globalizacion economica social [trabajo practico]

este es un pequeño aporte para los estudiantes de T!
espero que les sea util

no se porque pero no puedo cambiarle ni el color ni el tamaño asique va asi nomas



Globalización


La globalización es un proceso fundamentalmente económico que consiste en la creciente integración de las distintas economías nacionales en una única economía de mercado mundial. Su definición y apreciación puede variar según el interlocutor.
La globalización algunas veces se la relaciona equívocamente como producto de los organismos internacionales públicos como OMC, FMI y BM, sin embargo, la globalización es un proceso autónomo y un orden espontáneo ajeno a la dirección de tales organismos públicos, y que depende más bien del crecimiento económico, el avance tecnológico y la conectividad humana (transporte y telecomunicaciones).
Es discutible relacionar la globalización con una dimensión extra-económica o extra-tecnológica, pero en caso de abarcar cuestiones sociales mundiales (cultura, migración, calidad de vida, etc.) se usa el término aldea global.



La globalización desde un punto de vista crítico

Elementos a considerar


En lo económico
• La apertura generalizada de los mercados de bienes y capitales que sugiere el fin de los bloques comerciales, tratados regionales e independencia económica de los países pero al mismo tiempo facilita la capacidad de resolver necesidades económicas que actores locales han sido incapaces de satisfacer.
• La creciente Privatización de los sectores económicos, junto al auge de la empresa multinacional y el decaimiento de empresas y estado nacionales.
• El aumento de la competencia (economía) que por un lado incrementa la cantidad y calidad de los productos y por el otro amenaza las condiciones de trabajo (incluyendo salarios) y la sobrexplotación del medio ambiente
• El acceso irregulado de los países a los mercados internacionales, lo que por un lado facilita la venta de sus productos y la adquisición de tecnologías y mercancías y promueve empleos y por el otro desprotege los de menor calibre económico y lleva al abandono de intentos organizados de promover progreso y justicia social.



