Idolos Historicos de River Plate

Idolos anteriores a la década del ´60

Angel Amadeo Labruna
Adolfo Pedernera
Amadeo Raúl Carrizo
Enrique Omar Sívori
Roberto Zárate
Bernabé Ferreyra
Charro Moreno
Idolos entre las décadas del ´60 y ´90

Norberto Osvaldo Alonso
Americo Ruben Gallego
Ermindo Angel Onega
Ubaldo Matildo Fillol
Juan Jose Lopez
Leopoldo Jacinto Luque
Carlos Manuel Morete
Oscar Mas

Idolos poseteriores a la decada del ´90

Enzo Francescoli
Ariel Arnaldo Ortega


Idolos anteriores a la década del ´60


Angel Amadeo Labruna
Apodos: "Angelito", "El Feo", "El Eterno"
Hincha de: Club Atletico River Plate
Nació el: 28-09-1918 en Capital Federal.
Murió el: 19-09-1983 a los 65 años.


Angel Amadeo Labruna, interminable; es el máximo goleador en la historia del club de Núñez, con 292 tantos; como DT, quebró la racha de 18 años sin títulos

La frase de Angelito sonó a premonición, a apuesta fuerte. Seguramente esa fija no estaba en La Rosa que llevaba El Feo en el bolsillo derecho de su saco azul, pero el hombre se animó igual, fiel a su estilo.


"Vengo para salir campeón", dijo Don Angel Amadeo Labruna apenas se convirtió en el nuevo entrenador de River, allá por 1975. Hacía 18 años que los éxitos le daban la espalda al club de Núñez y la situación era insostenible. Sólo un Angel podía revertir el rumbo y apareció él.

Como jugador había hecho todo. A River sólo le fue infiel con la selección argentina; fue el futbolista que más años jugó en primera, el máximo goleador millonario en el clásico con Boca; el máximo artillero en la historia del club de Núñez, con 292 tantos.

La cancha de Alvear y Tagle lo espiaba al pibe que había nacido en Alvear y Las Heras, y que de purrete pateaba la pelota de trapo que le había hecho a escondidas su madre, Amalia, para que su padre Angel, relojero de profesión, no se enojará porque Angelito "perdía el tiempo" jugando al fútbol.

Llegó a River mirando fijo una foto autografiada de su ídolo, Bernabé Ferreyra, cuya dedicatoria decía: "Para un crack en ciernes". Fanático de la Banda Roja, no podía creerlo cuando debutó contra Estudiantes, en 1939. Vino La Máquina, con Muñoz, Moreno, Pedernera, él y Loustau. Los títulos, la consagración. Sin embargo, la condición de ídolo intocable le llegó más tarde, cuando se convirtió en entrenador. Supo incorporar a jugadores de experiencia, como Roberto Perfumo, Miguel Angel Raimondo y Pedro González, además de Pablo Comelles, Héctor Artico José Omar Reinaldi y Alcides Bareriro; Oscar Mas, el goleador de ese equipo, volvió de Real Madrid. Al mismo tiempo, para el medio campo Angelito confió en los pibes del club, que con los años no lo defraudaron: Juan José López, Reinaldo Carlos Merlo y Norberto Alonso.

"Un día empezó a dar vueltas. Le dije que lo notaba preocupado y me dijo que no pasaba nada. "Angel, tiene que jugar Carrasco ¿no?" Y ahí se desahogó. "¿A vos te parece, estos h... de p..., que vengan a decirme esto?" No se haga problema, le presto la camiseta un rato", le contesté. Los dirigentes no se portaron bien con él; se fue a comer con los directivos una noche, y al mismo tiempo estaban arreglando un contrato en Uruguay con Di Stefano", cuenta Alonso. "De quinta me puso en primera. Como DT fue fenomenal y un consejero de la vida, un segundo padre", dice Mostaza Merlo. "Esperábamos que se durmiera, con los anteojos puestos, con Crónica abierta en el pecho, aunque sabíamos que abajo estaba La Rosa, con las carreras... Era como si estuviéramos con nuestro viejo; eso fue Angel para mí", recuerda emocionado J. J.

Hay muchas maneras de recordarlo. Sometiendo arqueros; dando una vuelta olímpica; tapándose la nariz cuando entraba en La Bombonera, o esperando el pulgar hacia arriba o hacia abajo desde la platea para saber cómo había salido su caballo en Palermo. Quizá lo mejor sería cerrar los ojos y verlo corriendo en la concentración de River a la medianoche, ya como DT, para encerrarse a escondidas en la habitación de algunos jugadores para tirar los dados y apostar a ganador. Murió el 19 de septiembre de 1983.



