Las antenas celulares: Mas daninas de lo que creemos.

El debate de los efectos de la radiofrecuencia sobre los humanos no cesa, pese a que círculos científicos han asegurado que el impacto no tendría consecuencias negativas para salud. Sin embargo muchos de los voceros que desestiman el peligro de las antenas de radio, celulares y redes de alta tensión, reciben subsidios de empresas de comunicaciones y electricidad para sus investigaciones.
Las antenas celulares: Mas daninas de lo que creemos.
Las invisibles microondas que generan transmisores y redes de alta tensión atraviesan todo, incluso nuestro cuerpo. No es descabellado imaginar que la compleja estructura celular recibe impactos cuyas consecuencias no son fáciles de determinar.

Las conjeturas sobre el peligro de las grandes antenas, las repetidoras de telefonía celular, transformadores y cables de alta tensión están basadas en un creciente número de enfermos de cáncer que acusan a estos de contaminar su cuerpo.

Pero el poder de las empresas y corporaciones ha desviado la atención hacia el enorme beneficio de estas tecnologías, aunque algunos deban pagarla con su vida.

Las prestatarias insisten en que todo esto es una fantasía, un mito urbano. Pero esas empresas se han cubierto de posibles demandas por estos casos. En 1997 una reconocida marca de aparatos celulares patentó una funda para antena que “protege al usuario de la radio portátil de entrar en contacto directo con la radiofrecuencia emitida por el elemento de la antena”. También en ese mismo año la misma empresa patenta un invento para “limitar la radiación”.

Más tarde otra reconocida empresa patentó un interruptor de antena “para impedir que el teléfono móvil se use a menos que la antena esté totalmente extendida. La patente afirma que si la antena no está completamente extendida, “estaría a una indeseable proximidad a la cabeza del usuario, incrementando la tasa de absorción específica de la energía electromagnética de la antena sobre el usuario”.

Luego, otra compañía patentó en 1998, un accesorio para aparatos de radiofrecuencia que “disminuye la radiación hacia la cabeza del usuario”. En enero del 2000 se patentó un sistema de alarma en teléfonos celulares que permitiría al usuario, “reducir al mínimo el valor SAR (Specific Absortion Rate, Tasa Específica de Absorción) y la cantidad de radiación dirigida a su cabeza a base de situar el teléfono en la situación y posición correctas y ajustar el tiempo de transmisión”.

Además, se resguardan de responsabilidades en los propios manuales de uso de los equipos móviles portátiles, cuyas señales repercuten en el creaneo.

España ha sido el país que inició un gran debate mundial sobre el peligro de las microondas de radiofrecuencia, al presentar numerosos casos de enfermos en relación a transformadores cercanos, antenas de celular y torres de alta tensión. No por nada un decreto real estableció distancias mínimas para instalar antenas y emisiones limitadas, que sin embargo se encuentran muy por encima de las dispuestas en otros países.

Diversos profesionales han opinado sobre el tema (extraído de http://www.diariolarepublica.com.ar/notix/noticia.php?i=113992&f=2006-11-24" target="_blank" rel="nofollow">http://www.diariolarepublica.com.ar/notix/noticia.php?i=113992&f=2006-11-24 )

Jocelyne Leal, jefa de Servicio Bioelectromagnetismo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid (España), aseguró que “Es muy importante que la gente sepa que las personas con marcapasos o desfibriladores implantados deben tener un cuidado especial al utilizar teléfonos móviles o acercarse a las proximidades de antenas base”.

José Luis Bardasano (director del Instituto de Bioelectromagnetismo de la Universidad de Alcalá de Henares) plantea: “Las ciudades se están convirtiendo en auténticos bosques de antenas de todas clases, algunas emiten radiaciones a las que la gente se adapta o sufre. La gente no adaptada va a tener insomnio, va a ser más agresiva y más inestable”. “Los seres humanos tenemos un pequeño órgano situado en el centro del encéfalo, se trata de la glándula pineal. Este órgano es el encargado de regular nuestros ritmos vitales, está sincronizado con la luz solar y, en menor medida, con el magnetismo terrestre. Una de las funciones de la glándula pineal es la de producir por la noche una hormona, ‘la melatonina’. Cuando una persona está sometida continuamente a un campo electromagnético “la producción de la hormona desciende” y la melatonina es un antirradicales libres, produce ritmo en el organismo y es un potente anticancerígeno, sobre todo en el cáncer de mama”.

