El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Consejos para una mejor vida cristiana...


link: http://www.99counters.com/counters.swf?id=136456&ln=es

Consejos para una mejor vida cristiana...


Bueno seguramente hay más de un taringuero o targinguera o persona que no pertenece a esta cominudad que crea en Dios, quizá siente que su vida cristiata tiene una cruz muy pesada, pero no significa que no se pueda cargar hasta el final, así como Cristo pudo, nosotros también podremos, sea cual sea nuestra cruz.

cristiano


"He pecado y no se que hacer"


¿Qué es un pecado?

El pecado no es un tema agradable. Es como hablar del cáncer con la diferencia que TODOS tenemos pecado y, si no se sana, el diagnóstico es muerte eterna. La buena noticia es que Cristo vino para perdonar y sanar. Pero requiere de nuestra cooperación.

El pecado original lo heredamos de nuestros padres. Es un estado que implica carencia de la gracia de Dios, causa desorden en nuestras vidas inclinándonos al pecado actual. El pecado original es voluntario, no por un acto personal voluntario nuestro, sino por un acto de la voluntad de Adán.


Los pecados pueden ser:


El pecado actual es todo acto voluntario de pensamiento, palabra, obra u omisión contrario a la recta razón. Quien peca gravemente o mortalmente y no se arrepiente adecuadamente comienza a vivir una vida permanentemente alejada de Dios. El acto pasa, pero el alma del pecador continúa en estado de pecado: manchada y privada de la gracia. Se le llama "estado de pecado". Este estado continúa hasta que la penitencia restaure el orden.

Pecado Formal:
Acciones hechas libremente y con conocimiento de que son contrarias a Dios.

Pecado Material:
Acciones que son objetivamente pecaminosas pero se realizan sin culpa personal porque el autor carece de libertad o es ignorante del mal que hace.

Pecado Mortal:
Separa a la persona de la amistad con Dios o intensifica el alejamiento que la persona ya tiene. Implica un pecado grave que se hace con suficiente conocimiento y libertad; la consecuencia es la perdida de la gracia santificante y la participación de la vida divina que Cristo nos mereció. Además pierde todos los méritos adquiridos por los actos buenos realizados anteriormente y deja de ser heredero del Reino. Morir así es enfrentarse con el juicio de Dios y con la separación eterna de Dios, es decir irse al infierno.

No todos los pecados son igualmente graves. Santiago 3,2 "Porque todos cometemos muchos errores..." El juicio sobre la gravedad del pecado no se basa en la opinión popular sino de la enseñanza de la Iglesia.


Pecado Venial:
Es una ofensa que no rompe la relación con Dios pero si la debilita. Quien no lucha contra estos pecados se hace mas vulnerable al pecado mortal. Se trata de una negligencia o vacilación o tropiezo en el seguimiento de Cristo.

Ej: descuido en observar una promesa de hacer algún ligero favor a un amigo, cuando tal descuido puede contrariar pero no perjudicar. Otro ejemplo sería violar una responsabilidad grave pero solo en un pequeño grado. Un pecado venial es el mayor de todos los males fuera del pecado mortal.


El pecado lleva a mas pecado:
Todo acto de amor y de fe por el cual se vuelve a Dios no es un acto aislado sino que tiene raíces en respuestas anteriores a las gracias, análogamente el pecado mortal ordinariamente tiene raíces en actos anteriores de infidelidad.

Dios nos espera para perdonarnos si tan solo confiamos en su misericordia, nos arrepentimos y nos confesamos.

mejorar


¿Todos los pecados se perdonan?

Dios perdona a quien se arrepiente de todo corazón y se confiesa confiando en que Él lo perdonará, sin embargo, la blasfemia contra el Espíritu Santo, no será perdonada. Jesús mismo lo dijo (Mateo 12:31-32) "Por eso os digo: todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero."

cristo


¿Qué es blasfemar contra el Espíritu Santo?


vida



Como el Espíritu Santo o Fuerza Activa emana de Dios y está íntimamente relacionado con su persona, Jesús pudo hablar de "blasfemia contra el Espíritu" también conocido como pecado imperdonable (Mat 12:31; Mar 3:28,29; Luc 12:10) Ya que la blasfemia se origina en el corazón (Mat 15:19; Mar 7:21,22), el motivo o actitud del corazón, así como el grado de negligencia o voluntariedad tienen mucho que ver contra la blasfemia contra el Espíritu.