Detalles:
- Jugador más longevo de la historia del fútbol con 28 jugando en primera división
- Máximo goleador de los clásicos River-Boca (16 goles).
- Segundo goleador de la historia del futbol argentino con 292 goles.
- Intervino en más de mil partidos (oficiales y amistosos).
- Vistió la casaca argentina en 36 ocasiones.
- Como técnico fue el artífice del doble título de River en el 75 luego de 18 años de frustaciones.
- En 1967, en un hecho inusual, fue campeón de la B con Defensores de Belgrano, mientras dirigía a Platense que llegó a las semifinales del Metropolitano.
- Sacó por primera vez campeón a Rosario Central e hizo grandes campañas con Talleres de Córdoba en 1974 y con Argentinos Juniors, donde armó la base del que después ganador de los títulos locales e internacionales, además de que unos pocos días antes de fallecer de darse el gusto de eliminar a Boca y a River de la serie final del Nacional 83.

Señas Particulares:
Al ingresar a la cancha de Boca se tapaba la naríz haciendo alusión al mal olor de su tradicional rival. Es recordado por referirse con el término de "Verde Césped" al pasto del campo de juego del Estadio Monumental.


Adolfo Pedernera
Nació en Avellaneda, provincia de Buenos Aires, el 15 de noviembre de 1918. Se inició en las divisiones inferiores de Huracán y en 1933, con 14 años de edad, pasó a River Plate. En 1935 debutó en primera división, jugando hasta 1946. Lo hizo en 285 partidos oficiales, en los que marcó 131 goles. En 1947 jugó en Atlanta y desde 1948 hasta 1953 en Millonarios de Colombia. Regresó a Buenos Aires en 1954, jugando tres partidos en Huracán, retirándose de la práctica activa. Vistió la casaca del seleccionado nacional entre 1940 y 1946 y fue varias veces campeón sudamericano. Con River, ganó los torneos de 1936; 1937; 1941; 1942 y 1945. Como DT., trabajó en Nacional de Uruguay, Gimnasia y Esgrima La Plata, Huracán, Independiente, Temperley, Boca Juniors, América de Colombia y la selección de aquel país. También dirigió a la selección argentina en las eliminatorias del Mundial de 1970 en México. Falleció el 12 de mayo de 1995, a la edad de 76 años.



Amadeo, las manos de River

Carrizo revolucionó el puesto de arquero, brilló bajo los tres palos millonarios por más de 20 años y fue parte de la gloriosa década del 50

En un fútbol en el que suele decirse que "está todo inventado", Amadeo Raúl Carrizo rompió con las frases hechas y reinventó el puesto de arquero desde la valla de River -mañana cumplirá 100 años-.
"El gordito va al arco", ordenaban siempre los pibes en el potrero; él se juró desterrar la máxima y lo hizo: no sólo jugó el fútbol exquisito que le gusta al hincha de River desde el arco, sino que también fue modelo fuera de las canchas, guiado por Ante Garmaz.

Debutó en La Máquina y fue parte de La Maquinita. Protagonista de una época de gloria sin igual, la década del 50, con seis títulos en cinco años (1952/53/55/56/57), con el primer tricampeonato incluido, emulando al Racing campeón de 1949/50/51. Se destacó por brillo, elegancia, sabiduría y eficacia entre grandes jugadores, como Angel Labruna, Félix Loustau, Pipo Rossi, el Pacha Yácono y valores más nuevos, como Enrique Omar Sívori, El Beto Menéndez, Prado, el Monito Zárate, Ermindo Onega. Formó parte del equipo que hizo una exitosa gira por Europa y le ganó por primera vez a un club inglés como visitante (Manchester City).

También vivió momentos difíciles; la década del 60, sin campeonatos; la decepción en la Libertadores del '66, en la recordada final en Chile, ante Peñarol, que ganaba 2 a 0 y perdió 4 a 2. Pero nunca dejó de ser un grande. De 1945 -cuando debutó- a 1969 -cuando le dieron el pase libre-, Amadeo y...

... los 100 años de River . "Para mí es un gran honor haber jugado tantos años en River, uno de los más grandes del mundo. Yo jugué 23 años en primera y, sumando las inferiores, andaré por los 28. Es el club más prestigioso de la Argentina, deportivamente y socialmente. Si fuera pibe no dudaría un segundo en venir a jugar acá. River es lo máximo."

... y los hinchas . "Hace más de 30 años que dejé de jugar en River y cada vez que voy a la cancha siempre firmo autógrafos. Hace poco, después del partido con Racing, fuimos con mi hija a buscar el auto y me empezaron a rodear un montón de muchachos que me abrazaban y me daban besos. Fue muy emocionante.

"Nunca me voy a olvidar de la hinchada, que me ovacionó siempre. Nunca escuché insultos de ellos hacia mí, aun cometiendo errores y comiéndome goles de biógrafo, como se decía."