Un comité de 12 renombrados científicos europeos, constituido en junio de 2000 y presidido por el biólogo Sir Williams Stewart han revisado todas las investigaciones recientes sobre riesgos para la salud y en sus declaraciones piden campañas para educar a padres y niños sobre los posibles efectos de los móviles e impedir que se erijan “nuevas antenas base en los colegios” y sentencian que “los teléfonos móviles son un peligro para la salud de los niños”.

El biofísico neocelandés Neil Cherry indicó que las antenas para los teléfonos móviles tienen que instalarse a una distancia mínima de 150 metros del primer lugar habitado y no deben emitir más de 1 watio/cm2.

El biólogo británico Roger Coghill ha insistido en los últimos años en que, por primera vez en la historia, los humanos están caminando con un campo electromagnético operando continuamente junto a sus cuerpos y que las compañías telefónicas deberían poner sello en sus productos advirtiendo sus efectos, al igual que ocurre con el tabaco.

El Parlamento europeo, máximo organismo legislativo de la Comunidad Europea, debatió y aprobó una resolución sobre la propuesta del Consejo de “limitar la exposición de los ciudadanos a los campos electromagnéticos” y en la que alentaba a los Estados miembros a realizar más estudios para garantizar la protección de la salud y los derechos de los ciudadanos”.

Durante los próximos 3 años, los investigadores del Proyecto Reflex (en el que interviene un grupo de investigadores del hospital Ramón y Cajal de Madrid) se encargarán de evaluar el riesgo, primero en células, y luego en ratas, que para la salud pueden tener las radioondas de los teléfonos móviles (trabajarán con frecuencias de 900 y 1800 Megahercios).

Una investigación realizada por la Sociedad Internacional para la Investigación de la Contaminación Electromagnética (Igef) en Alemania, y realizada en 280 casas situadas en las cercanías de antenas de telefonía móvil, ha puesto de manifiesto que una cantidad significativa de personas que estaban viviendo en dichas casas desde hacía más de 10 años, al poco tiempo de instalar cerca de su casa tales antenas empezaron a padecer, sin ninguna causa aparente, los siguientes trastornos: dolor de cabeza frecuente, irritabilidad nerviosa, presión arterial alta, arritmias cardíacas, trastornos del sueño, mareos y bloqueos mentales.

En el Departamento de Biología Animal de la Facultad de Ciencias Biológicas de Valencia, Núñez, Rolf y De la Rosa (todas de España) encontraron cambios importantes en los ciclos circadianos de ratones y un incremento significativo de estrés ante la exposición a microondas de telefonía móvil, comparativamente con los grupos de control no expuestos.

Trastornos para la salud

Los teléfonos móviles llevan incorporado un pequeño emisor-receptor que permite conectar con la antena emisora-receptora que la red de telefonía móvil ha instalado en diversos puntos de una ciudad, y de esta forma se puede comunicar.

La comunicación entre teléfono y antena se realiza mediante ondas electromagnéticas, generadas artificialmente por ambos aparatos. Una vez que las ondas han llegado a la antena más próxima, ésta las transforma para pasar a la red telefónica convencional.

Las antenas (de estaciones base) crean a su alrededor un campo electromagnético o un espacio en el que actúan sus radiaciones. La intensidad de este campo creado es inversamente proporcional a la distancia a la antena por lo que, en principio, viviendas próximas a la antena instalada, del mismo edificio o próximos pueden quedar dentro de ese campo intenso y ser afectados. Las dudas se plantean en cuál es la distancia de seguridad adecuada.
telecom
Estas antenas producen una radiación electromagnética denominada radiofrecuencia (R.F.) que es no ionizante y sus efectos biológicos son esencialmente diferentes de los de la radiación ionizante, producida por máquinas de rayos X o por la desintegración de isótopos radiactivos.

Pero el que estas radiaciones sean no ionizantes no descarta efectos en la salud, que algunos estudios empiezan a vislumbrar, aunque todavía de forma no sistemática.

A pesar de lo novedoso del tema, existen algunos puntos que todo el mundo admite: la exposición a ondas RF de antenas de telefonía móvil puede ser peligrosa si es lo suficientemente intensa.

Otro aspecto a resaltar es la falta de consenso entre distintos países que ya han establecido límites y normas de seguridad al respecto. Australia y Nueva Zelanda presentan valores de 2 a 6 veces más restrictivos que EE.UU. y no instalan antenas de telefonía móvil en los edificios.

