'We can fly', el plan de EU para ser Campeón del Mundo

'We can fly' - EU campeon del Mundo
EEUU
usa
soccer
us
futbol
eu
campeon del mundo



El "Reporte Q" o "We Can Fly. Project 2010", detalla la estrategia de Estados Unidos para ser Campeón del Mundo en 2010

Esta es la primera de tres partes sobre este proyecto.

En 1998, el mismo año en que la Selección de EU fue último lugar en el Mundial de Francia, la Federación Estadounidense trazó un plan para ganar la Copa del Mundo en 2010.

Este es el Reporte Q, tal como se conoce a dicho plan, elaborado por el portugués Carlos Queiroz.


El 25 de junio de 1998, la Selección de Futbol de Estados Unidos perdió contra el equipo de Yugoslavia en la Copa del Mundo realizada en Francia. Fue su tercer derrota en dicho Mundial (antes perdió contra Irán y Alemania) lo que sumió al equipo en el último lugar de las 32 selecciones participantes.

A nadie le sorprendió este resultado. De hecho, se cumplió sobradamente el pronóstico que hizo el mismo Presidente de la Federación Estadounidense, Alan Rothenberg, de que su Selección no pasaría de la Primera Ronda.

Lo que pocos sabían es que para entonces Estados Unidos estaba preparando un ambicioso plan que tenía el objetivo de sacarlo del sótano de las selecciones nacionales y de hacerlo Campeón del Mundo en 2010.

Unos días después de que el seleccionado de Estados Unidos regresó a casa desde Francia, Rothenberg recibió un documento llamado "We can fly. Project 2010", también conocido como Reporte Q, en alusión al apellido de su creador, Carlos Queiroz. Este entrenador portugués es famoso por haber obtenido dos Campeonatos del Mundo con selecciones menores de 20 años en 1989 y 1991, con Portugal, y por haber descubierto a la generación dorada de los lusos con jugadores como Figo, Rui Costa y Fernando Couto, entre otros.

El "Reporte Q" era un estudio detallado que en 114 páginas describía cómo identificar y entrenar jugadores desde temprana edad en Estados Unidos. El documento, cuya portada se ilustraba con la foto de un astronauta en la luna que sostiene con una mano la Bandera de EU y con otra la copa del Mundo, incluía una propuesta para apoyar a los jugadores con educación y recursos financieros, y así convertirlos en los mejores del mundo.

LA Times describió que durante la presentación del reporte el ánimo estaba desbordado. Tom King, Director General de las Selecciones Nacionales de Estados Unidos declaró "si queremos tener éxito a nivel de la Copa Mundial, debemos de obtener el éxito a nivel juvenil. Nuestra meta es ganar la Copa FIFA a nivel juvenil en 2005".

Acompañado de Dan Gaspar, un entrenador de selecciones menores de Estados Unidos, Queiroz elaboró el diagnóstico y el plan de trabajo durante más de seis meses. Juntos analizaron los problemas de organización, estructura y formación de jugadores. Entrevistaron a cientos de personajes relacionados con el futbol de Estados Unidos.

El plan fue financiado con 50 millones de dólares, los cuales solventaron Nike y la empresa International Management Group, famosa por ser la primera firma en representar deportistas y en detectar el potencial económico que los jugadores profesionales tendrían con la televisión (el golfista Arnold Palmer y los tenistas Björn Borg y Chris Evert fueron sus primeros clientes). Ambas compañías tenían interés económico en desarrollar el futbol en Estados Unidos, un país en donde el futbol quedaba de lado frente a otros deportes como el béisbol y el futbol americano.

"Mirando hacia 2010, estoy seguro que Estados Unidos no necesita un mago que con ciertos trucos cree la ilusión de éxito en el equipo nacional; lo que necesitamos es un plan que de implementarse con diligencia y cooperación, hará realidad nuestros sueños", escribió Queiroz en la introducción del documento.

LARGA TRAYECTORIA

Hay algunos aspectos poco conocidos del futbol de Estados Unidos. Su Federación, por ejemplo, es 14 años más antigua que la de México. La mayoría ignora también que en la historia de los Mundiales, la Selección Estadounidense ha llegado más lejos que la mexicana al ganar el tercer puesto en Uruguay 1930 (en ese Mundial, México ocupó el último puesto).

Luego vino una época oscura para la Selección de EU. O lo descalificaban en la primera fase o ni siquiera calificaba a los Mundiales, como sucedió por más de 40 años, hasta noviembre de 1989, cuando clasificó de nuevo a un Mundial: Italia 90.

Los norteamericanos llegaron a la justa sin el menor respeto de parte de la comunidad futbolística internacional, pero con un fuerte deseo por comenzar a trascender en el deporte que históricamente más se le complicaba. Perdieron los tres partidos que jugaron y quedaron en el lugar 23 entre 24 selecciones.