... y los cinco títulos . "Tuve la suerte de jugar en ese equipo que logró seis campeonatos en cinco años en la década del 50. Haber conseguido esos títulos fue una gran felicidad para mí. fue algo increíble. Y perdimos el sexto ahí nomás, salimos segundos de Boca, en el 54. Hubiera sido fabuloso si se nos daba ese año también."

... y los años negros . "Después vino un parate largo de 18 años sin conquistas, de los cuales yo estuve 11. Siempre salíamos segundos, segundos, segundos. Incluso perdíamos campeonatos casi ganados."

... y el puesto de arquero . "Yo quise hacer que al arquero lo observaran más, que vieran que era importante, porque en él empieza la seguridad del equipo. El que sabe que tiene un buen arquero juega respaldado. Siempre se hablaba de que al más tonto o al más gordito lo mandaban al arco. Yo fui jugador de campo también, porque de chico jugaba adelante y eso lo llevé al arco para hacerlo notar a todos, a veces con un poco de bronca."

... y una atajada . "Me acuerdo una en la que le saqué un cabezazo impresionante a Juan José Pizzuti, de Racing. Todos los hinchas me hablan de esa atajada. Me cabeceó allá abajo, en el extremo y llegué con la punta de los dedos. Me debe haber empujado alguien, je, je, je, porque parecía imposible."

... y los duelos con Boca . "Me hice agarrar bastante bronca con los jugadores, hinchas y dirigentes de Boca, por mi estilo de juego. ¡Ojo!, yo no me burlaba ni sobraba, era mi juego. Es como el que tira un caño. ¡Qué me vienen con que se ofenden por eso!

"Con Pepino Borello hubo una jugada famosa, en el Monumental, cuando lo gambeteé tres veces seguidas. El era el ídolo de Boca. Entonces yo iba a la Bombonera y me volvían loco. Me sacaban de las casillas, cosa que no les costaba mucho. También tuvimos un entredicho con el Beto Menéndez, con quien habíamos sido compañeros. Lo que pasa es que el ambiente te cambia. Si yo hubiera tenido un hermano que jugaba en Boca, seguro que me iba a hacer algo también."

... y el fútbol espectáculo . "Yo jugué con una delantera totalmente extranjera: Pérez, Moacir, Pepillo, Delem y Roberto. Sin menospreciar a esos jugadores, en especial a Delem, que fue un grande, yo me preguntaba: ¿dónde están los cracks argentinos?"

... y la anécdota . "Jugábamos con Barcelona, en Guayaquil. Estábamos 0 a 0 y cobraron un penal para ellos, faltando diez minutos, más o menos. El jugador se colocó dentro del área, para patear, y yo me acomodé. De repente, de afuera del área, apareció otro jugador y me pateó el penal. Me quedé parado, sorprendido, porque incluso no fue un tiro fuerte, pateó pensando en la trampa que estaban haciendo. Y el árbitro lo dio. Te imaginás cómo lo corrimos. Lo agarramos del pantaloncito, de atrás, y lo llevábamos en el aire. Por supuesto, me echaron, junto con otro compañero. Al final, lo empatamos."


Enrique Omar Sívori
Nació en San Nicolás, provincia de Buenos Aires, el 2 de octubre de 1935. Se inició en River Plate, desde la cuarta división, hasta debutar el 4 de abril de 1954, ante Lanús. Siguió en River hasta mediados de 1957, año en el que fue transferido a la Juventus de Italia, que pagó 10 millones de pesos. Allí fue campeón dos temporadas y pasó al Nápoli. Abandonó la práctica activa el 1 de diciembre de 1968, tras una seria lesión en la rodilla. Fue integrante de la selección argentina en varios sudamericanos, y también llegó a jugar en el seleccionado italiano. Fue campeón en River en los años: 1955 y 1956 y marcó 28 goles con la casaca "Millonaria".


Roberto Zárate
Nació el 15 de diciembre de 1932, en Buenos Aires. Se inició en River Plate, debutando en primera en 1950. En 1960, pasó a Banfield, desvinculándose en 1969, para jugar en el fútbol chileno. Fue campeón con River en 1952; 1953; 1955; 1956 y 1957. Marcó un total de 61 goles con la casaca "Millonaria" y fue varias veces integrante del seleccionado nacional.


Bernabé Ferreyra

La Fiera fue tan ídolo como Gardel

Bernabé Ferreyra fue una estrella que marcó toda una época

Algunos hablan de un antes y un después del profesionalismo en el fútbol argentino. Otros, prefieren hablar de un antes y un después de Bernabé Ferreyra . La Fiera, El Mortero de Rufino.
O, simplemente, Bernabé. Porque fue tan grande como futbolista en los albores del juego rentado que el apellido sobraba.

"Mis hermanos se habían empeñado en que fuera el shoteador más fuerte del pueblo. Mañana y tarde me hacían golpear la pelota. ¡Más fuerte... más! ¡Todavía más fuerte!" (Bernabé Ferreyra) .