El incidente que condujo a que Jesús declarase tal pecado como imperdonable muestra que este pecado consiste en oponerse a la operación del Espíritu de Dios, no debido a engaño, debilidad humana o imperfección, sino de modo consciente y deliberado, Los fariseos claramente vieron el Espíritu de Dios operando en Jesús para hacer el bien, pero por razones egoístas atribuyeron este poder a satanás el diablo, blasfemando de esta forma contra el Espíritu Santo de Dios (Mat 12:22-32; compárese con Hebreos 6:4-6; 10:26,27). En otras palabras, blasfemar contra el Espíritu Santo es llamar espíritu del mal, al espíritu del bien.


cristiana


"Soy tentado y termino cometiendo pecado"

¿Qué es la tentación?

La invitación al pecado, sea por persuasión o por la oferta de algún placer o cosa deseada. Puede tener su origen en el mundo, la carne o el demonio.

La tentación del mundo es el atractivo del mal ejemplo o la presión a comportarse en cierta forma. La tentación de la carne surge de la concupiscencia. Las tentaciones demoniacas ocurren por instigación del demonio cuyo método es incitar a toda forma de pecado. Por la avaricia y el egoísmo nos lleva al orgullo y por el orgullo a todos los demás pecados.


¿Qué es la concuspicencia?

La insubordinación de los deseos a la razón; la inclinación de la naturaleza humana hacia el pecado. Esta inclinación es causa del pecado original.

Los apetitos sensitivos del ser humano tienen un movimiento espontáneo hacia lo que la imaginación presenta como placentero y en contra de lo que presenta como doloroso. La concupiscencia incluye también los deseos desordenados de la voluntad, la tendencia hacia los siete pecados capitales.


Los 7 pecados capitales:

Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana caída está principalmente inclinada. Es por eso muy importante para todo el que desee avanzar en la santidad aprender a detectar estas tendencias en su propio corazón y examinarse sobre estos pecados.

Dios


Jesús es tentado por el diablo


pecado


Primera tentación: Cuando Jesus tiene hambre. El demonio le invita a que convierta las piedras en pan. Que utilice su poder divino para resolver su necesidad.

* Es una tentación contra la decisión de Jesús de humillarse y vivir la condición humana con todas sus limitaciones y sufrimientos.

Segunda tentación: el diablo llevó a Jesús al pináculo del Templo y le dijo que se tire. El Diablo utiliza la Biblia: “Pues escrito está: Dará órdenes acerca de ti a sus ángeles de que te lleven en sus manos, no sea que tropiece tu pie contra alguna piedra”

* Es una tentación capciosa: si te niegas, demostrarás que no confías en Dios plenamente; si aceptas, le obligas a enviar, en provecho personal, a sus ángeles para que te salven. El demonio no sabe que Jesús no tendría necesidad de ángel alguno.
* Una tentación parecida oirá el Señor en la cruz: “Si es el rey de Israel, que baje ahora de la cruz y creeremos en él” (Mt 27, 42).
* También es la tentación de que cumpla su misión de Mesías en la forma mas fácil. Si los ángeles lo sostienen, todo el mundo sabrá que es el Mesías y podrá reunir a todos.
* Jesús vino para reunir a todos, como pastor que recoge al rebaño. Pero no de esa manera. El nos atraerá a todos solo por amor y amor de cruz: "Cuando sea levantado atraeré a todos hacia mi"

Tercera tentación: el demonio ofrece a Jesús todos los reinos del mundo.

