El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar

El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar

sectas


Hemos escuchado hablar de ellas una y otra vez. Permanecen rodeadas de un halo de dudas e inquietud. La gente suele atribuirles un poder excepcional, incluso llega a pensar que el futuro del mundo está en sus manos… ¿Qué son en realidad las sociedades secretas?


templarios


En su sentido más amplio y neutral, una sociedad secreta es un conjunto de personas reunidas para un fin determinado, cuyas actividades, por distintos motivos, deben permanecer ocultas a ojos de los demás. Con el propósito de mantener esa calidad, sus miembros se comprometen a guardar con celo toda la información sobre sus principios y acciones, por lo regular bajo juramento y con la advertencia de ser expulsado por traicionar la causa. En algunos casos la indiscreción puede recibir castigos tan severos como la muerte.
Dentro del concepto que por siglos ha cautivado a la gente y despertado su fantasía tienen cabida agrupaciones de distinta clase e intenciones. Algunas solo se reservan cierto tipo de información, que consideran especial y privilegiada. Otras tienen propósito de destrucción, dominio y poder, y las hay inocuas e ingenuas. El siguiente es un esbozo de su clasificación:

sociedades secretas


Fraternidades o Hermandades. En ellas un propósito común, ya sea ideológico, religioso o político, crea en los integrantes lazos tan fuertes equiparables a la consanguinedad. Muchas se orientan al servicio, es el caso del Club Internacional de Leones –Fundado en Estados Unidos en 1917- y el club Rotario (1922). Este ultimo cuenta con un centro de investigación para la resolución de conflictos y la búsqueda de la paz, cuyos hallazgos no siempre son revelados al público. El origen de varias de estas fraternidades fue secreto por razones prácticas. La Orden Benevolente y Protectora de Alces, por ejemplo, se fundó en 1868 en Nueva York como un club oculto para bebedores que deseaban seguir ingiriendo alcohol fuera del horario permitido por las leyes municipales. Hoy día es una de las agrupaciones de servicio y caridad más amplias y exitosas de Estados Unidos.
Masones

francmasones


Algunas son inocuas e ingenuas, y otras buscan obtener poder y domino


Sociedades Escolares. Existen por tradición en Estados Unidos y Canadá, aun que hay datos de su presencia también en Alemania. A veces se extienden por varias universidades del país y adquieren rango nacional. Imponen a sus miembros normas con respecto a la membrecía, forma de vida y comportamiento. Guardan complejos rituales que mantienen en secreto y, al parecer, derivan de la masonería. Entre sus códigos hay contraseñas y formas especiales de saludo. Llevan por nombre letras del alfabeto griego. Las novatadas, uno de sus ritos característicos, han llegado a nuestra cultura como ceremonias de iniciación.
Cultos

ku klux klan


Agrupaciones Delictivas. Más que meros conjuntos desarticulados de delincuentes, son entidades orgánicas en las que cada quien desempeña una función específica y cada quien se compromete a mantener en secreto las actividades y propósitos del grupo, por dos razones: aventajar a sus competidores y evadir la acción de la justicia. Muchas de ellas incluyen un juramento de sangre. Uno de los casos más antiguos es el de los Thugs, una agrupación secreta activa en la India del siglo XIII, cuyos miembros estrangulaban a viajeros ricos. Entre los casos modernos están las bandas de los Crips y los Bloods, surgidas en Los Ángeles, Estados Unidos, en la década de 1970, o la Mara Salvatrucha. Cada una tiene sus lugares ocultos de reunión, códigos reservados y hasta una forma peculiar de vestir.
priorato de sion

rosacruces


Sociedades Religiosas. Entre todas las comunidades secretas son estas las más difíciles de entender y describir, al estar rodeadas de una aura mítica que se vincula a la fe. Son, sin duda, las que despiertan mayor interés de la población común en esa conflictiva frontera que existe en las creencias irracionales y los conocimientos racionales. Algunas existieron realmente, otras no, son meros productos de la imaginación popular, que les atribuye enorme poder en el marco de las teorías de la conspiración. Pueden ir a contracorriente de los cultos aceptados, como es el caso de las organizaciones satánicas, creadas contra el ideario de la Iglesia Católica. La imaginación popular se inclina a pensar que custodian verdades guardadas por siglos que transformaran nuestra visión del mundo, una serie de datos sobre el destino del hombre y la humanidad en general cuya divulgación está prohibida por las graves consecuencias que acarrearía a los intereses creados o al decurso de la vida ordinaria. Es una especulación clásica de la cultura New Age que pretende mantener un vínculo especial con las regiones ocultas de la realidad: antiguos libros mágicos, deidades naturales, versiones libres de tradiciones comunes.
El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar

sectas


Sociedades Ficticias. Son entidades que no existen pero entorno de las cuales se ha creado toda una leyenda. Muchos grupos desprovistos de mayor interés han construido una historia falsa para darse la importancia de la que en realidad carecen: sus secreto es que no guardan ningún secreto; ha sido construidas sobre el vacio. Algunos autores han llegado a la conclusión de que si cualquier persona crea una imaginaria sociedad secreta a partir de una premisa lo suficientemente inquietante, la gente pronto asumirá que está basado en algo real y se irán sumando adeptos. Al respecto uno de los ejemplos más citados es el de Howard Philips Lovecraft (1890, 1937). En el marco de su obra, centrada en las leyendas crueles y antiguas, el literato estadounidense creó un culto ficticio conocido como Cthulhu, cuyos elementos compartió con varios autores contemporáneos a él en un mero juego creativo. Estaba basado en los monstruos malignos y extraños de una obra mítica a la que Lovecraft llamó Necronomicón y formaba parte de su creación. La gente empezó a creer en la verdad de esas aserciones y, aun que Lovecraft afirmo que todo era un invento, muchos aún están convencidos de tales figuras y sostienen que Lovecraft las negó al temer consecuencias divulgarlas. El caso clave para nuestra generación es, sin duda, El código Da Vinci, de Dan Brown (1963), una novela construida con cierta habilidad según la cual los cuadros de Leonardo da Vinci incluyen mensajes cifrados con datos sorprendentes sobre la religión católica y su figura central, Jesucristo. En esa obra, adaptada en una película dirigida por Ron Howard y protagonizada por Tom Hanks, una sociedad secreta (el inexistente Priorato de Sión) aparece como custodia de datos asombrosos que deben reorientar la actitud de los fieles a perjudicar a la Iglesia Católica. De acuerdo con sus páginas, a lo largo de los siglos se han ocultado una verdad humana (Jesús y maría Magdalena sostuvieron una relación amorosa y procrearon) y otra divina (la importancia del principio femenino en el plan de redención).
templarios

