturbaciones del pensamiento, de las funciones perceptivas (agudización perceptual) y psicomotoras, de la capacidad de concentración, y alteración de la dimensión espacio-temporal.

Deterioro de la memoria a corto plazo.

Los efectos son relativamente benignos en usuarios normales, pudiendo desencadenar trastornos emocionales graves en personas predispuestas o con antecedentes psicóticos o neuróticos. El uso crónico aumenta el riesgo de síntomas psicóticos en personas con esquizofrenia.
Es importante destacar que el THC no causa un síndrome amotivacional específico. Los síntomas atribuidos a la marihuana son difíciles de distinguir de depresiones leves y de lo que se conoce como adolescencia prolongada.

Efectos físicos

Inmediatos: inyección conjuntival (ojos rojos), sequedad bucal y taquicardia. Para esta última, los fumadores habituales adquieren rápidamente tolerancia. Puede desencadenar angina de pecho en personas con insuficiencia coronaria, aun más que el tabaco.
Aumento del apetito y somnolencia.
Efectos a largo plazo
Aumento en el riesgo de afecciones respiratorias, reduciendo significativamente la capacidad vital pulmonar entre quienes la fuman a diario. Cabe aclarar que no hay evidencia que la marihuana produzca cáncer de pulmón.
Dependencia psicológica.
Tolerancia a la marihuana
Entre los consumidores frecuentes se observa en general una rápida tolerancia a sus efectos no presentando síntomas de abstinencia fisiológica ni psíquica al interrumpir el consumo, pudiendo llevar un ritmo normal de vida.
Se aprecia sin embargo entre los consumidores crónicos, signos de abstinencia que pasan por temblores, sudación, náuseas, diarrea y alteraciones del sueño.
Cabe aclarar que en ningún caso la abstinencia de marihuana es asimilable a la del alcohol u otras drogas legales.
En todo caso, los efectos están estrechamente relacionados con el estado emocional de la persona, su estado físico y psíquico. Siempre es importante destacar que en ningún momento el consumo excesivo lleva a la muerte, ergo, no existe sobredosis.

Problemas asociados al consumo

Los riesgos asociados al consumo de derivados del cannabis se explican tanto por las peculiaridades de su principio activo, el THC, como por el hecho de que se consuma habitualmente fumado incorporando los problemas asociados al humo y el calor.

En el plano psicológico, el THC es particularmente soluble en grasa, por lo que tiende a concentrarse en los tejidos grasos del organismo, como es el caso del cerebro. Tiene una vida media de una semana, aunque los mas recientes estudios la calculan en tres días, período en el que aún se mantiene sin eliminar el 50% del principio activo, favoreciendo su acumulación cuando el consumo es regular. Como consecuencia de este proceso existen algunos riesgos a considerar:

Ejecución de tareas complejas que requieren lucidez mental y coordinación psicomotora, como pueden ser conducir un vehículo.
Pueden darse reacciones agudas de pánico y ansiedad. Como aclaramos anteriormente, en personas predispuestas puede favorecer el desencadenamiento de trastornos psiquiátricos. Estos tipos de efectos

3. Impacto social
Por ser una droga ilegal, el impacto que produce en la sociedad el consumo de marihuana, se basa en la implicancia de entrar en una red ilegal con todos los riesgos que esto conlleva, y del reracionamiento del consumidor con un ambiente poco conocido por este y por la sociedad en general.

Dado que quien quiera consumirla recurre necesariamente al mercado negro, la calidad del producto, sumado a la acción extractiva que ejercen los traficantes, tratando de minimizar costos y riesgos asociados al paso de fronteras, es desconocida por no contar con controles de ningún tipo.

La mayoría proviene del exterior (Paraguay, Brasil, Bolivia y zonas calurosas de otros países sudamericanos). Además, por una cuestión de mercado, la marihuana de mejor calidad viaja a países con mayor poder adquisitivo.

Al momento de hablar de riesgos asociados al consumo de una sustancia, resulta recurrente la brecha existente entre uso y abuso de la misma. Con la marihuana es particularmente interesante el defasaje entre ambas prácticas; un uso habitual adecuado reduce considerablemente los eventuales riesgos antes mencionados, mientras que el abuso incrementa la probabilidad de problemas.

Si tomamos la incidencia del consumo en la sociedad en relación al nivel de ingresos, vemos que atraviesa todas las clases sociales, predominando en los niveles medios. Se evidencian dos cosas claras: a) que no es de uso exclusivo de un grupo: el consumo existe en una proporción considerable de la sociedad y b) que si bien la marihuana reside principalmente en zonas de bajos ingresos, no son éstas su destino final principal.