* Jesús vino para reconquistarlo todo para su Padre. Jesús ciertamente debía ser rey del mundo. La tentación ofrece algo bueno, pero con algo muy malo: El demonio exige que lo adore. Entonces el diablo en verdad seguiría siendo el rey y Jesus solo su esclavo.
* El demonio no nos tentará a nosotros ofreciendo reinos. Nos pretende comprar por mucho menos. Y tiene mucho éxito porque cuenta con nuestras ambiciones y deseos de poseer algo. Ser reycitos sobre alguien o algo. Que nos postremos ante el, lo cual significa desobedecer a Dios.
* El demonio promete siempre más de lo que puede dar. La felicidad está muy lejos de sus manos. Toda tentación es siempre un miserable engaño.


Vencer la tentación


El Señor está siempre a nuestro lado, en cada tentación y nos da la gracia necesaria para vencer, ya que solos no podremos hacer nada.

* El Señor permite que seamos tentados para que crezcamos en las virtudes.
* Confiad: Yo he vencido al mundo (Jn 16, 33).
* Nos apoyamos en Él “Todo lo puedo en Aquel que me conforta (Flp 4, 13).
* El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? (Sal 26, 1).

Podemos prevenir la tentación si nos mantenemos firmemente unidos al Señor.

* Humildad
* La vida de los sacramentos.
* Participar en la vida de la comunidad cristiana.
* Vivir amando a Dios y al prójimo.
* Disciplina del horario, evitar el ocio.
* Mortificación, lo cual implica disponerse a sufrir por seguir el camino recto.
* Oración continua, pedir al Señor: “no nos dejes caer en la tentación”.
* Guardando los sentidos internos y externos. “Velad y orad para no caer en la tentación” (Mt 26, 41).
* Debemos huir de las ocasiones de pecar, por pequeñas que sean. El que ama el peligro perecerá en él (Eccl 3, 27)
* Sinceridad ante el director espiritual. “Combatimos la tentación manifestándosela abiertamente al director espiritual, pues el manifestarla es ya casi vencerla. El que revela sus propias tentaciones al director espiritual puede estar seguro de que Dios otorga a éste la gracia necesaria para dirigirle bien”
* Devoción a María Santísima, refugio de pecadores.

Consejos para una mejor vida cristiana...

Temor de Dios


Es popular decir: "Dios es amor y no se le debe temer". Es cierto que a Dios no le debemos tener "miedo" en el sentido en que hoy se usa la palabra, ese miedo que paraliza o que impulsa a huir de Dios y evitar pensar o acordarse de El. Ciertamente Dios es amor infinito y nos creó para que amemos. Jesús enseña sobre los Mandamientos de Dios:

«El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos.» (Mc 12:29-31)

Pero existe un temor de Dios que es un don del Espíritu Santo: Temer ofenderle, tememos al realizar nuestra propia debilidad y al saber que con facilidad podemos caer en pecado mortal y condenarnos. San Agustín decía "ama y haz lo que quieras" pero por su propia experiencia también escribió ampliamente sobre la necesidad del temor como motivo para el arrepentimiento. El temor, según San Agustín, lleva al dolor del corazón por el pecado. "Compunctus corde non solet dici nisi stimulus peccatorum in dolore penitendi"

Los buenos padres no solo hablan de amor sino que también ayudan a sus hijos a comprender los peligros. Y, como saben que la comprensión de los pequeños es muy limitada, inculcan un sano temor al castigo. Se trata del sano temor, la justa medicina. No el temor excesivo que quita la confianza y traumatiza. Recordemos que Dios es el Padre perfecto, modelo de todo padre. El sano temor es parte de su pedagogía divina para que nos mantengamos en guardia contra el grave peligro que acecha a todo hombre en la batalla espiritual contra el mundo, la carne y el demonio

Si somos humildes y realistas sobre nuestra tendencia al pecado, comprendemos que nuestro amor no siempre es perfecto. Somos niños ante Dios. Por eso, tener conciencia de las consecuencias del pecado y tenerle un sano temor nos ayuda a ser sobrios y no racionalizar el pecado, ni pretender que no ofende a Dios.