sociedades secretas


La Esencia de un Secreto
El origen del vocablo en la lengua castellana es la palabra latina secreto. En su sentido original, el término usado por los antiguos romanos nos permite caracterizar bien el horizonte de las sociedades de este tipo. En primer lugar, significaba “lugar separado o retiro, soledad”. Las asociaciones suelen presentar un principio de separación mental o ideológica con respecto al grupo más amplio (orientado a creencias mas “abiertas”) y a veces también están físicamente aisladas. Las leyendas las sitúan en sitios inaccesibles para el transito común de las personas: un olvidado y remoto castillo medieval o las abandonadas ruinas de una civilización extinta. En sus encarnaciones modernas se dan cita en fábricas clausuradas de los suburbios urbanos, o en lúgubres galerías subterráneas.
En segundo lugar, Secreto se refiere a pensamientos que no solían compartirse con los demás y que era preferible reservar por diversos motivos; por ejemplo, para evitar el rechazo de la sociedad contra ideas novedosas que avanzan en sentido inverso a las comúnmente aceptadas, o para guardar y proteger un conjunto de conocimientos que dan fuerza y margen de maniobra con respecto a quienes nos rodean. A esta semblanza habría que agregar otros rasgos que caracterizan a un secreto: su diferencia con respecto a lo que los demás consideran como verdadero y el carácter poco común de la información que contiene.
Masones

Hoy, el diccionario Merriam Websters lo asocia a un par de conceptos que a todos nos intrigan. Esotérico, o construido para eludir la observación o detección; o clandestino, o elaborado para ocultar actividades ilícitas. Tampoco debemos olvidar el componente psicológico. Quien guarda un secreto se siente privilegiado sobre el resto de las demás personas que no cuentan con esa información. Al mismo tiempo, experimenta un placer egocéntrico al verse como depositario de la confianza ajena.
francmasones

Cultos


Asociaciones Clandestinas
De acuerdo con René Alleau, autor del libo Las Sociedades Secretas (1962), el uso de esta expresión causa una grave confusión entre dos nociones que solo se asemejan en apariencia: el secreto y el misterio. Las asociaciones clandestinas que mantienen ocultos sus fines, sus medios, su organización y los nombres de sus miembros, pueden parecer secretas si se les considera desde un punto de vista externo y formal. No son, sin embargo, misteriosas puesto que sus adherentes y líderes conocen los fines que se han propuesto y las causas que motivan la acción común. En la mayor parte de los casos, nos aclara el especialista, se trata de objetivos limitados en el tiempo; por ejemplo, las empresas políticas orientadas contra el sistema de poder vigente. A lo largo de la historia es posible ver como estas asociaciones, cuando alcanzan sus propósitos, dejan de ser clandestinas y se convierten en el núcleo de un nuevo orden. Un ejemplo elocuente y cercano a nosotros es la famosa “Conspiración de Querétaro (México)”, una serie de reuniones privadas a inicios del siglo XIX en las que participaban Ignacio Allende, Juan Aldama, Miguel Hidalgo y Josefa Ortiz de Domínguez. Su finalidad era diseñar una estrategia para derrocar a las autoridades virreinales y allanar el camino a una México Independiente.
Las sociedades secretas propiamente dichas son, según Alleau, organizaciones iniciáticas tradicionales que se fundan en un misterio interior, central y profundo, como la transmisión de una influencia espiritual que no debe comunicarse a los profanos por su incapacidad de comprenderla. La naturaleza de ese secreto no puede entenderse a través de la razón. Se debe experimentar, realizar y vivir en una dimensión distinta mediante ritos, símbolos y esfuerzos personales. De acuerdo con esta visión, las genuinas sociedades secretas serian aquellas cuya verdad nadie conoce por hallarse situada en un plano y esfera distintos a la experiencia cotidiana, aun que para el autor la definición más precisa se refiere a aquellas organizaciones que esconden por completo sus reglas, su actividad corporativa, los nombres de sus miembros, sus signos, claves y costumbres de quienes se encuentran fuera y pueden llamarse profanos, y suelen otorgar diferentes gados. Si ese es el caso, los del estrato superior están obligados a reservar para sí la información que no deben conocer los del estrato inferior.
ku klux klan

priorato de sion


Una Perspectiva Histórica
Hoy las sociedades secretas han adquirido un rango y carácter diferente a las antiguas aunque con ciertas semejanzas, como la doctrina esotérica sólo conocida por sus miembros. Por un lado están aquellas fundadas en la participación de sus integrantes en ceremonias durante las cuales se celebraban los misterios del culto de una divinidad. Por otro lado, se encuentran las sectas religiosas que daban a sus prosélitos enseñanzas esotéricas después de someterlos a ciertas pruebas rituales.
Entre los antecedentes más remotos pueden mencionarse los misterios eleusinos, un conjunto de ritos de iniciación al culto de dos deidades agrícolas (Deméter y Perséfone) que se llevaban a cabo en la antigua Grecia y luego se extendieron al Imperio romano. El complejo ritual y las creencias que lo sustentaban habían de mantenerse ocultos para recibir a cambio poder divino y recompensas en la vida ultra terrena, concebida de acuerdo con una cosmogonía que prevaleció en el mundo católico. Comenzaron a celebrarse alrededor del año 1500 a.C. y se mantuvieron vivas a lo largo de unos dos mil años, quizá hasta el advenimiento del cristianismo y el fin paulatino de las religiones paganas.