En 1993, como parte de un acuerdo con la FIFA para ser la sede del Mundial un año después, Rothenberg anunció la creación de una liga profesional, la Major League Soccer (MLS). Estados Unidos trataría de nueva cuenta de insertar el futbol en la mente de sus ciudadanos, después del fallido intento de la North American Soccer League, famosa por haber contratado a grandes estrellas internacionales en el ocaso de su carrera como Franz Beckenbauer o Pelé.

Como anfitrión de la Copa del Mundo, Estados Unidos contrató como entrenador de su Selección al entonces dos veces Mundialista Bora Milutinovic y el resultado fue un poco mejor: el equipo local se clasificó en tercer lugar de su grupo a la segunda ronda, en donde fue eliminado por Brasil, a la postre Campeón de ese Mundial. Terminó el evento en el lugar 14, sólo un lugar debajo de la Selección Mexicana.

El mayor éxito, sin embargo, fue en el plano de la afición. Más de 3.5 millones de fanáticos llenaron los estadios; fue el Mundial con mejor asistencia de la historia. Tanto la FIFA como la Federación de los Estados Unidos se mostraron complacidos con el resultado. Era un hecho que el país tenía un potencial enorme y se tenía que desarrollar.

En abril de 1996, el sueño de tener una nueva liga se hizo realidad y la MLS comenzó su primera temporada con 10 equipos. Lo que sucedió después fue como desinflar un globo. Luego de la primera temporada, la asistencia a los estadios bajó notablemente y era evidente la falta de calidad entre los jugadores norteamericanos.

Llegó entonces la Copa del Mundo de 1998 en donde la Selección de Estados Unidos se hundió en un pantano de mediocridad.

Concacaf

EL REPORTE Q

A principios de 1998, los dirigentes de la Federación de Estados Unidos, encabezados por el propio Rothenberg, Hank Steinbrecher y Sunil Gulati (actual Presidente de la Federación de Estados Unidos), encargaron al portugués Queiroz que diseñara un plan que los llevara a ganar el Campeonato Mundial.

Bajo un esquema conocido como Dream Team, Queiroz segmentó el plan en once diferentes elementos para alcanzar el éxito e identificar a los mejores jugadores. Recomendó crear una Comisión de Guía, la cual sería el cerebro del proyecto y se aseguraría que todo funcionara adecuadamente. Esta Comisión se integraba por nueve elementos, entre ellos, la Federación, el entrenador del primer equipo, un representante de preparatorias y universidades, y un representante de la MLS.

Propuso también crear un Departamento Técnico a cargo de las Selecciones Nacionales, las academias de futbol, la educación para los entrenadores, las competiciones y el desarrollo regional y estatal.

El proyecto incluía un plan estratégico para el desarrollo de jugadores, teniendo como criterio de Selección a los futbolistas más creativos, eficientes y con rapidez de pensamiento. Dividió a estos jugadores en tres áreas de desarrollo: de los 7 a los 12 años; de los 13 a los 16; y de los 17 a los 19 años. El énfasis estaba en la técnica, el entrenamiento y la competencia.

Queiroz propuso crear una Red de Buscadores de Talento a Nivel Nacional y un Sistema Nacional de Academias de Futbol que permitiera entrenar mejor a los talentos encontrados en todo el país.

Uno de los puntos que Queiroz consideraba más urgente era la creación de una Liga Nacional Profesional para menores de 19 años. La MLS era muy nueva y no contaban con Fuerzas Básicas. Esta liga sería el semillero de talento para la liga y así asegurar la renovación de jugadores.

Según el reporte de Queiroz, se debía tener a los mejores entrenadores para obtener a los mejores jugadores. Así que se establecieron las bases para dar educación continua a los entrenadores a nivel nacional, con el fin de que ellos también pudieran sacar el máximo potencial de los jugadores.

Además, propuso un programa internacional que consistía en el intercambio de jugadores y entrenadores a otras ligas. Lo que buscaba era que los jugadores aprendieran a ser profesionales y comprometidos las 24 horas con su profesión. Por su parte, los entrenadores aprenderían de los mejores y mejorarían sus estrategias de enseñanza. Entre los jugadores graduados de la primera generación se encuentran Landon Donovan, Oguchi Onyewu, DaMarcus Beasley y Bobby Convey.

En 1999, Tim Carter, Director del Programa de Desarrollo Juvenil de la Federación de Estados Unidos declaraba a Jerry Langdon de Soccer Times, "hemos mejorado, tanto en calidad del atleta como en calidad del jugador de futbol. Entendemos mucho mejor el juego, somos más finos técnicamente, gozamos de un mejor control del balón, la velocidad de juego es mejor, así como las decisiones que se toman en el campo".

El trabajo ya se notaba en la cancha. En 1999, Estados Unidos terminó en cuarto lugar del Mundial de menores de 17 años, con Landon Donovan nombrado el mejor jugador del torneo por la FIFA. Un año más tarde, Estados Unidos fue cuarto lugar de las Olimpiadas de Sydney, al ser eliminados en Semifinales por España y derrotados por Chile en el duelo por el tercer puesto.