En El Antiguo Testamento

Una de las expresiones mas comunes del Antiguo Testamento es la "exhortación al temor del Señor" (Ecl. 1:13; 2:19). Sin el temor de Dios no hay justificación.(ibis 1:28; 2:1; 2:19). En este temor hay "confianza y fortaleza" y es "la fuente de vida" (Prov, 14:26, 27)

En El Nuevo Testamento

Muchos piensan que el temor de Dios es exclusivo del Antiguo Testamento y que al llegar la ley del amor ya no se debe hablar del temor de Dios. Sin embargo Jesús, en muchísimos pasajes, nos enseña a temer las consecuencias del pecado y la negligencia. Es un aspecto necesario de su infinito amor porque no quiere que nadie se pierda. Se trata de advertencias sobre la justicia divina (de la que no nos gusta hoy día hablar). Las citas son muy numerosas, he aquí solo unos ejemplos:

La gran tribulación de Jerusalén (Mt. 24:15); La parábola del mayordomo (Mt 24:45ss); El Juicio Final (Mt 25:31ss); La parábola de las diez vírgenes (Mt 25:1ss); La Higuera estéril (Lc 13:6ss); Los invitados que se excusan (Mt 22:2).

Jesús hace numerosas advertencias:

* "¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días!" Mateo 24:19
* "Pero ¡ay de vosotros, los ricos!" Lucas 6:24
* "¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas."
* "Dijo a sus discípulos: «Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen!" Lucas 6:26

Sin duda Jesús quiso sacudir a los hombres con el santo temor para sacarlos de su complacencia. No solo a los que le escuchaban hace 2000 años sino a todos los que escuchan la Palabra.

La historia del Hijo Pródigo, que tanto resalta la misericordia del Padre, nos hace ver al mismo tiempo que la motivación original para el regreso del hijo no fue el amor al Padre, sino una toma de conciencia de la miseria en que había resultado su pecado. Esa motivación, pobre aun, es el comienzo de la reconciliación que lo lleva al Padre.

Dos temores contrarios.

Una razón por la confusión sobre el temor es que muchos confunden el miedo o temor al mundo (que no debemos tener) con el sano temor a ofender a Dios (que si debemos tener).

Jesús dice: "Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna." Mt 10:28.

El temor del mundo llevó al siervo perezoso a esconder sus talentos (Mt 25:25). El temor de Dios mueve los discípulos a crecer en fe: "Ellos, llenos de temor, se decían entre sí maravillados: "Pues ¿quién es éste, que impera a los vientos y al agua, y le obedecen?" (Lucas 8:25)

Algunas citas Bíblicas sobre el temor que NO debemos tener:

* "No recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor" Romanos 8:15
* "Es preciso someterse, no sólo por temor al castigo, sino también en conciencia". Romanos 13:5

Algunos textos sobre el SANTO TEMOR que debemos tener:

* "Por tanto, conociendo el temor del Señor, tratamos de persuadir a los hombres, pues ante Dios estamos al descubierto, como espero que ante vuestras conciencias también estemos al descubierto." II Corintios 5:11
* "Purifiquémonos de toda mancha de la carne y del espíritu, consumando la santificación en el temor de Dios." II Corintios 7:1
* "Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo." Efesios 5:21
* "Trabajad con temor y temblor por vuestra salvación" Filipenses 2:12

Esta claro que para Pablo el amor y el temor de Dios no son contrarios, mas bien se complementan. El temor de Dios nos dispone a poner nuestro corazón en lo bueno. Queremos llegar a hacer todo por amor pero, en el camino, nos ayuda recordar el peligro. Quien se cree ya perfecto en el amor y pretende no necesitar del temor cae con facilidad en el engaño o en la soberbia.

cristiano

Los 10 Mandamientos y su significado:

1°.- "Amar a Dios sobre todas las cosas"
Dios quiere ocupar el primer lugar en nuestros corazones.
Nos prohíbe: La irreligiosidad, el sacrilegio, las supersticiones, la adivinación y el espiritismo. También adorar a los ídolos y reverenciar a personas que no existieron; objetos o lugares dedicados a ellos, etc.

2°.- "No tomar Su Santo Nombre en vano"

Dios Es Santo. Debemos pronunciar Su Nombre con respeto y amor. Nos prohíbe la blasfemia, o sea insultar a Dios; y el juramento innecesario o en falso. Jurar con mentira puede ser falta grave.