La Globalización Económica



El desarrollo de la tecnología y los sistemas de comunicaciones, hace suponer que el fenómeno de la globalización de las economías nacionales ha entrado en un proceso que pareciera convertirse en algo irreversible, según lo plantea Rosales (1996). La expansión del comercio mundial continúa su rápido ascenso lo que hace que cada día sea mayor el número de países participantes, independientemente de sus respectivos sistemas de gobierno.
En este intercambio internacional de mercancías y servicios, se incorporan infinidad de países comprando o vendiendo de acuerdo a sus ventajas y necesidades. Actividad que corroboran las cifras publicadas por el Banco Mundial el año 1992, (citadas por Rosales, 1996), según las cuales indican que para el lapso 1965-1980 las exportaciones de mercancías habían aumentado a una tasa media anual del orden del 6,6 por ciento, disminuyendo durante los años ochenta a una tasa media anual de 4,3 por ciento, siendo el crecimiento de lo producido en los lapsos citados de 4 por ciento y 3,2 por ciento, respectivamente.
Citando otras cifras de interés en este sentido están las expuestas por el profesor Jhon Owen R., en su cátedra "Fundamentos Económicos de la Globalización", en su página 4, (2004), en donde expresa lo siguiente:
a. Hoy el comercio ha continuado creciendo más que la producción mundial con el consiguiente incremento en el grado de apertura de las economías. Ejemplo de ello es que las exportaciones pasaron de 4,6% en 1973 a 6,7% en 1974, mientras que el PIB pasó de 4,6% a 3,2% en los mismos años. Más adelante, entre 1990 y 1997 las exportaciones de mercancías crecieron en un 6,5%, la de servicios un 8%, mientras que el PIB mundial real fue del 2%, según datos de la OMC en 1998.
Estas opiniones, distan mucho de la célebre idea de aldea global planteada por McLuhan, (citado por Rosales, 1996), que aún se encuentra en un plano ideal de realización porque la existencia de las fronteras ideológicas y culturales de los Estados-naciones aún se encuentran vigentes. Por otro lado, se observa el surgimiento de nuevas repúblicas generadas por el desmembramiento como el de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS); sin embargo, esta situación no ha impedido la conformación de bloques regionales, cuya finalidad ha sido la de ampliar las fronteras físicas de los países integrantes, con lo que facilitan la realización de sus actividades comerciales.
Esto bloques comerciales que se han constituido, son considerados, según Rosales (1996), "... estaciones intermedias en la ruta de la globalización" (p. 2). En Europa formaron a la Unión Europea (UE), en América se conformó el Nafta, que, en otro sentido, es el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica; en América Latina, se han formado: MERCOSUR, integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay; y el Pacto Andino, conformado por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Venezuela.
El factor más motivador dentro de este proceso de la globalización de las economías está configurado por el avance tecnológico. El desarrollo de las telecomunicaciones en los últimos tiempos, permite la conexión física, en vivo y en directo, de todos los puntos del planeta, independientemente de las distancias que existan entre ellos. No importa la distancia.
En la actualidad, los acontecimientos son observados prácticamente en el momento en que ocurren. Diferencias mínimas de tiempo son los transcurridos para que el mundo, en su totalidad, se entere y hasta presencie, por medio de los canales de televisión, lo que sucede.
Quién no vivió el drama de las torres gemelas en Nueva Cork, Estados Unidos de América. Pocos fueron los que no presenciaron a distancia el choque del segundo avión contra dicha estructura. Igualmente, por medio de este fenómeno de las telecomunicaciones, el descubrimiento de un nuevo producto para curar alguna enfermedad, después de darse a conocer en el país donde se produjo el hallazgo científico, se transmite la información a la comunidad mundial para compartir los beneficios. Y, así, con todo lo que acontece.
En este orden de ideas, es importante plantear que el desarrollo tecnológico de las telecomunicaciones por sí mismas no produce la globalización de la economía. También, se ha dado un proceso de eliminación de regulaciones y logro de nuevos acuerdos y creación de determinadas normativas a los fines de permitir el libre flujo de información y mercancía en ese sector (entiéndase el de la economía).
El avance de este proceso, se ha extendido a la globalización del sector manufacturero, con lo que se ha producido la modificación radical de las políticas industriales de los países participantes como, también, se han realizado continuas evaluaciones y revisiones a los modelos gerenciales que se han venido aplicando, hasta ahora, en la producción de las empresas.
Entre los modelos más conocidos y populares de gerencia se encuentra el japonés, en el cual se garantiza la calidad total, una producción flexible y entrega de los pedidos en el tiempo establecido. Gran cantidad de países han realizado esfuerzos considerables para adaptarlo como sistema gerencial en los procesos de producción, entre los que se encuentran países asiáticos y de otras latitudes, sin embargo esta incorporación ha sido muy lenta.
Para efectos de demostrar la veracidad del juicio anterior, Rosales (1996), estable una comparación entre el Producto Interno Bruto (PIB) de Japón y Estados Unidos de América. El autor sostiene que en la década de los sesenta, el Producto Interno Bruto de los Estados Unidos de América creció a una tasa interanual del 4,3 por ciento, mientras que el de Japón alcanzó un 10, 4 por ciento.
En la década de los setenta, el Producto Interno Bruto (PIB) del Japón llegó a 4,5 por ciento interanual y la de los Estados Unidos a 2, 9 por ciento; ahora, en la década de los ochenta, se redujo la diferencia entre ambos países: el Producto Interno Bruto de Japón fue de 4,1 por ciento y el de los Estados Unidos de América de 3,4 por ciento.
Ahora bien, países entre los cuales destacan Japón y Estados Unidos de América, han intensificado la guerra comercial en los años noventa. Es una realidad que los Estados Unidos de América han implementado una serie de medidas o barreras proteccionistas a la economía de Japón; sin embargo, la inundación del mercado norteamericano con los productos japoneses, a pesar de la sobrevaluación del yen para ese momento (década de los ‘90), obedeció a una relación ventajosa que se daba entre el precio y la calidad de los exportadores japoneses. Es este orden de ideas en el que se plasma la globalización económica.



Consecuencias de la globalización



La desigualdad es hoy mayor que nunca. El 80% de la población cuenta con menos del 20% de los ingresos, y la brecha continúa aumentando. Además, los pueblos que mantenían cierta calidad de vida sin apenas necesidad de dinero (campesinos autosuficientes, indígenas...) están perdiendo sus modos de vida, expulsados de sus tierras por grandes empresas, terratenientes, o por la "invisible" mano del mercado. Cientos de millones de personas pasan hambre.

