Una hermosa costumbre que casi se ha perdido por completo, el gesto o simple ademán de quitarse un sombrero, visera o prenda similar que cubre la cabeza, es una muestra de cortesía y respeto para con los demás. Pero este gesto tiene unos orígenes muy antiguos y hacen siempre referencia a muestras de respeto y sumisión de las personas que se quitaban una o más prendas delante de otras personas.

Desde los Asirios, pasando por los griegos y los romanos, todos tenían en común que se despojaban de alguna prenda como muestra de respeto. Se pasó de la casi total desnudez, a irse quitando cada vez menos prendas con un significado similar, en cualquier caso.

Despojarse de alguna prenda de vestir, mostrando no llevar ningún arma escondida, venía a significar además de respeto, ir en "son de paz". Traer buenas intenciones.

No siempre era necesario descubrirse delante de otras personas. Los caballeros se quitaban el sombrero, pero las mujeres permanecían cubiertas en espacios cerrados, aunque se quitaban el guante para saludar a los reyes y otros personajes de la nobleza. Este gesto, al igual que el de la genuflexión, eran muestras de respeto (aunque algunos las hayan interpretado como muestras de sumisión).

Tal y como dijimos al principio, desde el tiempo de los esclavos, pasando por el de los militares, y posteriormente el personal al servicio de los señores, en sus distintas formas y grados, el despojarse de una determinada prenda ha sido interpretado como un gesto de respeto y acatamiento de unas determinadas normas.
Estas normas se fueron incorporando poco a poco a la sociedad, y fueron asimiladas en ámbitos tan diversos como la Iglesia, donde hay que descubrirse al entrar en cualquier templo, en el ámbito laboral, descubriéndose delante de los superiores y calando en todas las capas sociales hasta llegar a ser una práctica común en la sociedad.

Con el tiempo el sombrero, sobre todo, junto con la boina y muchas de las prendas que cubrían la cabeza han perdido actualidad, y son cada vez menos utilizadas, salvo en las épocas en las que la moda y las tendencias que marcan los diseñadores ponen de actualidad el uso de boinas y otros complementos.

Puede ser debido a este menor uso de prendas que cubren la cabeza lo que haya llevado al olvido sobre sus normas de uso. Y es bastante común, para tristeza de todos, ver a personas comiendo en un restaurante con su boina o gorra puesta, en el cine o muchos otros lugares. Hasta en las ruedas de prensa. Desde aquí podemos hacer una llamada de atención para todas aquellas personas, famosas o no, que creen tener un "look" más moderno o actual por permanecer cubierto con estos complementos en lugares donde no deberían estar con el sombrero, visera, etc. puesto.

Quitarse el sombrero. ¿De dónde viene esta costumbre?.

Saludos!