3°.- "Santificar las fiestas"

Dios desea para Sí los domingos y otros días especiale. Se cumple asistiendo a Misa y con el descanso del trabajo. La oración es la mejor manera de alabar a Dios.


4°.- "Honrar padre y madre"

Debemos a nuestros padres respeto, amor y ayuda en lo que podamos. Obedecerles con prontitud y recordarlos en nuestras oraciones.
Estos deberes también los hemos de tener con nuestros hermanos, familiares, maestros y educadores.

5°.- "No matar"

El Señor nos ordenórespetar nuestra vida y la de los demás. También la salud propia y ajena.
Debemos evitar asimismo los malos sentimientos: odio, rencor, deseo de venganza, abuso de los más débiles...

6° y 9°.- "No cometer actos impuros" y "No desear a la mujer de tu prójimo"

Nuestro cuerpo es bueno y santo por ser obra de Dios y "templo" del Espíritu Santo.
Debemos respetarlo en los pensamientos, miradas, conversaciones y acciones.
Para vivir puros hemos de pedir consejo a nuestros padres y educadores; evitar las malas compañías, lecturas y espectáculos indecorosos y orar con frecuencia.

7° y 10°.- "No robar" y "No desear los bienes ajenos"
Todos debemos trabajar, con inteligencia y esfuerzo, para ganar el sustento necesario. Hay que respetar los bienes de los demás.
Pecan quienes roban, no pagan el salario justo, o no trabajan responsablemente.

8°.- "No levantar falso testimonio ni mentir"

El cristiano debe decir siempre la verdad.
Dios nos prohíbe: la mentira, la calumnia, la hipocresía. Hay personas que dicen o escriben mal de los demás, hacen juicios temerarios, levantan falso testimonio, quitan el honor y la buena fama del prójimo. Todo esto se debe evitar.

El mandamiento de Jesús:


mejorar


Jesús, nos dejó Su Mandamiento, que está redactado en San Juan 15, 9-17, el cuál es el siguiente: "Ámense los unos a los otros Como El Padre me amó, así también os he amado yo: permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos permanecerán en mi amor, como yo he cumplido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor."

Los mandamientos se encierran en dos, "Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo."

cristo

¿Qué significa ser puro?


Pureza es libertad de todo lo que debilita, impide o cambia la naturaleza de un ser o su actividad. Pureza de fe significa ausencia de error; pureza de intención es la exclusión de la propia voluntad a favor de la voluntad de Dios; pureza de conciencia es la ausencia de sentido de culpa; pureza en la moral se refiere generalmente a la virtud de la castidad, pero en términos mas amplios se refiere a una vida moral intachable.

"La pureza de corazón, como toda virtud, exige un entrenamiento diario de la voluntad y una disciplina constante interior. Exige, ante todo, el asiduo recurso a Dios en la oración". -Juan Pablo II, 6-VII-03

“Felices los limpios de corazón, porque verán a Dios” (Mt 5,8) El corazón limpio es el corazón abierto y humilde. El corazón impuro es, por el contrario, el corazón presuntuoso y cerrado, completamente lleno de sí mismo, incapaz de dar un lugar a la majestad de la verdad. Que pide respeto y, al fin, adoración. -Cardenal Ratzinger.

vida

¿Qué pasa con una persona cuando deja este

mundo?


El cuerpo queda en la tierra y su alma va al juicio. Ahí será juzgada por Dios.
Dios no le va a preguntar si inventaste la vacuna contra el cáncer o si inventaste la cura contra el SIDA, lo que Dios preguntará es en dónde estuvo nuesto corazón, si en hacer el bien o hacer el mal. Como en todo juicio se debe decir la verdad.
De ahí Dios va a decidir si por las acciones de uno esa persona va al Cielo, al infierno o al Purgatorio.

Seguramente no conocías este último lugar, los voy a explicar a los tres, pero antes voy a explicar un poco más sobre lo del juicio del alma.

La muerte pone fin a la vida temporal del hombre. Pone fin también al tiempo que Dios nos da para decidirnos a la aceptación o al rechazo de la gracia divina otorgada en Cristo (Cf. 2 Tim 1,9-10).