Los efectos de la globalización en la agricultura tienen que ver con el aumento de la pobreza y el hambre
Ten en cuenta que la mayor parte de la población mundial es agraria. No falta tierra para cultivar. De hecho, se podría alimentar a una población de más de 10.000 millones de personas. Pero el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha decidido que existe un mejor destino para las tierras cultivables que dar alimento a la población local: los mercados de exportación.

De esta forma, África, Latinoamérica y gran parte de Asia se ven obligadas a adaptarse a un mercado mundial para el que deben producir monocultivos para exportación: soja (2), café, algodón, plátanos, flores...

Estos monocultivos benefician a unas pocas empresas, pero perjudican la supervivencia de la gente. La población de estos países preferiría seguir produciendo alimentos para autoconsumo y para los mercados locales, pero el FMI les obliga a transformar su economía por medio de los Planes de Ajuste Estructural (3).

Para empeorar las cosas, la entrada de la globalización en un nuevo territorio agrario va acompañada de grandes cantidades de pesticidas y a menudo, de cultivos transgénicos.

Pero la globalización tiene también efectos en la industria:

Y los campesinos expulsados de sus tierras, ¿adonde van? Muchos se endeudan intentando adaptarse a las nuevas condiciones, lo que puede acabar llevándoles a la ruina. En la India, en los últimos años se han suicidado más de 100.000 campesinos (1), desesperados ante la presión del "mercado global". Otros muchos pasan a agrandar los cinturones de pobreza de las grandes ciudades del Sur, y a ser duramente explotados en "Zonas de Procesamiento de Exportaciones" (ZPE) donde trabajan por salarios de miseria para las multinacionales, en las llamadas "maquiladoras".

Se produce así un triple fenómeno a nivel industrial:

1) condiciones de trabajo muy duras y salarios muy bajos para la mano de obra expulsada del campo.

2) deslocalización de la industria de los "países desarrollados", que se hacen así cada vez más dependientes de las empresas multinacionales.

3) Entre tanto, se propone a los trabajadores occidentales ir reduciendo sus salarios y aumentando su trabajo a cambio de frenar las inevitables deslocalizaciones.



¿A QUIÉNES BENEFICIA LA GLOBALIZACIÓN?


• ¿Los Beneficios de la inversión son para los países desarrollados o subdesarrollados?
Pudiésemos pensar que la globalización beneficia a aquellos países que han alcanzado altos niveles de desarrollo, por ejemplo si ponemos el caso del NAFTA, ¿a quién beneficia la rebaja de aranceles, a Estados Unidos o a México?, bueno pues a ninguno de los dos países ya que en ambos pierden los más pobres y sólo ganan los empresarios dueños de los capitales, lo que quiero demostrar aquí es que la globalización económica sólo beneficia al 20% de la población mundial que tienen en sus manos el control de la economía planetaria, como decía anteriormente la globalización no conlleva beneficios territoriales sino al capital.


• En lo referente a la explotación de recursos naturales y el medio ambiente
La actual concepción económica impuesta por la globalización a significado un serio deterioro en el medio ambiente planetario, esto debido a que existen economías cuya base de su crecimiento ha sido la explotación irracional de recursos naturales.
Cuando estas economías intentan desarrollar en algún nivel la manufacturar de sus propios recursos, las economías más desarrolladas imponen aranceles proteccionistas que no permiten el acceso de dicha manufactura a su territorio.
Por otra parte algunos países han obviado normativas medio ambientales para el funcionamiento industrias que producen un serio deterioro medio ambiental esto argumentando la necesidad de inversiones en sus territorios.
Tanto la explotación irracional de recursos naturales como la ausencia de normas medio ambientales significan pan hoy y mucho hambre mañana ya que la capacidad de residencia de nuestros ecosistemas se encuentran absolutamente colapsadas generando problemáticas cuyo costo de restitución es infinitamente mayor a las escuálidas ganancias que deja en los países los capitales transnacionales.
• ¿Las condiciones de trabajo mejoran?
Evidentemente no sólo no mejoran sino que se produce un retroceso de décadas en las condiciones laborales, la transnacionalización de los capitales implica la posibilidad de creación de cadenas de subcontratación aprovechando “las ventajas comparativas del mercado laboral” existente en determinados países, es decir la cadena de producción no se realiza en un lugar determinado sino que se va desarrollando en distintos territorios de modo tal que permita minimizar los costos de producción aun aumentando los costos asociados al transporte la ganancia dada por la explotación a los trabajadores es mayor.