Cuando alcanzan su propósito dejan de ser clandestinas y forman el núcleo del nuevo orden


Comenzaban con una procesión desde el cementerio de Atenas hasta Eleusis. Los participantes portaban ramas a lo largo del camino y gritaban obscenidades. Después del ayuno ritual entraban a una gran sala donde se les mostraban las reliquias de Deméter. Así llegaba el momento de develar los secretos: los sacerdotes daban a conocer las visiones que habían tenido durante la noche anterior. De acuerdo con algunas teorías, los participantes ingerían sustancias psicoactivas que les producían un estado alucinatorio. Todo concluía con un gran festín con bebida y alimentos. En este grupo plural se distinguía a los sacerdotes, los inician tés y los iniciados. Entre ellos sobresalían quienes ya habían alcanzado el epopteia, es decir, conocían los mayores secretos de Deméter. Estos últimos tenían acceso, por ejemplo, al contenido de un cofre y una cesta sagrados. Hasta la fecha, a pesar de docenas de libros y continuos esfuerzos académicos, se desconoce qué había dentro de ellos y la genuina naturaleza de los secretos. De cariz semejante y también en épocas muy remotas surgieron las enseñanzas secretas de las jerarquías druidas y egipcias y los principios esotéricos de los adoradores de Mitra. Eran simples actos de religiones primitivas que han revivido en nuestra new age a pesar de carecer de cualquier contenido útil o revelador fuera de su contexto. Cabe también mencionar las enseñanzas del filósofo griego Pitágoras (582-507 a.C.) que iba dando a los alumnos inscritos en la escuela que mantenía en Crotón, al sur de Italia, y que cumplía con todos los requisitos de una sociedad secreta. Allí aprendían los elementos de una doctrina oculta sobre el cosmos, pero también los fundamentos de lo que luego dio forma a las matemáticas modernas. Exigía a sus miembros el uso de ciertos símbolos de significado místico, profunda lealtad y estricta reserva. Los estudiantes comenzaron a adquirir influencia política en la Grecia de aquellos años y los enemigos de Pitágoras incendiaron la escuela. La sociedad se mantuvo activa cien años más.
rosacruces

El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar


Después de Cristo
La situación cambió radicalmente con el surgimiento de la doctrina original de Jesús. Sus enseñanzas no apelaban a ningún tipo de revelación secreta: los principios y reglas de la nueva religión se manifestaban abiertamente ante aquellos que quisieran convertirse. Cristo predicaba en las plazas públicas y los cerros, entraba a las casas, abordaba a gente que iba andando y se enfurecía con los mercaderes. El bautismo y la comunión se instituyeron ante los ojos de todos. No se trataba de someterse a un rito de iniciación, sino de suscribir un código formal de conducta y una serie de creencias bien organizadas sin requerir ningún tipo de experiencia especial más allá de los afectos y razonamientos cotidianos. La fe acontece como un misterio, pero no es un secreto.
A pesar de ello, como reflejo del amor humano por lo oculto, en ese mismo momento aparecieron figuras y grupos de acuerdo con los cuales la revelación era la clave de poderes maravillosos que se oponían a la creencia más bien simple -según esta perspectiva- de los fieles comunes. De acuerdo con estas tradiciones, el propio Jesucristo (en una de las elaboraciones que la imaginación ha hecho de él) se convirtió en fuente de doctrinas secretas. Uno de los ejemplos más elocuentes es la llamada 'Revelación de Hermes Trismegisto' y, en general, lo que hoy conocemos como gnosticismo cristiano. Según ellos Jesús habría impartido doctrinas esotéricas entre sus seguidores, a quienes pidió guardar el mayor secreto. Muchas de las sociedades secretas de carácter religioso surgieron al diferenciar una vía de salvación conseguida mediante la práctica de una religión común y abierta, de otra, envuelta en el misterio, basada en la posesión de datos ocultos y en la vivencia de experiencias excepcionales que podrían dar al iniciado su regeneración y garantizar su acceso a la dimensión divina simbolizada por el fuego y la luz.
Así comenzaron a proliferar variantes particulares de la religión católica. En el siglo III había cientos de sectas y fraternidades secretas en las que persistían muchos elementos de las religiones tempranas. Hasta la Iglesia propiamente dicha, que fue cobrando forma entre debates y disputas hasta ser lo que es hoy día, tuvo al principio algunos elementos característicos de las sociedades secretas. La llamada 'disciplina del arcano' consistía en no dar a conocer a los catecúmenos (cristianos en proceso de formación) todos los principios de la religión de una sola vez. Se consideraba que no estaban en condiciones de comprender verdades muy complejas que tenían que revelarse poco a poco. Los mayores misterios de este tipo eran el sentido del bautismo y la eucaristía, tan sencillos como el agua y el pan. La disciplina del arcano fue significativa, incluso, en la pintura latino-cristiana. En el Concilio de Iliberis, por ejemplo, la naciente Iglesia prohibió que ciertos símbolos y figuras fueran representados, para preservar su secreto.
En el siglo V Sinesio de Cirene, rico y poderoso obispo de Tolemaida, sostenía que la religión debía mantener reservados ciertos de sus misterios: "La verdad ha de guardarse en secreto, porque las masas humanas requieren enseñanzas proporcionales a la imperfección de su razón".
Hoy día, algunas partes de la Biblia se consideran tratados esotéricos, cuyo sentido original estuvo reservado a sociedades secretas que disponían de las claves para interpretarlos. El mayor ejemplo es el Apocalipsis de San Juan, cuyo sentido último siempre será enigmático para los practicantes del catolicismo convencional. Habría que pensar en qué medida ofrece pistas sobre doctrinas ocultas o si sólo se trata de una elaboración literaria, rica en sorprendentes metáforas, de los principios abiertos de la religión.
La Iglesia católica consideró que los grupos gnósticos eran meras herejías. En otros casos, como el de los Templarios, llegó a sostener que sólo en la superficie manifestaban su adhesión a los principios del catolicismo; en el fondo eran meros paganos que no se habían convertido y tomaban a la religión como un parapeto para ocultar su impiedad. Con base en consideraciones de este tipo se emprendieron combates activos contra quienes disentían de la doctrina común.
Aquí cabe invocar un elemento más. La transición entre las religiones paganas y la religión católica fue un proceso largo y laborioso, y muchos de los cultos tempranos se mantenían en secreto. En la cinta de Ingmar Bergman El manantial de la doncella, vemos que mientras en una habitación los padres oran ante un crucifijo, en otra la hija invoca la presencia de Odín, figura máxima de las religiones nórdicas.
sectas