Radiaciones no ionizantes

Las radiaciones no ionizantes son las producidas por la corriente eléctrica, transmisiones de radio, televisión y telefonía móvil. Conocidas más popularmente como microondas, estas radiaciones nunca fueron sospechosas de producir efectos negativos en la salud humana ya que no producían efectos térmicos directos como la radioactividad (radiación ionizante), cuyos perjuicios pueden observarse aún en Hiroshima, Nagasaki o Chernobyl.

Las posiciones al respecto siempre estuvieron divididas en la comunidad científica por la falta de pruebas fehacientes, pero hace ya algunos años se viene investigando el tema y se descubrió que también existen efectos no térmicos que pueden ser muy peligrosos para la salud.

En la actualidad los sistemas de transmisión utilizan frecuencias entre los 800 y los 1800 MHz, aunque ya comienzan a aparecer sistemas más avanzados que llegan, e incluso superan, los 2100 Mhz.
personal
Ahora bien, todas las Radio Frecuencias (RF) se encuentran entre 1 Mhz y 10 Ghz (equivalente a 10.000 Mhz). Estas forman un campo de energía que penetra en los tejidos y producen calor debido a la absorción de energía por parte de los cuerpos, pero es distinto según la parte expuesta y de la frecuencia del campo.

Diversos estudios han demostrado que inclusive los bajos niveles de radiación o bajas frecuencias, pueden penetrar los tejidos y crear pequeñas cantidades de calor no apreciables que son eliminadas por los procesos termorreguladores del organismo; lo cual no quita su peligrosidad.

Enfermedades relacionadas con la exposición prolongada

Las radiaciones no ionizantes, en este caso las microondas, generan ciertos efectos térmicos como la elevación en la temperatura corporal de la persona expuesta en la zona de mayor proximidad con el foco emisor. Este aumento suele ser tan insignificante, pero para el organismos la temperatura es un punto central que hace la diferencia entre el buen o mal funcionamiento de células, enzimas, órganos, hormonas.

Algunas de estas enfermedades son:

Envejecimiento prematuro: el uso intensivo de celulares o la cercanía continua a las antenas transmisoras provoca el calentamiento de las células superficiales de la piel, ésta se daña y no cicatriza debido a la exposición que provocó las heridas. Piel seca con descamaciones, picazón, urticaria, herpes y cierta pérdida en la elasticidad, son algunos de los síntomas de esta enfermedad.

Cáncer de piel: el calentamiento de las células antes mencionado, y sus síntomas, también puede derivar en cáncer de piel y otros tipos de cáncer en los tejidos blandos.

Tumores cerebrales: está comprobado que el 50 por ciento de los hombres y el 60 por ciento de las mujeres con tumores cerebrales usan teléfonos celulares. Estos resultados están avalados por estudios en todo el mundo que aseguran el efecto negativo de las microondas en el cerebro humano (cuenta Ricardo Sampietro, neurólogo del Hospital Italiano). O sea, las microondas provocan un aumento de la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, dejan que las toxinas de la sangre ingresen al cerebro.

Alzheimer y Parkinson: en la universidad de Lund, científicos suecos aseguran que usar el teléfono celular por más de dos minutos puede afectar las membranas protectoras de las neuronas, dilatando sus poros y permitiendo el paso de sustancias no deseables en el núcleo de la célula, causando el aceleramiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, esclerosis múltiple y mal de Parkinson.

Cataratas: los efectos de las microondas van desde ojos rojos y llorosos, pasando por la picazón y sequedad de los mismos, hasta llegar a tener visión borrosa y formación de cataratas.

Enfermedades del corazón y riñones: las microondas causan fuga de la hemoglobina que lleva oxígeno a todo el organismo causando diferentes enfermedades coronarias y renales.

Experto de la Organización Mundial de la Salud aseguraron que no se han evidenciado efectos del uso de los teléfonos móviles entre la población infantil, aunque se necesitan más investigaciones a largo plazo. Pero señalaron que se recomienda que los niños no mantengan el teléfono móvil cerca de su cuerpo por mucho tiempo porque se transfiere una energía que puede producir una cierta elevación de temperatura y, que a la larga, puede ser perjudicial porque el sistema neurológico del niño está en proceso de crecimiento.