¿Perjudica la globalización a los trabajadores de los países avanzados?
También en las economías avanzadas la globalización suscita inquietud. ¿En qué medida existe, como se piensa, el riesgo de que los trabajadores de alta remuneración pierdan su empleo y que la demanda de trabajadores menos calificados disminuya debido a la competencia que plantean las "economías de bajos salarios"? ¿Son los cambios que se están produciendo en estas economías y sociedades el resultado directo de la globalización?
Las economías están en constante evolución y la globalización es una de las diversas tendencias que caracterizan esta evolución. Hay otras tendencias que pueden destacarse: a medida que las economías industriales maduran, se orientan cada vez más hacia los servicios para atender las cambiantes necesidades de sus habitantes y, además, necesitan mano de obra más calificada. No obstante, todo lleva a pensar que estos cambios tendrían lugar --aunque no necesariamente al mismo ritmo-- con independencia de la globalización. En realidad, la globalización facilita el proceso y reduce su costo para la economía en su conjunto gracias a los flujos de capital, a las innovaciones tecnológicas y al descenso de los precios de los bienes importados. Tanto el crecimiento económico como el empleo y las condiciones de vida alcanzan niveles más altos que en una economía cerrada.
Sin embargo, en la generalidad de los casos estos beneficios no se distribuyen de manera uniforme entre los grupos de población, y algunos de estos grupos posiblemente queden totalmente al margen. Por ejemplo, los trabajadores de las industrias más antiguas que están en declinación pueden verse en dificultades para reciclar sus aptitudes e incorporarse a industrias nuevas.
¿Cuál debe ser la respuesta de las autoridades? ¿Deben tratar de proteger a grupos particulares, como los trabajadores de bajo salario o los de las industrias antiguas, limitando el comercio y los flujos de capital? De esta manera se podría ayudar a algunos segmentos de la población en el corto plazo, pero en definitiva se estarían menoscabando las condiciones de vida de toda la población. Más bien, las autoridades deberían aplicar políticas que promuevan la integración a la economía mundial paralelamente a la aplicación de medidas que alivien la situación de los más gravemente afectados por los cambios. Sería más ventajoso para el conjunto de la economía aplicar políticas que favorezcan la globalización mediante una mayor apertura de la economía y que, al mismo tiempo, se orienten decididamente a asegurar que los beneficios de esta apertura estén ampliamente distribuidos. Las autoridades deberían centrarse en dos campos importantes:
• La educación y la formación profesional, para que los trabajadores tengan la oportunidad de adquirir las aptitudes que exige una economía en constante evolución.
La creación de mecanismos de protección correctamente orientados a ayudar a quienes pierdan su empleo.
Capitalismo