Bernabé nació en Rufino, Santa Fe, el 12 de febrero de 1909. En su pueblo le gustaba jugar descalzo, para sentir mejor la pelota. Tenía piernas delgadas y por eso llamaba más la atención su potencia. No era un habilidoso; si no tenía remate franco, cedía rápido la pelota. Sus tiros eran sorpresivos, como latigazos.

"Yo tenía un petiso en mis pagos de Rufino con el que iba a todos lados. Los días de lluvia, con mucho barro, agarraba la pelota y me iba al campo. Desde arriba del petiso le pegaba y le pegaba. De ahí que sacaba el tiro cortito y seco" (Bernabé).

Después de jugar en Jorge Newbery (de Rufino) y en BAP (Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, de Junín), Tigre fue el equipo que lo recibió en Buenos Aires, aunque no le fue bien de entrada.

"Pensalo bien, Ñato. Si te quedás y sabés esperar, llegará el día en que triunfes en todo sentido. Si decidís volver y no cumplís con el contrato, te vas a arrastrar en la vergüenza" (Paulino, su hermano) .

Un par de giras prestado a Huracán y Vélez le sirvieron para retomar el ritmo goleador. Un partido fue clave para su posterior traspaso a River. San Lorenzo, que peleaba el campeonato de 1931 con Boca, jugaba ante Tigre. La Fiera no tenía una gran tarde y su equipo perdía por 2 a 0. Pero en ocho minutos clavó tres zapatazos y ganó Tigre. Ese día, en el estadio estaba Antonio Vespucio Liberti, artífice de su incorporación a River en la época de Los Millonarios. En total, la operación estuvo en los $ 50.000, un monto sideral.

"Yo seguí viviendo en Rufino y venía a Buenos Aires los viernes, pero no necesitaba entrenarme con mis compañeros, porque nos conocíamos muy bien. Inclusive seguía jugando en Jorge Newbery y ésa era mi práctica. Nos juntábamos los domingos y la rompíamos. Cuando éramos locales le hacía meter dos cámaras a la pelota y la mojaba bien. Así pesaba como tres kilos y si el arquero le llegaba a meter el cuerpo se iba adentro con pelota y todo" (Bernabé) .

Fue campeón con River en 1932 y obtuvo el primer bicampeonato, en 1936 y 1937. Llenó estadios él solo. Iban a verlo hasta los que no sabían nada de fútbol. Fue el primer jugador espectáculo. Y sufría cualquier cantidad de golpes por partido.

"Pegame si querés... Pero por lo menos sacate la medallita" (de Bernabé a un rival que tenía una medalla de la Virgen y lo castigaba sin piedad).

River, cuando jugaba amistosos, cobraba un cachet con él y otro más bajo sin Bernabé. Sus actuaciones fueron un gran espaldarazo para el profesionalismo y su fama sólo era comparable con la de Carlos Gardel.

-Así que vos sos La Fiera... Quería conocerte (Carlos Gardel) .

-No, maestro. La Fiera es usted cuando canta (Bernabé) .

Sólo jugó cuatro partidos en la selección porque él consideraba que no era el mejor para el funcionamiento del equipo. Jugando para River hizo debutar a dos grandes: José Manuel Moreno y Adolfo Pedernera.

"Como jugador fue excepcional, obligaba a los rivales a cuidarlo el doble. A nosotros se nos hacía más fácil jugar. Como hombre valió más aún. Ganó la plata que quiso, pero nunca se preocupó por cuidarla. La dio a manos llenas, sin reclamar nada. Cuando te daba la mano, uno sabía que tenía en él a un amigo para toda la vida" (Moreno) .

Bernabé es el único jugador en el fútbol argentino con más goles que partidos jugados: 206 tantos en 197 cotejos. En 1932, el diario Crítica anunció que le daría una medalla de oro al arquero que no fuera vencido por La Fiera. La ganaron dos: Sangiovanni (Independiente) y De Nicola (Huracán).

"Antes de que el fútbol me deje a mí, prefiero dejarlo yo" (Bernabé).

En 1938, Bernabé jugó poco. Tantos golpes habían comenzado a hacer mella en su cuerpo. El 28 de mayo de 1939 jugó su último encuentro, en el empate 2 a 2 ante Newell´s. No hizo ningún gol. Ya había sido suficiente. Murió el 22 de mayo de 1972.


Charro Moreno

El Charro, los goles, la noche

José Manuel Moreno tomó la posta de Bernabé y deslumbró con su clase

Crack. Hace mucho que esta palabra no despierta los sentidos de manera indiscutida. Hay pocos jugadores que pueden acercarse a ese pedestal, y siempre alguien los discute, que les encuentra algo negativo para que el reconocimiento no sea completo. Esto fue siempre así; es la historia la que da el veredicto final, el valedero, el que no se modifica con el tiempo.