La parábola del pobre Lázaro (Lc 16,22) las palabras de Cristo al buen ladrón en la Cruz (Lc 23,43), así como otros textos del Nuevo Testamento (2 Cor 5,8; Flp 1,23; Heb 9,27; 12,23), hablan de un último destino del alma (Mt 16,26) después de la muerte que es diferente para cada persona.

Dios Es Juez Supremo
Quien crea en Jesucristo no puede negar la existencia del juicio de Dios.

Algunos protestan contra el juicio de Dios. Juzgan a Dios acusándolo de ser juez. Se trata de una antigua tentación. Nuestros primeros padres comieron del árbol del conocimiento del bien y del mal. Eso significa que quisieron hacerse ellos mismos los jueces supremos sobre la moral.

Cielo:
Para nosotros, los cristianos, "vida eterna" no significa sólo una vida que dura para siempre, "sino también una nueva calidad de la existencia, sumergida plenamente en el amor de Dios, que libera del mal y de la muerte y nos pone en comunión sin fin con todos los hermanos y hermanas que participan en el mismo Amor". -Padre Ramiro Pellitero

¿Habrá libre voluntad en el cielo?
Si. Los santos en el cielo ven a Dios en su misma esencia. Ese amor los llena de tal manera que con libre voluntad ellos solo desean amar a Dios y por lo tanto ser fieles a Él.

¿Se puede pecar en el cielo?
Lucifer y otros ángeles pecaron cuando estaban en el cielo. ¿También nosotros tendremos el peligro de pecar cuando estemos en el cielo y caer al infierno?
Es cierto que los demonios eran ángeles en el cielo y que pecaron. Se rebelaron contra

Dios con todo conocimiento y libertad. No sabemos cual fue su pecado, es posible que haya sido la soberbia. Pero sabemos que su decisión fue definitiva e irrevocable.
Los ángeles buenos también hicieron una decisión definitiva. Dios confirmó esa decisión de manera que ya nunca puedan caer. Ellos decidieron amar y servir fielmente a Dios.

Al morir, nuestra decisión también será confirmada por Dios para siempre: Salvación eterna o perdición eterna (Muchos iran al purgatorio, pero los que van allí, todos están camino al cielo). Ni del cielo pueden ir al infierno ni del infierno al cielo.

Infierno:
Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal van al infierno.

Si hay un peligro mortal ante nosotros, el amor exige que quienes lo saben alerten a todos cuanto antes. El infierno es no solo un peligro mortal sino también eterno. Es en realidad la desgracia total y definitiva que nos puede ocurrir. “El que desprecia el infierno o lo olvida, no escapará de él.” -San Juan Crisóstomo.

Dios es amor. "Dios quiere que nadie perezca, sino que todos lleguen a la conversión" ( 2 P. 3,9). Por ese amor infinito envió a su único Hijo, Quien se hizo hombre y murió por nuestra salvación. Pero si no nos convertimos a El en el tiempo limitado que tenemos en la tierra, si nos obstinamos en seguir viviendo en pecado mortal, entonces iremos al infierno. No podremos culpar a Dios. El ya lo hizo nos abrió las puertas del cielo. Pero no nos forzará a entrar.

Los que niegan el infierno no conocen la Palabra de Dios. Se dejan llevar por un mundo que se burla u opta por ignorar las realidades más importantes. Pero les ocurrirá como a los compatriotas de Noé que se reían mientras el construía el arca para sobrevivir el diluvio. Todos los que se burlan también morirán y no podrán escapar la realidad.

El temor al infierno. Los cristianos no debemos basar nuestra buena conducta en miedo del infierno sino en el amor a Dios. Pero es saludable recordar que hay un justo castigo. El temor nos ayuda a evitar aquello que nos causa daño. En momentos de ceguera y debilidad, cuando la tempestad de la tentación es recia, pensar en el infierno es saludable y provechoso, como también debemos pensar en el amor de Dios. El cristiano debe reconocer la realidad. El temor es parte de la realidad humana que debemos saber integrar sanamente en nuestra persona. Ignorar una realidad que tememos solo logra postergarla hasta que esta ya no se pueda esconder y entonces nos invade y domina.