Este es un sistema económico, basado en la propiedad privada de los medios de producción y la consiguiente diferenciación con respecto a ellos de dos grupos sociales opuestos, y en el hecho de que el proceso productivo procura una plusvalía que permite la acumulación y reproducción del capital.
Por una parte, pues, existe la división de la sociedad en dos clases, los proletarios de los medios de producción, que pueden ser individuos o sociedades, y los no poseedores de dichos medios, que se ven obligados a vender su fuerza de trabajo al poseedor – capitalista, quien la explota en beneficio propio; entre estas dos clases sociales se establecen unas relaciones de producción de terminadas por la estructura del proceso productivo. Con todo, este esquema no se da jamás en estado puro, pues con dichas dos clases coexisten otros grupos sociales, como pequeños propietarios, miembros de las profesiones liberales, campesinos que no emplean mano de obra ajena, etc.
Por otra parte, para que el capital se convierta en elemento predominante del proceso de producción y pueda hablarse de capitalismo es necesario que el capitalista pueda comprar en el mercado la fuerza de trabajo que necesita como si fuera otra mercancía cualquiera, de manera que pueda apropiarse de una parte del trabajo asalariado sin pagarla y asegurar con ese excedente el desarrollo del propio capital y del capital en general, considerado en cuanto propiedad social de los capitalistas. El mecanismo que pone en marcha y rige el funcionamiento de la estructura capitalista es el de los precios fijados libremente en el mercado. Esencialmente el capitalismo se identifica con la economía de mercado, sujeta al juego libre, el empresario capitalista no puede hacer otra cosa que buscar la maximización del beneficio propio, el cual dependerá de sus costes de producción y de los precios del mercado.
Si las decisiones de los distintos empresarios coinciden, se produce el equilibrio de la oferta y la demanda; en caso contrario, se tenderá, mediante una rectificación de los precios, a la vuelta a ese equilibrio. Cuando este mecanismo falla, surgen las crisis de sobre producción, por exceso de la oferte, o la inflación, por exceso de la oferta, o la inflación por exceso de la demanda. Es cierto que, a partir de este esquema fundamental, el capitalismo admite retoques y correctivos que lo atenúen o maticen, pero esas modificaciones, generalmente exigidas por fallos internos del sistema y realizadas con el fin de asegurar su supervivencia, chocan en el fondo con la lógica interna del capitalismo.
El Capitalismo, surge históricamente, como sistema social, posterior al feudalismo, y por tanto , a la esclavitud. En estos dos sistemas anteriores, se producía también un excedente económico, fruto del trabajo, del que se beneficiaba la clase dirigente, pero no se reinvertía en un proceso creador de nuevos excedentes, capaces de asegurar la acumulación y reproducción sistemáticas del capital, que es el rasgo típico del capitalismo. Éste se desprendió del feudalismo, y de la servidumbre a través de un proceso largo y complejo que significó la transformación de multitud de artesanos y pequeños capitalistas en contra de los señores feudales. Japón y Prusia serían un ejemplo del primer caso; Inglaterra y Francia del segundo. Este proceso se verificó, de todos modos, en dos fases: en la primera el pequeño productor consiguió su emancipación de las cargas feudales que pesaban sobre él, y en la segunda fue separado de la propiedad de los medios de producción para convertirse en un asalariado sujeto a un capitalista.
La acumulación de grandes capitales, que se sumaron a los obtenidos anteriormente en el comercio, en un número reducido de manos hizo que se pudiesen aplicar las innovaciones técnicas surgidas durante el siglo XVIII. Fue entonces cuando apareció el capitalismo industrial, como prolongación y en remplazamiento del capitalismo comercial dominante desde los siglos XI y XII, y comenzó a informar la vida de las sociedades más avanzadas.
La revolución industrial, que venía ya gestándose desde el Siglo XVI, aunque no alcanzara su plenitud hasta fines del SVIII, transformó los procesos productivos, transfiriéndolos del hogar o el taller artesano a la fábrica y convirtiendo el trabajo manual, en mecánico, y exigió la aportación laboral de un número cada vez más elevado de obreros. Este capitalismo industrial inicial, era altamente competitivo, porque las empresas, de propiedad individual, eran pequeñas y numerosas en cada sector y, por tanto ninguna de ellas tenía por sí sola poder suficiente para intervenir decisivamente en el mercado. Sin embargo, la rápida acumulación de capital, unido a los frutos inmediatos de la revolución tecnológica, que se había operado, hoza que el proceso de crecimiento de las unidades económicas fuese cada vez más acelerado. La consiguiente concentración se tradujo en las instituciones bancarias y en las grandes sociedades anónimas. La consecuencia fue una sensible disminución del nivel de competencia y la aparición en distintos sectores de mercados oligopolistas y monopolistas dominados por pocas empresas o por una sola, las cuales podían de esta manera aumentar sus beneficios recurriendo a diversos métodos, como adopción y control de patentes, repartición de territorios en exclusiva, fijación arbitraria de precios, etc. En suma, todo cooperó a hacer que sufriera un gran bajón el nivel de competencia típico del primitivo capitalismo industrial. Por otra parte a finales del siglo XIX las grandes potencias industriales, movidas por el deseo de conquistar mercados y fuentes de primeras materias cada vez más amplios, se repartieron los territorios de África colonial.
En esta misma época fue también notoria la expansión de Gran Bretaña en Extremo y Medio Oriente y, junto con Alemania, en China, Alemania, por su parte, proyectó sus intereses sobre el Este europeo, mientras que EE.UU. prevalecía en Iberoamérica, y en el Pacífico. De esta manera las grandes metrópolis llegaron a regir económica y aun políticamente la mayor parte del mundo. No obstante, las sucesivas crisis económicas del sistema capitalista, en particular la Gran Depresión de los años treinta, y las dos guerras mundiales, comprometieron el desarrollo del capitalismo y contribuyeron a que el Estado fuera aumentando cada vez más su intervención y sus mecanismos de control en la vida económica de las grandes naciones capitalistas. Esto dio lugar, por un lado, a que ciertos métodos, como la planificación, que por limitar la autonomía de decisión de la empresa privada parecían propios sólo del socialismo, fueran introducidos en muchos países capitalistas y por otro lado, a que aparecieran en estos mismos países fenómenos de vinculación y colusión entre la administración pública y los sectores dominantes del capitalismo privado, característicos de lo que se ha dado en llamar capitalismo monopolista de Estado.
Este conjunto de hechos, ligados al factor determinante del alto nivel de desarrollo tecnológico capitalista, ha hecho posible el innegable crecimiento del capitalismo y su capacidad de substituir con menos oscilaciones y crisis que en otros tiempos, aunque tampoco puede negarse que el sistema capitalista mundial se halla sometido en su pase presente a una doble y constante polarización crítica definida por el binomio inflación/recesión. En otro terreno, el establecimiento del socialismo en vastas porciones del mundo, ha comprometido en cierto modo la validez del capitalismo como sistema "natural" y "único" de organización económico – social.
Con esto damos por terminado esta parte, ya hemos hablado de que es y como surgió el capitalismo. Haciendo énfasis en que es un sistema basado en la libre inversión de capitales, que además abre la brecha entre pobres y ricos.