José Manuel Moreno fue un crack y eso no se discute. El Charro tenía imagen de atleta, dignidad deportiva, pero, sobre todo, calidad y talento para el fútbol, además de un amor propio excepcional, único. Y si a esto le sumamos sus cualidades fuera de un campo de juego, como el carisma y la simpatía, se puede decir que fue un verdadero ídolo popular.

Moreno nació en La Boca el 3 de agosto de 1916, en una familia humilde y trabajadora; se crió en los alrededores de la Bombonera, uno de sus grandes amores, que de reojo lo veía patear en los potreros de la calle Brandsen. Era un pibe todavía cuando se ganaba unos pesitos ayudando en un lavadero que se encargaba de la ropa de los marineros extranjeros que llegaban al puerto; un día, en la puerta del negocio, vio pasar a dos de sus ídolos boquenses: Domingo Tarasconi y Roberto Cherro. Estaban recién bañados y con el pelo engominado; parecían artistas. "Quiero ser como ellos", se dijo Moreno.

Se fue a probar a la 5a de Boca y en la práctica metió dos goles. El directivo a cargo lo mandó a su casa; el pibe no entendía nada. La decepción, la tristeza y la angustia del fracaso no lo amilanaron. "Se van a arrepentir, ya van a ver", le gritó en la cara al verdugo .

Apenas unos días después, su padre le consiguió un trabajo en El Gráfico, doblando pliegos y archivando material. Parecía que allí terminaba su sueño de futbolista; sin embargo, en la revista conoció a Tito Sánchez, que lo llevó a probarse a River aprovechando sus contactos. Atrás había quedado un vano intento por convertirse en boxeador profesional (lo hizo como amateur), cuando un cross de derecha le dejó la nariz mirando para allá , característica que arrastró el resto de su vida.

Luego vino lo conocido: de la cuarta especial a primera. Debutó en una gira por Brasil, contra Botafogo, en Río de Janeiro (ganó River por 2 a 1). En el segundo partido, contra Vasco da Gama, con dos frases Moreno ya había dejado boquiabiertos a sus experimentados compañeros. "Tranquilos muchachos, que a éstos les hacemos cinco. Mirá lo que es el que me tiene que marcar, es muy feo el negro, lo voy a bailar". Ganó River 5 a 1, con un gol suyo. Corría 1935.

Llegaron sus gambetas, sus cabezazos, su capacidad estratégica, su habilidad, su potencia, su estampa goleadora, La Máquina. Su consagración. En los dos primeros torneos que jugó, River fue campeón y Moreno el goleador, aún por sobre Bernabé Ferreyra.

Enamorado de Buenos Aires, amante de la noche, fiel al cabaret y casado con el tango. Una vez dijo: "El tango es el mejor entrenamiento: llevás el ritmo, lo cambiás en una corrida, manejás todos los perfiles, hacés trabajo de cintura y de piernas". Hasta se coló como galán en el film "El Crack", enamoró a miles de mujeres y se codeó con el jet set mexicano cuando desparramó su fútbol por tierras aztecas. Era un dandy.

Como todo ídolo tenía detractores; le decían fanfarrón, bocón, hasta poco hombre. "Le falta chapa, no es caudillo", era el concepto de moda por aquellos tiempos entre los anti-Moreno. Los silenció mostrando su guapeza, cuando fue necesario, con los puños. Como en 1947, cuando en la cancha de Estudiantes se peleó mano a mano con los hinchas platenses que habían invadido el campo de juego para agredir al árbitro. O como en el año 47, en la cancha de Tigre, cuando le tiraron una piedra desde la tribuna y sus compañeros sólo se dieron cuenta cuando entraron en el vestuario y vieron la sangre en la camiseta. "¿Para qué me voy a hacer atender antes?, ¿para darles el gusto a ésos y que después canten por ahí que se la dieron a Moreno? °No viejo! Cuando me atiendan en la cancha es porque me van a sacar en camilla", les dijo el Charro.

Vivió la vida como muchos sueñan, pero pocos se animan. Sacando pecho, enfrentándose a todo y a todos. Fue galán dentro y fuera de la cancha; ganador por donde se lo mire. Acá, en México, en Chile, en Uruguay, en Colombia y en cualquier parte. Los años demostraron lo que fue Moreno como jugador y como persona. Le dijeron que no servía y siguió; lo criticaron y los calló. Seguramente, el 26 de agosto de 1978 murió de la misma manera en la que vivió: orgulloso y sonriente. Fue, después de todo, un crack.


Idolos entre las décadas del ´60 y ´90

Norberto Osvaldo Alonso
Nombre Completo: Norberto Osvalo Alonso
Nacimiento:04/01/53 en Florida, Buenos Aires, Argentina>.
Debut en Primera:8 de Agosto de 1.971
Partidos en Primera: 447
Goles: 165
Titulos Obtenidos: 12
Trayectoria: Club Atletico River Plate (1971/76) - Olympique de Marsella (1976) - Club Atletico Velez Sarsfield (1982/83) - Club Atletico River Plate (1983/87)
Observaciones: Es el sexto jugador con mas partidos disputados y el quinto goleador en la historia del Club Atletico River Plate.