Algunas cuestiones sobre la marihuana y el consumidor

En general (y en particular en Uruguay), el consumo de marihuana es visto con malos ojos por quienes no la consumen. Esta conducta responde en primer lugar a un desconocimiento casi total de los efectos de la droga; por el contrario, el tema está rodeado de mitos y falsas acusaciones que dificultan la aceptación de nueva información. El hecho encuentra sus causas en la fuerte propaganda que en el auge conservador de la ilegalización de la marihuana a nivel mundial se hiciera, seguido por una negación del tema.

Por ser ilegal y criminalizada, no sólo los que no la consumen desconocen los efectos, sino que entre quienes sí la consumen también está presente la falta de información. Esto conlleva a desconocer los riesgos, tanto los asociados al narcotráfico como a los propios de la planta, y en consecuencia al mal uso.

A modo de resumen de las grandes mitificaciones existentes, encontramos la asociación del consumo como propio de conductas delictivas que, como veremos más adelante, es absolutamente falso.

En segundo lugar, se le asocia con otras drogas ilegales con otros tipos de efectos muy distintos. Esto se debe al carácter de ilegal de la droga, que lleva necesariamente al consumidor al mercado negro, con el alto nivel de inseguridad y falta de amparo alguno que ello implica. En estos entornos de venta conviven diversas drogas, ninguna asociable a la marihuana. El gran problema de esa convivencia es que el mismo mercado negro incita a parte de los consumidores de marihuana a otras drogas, tanto por estrategias de mercado de los propios narcotraficantes, usándola como variable de ajuste, como por los vaivenes de la oferta. Caso concreto del segundo punto es la escasez del verano de 2004, que tuvo como consecuencia el boom de la problemática de la pasta base y los enormes riesgos que ella acarrea.

4. Relación de la marihuana con otras drogas

Muchas veces se comete el error de catalogar a las drogas ilegales como drogas en general, sin tener en cuenta el daño social o físico que generan unas u otras, ni el grado de dependencia generado. También se considera erróneamente a la marihuana como puerta de entrada a las drogas ilegales mas “duras”.
En realidad la única relación que tiene la marihuana con las drogas duras (cocaína, heroína, pasta base, éxtasis, anfetaminas), es una relación de mercado, ya que la distribución se da desde las mismas bocas ilegales, entrando así el consumidor en un entorno plagado de drogas más duras, que generalmente otorgan más ganancias al narcotraficante, y crean consumidores más fieles, dado el grado de dependencia que generan las drogas duras.
Una muestra clara de esto es el fenómeno de la pasta base. Esta era una droga socialmente desconocida; sus daños eran ignorados tanto por sus consumidores como por los técnicos en materia de drogas. El boom del consumo se dio por una cuestión de oferta y demanda de drogas en el mercado ilegal. La difusión de esta droga coincidió con una gran “sequía” de marihuana, esta fue retirada del mercado por un tiempo, para generar así consumidores de la nueva droga (mucho más adictiva y rentable).
Seguidos años de crisis y de no tomar cartas en el asunto, sumado a una sustancia sumamente adictiva a un costo muy bajo, llevaron su consumo en alza
A diferencia de la marihuana, las drogas duras conllevan un riesgo inaceptable para la salud. Tienen grados de adicciones muy superiores, deterioro mental y físico,
La marihuana se asemeja en sus efectos a corto y largo plazo a las drogas legales tales como el alcohol o el tabaco. En el siguiente cuadro se observa una comparación entre estas tres drogas:

Riesgo de Alcohol Tabaco Cannabis
Dependencia síquica XXX XXX X
Dependencia física XXX XXX 0
Lesiones hepáticas XX 0 0
Lesiones cardíacas X XXX ?
Lesiones gástricas X X 0
Lesiones de vías resp 0 XXX XXX
Lesiones cerebrales XX 0 ?
CPT* XXX 0 XX
*Conducta peligrosa en el tráfico

Referencias:
Riesgo elevado XXX
Riesgo mediano XX
Riesgo bajo X
Riesgo no probado ?
Ningún riesgo 0

Obviamente sus efectos en la persona como en la sociedad son menores. Por ser de consumo generalizado y legal estas drogas causan problemas más severos que el resto de las drogas juntas. Un caso claro es la cantidad de muertes al año causadas por el consumo de tabaco, y la incidencia de el alcohol en los accidentes de tránsito y las muertes por violencia doméstica. Creemos fundamentales las políticas impulsadas desde el Poder Ejecutivo en lo que tiene que ver con estas problemáticas, y esperamos que en un futuro no muy lejano se puedan aplicar políticas de este estilo a un hipotético consumo legal de marihuana.