GLOBALIZACIÓN Y SOCIALISMO



El desarrollo del proceso de globalización en un ciclo de tres etapas: la masificación de la pobreza, la marginalización y exposición a pobreza extrema, y el empoderamiento de los pobres, conduce a la adopción del socialismo como forma de gobierno en Latino América.
En la primera etapa, se forma una nueva mayoría de individuos, a la que los gobiernos de los países y los organismos internacionales que rigen el mundo globalizado no ofrecen una solución inmediata para el problema de la pobreza, por lo que ésta tiende a incrementar en intensidad, pasando a la segunda etapa del ciclo.
Entonces, en la etapa final, los menos favorecidos buscarán por sí mismos cursos de acción que los conduzcan a mejorar su nivel de vida, apoyados en nuevos gobiernos que den prioridad a los programas sociales.
Es decir, desarrollar el proceso con los mismos lineamientos, conducirá inevitablemente a revoluciones sociales que establezcan gobiernos de izquierda, que a largo plazo acabarán con las tendencias globalizadoras.
La continuidad del proceso depende entonces de la capacidad que tengan los organismos internacionales de promover acciones que interfieran con este ciclo en las diferentes etapas en las que se encuentra en cada uno de los países.
Si bien la mayoría de los países Latino Americanos se encuentra atravesando las primeras dos etapas, existen algunos en los que ya se han implantado gobiernos socialistas; por lo que se requiere encontrar nuevos mecanismos para que esos gobiernos, aun con su enfoque social, continúen participando en el proceso de integración económica.
En las primeras dos etapas del ciclo, las acciones orientadas para evitar la decadencia del proceso de globalización van desde el establecimiento de políticas de alivio a la pobreza, teniendo como base algunos estudios de la realidad de cada país; hasta las reformas gubernamentales orientadas a incrementar la credibilidad de los gobiernos, y a brindar espacios de participación ciudadana de importancia real para la toma de decisiones.

3 comentarios - globalizacion economica social [trabajo practico]

@AuKaChe
Yo lo agrego a favs, pero ponéle la fuente antes que te lo saquen.