Trayectoria

Volante ofensivo. Idolo de River. Fue una de las apariciones fulminantes del fútbol argentino. En divisiones inferiores era puntero izquierdo, pero poco despues de su debut por sus caracteristicas, Didi lo ubico en el puesto donde se consagro, como numero 10. Mas avanzada su carrera, llego a ocupar puestos de media punta y punta. Debutó en la Primera de River en 1971 a los 18 años, promovido por Didi. Jugador de estilo exquisito, zurdo, reunio un extraordinario conjunto de virtudes: habilidad, panorama, dominio de los efectos para una excepcional pegada, salto y cabezazo. Participaba del armado del juego y llegaba el area a definir.

En 1972 se lo apodo el Pele Blanco, segun la definicion que hizo el periodista Juan De Biase - de Clarin - el dia que le marco un golazo a Santoro, de Independiente, similar en su concepcion al que no pudo concretarle Pele al uruguayo Mazurkiewicz en el Mundial de Mexico'70. Fue un eximio ejecutante de tiros libres, recordandose especialmente uno que le convirtio en Munich a Alemania en 1973 (Argentina le gano 3 a 2 al equipo que un año despues era campeón del mundo). En 1975 fue fundamental para la conquista, después de 18 años, del Metropolitano y del Nacional. En 1976 fue transferido al Olympique de Marsella. Francia, donde jugó solamente 17 partidos (3 goles) y regresó a River.

En su foja de titulos también figura el Mundial 78 con la Selección, si bien no era titular en el equipo y no figuraba entre los preferidos del técnico Menotti. quien lo convocó en la última etapa preparatoria en coincidencia con una fuerte presión para incluirlo y el notable nivel que exhibia en el campeonato local. A partir de ahi no paró nunca de ganar campeonatos. En ese periodo hubo una interrupción, cuando se rebeló porque el técnico Alfredo Di Stefano no lo puso en la final del 81 contra Ferro. La hinchada de River, mientras el equipo daba la vuelta olimpica. coreaba el clásíco "Aloooonso". respaldando al idolo en conflicto. En los dias siguiantes, el Beto planteó la altarnativa: "El técnico o yo". y en 1982 pasó a Vélez. En el equipo de Liniers jugó 73 partidos y convirtió 16 goles, hasta el fin de 1983, cuando retornó al club millonario. En el año 1986, luego de dar la vuelta olimpica una vez mas con River, esta vez en la misma cancha de Boca en una jornada memorable con una victoria millonaria con 2 goles suyos, se consagro Campeon de la Copa Libertadores de America, convirtiendo un gol en la final al America de Cali.

La coronación de su carrera fue el titulo Intercontinental que logró en diciembre del 86 en Japón, frente al Steaua Bucarest de Rumania, cuando colocó el pase gol con el que Antonio Alzamendi selló el resultado de 1 a O. Se retiro en el momento cumbre de su carrera luego de haber ganado todos los titulos posibles para un jugador, en el año 1987, realizando una magnifica despedida ante una multitud que colmo el Estadio Monumental recibiendo jugadores invitados que actuaban en el exterior como el Principe Enzo Francescolli y el Pelado Ramon Diaz. En el año 1989 volvio a la escena riverplatense al asumir como Manager de Futbol colaborando en parte con la obtencion del primer campeonato de la decada del '90 con Daniel Passarella como tecnico. En la actualidad, uno de sus mayores anhelos, es guiar los destinos del Club Atletico River Plate desde la presidencia de la institucion.


Américo Ruben Gallego
Nació en Rosario, provincia de Santa Fe. Se inició en N. Old Boys, en donde jugó hasta 1980. En 1981, llegó a River Plate, siendo campeón ese año del torneo Nacional. Permaneció en River hasta 1988, y durante ese lapso, ganó la Copa Libertadores e Intercontinental de 1986 y el campeonato de primera división de 1985-86. Integró la selección argentina campeona del mundo de 1978 y también el plantel que jugó el mundial de 1982, en España. Como director técnico, se desempeñó como alterno con Daniel Passarella, desde que este asumió (a principios de 1990) y hasta su incorporación como D.T. de la selección argentina (a fines de 1994). Dirigió a River en el Apertura de 1994, produciendo el hecho histórico de haberlo sacado campeón en forma invicta.


Ermindo Angel Onega
Nació en las Parejas, provincia de Santa Fe. Llegó a River en 1957, y jugó allí hasta 1968. Solamente fue campeón en River en 1957, habiendo marcado un total de 97 conquistas a lo largo de su carrera en la entidad de la banda roja. En 1969, pasó a Peñarol de Montevideo, hasta 1972, año en el cuál jugó en Vélez Sarsfield y se retiró. Integró la selección nacional en el Mundial de 1966, en Inglaterra.