templarios


Hermandades laicas
Pero ya desde entonces las sociedades secretas no giraban sólo en torno a principios religiosos. Las personas de las más diversas ocupaciones y oficios sabían el peligro que significa mantenerse aislado, y pronto se agruparon en fraternidades donde lo que se ocultaba no eran revelaciones de las fuerzas sobrenaturales, sino los principios de su actividad, como el uso de técnicas, herramientas y prácticas comerciales. Fue así como surgieron hermandades de artesanos, comerciantes, guerreros y campesinos que habían experimentado la necesidad de una solidaridad profunda, duradera; de una instrucción mutua. Una de las numerosas versiones sobre el origen de la francmasonería sostiene que surgió entre los albañiles que construyeron las grandes catedrales de la Edad Media, para protegerse entre sí y mantener en secreto sus técnicas de construcción.
Las sociedades secretas adquirieron un rango distinto en la época moderna, cuando la profunda crisis en la civilización exigió la formación de grupos para resistir las consecuencias de la creciente industrialización, los grandes aparatos de poder, los abusos del Estado sobre sus ciudadanos, las amenazas que, según esto, implicaba la llegada de personas ajenas procedentes de otros países. A partir del siglo XIX surgieron asociaciones políticas secretas y agrupaciones económicas clandestinas que trataban de defender intereses materiales en su presente. Entre los ejemplos clásicos suele citarse a los carbonari en Italia, que aparecieron en la época de las guerras napoleónicas con el fin de expulsar a los invasores del territorio. Fueron también significativas en ese sentido las agrupaciones ocultas que, a partir del siglo XVIII, se fueron formando en Irlanda con la intención de resistir y combatir el severo mandato británico sobre su territorio.
También es prudente aludir a las sociedades secretas chinas que comenzaron a aparecer en la época tardía del imperio (a partir del siglo XVIII) en un afán de oponerse al gobierno establecido. Una de ellas, la llamada Sociedad del Cielo y la Tierra, fue una entidad popular que se fundó en la provincia de Fujian en la década de 1760. Luego se extendió a Taiwán, donde organizó una rebelión que el gobierno de la dinastía Qing no se resignó a tolerar: tres cuartos de la población se desplazaron en calidad de refugiados y la isla quedó devastada.
En el siglo XIX las sociedades secretas se convirtieron en medios para fines negativos, no sólo los del crimen organizado, sino los de la intolerancia política, racial y religiosa en sus diversas formas. Un ejemplo claro es la sociedad No sé nada, llamada así por la respuesta que daban sus miembros al ser interrogados por sus actividades. Su objetivo central era combatir la creciente presencia de católicos en Estados Unidos mediante una agenda política que restringía la inmigración de los ciudadanos con esa fe, limitaba el acceso a los cargos públicos sólo para estadounidenses nativos, fijaba un plazo de 21 años para que los extranjeros adquirieran la ciudadanía y exigía la difusión amplia del protestantismo.
Contemporáneo a este movimiento, el Ku Klux Klan, una fraternidad secreta, surgió en 1866 como una agrupación activa y peligrosa que combatía a los negros, a los judíos y a los católicos. Algunas células de este grupo aún se encuentran activas. Estas dos entidades evidencian un rasgo más de las sociedades secretas: su oscilación entre lo público y lo privado, entre lo que se oculta y lo que se manifiesta. Aunque muchas veces ignoremos sus principios íntimos, siempre sabemos que existen; realizan determinadas manifestaciones abiertas que inquietan y asustan. También podemos ver que expresan ampliamente el espíritu de la época en que fueron surgiendo. En los primeros siglos de nuestra era tenían una orientación religiosa. Con el auge de los oficios en la Edad Media, se dirigieron a darles estructura y cohesión; expresaron los anhelos de libertad en el siglo de las revoluciones y rigieron buena parte del crimen en el siglo pasado. Casi todas han tenido vida corta y, aunque los autores de best sellers se esfuercen en hacernos creer lo contrario, no se sabe de ninguna que haya durado mil años.
Esa mutación de agrupaciones e intereses pone en evidencia la naturaleza histórica de las sociedades secretas. Hoy sería extraño e irrelevante que alguien pretendiera fundar una a partir de una religión primitiva (hay intentos que sólo aglutinan a unos cuantos desorientados). Sin embargo, es común que se hallen redes secretas de robo de propiedad intelectual o pederastia. Este último caso ilustra el carácter de una fraternidad secreta de la época contemporánea: el lugar oculto de reunión son páginas cerradas del espacio cibernético; el objetivo que se esconde a los ojos de los demás es la explotación sexual de los menores de edad. La clave para acceder a los archivos secretos se llama igual que las viejas consignas para entrar a sitios reservados: contraseña. El carácter secreto pretende esconder una perversión que deteriora la estructura social establecida y constituye un delito.
En nuestro tiempo, la figura de las sociedades secretas también se encuentra vigente en las agrupaciones terroristas, cuyos miembros entregan la vida en una mezcla de misticismo y acción política, y ocultan las intenciones y planes que se han trazado. Cíclicamente Al Qaeda -que cumple con todos los requisitos para ser considerada una sociedad secreta- emite alarmantes advertencias de que llevará a cabo atentados mucho más crueles que los que ha efectuado hasta ahora.
A pesar de las amenazas explícitas y vigentes que implican esas peculiares I sociedades secretas, la mentalidad de i la población enfocada al new age se fascina con las absurdas especulaciones sobre entidades imaginarias. Las conspiraciones están ante nuestros ojos, pero la gente suele prestar más interés a las elaboraciones ficticias, como lo fue en su momento la presunta conspiración judía internacional'. Hay que destacar que, con base en factores psicológicos, la invención de sociedades secretas ha sido una herramienta de excepcional utilidad para la manipulación política.
sociedades secretas