5. Uso terapéutico

Como se menciona anteriormente, la marihuana se utilizó con fines medicinales desde hace miles de años. En varios países del mundo se sigue investigando acerca de los efectos medicinales de la marihuana, mientras que en otros se utiliza con fines terapéuticos en diferentes escalas.
El cannabis tiene efectos favorables sobre pacientes graves que sufren dolores intensos. Puede ayudar a combatir la disminución del apetito en pacientes de SIDA y Cáncer. En lo que tiene que ver con esta última enfermedad, también ayuda a disminuir el malestar generado por tratamientos tales como la quimioterapia o radioterapia.
Esta droga es usada también para disminuir el síndrome de abstinencia generado en pacientes en procesos de rehabilitación de drogas mas duras.
Es probable que el cannabis también tenga efectos positivos (aunque aún no esta demostrado científicamente) en personas con dolor crónico, esclerosis múltiple y el síndrome de Gilles de la Tourette.
Científicos del Scripps Research Institute de La Jolla, California, han descubierto que el THC inhibe la formación de las placas amiloideas, primer marcador patológico de la enfermedad de Alzheimer. El estudio, afirma que el THC es un inhibidor notablemente superior de la agregación de la placa amiloidea que muchos de los fármacos actualmente aprobados para tratar dicha enfermedad.
Según un estudio presentado en la 71ª Reunión Científica Anual de la Universidad Americana de Gastroenterología el THC puede relajar el colon y reducir los espasmos de estómago tras la ingesta de alimento. El estudio comparó los efectos del dronabinol (THC) y el placebo sobre la motilidad del colon y la sensación subjetiva en adultos sanos. Los doctores de la clínica Mayo de Rochester, EE.UU., llevaron a cabo el ensayo doble ciego y paralelo con un grupo de 52 voluntarios. Vieron que el THC relaja el colon y reduce los espasmos y contracciones post-prandiales. Además, los efectos eran más intensos en las mujeres.
El uso de la marihuana como droga medicinal esta permitido en Canadá y en 19 estados de Estados Unidos.

6. Marihuana y legislación

Legislación internacional
Las dos normas internacionales que limitan el uso de la marihuana y sus derivados son:
La Convención sobre drogas narcóticas de 1961 y la de sustancias psicotrópicas de 1971.
Lista de estupefacientes sometidos a fiscalización internacional (véase anexo), dividida en 4 grupos:
Grupo 1: sustancias peligrosas para la salud, sin utilidad médica, prohibidas para el consumo humano
Grupo 2: las que contienen cierta peligrosidad, pero beneficio terapéutico para justificar uso
Grupo 3: las que tienen provecho sobre el riesgo en la salud, necesitándose para estas prescripciones médicas
Grupo 4: sustancias beneficiosas para la salud, de toxicidad baja por lo que no necesitan prescripción médica.
Según esta clasificación, las sustancias del cannabis se encuentran dentro del Grupo 1, de las que soportan controles más estrictos. Las dos convenciones contemplan el uso bajo dos supuestos; los estudios clínicos y el uso terapéutico.
La Convención de 1961 plantea que el requisito legal es la creación de un Agencia Nacional, encargada de la importación y exportación, venta al por mayor y mantenimiento de la existencia de cannabis y su resina, así como su control de calidad.
La Convención también declara que un país queda exento de la prohibición de cultivar marihuana, si se considera la medida más apropiada para proteger la salud y el bienestar sanitario de la sociedad; y como manera de combatir y prevenir el tráfico ilícito.