Ubaldo Matildo Fillol
El "Pato" Fillol, nació el 21 de julio de 1950, en San Miguel del Monte, provincia de Buenos Aires. Se inició en el Quilmes Athletic Club, en donde atajó hasta 1971, inclusive. En 1972, fue transferido al Racing Club de Avellaneda, en donde jugó hasta fines de 1974. En 1975, llegó a River Plate, siendo titular en la entidad de la "banda roja" hasta fines de 1981. Allí fue campeón siete veces ( dos en 1977; una en 1977; dos en 1979; una en 1980 y una en 1981). Luego pasó al Flamengo de Río de Janeiro, Brasil, en donde jugó una temporada y posteriormente al Atlético de Madrid. Volvió a la Argentina para incorporarse a Argentinos Juniors, para luego volver al Racing Club, en donde ganó la Supercopa de 1988. Finalizó su carrera en Vélez Sarsfield. En el orden internacional, jugó tres mundiales (en 1974; 1978; y 1982; siendo campeón en 1978 en la Argentina.


Juan Jose Lopez
Nació el 31 de octubre de 1950, en Guernica, provincia de Buenos Aires. Se inició en las divisiones inferiores de River Plate. Debutó en primera división en 1971, y fue titular en el medio campo "Millonario" durante diez años. En 1982, pasó a Argentinos Juniors y posteriormente a Boca Juniors. Finalizó su carrera en Talleres de Córdoba. Integró en algunos partidos de 1974 la selección argentina y en otros posteriores, siendo César Luis Menotti, director técnico del plantel nacional. Fue campeón siete veces con River Plate, siempre en torneos oficiales.


Leopoldo Jacinto Luque
Nació en Santa Fe y se inició en Unión de aquella ciudad capital. En 1969, jugó en Gimnasia y Esgrima de Jujuy y más tarde en Central Norte de Salta. En 1971, volvió a Unión, conjunto que estaba desafiliado de la A. F. A., y fue dado a préstamo en Rosario Central para 1972. En 1974, volvió a Unión y jugó hasta mediados de 1975, en que fue transferido a River Plate. Allí se consagró campeón Nacional de ese año; Metropolitano y Nacional de 1979 y Metropolitano de 1980. Posteriormente jugó en Racing Club. En River, marcó 75 goles en partidos oficiales, y en el orden internacional, fue integrante del plantel que ganó la Copa del Mundo en 1978.


Carlos Manuel Morete
Nació el 14 de enero de 1952, en Munro, provincia de Buenos Aires. Se inició en las divisiones inferiores de River Plate. Debutó en primera, en el año 1971, cuando Waldir Pereira "Didí", era el director técnico. Permaneció en el club hasta mediados de 1975, ya que luego de clasificarse campeón Metropolitano, torneo en el que además él fue el goleador, fue transferido a la Unión Deportiva Las Palmas, de España. Jugó allí varias temporadas, retornando a la Argentina para jugar en Argentinos Juniors, primero y luego en Independiente, Boca Juniors y Talleres de Córdoba.

Oscar Mas
Nació el 29 de octubre de 1946, en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires. Se inició en las divisiones inferiores de River, hasta debutar en 1964 en primera contra Chacarita Juniors en San Martín. Jugó allí hasta mediados de 1973, siendo transferido al Real Madrid. Volvió a fines de 1974 y se consagró campeón Metropolitano en 1975. En 1977 se fue del club, y a partir de allí actuó en diferentes clubes, como por ejemplo El Porvenir, Defensores de Belgrano y Sarmiento de Junín en el ascenso y Mariano Moreno de Junín en un Nacional "A". Con la casaca de River, marcó 200 goles, siendo el segundo máximo goleador de la historia del club. Durante la década del ochenta, jugó en varios clubes del interior, en ligas locales y en torneos regionales. Fue varias veces integrante de la selección argentina, llegando a jugar el Mundial de 1966, en Inglaterra.


Idolos poseteriores a la decada del ´90

Enzo Francescoli
Se llama Enzo Francescoli y nació el 12 de noviembre de 1961 en Montevideo, la capital de la Republica Oriental del Uruguay, pais al que siempre le entregó todo futbolisticamente hablando.