Masones


Para concluir
Una rápida revisión a las agrupaciones que por diversos motivos han mantenido reservas sobre sus principios e intenciones, revela que el mundo de las sociedades secretas es mucho más amplio que el conjunto de vertientes religiosas al que las hemos limitado, y que su interés e importancia obedecen al dictado de nuestra imaginación por un factor psicológico. Como los hombres primitivos, seguimos creyendo que la verdad se esconde a nuestros ojos pero que hay individuos y situaciones privilegiadas donde todo lo que nos inquieta encuentra un sentido, una explicación.
En el mejor de los casos, las sociedades secretas guardan para sí planes y objetivos que nada aportan a la comprensión del mundo, meros propósitos de acciones concretas y temporales, o principios de fe que en sentido estricto no son verdades ocultas, sino creencias ocultas. Es decir, el secreto de un culto satánico en el sentido de que el demonio está entre nosotros sólo tiene interés si se suscribe esa creencia; la posibilidad de que María Magdalena haya sido el genuino Santo Grial cobra sentido únicamente para quienes profesan esa fe.
En un horizonte secularizado, al des-pojarnos del misticismo ha dejado de interesarnos la revelación del misterio en el sentido de conexión profunda y respetuosa con el sentido último del universo, y seguimos, con ingenuidad, siendo de-votos del secreto, pensando que para todo hay una verdad racional que alguien conoce, en algún lugar. Además, queda abierta la gran posibilidad: las genuinas sociedades secretas son quizá aquellas sobre las que nunca sabremos nada.

francmasones

Cultos

PARA SABER MAS
Secret Societies of America's Élite: From trie Knights Templar to Skull and Bones, de Steven Sora. Editorial DK; Blood on the Altar: The Secret History of the World's Most Dangerous Secret Society, de Cra/g Heimfa/chner. Editorial ¡independent History; Founding Fathers, Secret Societies: Freemasons, illuminati, Rosicrudans, and the Decoding of the Great Seal, de Robert Hieran/mus. Editorial Destiny Books.

ku klux klan

priorato de sion


En resumen, algunas de ellas:


Francmasones. Construida como una fraternidad, los miembros de la masonería comparten ideas morales y metafísicas. Está gobernada por entidades llamadas logias, circunscritas a espacios geográficos. Es una agrupación esotérica que no divulga sus conocimientos al público. Los integrantes se adhieren voluntariamente e ingresan por recomendación de dos miembros. Están regidos por los principios de libertad, igualdad y fraternidad, emanados de la Revolución Francesa. Los integrantes van ascendiendo en grados que obtienen mediante estudios y exámenes. Aunque niegan ser una religión, los participantes profesan el culto a un ser supremo muy parecido al de las religiones monoteístas.
Las teorías sobre su origen son divergentes, pero los documentos más antiguos lo ubican entre los constructores de las catedrales medievales en el siglo XIV. Poco a poco habría evolucionado hasta integrar a miembros de las capas más altas de la sociedad. Tras ser una A entidad de ayuda mutua, comenzó a prestar servicios comunitarios y de bienestar social. En las décadas recientes ha perdido miles de miembros. Muchos personajes ¡lustres han pertenecido a la organización: Wolfgang Amadeus Mozart, Vol taire, George Washington, Benito Juárez, Simón Bolívar y Alexander Pushkin, entre otros. En la actualidad su poder real está en duda.
rosacruces


El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar


Cultos en Singapur. Con la llegada de los chinos en la época moderna de Singapur (a inicios del siglo XIX) comenzaron a prosperar muchas fraternidades secretas impulsadas por ellos. Se les conocía como hui o tong. En China esta clase de agrupaciones habían existido desde el siglo V a.C. como una manera de unificar fuerzas entre gremios artesanales y de poder resistir los embates del gobierno. Como parte de su rito y actividades, los miembros hacían un juramente de sangre en periodos de lucha y se prestaban ayuda mutua. A veces compartían recursos económicos, se hacían préstamos, financiaban rebeliones políticas y matrimonios. El mayor número procedía de las clases bajas, pues eran éstas las que más necesitaban ayuda.
A pesar de que intentaban mantenerse en secreto, solían protagonizar brotes de violencia y desorden que preocupaban mucho al gobierno de Singapur. Una de las más importantes sectas fue la llamada Chee Hin Kongsi, formada en 1820. Combatió a los chinos católicos y causó la muerte de cientos de ellos.
La gran mayoría de las sociedades secretas fueron erradicadas y el gobierno las declaró ilegales. Sin embargo, hoy día prevalecen varias de ellas. Conformadas básicamente por adolescentes, tratan de emular los éxitos y la violencia de sus antecesores. No es raro que participen en actos delictivos.
sectas