Legislación regional
Quienes están en contra de un cambio acerca de la actual legislación argumentan que es imposible legalizar la marihuana sin hacerlo en el resto de la región. Argumentando que nuestro país se transformaría en un centro de consumo regional, y que se violaría la normativa internacional vigente. Ninguno de los dos argumentos son válidos.
Es muy difícil de creer que alguna persona de un país vecino, viajara miles de kilómetros para fumar un porro en nuestro país, teniendo en cuenta que es una droga de fácil acceso en la región. Y si así fuera, y en nuestro país fuera legal, dejaría de ser una cuestión de legislación, para transformarse en un problema estrictamente aduanero y de control.
Como se menciona más arriba, no viola ningún tratado ni Convención internacional.
Igualmente es importante tener en cuenta el marco legal regional, para ver donde nos encontramos parados.
En Argentina esta prohibido, la siembra, cultivo, almacenamiento de semillas, materias primas, producción, fabricación, tenencia, extracción, preparación, comercialización, distribución de plantas o semillas, facilitación. Cualquiera de estas actividades es penada con prisión de 4 a 15 años. En el caso de que exista una cantidad sembrada o almacenada para consumo personal, la pena será de 1 mes a 2 años de prisión. (Véase Ley de Estupefacientes 23.737 de la República Argentina) El Estado administra y otorga permisos para experimentar e investigar con sustancias ilegales.
En Paraguay esta prohibida la comercialización, venta, suministro, transporte, almacenamiento, exportación, fabricación, industrialización, extracción, afinación, posesión y distribución de sustancias peligrosas (estupefacientes) Los estupefacientes están regulados por el Estado, quien otorga un permiso al que lo solicite, mediante el Registro Nacional de Sustancias Estupefacientes y Drogas Peligrosas del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Las penas para las actividades descriptas anteriormente, según los agravantes van desde los 6 a 40 años de penitenciaría.
En Chile no esta prohibido ni con cárcel ni con multa el consumo personal, exclusivo, en privado. El consumo en público no es sancionado, pero si puede ser multado u obligado a otra pena como el trabajo comunitario. El consumo concentrado en grupo, esta sancionado con penas similares a las anteriores. Se permite también la tenencia para consumo personal en lugares privados, no así en lugares públicos, lo que se considera una incitación al consumo.

Casos de países en que es legal
No existe una receta mágica, ni una fórmula única para la legalización de la marihuana. Dos casos de legalización bastante diferentes son los de Holanda y España.
El caso holandés están prohibidas todas las drogas, pero no se persigue la venta de hasta 5 gramos de cannabis en los coffeeshops, ni la tenencia de pequeñas cantidades para consumo personal. Un coffeeshop es un establecimiento en el que esta prohibida la venta de alcohol y donde bajo condiciones estrictas, se vende marihuana. En estos lugares no se permite: vender cantidades mayores a 5 gramos por persona por día, vender drogas duras, hacer publicidad sobre drogas y la entrada de menores de 18 años. El stock de estos establecimientos es de 500 gramos
El Estado no se hace cargo del suministro de la droga a los coffeeshops, sino que su estrategia es reprimir al tráfico a gran escala.
La existencia de estos lugares logra una separación de mercados, separando a los consumidores de cannabis del contacto con otras drogas más duras y el ambiente que estas conllevan.
La venta de marihuana en otros lugares esta totalmente prohibido. La tenencia de drogas se reprime según el tipo de droga, es decir, se penaliza más fuertemente la tenencia de drogas duras que de marihuana.
En caso español es un tanto diferente, la tenencia de drogas para consumo propio y el consumo no es delito, pero es ilegal, sancionado por el código administrativo. Se penaliza a aquellas conductas que fomentan el consumo de sustancias ilegales. Son infracciones por ejemplo el consumo en la vía pública, la tenencia ilícita (que no sea para consumo propio).
No hay especificidad acerca de la cantidad permitida para consumo personal.
Es considerada la posesión de drogas para tráfico la tenencia de cantidades superiores a las que el consumidor emplea en tres o cinco días. En el caso del hachís, de consumo masivo en esta sociedad, a partir de los 50 g se supera el límite de tenencia, aunque algunas sentencias del Tribunal Supremo han sobrepasado este límite y han considerado 150 g como tenencia para consumo propio.
Esta situación ha llevado a un desarrollo del autocultivo, y a la formación de clubes de cultivadores para autoabastecerse.