Jesucristo habló claramente del infierno.
En el Nuevo Testamento se le llama "gehenna":


Mateo 5:22 "Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego."

Mateo 5:29 "Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna."

Mateo 10:28 "Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna."

Mateo 23:33 "¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo vais a escapar a la condenación de la gehenna?"

Santiago 3:6 "Y la lengua es fuego, es un mundo de iniquidad; la lengua, que es uno de nuestros miembros, contamina todo el cuerpo y, encendida por la gehenna, prende fuego a la rueda de la vida desde sus comienzos."

cristiana
San Miguel arroja
al demonio al infierno


Purgatorio
Dios

Estado transitorio de purificación necesaria para aquellos que, habiendo muerto en gracia de Dios y teniendo segura su salvación, necesitan mayor purificación para llegar a la santidad necesaria para entrar en el cielo. Esta purificación es totalmente distinta al castigo del infierno. El purgatorio es doctrina de fe formulada en los Concilios de Florencia (cf. DS 1304) y de Trento (cf. DS 1820; 1580). Los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, para obtener la completa hermosura de su alma (Catecismo 1030).

Dios creó los seres humanos para que disfruten de su Creador viéndole en la Gloria. Sin embargo todos hemos pecado y en esa condición no se puede entrar en el cielo, pues nada manchado puede entrar en el Cielo; por lo cual, todos necesitamos la redención de Jesucristo para poder ir al cielo. Jesús nos purifica con el poder de su Sangre para poder ser admitidos al cielo. La salvación es posible sólo por medio de Jesucristo. Si morimos en gracia de Dios es porque hemos recibido esa gracia por los méritos de Jesucristo que murió por nosotros en la cruz. La purificación del purgatorio también es gracias a Jesuscristo.

El purgatorio es necesario porque pocas personas se abren tan perfectamente a la gracia de Dios aquí en la tierra como para morir limpios y poder ir directamente al cielo. Por eso muchos van al purgatorio donde los mismos méritos de Jesús completan la purificación.

Dios ha querido que nos ayudemos unos a otros en el camino al cielo. Las almas en el purgatorio pueden ser asistidas con nuestras oraciones.

Asimismo las palabras de nuestro Señor:

"El que insulte al Hijo del Hombre podrá ser perdonado; en cambio, el que insulte al Espíritu Santo no será perdonado, ni en este mundo, ni en el otro." Mt 12,32.

"Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo." Lucas 12,58-59

En estos pasajes Jesús hace referencia a un castigo temporal que no puede ser el infierno ni tampoco el cielo.

Se llega a semejante conclusión en la carta de San Pablo, 1 Corintios 3, 12-13:


"Pues la base nadie la puede cambiar; ya está puesta y es Cristo Jesús. Pero, con estos cimientos, si uno construye con oro, otro con plata o piedras preciosas, o con madera, caña o paja, la obra de cada uno vendrá a descubrirse. El día del Juicio la dará a conocer porque en el fuego todo se descubrirá. El fuego probará la obra de cada cual: si su obra resiste el fuego, será premiado; pero, si es obra que se convierte en cenizas, él mismo tendrá que pagar. El se salvará, pero como quien pasa por el fuego".

De manera que hay un fuego después de la muerte que, diferente al del infierno, es temporal. El alma que por allí pasa se salvará. A ese estado de purgación le llamamos el "purgatorio".


1 Cor 15,29: "De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?"

La palabra "bautismo" es utilizada aquí como una metáfora para expresar sufrimiento o penitencia (Mc 10,38-39; Lc 3,16; 12,50). Pablo escribe sobre una práctica entre los cristianos de "bautizarse" por los difuntos. El no la condena, si no que la exalta como válida porque demuestra fe en la resurreción.

Compare 1 Cor 15,29 con 2 Macabeos 12,44 y verá la similitud.

Muchas almas a la hora de la muerte tienen manchas de pecado, es decir merecen castigo temporal por pecados mortales o veniales, ya perdonados en cuanto a la culpa. La Iglesia entiende por purgatorio el estado o condición en que los fieles difuntos están sometidos a purificación.