Se declaró desde siempre hincha de Peñarol pero debutó en el Wanderers. En el año 1983 fue comprado por River y debutó el 24 de Abril contra Huracan (a la izquierda se ve poniendo la gloriosa banda roja por primera vez). Esa primer etapa fue mala para el Enzo pues no rendia lo que rendia en la seleccion uruguaya y River para colmo jugaba mal. No habia cumplido un año en el club millonario cuando ya lo querian vender al America de Cali, pero el se nego...estaba dispuesto a triunfar. Y asi fue. Las cosas empezaron a salir bien, la gente se fue encariñando con él, quien formó una gran combinación con el Beto Alonso.
El Master, el Uruguayo, el Enzo, el Principe. Son muchos apodos, pero definen una sola cosa: es unico. Es uno de los pocos jugadores del futbol argentino que es respetado por todas las hinchadas, se lleva bien con sus compañeros y por sobre todas las cosas es un caballero. No hay persona que hable o haya hablado mal de él.
El Campeonato 1985/86 fue el que le dió la primera alegria jugando para River. Ese campeonato dió la vuelta olimpica siendo la figura y el goleador del equipo. En el `86 no pudo terminar de jugar la Libertadores de America, que luego seria ganada justamente frente al America de Cali al igual que en el ´96. Fue vendido a Francia -alli fue declarado mejor jugador- donde jugó en el Racing Matra y en el Olympique de Marsella. Luego jugó en dos clubes de Italia, Cagliari y Torino. "El nivel que tuve en Europa lo podria haber tenido en el Milan o en Juventus y asi me habria pasado lo mismo que en River, pero la trascendencia de un jugador se mangnifica segun la camiseta que tenga puesta" aseguraba Francescoli.
Enzo habia prometido volver a River...y lo cumplió. En septiembre de 1994 Davicce lo trajó de vuelta para que al fin concretara unos de sus maximos anelos: salir Campeon de America. Pero además, con la conduccion del inolvidable Tolo Gallego, sacó a River campeon invicto, siendo goleador y apabullando a Boca en la Boca.

Pareciera que para el no pasaba el tiempo, porque el Principe aunque tenía casi 36 años corría cada pelota como si fuera un pibe, pero en el fondo estaba la experienciade un notable jugador que siempre que puedo se cargó al hombro al equipo y lo hizo jugar bien, lo hizo ganar muchos campeonatos y por sobre todas las cosas brindar un buen espectaculo. Porque la gente sabia que si Enzo jugaba, habia buen juego, porque tiene esa gran habilidad nata de hacer faciles las cosas dificeles.
El uruguayo no solo es caballero adentro del campo de juego, sino que vive como juega. Lo dice la gente que lo conoce, lo dicen sus compañeros, lo dicen los periodistas. Nunca entra en polemicas con nadie y nadie lo hace entrar.
Enzo Francescoli, el Principe, hace mucho tiempo que ha entrado en la historia de River Plate y del futbol grande. Enzo Francescoli...por siempre un idolo!


Ariel Arnaldo Ortega
Ledesma, Jujuy, Argentina, 4 de marzo de 1974, es un futbolista argentino. Juega de delantero o enganche y su actual equipo es Independiente Rivadavia de Mendoza de la Segunda División de Argentina. Fue titular indiscutible de la Selección de fútbol de Argentina en los mundiales de Francia '98 y Corea-Japón 2002

Trayectoria
Debutó en el River Plate el 14 de Diciembre de 1991 frente a Platense de la mano de Daniel Passarella, donde se destacó su forma de juego de "gambeta" y enganches, allí ganó varios campeonatos locales y se consolidó como uno de los referentes de ese equipo, que dominó parte de fútbol argentino de los años '90. Ganó la Copa Libertadores de América en 1996 y al año siguiente emigró a Europa, donde jugó en Valencia CF de la Liga española donde convirtió uno de los mejores goles del año 97 frente al FC Barcelona en el mismísimo Camp Nou.

Su relación con el entrenador valencianista Claudio Ranieri no fue buena, Ranieri llegó a calificarle públicamente como un vago que no se esforzaba en los entrenamientos, por lo que los españoles lo transfirieron luego a la UC Sampdoria de Italia, en donde tampoco tuvo mucho éxito. En 2000, fichó por el Parma AC, en donde se adjudicó una Supercopa de Italia y una Copa de la UEFA.

Regresó a River Plate donde volvió a ser una destacada figura, formando un cuarteto atacante letal junto a Juan Pablo Angel, Javier Saviola, Pablo Aimar que sería recordado como los "Cuatro Fantásticos". En su segunda etapa en Núñez logra el Clausura del 2002. Luego del campeonato mencionado fue transferido a Fenerbahçe, de Turquía, club con el cual no finalizó su contrato, volviéndose a la Argentina de improvisto. Este hecho, motivó el reclamo de los turcos ante la FIFA, que lo inhabilitó de jugar profesionalmente.

En agosto de 2004 Newell's Old Boys negoció con los turcos, y destrabó esa inhabilitación impuesta por la FIFA, por el reclamo del incumplimiento del contrato que unía a Ortega con el Fenerbahçe. Con los rosarinos, ganó el Apertura de ese mismo año, dirigido por su amigo personal "el Tolo" Gallego.

si llegaste hasta aca comenta

Idolos historicos river plateriveridolos