templarios


Templarios. Tras rescatar la ciudad santa de Jerusalén, los cruzados volvieron a Europa; sin embargo, era necesario mantener una guarnición activa en los lugares recuperados. En 1118, bajo el reino de Balduino, Hugo de Payens y ocho compañeros hicieron votos de defenderlos. Se les asignó un palacio contiguo al templo de la ciudad y se les llamó 'Caballeros del templo' o 'Templarios'. Con el tiempo impusieron una estricta regla monástica y el grupo evolucionó hasta convertirse en una fraternidad que combinaba el dominio bélico y el fervor religioso. Poco a poco se hicieron de gran poder económico y territorial.
Las derrotas militares, el rigor que exigían a sus miembros y la preocupación de los reyes que veían crecer su influencia estuvieron en el origen de su extinción. En 1307 cientos de integrantes fueron arrestados por Felipe 'el Hermoso', quien evidenció sobre sus rituales secretos de iniciación que parodiaban al bautismo y la misa. Fueron torturados y se les obligó a admitir crímenes que no habían realizado. Una bula papal de 1312 decretó su disolución.
sociedades secretas


Masones


Asesinos. Llamados originalmente Hashshashin, fueron una fraternidad oculta de musulmanes que entre los siglos VIII y XIV se especializaron en aterrorizar a los califas de Bagdad mediante crímenes de motivación política. Se consideraban a sí mismos fedayines, vocablo árabe que significa 'aquel que se encuentra dispuesto a sacrificar su vida por una causa'. Cuando las autoridades comenzaron a combatirlos, intensificaron sus prácticas de ataque. Eran muy meticulosos para matar a la persona que planeaban, y solían realizar sangrientas ejecuciones en público para sembrar el terror.
Su arma predilecta era la daga. Antes de actuar, daban avisos a sus posibles víctimas (por ejemplo, dejaban un puñal colocado en la ventana de su casa). Su nombre nos remite al de la droga hachís, pues se sabe que la consumían en grandes cantidades. Estaban liderados por una misteriosa figura conocida como 'el Viejo de las montañas', en referencia a la zona donde se ocultaban. Activos a partir de 1090, atacaron a dignatarios cristianos como a Conrado de Montferrat, rey de Jerusalén. Su poderío concluyó con el ataque al señor mogol Hulagu Khan, quien destruyó su centro de poder. Gran parte de los datos sobre la sociedad están perdidos y la información ha llegado hasta nosotros gracias a los historiadores árabes contemporáneos.
francmasones


Cultos


Carbonari. Los llamados 'carboneros' (pues sus miembros eran trabajadores de las minas de carbón) fueron diversas asociaciones que prosperaron en la Italia del siglo XIX y tuvieron una participación activa en las revoluciones de la primera mitad del siglo y la resistencia contra las guerras napoleónicas. Su organización estaba construida a partir del modelo de la francmasonería, mediante pequeñas células repartidas a lo largo del país. Intentaban crear un país unificado a través de la rebelión generalizada de los obreros, los estudiantes de la universidad y los intelectuales. Estaban en contra de la Iglesia por considerar que ésta se había entregado a los intereses del Estado a cambio de beneficios económicos. Tenían grandes ideales pero pocas formas concretas de llevarlos a la práctica. Por esa razón fracasaron: para la segunda mitad del siglo se hallaban prácticamente desarticulados y sus mayores líderes (Silvio Pellico y Píetro Maroncelli) habían muerto. Hoy día subsisten en el imaginario popular gracias al relato Vanina Vanini de Stendhal, que tiene por protagonista a uno de los carbonari.
ku klux klan


priorato de sion


Rosacruces. Sus orígenes se remontan a los siglos XV-XVI. Según se reporta, esta orden secreta fue fundada en 1407 por un peregrino alemán llamado Christian Rosenkreuz, quien habría recibido enseñanzas secretas de maestros orientales (ha llegado a decirse que no era sino un seudónimo del filósofo inglés Francis Bacon). En su primera etapa tuvo muy pocos integrantes y desapareció tras la muerte del fundador. Cobró nueva vida en el siglo XVII. El propósito que movió a la orden en su renovada época fue una reforma en todos los ámbitos (política, filosofía, ciencia y arte). Usaban técnicas de alquimia, elementos místicos y supuestos principios del ocultismo, como consta en uno de sus textos fundamentales: Fama Fratemitatis (1614).
Por otra parte, se consideraban dueños de poderes curativos a través de la influencia benéfica de las estrellas. Consideran los especialistas que sus ritos inspiraron la conformación de la masonería. En los siglos XVIII y XIX varias agrupaciones se identificaron con su ideario. Hoy día persisten en dos corrientes separadas entre sí. La primera profesa la religión cristiana; la segunda se identifica con la masonería. Algunas de esas asociaciones resurgieron a lo largo del siglo XX y hoy día el movimiento es objeto de gran interés entre los especialistas, que enfocan la transición del pensamiento-mágico hacia el enfoque científico del mundo.
rosacruces


El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar


La fraternidad de Odín. Vigente en algunos puntos aislados del norte de Europa, se trata de una hermandad que practica una antigua religión conocida como Odinismo. A manera de escrituras emplean la Edda Mayor, un libro tradicional de las antiguas mitologías germánicas. Sus adherentes sostienen que se fundó en 1421, en la época de la cacería de brujas, cuando se intentaba eliminar del mapa a todos los cultos paganos. Afirman que se han mantenido activos ininterrumpidamente desde entonces. La iniciación se lleva a cabo durante los solsticios, exige una dieta de pan y hielo, el uso de una daga ritual, una hoguera purificadora y pequeñas incisiones en el cuerpo. Es una de las infrecuentes sociedades secretas que incluye a mujeres. Practicantes del politeísmo, adoran a dioses como Frigga, Thor, Baldur y Freya, que ocasionalmente entran en contacto con ellos. Defienden un cuerpo bien establecido de virtudes (pensamiento, valor, honor, luz y belleza) y dan gran importancia a la fuerza. Rechazan cualquier( de esclavitud y creen en el renacimiento de todos los seres.
sectas