7. Perspectivas de la legalización
Después de un debido debate generalizado en la sociedad, y analizando la problemática que queremos abordar, no solo en el tema específico de la marihuana; sino en el amplio espectro de las drogas, creemos fundamental un cambio el marco legal existente acerca de esta temática.
Es necesario revisar la ley actual y sin lugar a dudas, modificarla, atendiendo así a la nueva coyuntura que se nos presenta y eliminando las contradicciones existentes. Cabe recordar que no se penaliza el consumo pero si cualquier medio para conseguir la sustancia.
Estamos convencidos de que legalizar el cannabis es un medio efectivo para proteger al consumidor de un entorno complicado, de un producto de mala calidad que atenta contra la salud del mismo. Creemos que es la única forma de generar una regulación seria de parte del Estado en torno al tema, atendiendo a un grupo elevado de consumidores, actualmente desamparados
Es claro que es imposible liberar la marihuana de un día para otro, pero si creemos en un proceso paulatino por medio del cual se separe el cannabis del resto de las drogas ilegales, alejándola así de las drogas duras y su entorno.
Proponemos modificar la ley actual, y dentro de esta generar un nuevo marco que regule a la marihuana como droga legal. En este sentido creemos que el autocultivo es el primer paso a dar.
Dadas las condiciones climáticas del Uruguay y la fácil adaptabilidad de la planta al clima, su producción casera es posible. De esta manera, cada consumidor obtendría una sustancia de calidad (ya que actualmente en el mercado negro se mezcla con distintos químicos para hacerla más adictivas y obtener más cantidad); y a un costo bajo (ya que la cadena de intermediarios que eleva el costo del producto sucesivamente se rompería). De esta manera se rompería con el negocio de la marihuana para el narcotráfico.
Claramente este proceso debe ir acompañado con una fuerte campaña de información acerca de la temática, apuntando de sobremanera a la reducción de daños. También creemos imprescindible un estricto control del Estado, un límite de tenencia de plantas y un registro nacional de plantadores.
Es probable que surjan, como en el caso español, clubes o cooperativas de cultivadores. El Estado deberá generar también aquí los controles necesarios para evitar que el narcotráfico ponga los ojos en estas nuevas formas de producción. En este sentido estos clubes deberán tener un máximo de plantas, acorde a los socios que lo integren, no deben tener fines de lucro y deberán ser registrados e inspeccionados regularmente.
Pero para que un proceso revolucionario, crítico y progresista prospere, tiene como punto central la adquisición de responsabilidades, y esta palabra cae sobre toda la sociedad. El obviar dicha actitud no solo debilita, sino que estanca cualquier proceso de desarrollo social; si los problemas no son detectados y afrontados quien paga es la sociedad misma.

Salu!! Gracias por su lectura!!!

22 comentarios - Marihuana información

@empanada_de_mondongo
quien mierda va a leer esa basofia yo ni lei la primera parte entre a hacer bardo no
Marihuana información narcotrafico marihuana droga cannabis consumo narco platna Marihuana información narcotrafico
@cangue
Muy buen post. Revela realmente de que se trata todo esto de la deliciosa hierba sin prejuicios ni cerrades.
@nicosorete
Hola, vengo a bardear en post crap de novatos!!!

VAYANSE TODOS A LA MIERDA!!!

@alemmora
yo lei lo que me intereso XD! me gusto el post ;D lo malo es que es muy largo :/
@Kumari
no tiene fuente, es largo, aburrido... ponele onda!
@Ronick
nicosorete dijo:Hola, vengo a bardear en post crap de novatos!!!

VAYANSE TODOS A LA MIERDA!!!


uhh, que groso sos......
@chapalmalai
patito patito color de cafe si tu no me quieres yo ya se por que y ya no me digas por que yo ya se que eres un patito color de cafe...
@lalofreak_14
fua me fume un porro por primera ves y queria entrar aca para saber si daba lo que siento y si loda jajja cuendo sea fuull te dejo punhtos
@facubelial
AWANTE EL CANNABIS SATIVA!
EL TALLO TIENE 8 VECES MAS ESTUPEFACIENTE Q LA CHALA, (POR SI LE QUIEREN METER AL GUISO).. NO SE SI DICE EN EL POS PERO POR LAS DUDAS
@CHAVARRIA10
gracias por la info

la marihuana es mejor qe el tabaco y el alcohol!
@goncacova
muy bueno, la gente no sabe nada de nada, y discrimina sin saber, o te miran mal
@ardillasold
Viva la cannabis y los que no les gusta vayanse al
@MARINEROBENGALI
y los que fuman marihuana pudieron leer todo esto?
Recordarán como empieza el texto?
@WeleD +1
MARINEROBENGALI dijo:y los que fuman marihuana pudieron leer todo esto?
Recordarán como empieza el texto?


ajajajaj, geniooo!!!

Bleierbega: Tienen razon, es alto ladrillo para leer, pero esta bueno. En el cuadrito ese, es en marihuana, comparando CON QUE otras drogas?

y hoy no tengo ptos, y seguramente mañana me re olvide. Si algun dia queres q te tire +10 (merecidos) mandame MP.

Como dijiste, produce perdida de memoria! JAJAJ
@the_kazper17 +2
esta de lujo en verdad muchas personas le temen a lo desconocido o tal vez al progreso que conlleva, los gobiernos estan mal en ese aspecto, yo hasta ahora no tengo ningún vicio y espero continuar así, pero apoyo a las personas que si lo tienen, es absurdo el razonar del gobierno; aunque por otro lado ay que ser realistas y aceptar que la mafia es quien controla a el gobierno, significaría perdidas muy grandes para ellos... ahhh ¬¬ estúpido gobierno!!!