Las almas de los justos son aquellas que en el momento de separarse del cuerpo, por la muerte, se hallan en estado de gracia santificante y por eso pueden entrar en la Gloria. El juicio particular les fue favorable pero necesitan quedar plenamente limpias para poder ver a Dios "cara a cara".

El tiempo que un alma dure en el purgatorio será hasta que esté libre de toda culpa y castigo. Inmediatamente terminada esta purificación el alma va al cielo. El purgatorio no continuará después del juicio final.

Las penas del purgatorio
Aunque no sea doctrina-definida, se mantiene como doctrina común que el sufrimiento mayor del purgatorio consiste en la "pena de ausencia", porque las almas están temporalmente privadas de la visión beatífica. Sin embargo, no hay comparación entre este sufrimiento y las penas del infierno. El purgatorio es temporal y por eso lleva consigo la esperanza de ver a Dios algún día cara a cara. Las almas lo llevan con paciencia, pues comprenden que la purificación es necesaria. Lo aceptan generosamente por amor de Dios y con perfecta sumisión a su voluntad.

Las penas del purgatorio son proporcionales al grado de pecado de cada persona. Es probable que las penas del purgatorio vayan disminuyendo gradualmente y aumente en ellas la alegría de la cercana entrada en el cielo. Estas almas tienen total certeza de la salvación y poseen fe, esperanza y caridad. Saben que ellas mismas están en amistad con Dios, confirmadas en gracia.

FUENTES DE LA INFO:

http://www.corazones.org/diccionario/juicio_alma.htm#JUICIO%20FINAL

http://www.corazones.org/diccionario/pecado.htm

http://www.corazones.org/diccionario/cielo.htm

http://www.corazones.org/diccionario/purgatorio.htm

http://www.corazones.org/diccionario/infierno.htm

http://www.corazones.org/moral/pureza.htm

http://www.corazones.org/articulos/temor_de_dios_necesario.htm

http://www.corazones.org/diccionario/tentacion.htm


Algunas cosas fueron escritas por mi, las recomendaciones y algunas introducciones a los diferentes temas.

pecado


Llegando al final del post, se que es muy largo pero vale la pena leerlo con tiempo se que a muchos les va a servir porque a mi me sirvió y mucho.

Lo que sí les doy algunas recomendaciones.

1.- No se "auto-condene": Esto significa que no deje que el diablo le haga creer que ya está condenado al infierno, no permita que le deje creer eso, ya que Dios, va a estar esperándote para que te arrepientas y confieses.

2.- Cuando sea tentado deje todo lo que está haciendo y póngase a orar, al principio costará, pero es escencial para vencer la tentación, verá usted que se sentirá mejor.

3.- Cuando sea tentado no es malo pensar como se sentirá usted por dentro si cae en pecado, por eso recomiendo que oren.

4.- Oren todas las noches a Dios, agradeciéndole por todo lo que tienen y pidiendo cosas que sean realmente buenas.

5.- Esto costará pero a Dios le agradará mucho, lo cual es defender Su Nombre, es decir, si algun conocido esta con ustedes y dice algo que no tiene que decir sobre Dios tienes que reprimirlo diciendole que no use el Nombre De Dios en vano, y hagalo son vergüenza y con seguridad, si su conocido se ríe ya es problema de él.

6.- Cuando le ganes a la tentación, entiende que fué por el Poder Del Espíritu Santo.

7.- Nos confesamos con un sacerdote ya que ellos son los únicos que nos pueden absolver de nuestros pecados y cuando cumplimos la penitencia que ellos nos dan ya estamos liberados.


Cualquier cosa que quieran saber en http://www.corazones.org tienen más info.

Gracias por tu tiempo y recuerda que Dios te

está esperando.


Consejos para una mejor vida cristiana...


Si alguien quiere dejar puntos le pido por favor

que no lo haga, ya que no deseo esto en el post,

ya que lo hice para ayudar a alguien que en

verdad lo necesite, gracias.


Ojalá Dios quiera que te topes con este post

0 comentarios - Consejos para una mejor vida cristiana...

Los comentarios se encuentran cerrados