templarios


Ku Klux Klan. Fundada en Tennessee, Estados Unidos, a mediados del siglo XIX, se especula mucho sobre el origen de su nombre, pero podría significar 'clan del círculo', en referencia al emblema empleado por sus miembros. Surgió después de la guerra de secesión como una alternativa para atacar a la población negra que había adquirido su libertad, sobre todo en los estados del sur y el centro. Sus miembros están convencidos de la supremacía de la raza caucásica sobre las demás, defienden la preeminencia de la religión evangélica sobre el catolicismo y están en contra de los judíos. En su afán de preservar la 'pureza' de los blancos, desarrollaron acciones condenables como torturas, violaciones y asesinatos. Diversas campañas políticas emprendidas contra sus atrocidades marcaron su fin en las últimas décadas del siglo XIX.
Sin embargo, en 1915 resurgió con una agresiva agenda contra los inmigrantes y los judíos. En las primeras décadas del siglo XX llegó a tener casi cinco millones de integrantes, que se organizaban en células individuales de acción llamadas klaverns. Más allá de sus objetivos racistas, adquirieron significativa influencia política y económica. Pero los problemas de liderar sus acciones marcaron su decadencia en la década de 1930, cuando la secta tenía ya menos de 30,000 adeptos. En el 2000 no superaban los 3,000, identificados con agrupaciones como los neonazis y los cabezas rapadas (skinheads).
Objeto de numerosos estudios históricos y sociales, contaba con varios términos especiales para sus actividades: Klabbe, tesoreros; Kleagle, reclutador; Klecktoken, cuota de ingreso; Kigrapp, secretario; Klonvocation, reunión; Kloran, libro ritual; Klorerore, delegado, y Kludd, capellán. Solían vestir túnica y gorro durante sus actos y reuniones. Los pocos integrantes que aún quedan atacan a la población latina.
sociedades secretas


Masones


Vril. En 1870 el autor británico Edward Bulwer Lytton escribió la novela Vril: el poder de la raza que está por venir. El término vril aludía a cierto tipo de energía perteneciente a una poderosa raza subterránea. Su popularidad hizo que luego se entendiera por vril una especie de elíxir de la eterna juventud que aún figura en el nombre de un famoso sazonador para carnes: Bovril. Aunque es una mera ficción literaria, algunas personas sostienen que se trata de una fuente real de poder asociada a armas milagrosas, objetos mágicos y hasta a los ejercicios espirituales de los jesuitas. Ha llegado a creerse en la existencia de una Sociedad Vril, comunidad ocultista que prosperó en Berlín antes del ascenso de los nazis. Se le vincula de este modo a dos sociedades reales: la Sociedad Tule y la Orden Hermética del Ocaso Dorado.
El problema es que no existe una sola evidencia documental de que Vril haya
existido realmente, más allá del cuestionable testimonio de un ingeniero alemán que se refugió en Estados Unidos antes de la guerra. Según éste, el objetivo de la sociedad era la búsqueda del misterioso elíxir. Entre otras pintorescas características, ha dicho que contaba con grandes maestres opuestos a la conspiración judía para dominar el mundo, que manejaba platillos voladores mediante canalizaciones psíquicas y que, con la ayuda de extraterrestres que provenían de Aldebarán, construyó un largo túnel que iba de Berlín hasta el Polo Sur para permitir la fuga de los grandes oficiales del nazismo. Hoy día aún cuenta con promotores de su existencia, como un tal Johannes W. F. Seiger, que ha establecido un gobierno autónomo en la isla británica de Sealand, desde donde está en contacto con los neonazis que se proponen apoderarse del mundo.
francmasones


Cultos


Reuniones en el campus. Llamada también 'logia 322' y 'Orden de la muerte', fue fundada en 1832 como una agrupación estudiantil en la Universidad Yale. En sus orígenes fue exclusivamente masculina. Como parte de los ritos de iniciación el postulante recibe un nombre que llevará el resto de su vida: Magog, para quienes tienen más experiencia con las mujeres; Gog, para quienes tienen menos; Long Devil, para los más altos, y Boaz para quienes encabezan los equipos de fútbol americano. Sus miembros pagan cuotas especiales que se invierten en la compra de propiedades hoy día valuadas en cinco millones de dólares. Se orienta a la ayuda mutua y la protección de los intereses de los miembros, entre quienes se cuentan los presidentes de Estados Unidos William Howard Taft, George H. Bush y George W. Bush.
Realizan reuniones secretas donde intercambian puntos de vista para mantener una unión muy fuerte después de su egreso de la universidad. Están obligados a revelar sus mayores intimidades, incluyendo el detalle de su vida sexual. Se juntan en una casa privada en el campus de Yale, donde -se cuenta- consumen alimentos gourmet servidos en una vajilla que, según esto, perteneció a Adolfo Hitler. A partir de 1992 permite el acceso de mujeres.
ku klux klan

priorato de sion


rosacruces


Priorato de Sión. Muchos la consideran la sociedad secreta más influyente de Occidente. Pero los especialistas afirman que es sólo una patraña producto de la imaginación literaria. Según la leyenda, retoma el nombre de una montaña francesa y funciona como una especie de logia para reinstalar la monarquía en Francia. Los documentos de su origen son un conjunto de pergaminos falsificados que, según Pierre Plantard (el promotor moderno de la orden), demostraban la supervivencia del linaje merovingio de los reyes francos, originado, cuentan ellos, en la unión carnal de María Magdalena y Jesucristo. Sus objetivos serían crear un imperio europeo para convertirlo en una gran potencia mundial y reemplazar a la Iglesia católica. Su presunta divisa secreta aparece en el cuadro de Nicolás Possin Los Pastores de la Arcadia.
Se cuenta que grandes figuras han sido sus maestres. En ese elenco destacan Leonardo da Vinci, Robert Boyle, Isaac Newton, Victor Hugo, Claude Debussy y Jean Cocteau. El interés por el Priorato de Sión se reavivó con la edición de la novela El código Da Vinci de Dan Brown, en la que desempeña un papel muy importante. Su último gran maestre fue Plantard. A raíz de un escándalo político que involucró el presidente Francois Mitterrand, su casa fue registrada y se encontró una su-puesta proclama según la cual era el legítimo rey de Francia. Bajo juramento, Plantard aceptó que el Priorato era una invención suya y se le prohibió cualquier actividad de difusión o promoción. Murió en 2000. A pesar de tratarse de un fraude evidente, la idea del Priorato sieue cautivando a mucha gente.
El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar


sectas


Camorra napolitana. Originaria de Nápoles, esta sociedad secreta italiana está orientada hacia las prácticas delictivas. Los antecedentes más remotos de ella se remontan a 1820, cuando la policía encontró documentos sobre sus mecánicas de trabajo y ritos de iniciación. En sus comienzos controlaba las prisiones de las ciudades, cobrando un impuesto a los reclusos y otro a las autoridades a cambio de garantizar el orden. En la década de 1860 desempeñó un papel crucial en el proceso de unificación de Italia. Uno de sus líderes llegó incluso a ser jefe de la policía. El grupo desapareció durante el gobierno fascista de Benito Mussolini, pero revivió gracias a las personalidades magnéticas de Vito Genovese y Lucky Luciano.
Hoy día existe una completa red de grupos camorristas. Cada una tiene hasta cincuenta miembros, muchos con vínculos familiares. Se han dedicado, básicamente, al contrabando. En buena medida está infiltrada en el gobierno y reinvierte sus recursos en actividades de apariencia lícita. Uno de sus principios esenciales es la llamada omertá (muy extendida también entre la mafia). Consiste en nunca, bajo ninguna circunstancia, colaborar con la policía. Es el equivalente del voto secreto en muchas órdenes monásticas. Resulta frecuente, después de los escandalosos atentados de esta organización, que nadie haya visto o escuchado nada en absoluto. Quien rompe la omertá lo paga con la vida.
templarios


sociedades secretas


Al Qaeda. El grupo responsable de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York es una sociedad secreta terrorista de carácter religioso. Su nombre significa 'la base' o 'el fundamento'. Su objetivo principal es establecer de nuevo el califato en el mundo islámico, trabajando con grupos extremistas para derrocar a los regímenes que reciben apoyo del mundo occidental, especialmente Israel. Su origen se remonta a la década de 1980 con la llamada Oficina de Servicios MAKK, una organización que combatía la invasión soviética en Afganistán. El fundador, Osama Bin Laden, sigue siendo su líder principal. Ha tenido presencia en varios países como Sudán, Bosnia e Iraq. Sus miembros permanecen infiltrados en la sociedad para realizar tareas de control e inteligencia. Su nueva época comenzó en 1998 con la emisión de un mandato religioso -o fatwa- que invitaba a todo musulmán a matar a los estadounidenses y sus aliados. Se le atribuyen ataques terroristas en Indonesia, Madrid, Londres, Marruecos, Túnez, Arabia Saudita, Tanzania, Pakistán, Estados Unidos y Turquía. Se desconocen sus dimensiones reales y su estructura interna, aunque se presume que cuenta con una jerarquía bien establecida. Sus miembros mantienen una promesa de estricto secreto: la mayor prueba es que a cinco años de distancia, no se ha podido dar con el paradero de Bin Laden.
Masones
francmasones


Cultos


La iglesia de Satanás. Aunque la creencia en el demonio se remonta a tiempos muy antiguos, con el paso de los siglos se renueva y adquiere formas distintas. La llamada 'iglesia de Satanás' fue creada a partir del libro Lo Biblia satánica, escrito en 1969 por Antón Szandor LaVey, el 30 de abril de 1966. Entre sus integrantes originales había un fabricante de autómatas, un antropólogo, un cirujano plástico, un productor de juguetes sexuales y un diseñador de tatuajes. Se reveló al público mediante la transmisión por los medios de un matrimonio entre dos de sus adeptos. Aunque varios de sus principios eran secretos, la organización creó revistas, películas y programas de televisión invitando a la gente a adentrarse en los misterios del mal, y permanece activa hoy día. Entre sus integrantes destacan Sammy Davis Jr. y Marilyn Manson.
Hay dos tipos de miembros: los registrados, a quienes no se les pide más requisito que el pago de una cuota, y los activos, que conocen los secretos y deben cumplir con determinadas obligaciones. Hay cinco grados: el mayor de ellos se denomina mago. Como equivalentes de las logias o grupos masónicos, se dividen en unidades llamadas 'grutas', repartidas en Estados Unidos. La filosofía que guía sus acciones visibles es la supervivencia del más fuerte, el materialismo y el individualismo. Su signo oficial es el Baphomet, presunto demonio adorado por los templarios.
ku klux klan


priorato de sion


Fuentes principales: Jean Pierre Bayard, Les societes secretes et fes sedes, Editlons Phiüppe Lebaud, 1997. René Álteou, Les societés secretes, Le livre de poche (Encyclopédie Planéte), 1969. Articulo Secret Societies en The Catholic Encyclopedia on CD-ROM. wikipedia.org. Encyclopedia Universalis, Por/s, 1989.

rosacruces

6 comentarios - El mosaico de las sociedades secretas: Détras de la máscar

@Charlie257
Cool! que informacion más interesante!
@MontegoH
Interesante. Muy. Aunque te faltaría poner algo sobre el Opus Dei. Saludos.
@lvl4t4d0r
orales buen post para el buen saber
@laucha_16
no hno muy bueno como no tenes mas puntos!sive mucho a favoritos de una muy buena info!