El tema no involucra unicamente a las antenas del servicio de celulares. Grandes transformadores, líneas de alta tensión, transmisores de radio, FM, AM y TV, y enlaces de comunicaciones, generan ondas radioeléctricas de distintas frecuencias. Recuerdo haber visto animales muertos cerca de un transmisor y una antena de AM. Esas emisiones se generan muchas veces en las zonas urbanas, a metros de viviendas.

En la provincia de Santa Fe algunas localidades pequeñas han prohibido las antenas de telefonía celular en el radio urbano, entre ellas Firmat. En Rosario los vecinos han logrado que se desmantelen antenas. En diciembre de 2007 la presión vecinal evitó que una antena que estaba simulada en un árbol artificial se instale en un cementerio privado, en medio de una zona poblada. Precisamente las empresas han ideado este tipo de antenas de fantasía para que provoque un impacto visual más favorable, la foto muestra una que se montó en Mendoza, Argentina.

En la ciudad de Rosario hace un año se informaba que más de la mitad de las antenas instaladas no estaban habilitadas. En esas torres las empresas no respetan la relación altura/superficie y están en sitios inadecuados. En total se calcula que en la ciudad existen 130 antenas, las que fueron monitoreadas por la Municipalidad para establecer su nivel de radiación. La medición no habría arrojado resultados peligrosos, aunque los vecinos a veces ven con temor esas instalaciones.

Esa sensación obligó al Colegio La Salle, en el macro centro rosarino, a retirar la antena repetidora de celular que estaba al lado del patio de recreo, ya que muchos padres amenazaron con cambiar de escuela si no era eliminada.

El titular de la organización no gubernamental (ONG) Alerta Antena, Esteban Villalba, indicó que este tipo de aparatos “provocan alteraciones y problemas en la salud”. Por su parte el científico Norberto Gilliavod, que integra Alerta Antena, aseguró que las radiaciones que emiten estas antenas provocan “un mayor riesgo de desarrollar leucemia mieloide crónica” y apuntó que en ese sentido, los niños son más vulnerables a ese padecimiento que los adultos. Además afirmó que Rosario está entre las 5 ciudades del mundo más contaminadas por radiaciones, algo que la Municipalidad no comparte.

Difícilmente la gente resigne el uso de su celular por una mejor calidad de vida, pero la contaminación invisible tiende a ser un problema a resolver en el futuro próximo, aunque algunas consecuencias se perciben hoy.


Fuente: http://expectativaonline.wordpress.com/2009/07/28/antenas-celulares/

Fuentes de Información - Las antenas celulares: Mas daninas de lo que creemos.

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 27.236 Visitas
  • 2 Favoritos

10 comentarios - Las antenas celulares: Mas daninas de lo que creemos.

@gudboi Hace más de 5 años -2
yo desde que tengo wai fai me salieron unas manchas verdes en los ojos y por la noche me dan ganas de matar gente
@nn841 Hace más de 5 años
gudboi dijo:yo desde que tengo wai fai me salieron unas manchas verdes en los ojos y por la noche me dan ganas de matar gente

A vos tambien? llamame y salimos juntos
@KanonxD Hace más de 5 años -1
nn841 dijo:
gudboi dijo:yo desde que tengo wai fai me salieron unas manchas verdes en los ojos y por la noche me dan ganas de matar gente

A vos tambien? llamame y salimos juntos


no sos el unico

che, entonces tengo que tirar mi iphone?
@gordaatomica Hace más de 5 años
estamosdeacuerdo dijo:Quiero descartar lo siguiente... en Santa Fé murieron 2 personas de cancer por que tenian una antena a menos de 5 metros. No es casualidad

e s verdad
@dreinos Hace más de 4 años
yo tengo antenas por toda mi casa,sy radioaficionado,y no pasa nada,aparte si vieras la potencia con la que cargo a esas antenas,segun tu criterio,tendria que ir preso!
@marianlok1 Hace más de 2 años
en av san martin y villegas frente a la plaza del cañon en la provincia de Buenos Aires, Lomas del Mirador-san justo-ramos mejia, argentina.
Quieren instalar una antena y los vecinos nos manifestamos en la plaza del cañon para impedirlo el sábado 15 de septiembre y toda la semana prox, hasta que desistan de la instalacíon. DIFUNDIR! MUCHAS GRACIAS!
@Ariundowww Hace más de 1 año
Gracias por la info.
aguante!!