Mientras tanto, a nivel mayor, seguían en plan ascendente. Con cinco victorias y un empate durante el torneo, ganaron con superioridad la Copa de Oro 2002 con un marcador de 2-0 ante Costa Rica. En el mismo torneo, México fue eliminado en Cuartos de Final por Corea del Sur.

El plan ya comenzaba a dar frutos, sólo había que ponerlo en prueba al mayor nivel posible. El evento, el Mundial de Japón-Corea 2002.

DEL CIELO AL INFIERNO

Las cosas no podían pintar mejor para Estados Unidos. Aunque calificó al Mundial de 2002 empatado en tercer lugar con México, comenzó su participación en la Copa derrotando nada menos que a Portugal 3-2; y empatando 1-1 con uno de los anfitriones, Corea del Sur. En su tercer juego sucumbió ante Polonia, 1-3, pero los resultados anteriores le alcanzaron para pasar a la siguiente ronda.

Ya en Octavos de Final su rival fue México, quien había pasado como primer lugar de su grupo. Con un gol tempranero de Brian McBride y con otro del mejor jugador en la historia del futbol en Estados Unidos, Donovan, uno de los primeros graduados de las academias de Futbol propuestas por Queiroz, Estados Unidos venció a México 2-0.

estados unidos de america

En Cuartos de Final se enfrentó a Alemania, en un partido muy disputado en donde los teutones sólo tuvieron dos tiros al arco. Y uno de esos intentos entró en la portería estadounidense y los eliminó. Estados Unidos ocupó el puesto número 8 en ese Mundial, tres lugares por encima del que alcanzó México.

De acuerdo a la página oficial de la MLS, la actuación de los Estados Unidos durante dicho Mundial generó un impacto positivo en el gusto por el futbol en el país. El partido contra Alemania fue la transmisión de futbol más vista en la historia de ESPN, en más de 3.77 millones de hogares. A su regreso, los futbolistas fueron invitados a todos los programas a nivel nacional como The Today Show, Good Morning America, Total Request de MTV y David Letterman, entre otros. Por fin los medios volteaban a ver al soccer, como ellos lo llaman.

En julio de 2002, se anunció la inversión más fuerte para el futbol en Estados Unidos. AEG, firma mundial de deportes y entretenimiento, y Home Depot crearon el Centro Nacional de Entrenamiento, un complejo deportivo de más de 130 millones de dólares que incluiría un estadio para 27 mil personas exclusivamente para futbol, el Home Depot Center.

En 2003, Fox Sports y Fox Sports en español comenzaron a transmitir los juegos de la MLS. Durante los siguientes dos años siguieron los anuncios de inversiones para construir nuevos estadios en Dallas, Chicago y Colorado. Todos específicamente creados para futbol.

Y mientras en el plano de negocio crecía el futbol, en el deportivo seguían cosechando éxitos. La Selección volvió a adjudicarse la Copa de Oro 2005 derrotando a Panamá en la Final. Cuatro victorias y dos empates fue la actuación del equipo. México, por su parte, sumaba otro descalabro al ser eliminado en Cuartos de Final por la invitada Colombia.

En la ronda clasificatoria al Mundial de Alemania 2006, Estados Unidos finalizó en primer lugar de la CONCACAF, empatado con México, pero arriba por diferencia de goles. El cuadro de las barras y las estrellas llegaba con gran expectativa al Mundial de 2006. No sólo contaba con elementos que participaban en las mejores ligas a nivel mundial, sino que la FIFA los colocaba en quinto lugar dentro de su ranking antes de comenzar el torneo.

El resultado: un completo fracaso. Estados Unidos fue eliminado en la primera ronda luego de dos derrotas, ante República Checa y Ghana, y un empate contra Italia. Finalizaron en lugar 25 de 32 participantes y la prensa atacó severamente al entrenador Bruce Arena, quien fue culpado de la mala actuación y despedido de su cargo.

Aún molesto por la actuación, el Presidente de la Federación, Sunil Gulati declaró en julio de 2006 a Sports Illustrated que habría que replantearse el trabajo.

"Veremos el informe técnico que se está preparando. ¿Qué haremos a largo plazo para mejorar el juego? Por lo pronto ya empezamos a trabajar en algunas cuestiones que aún no puedo hablar, pero estamos viendo cómo maximizar nuestros programas y en especial, cómo acercarnos a la comunidad hispanoamericana y afroamericana. Dilucidaremos cómo hacerlo y haremos un anuncio público al final del verano o a principios de otoño. Pero obviamente tenemos cuestiones a corto plazo que necesitamos resolver".

mls
we can fly
us soccer team
'We can fly' - EU campeon del Mundo

El Mundial del Alemania obligó a replantear la estrucutra básica del futbol de EU
El sistema de Academias sustenta la extracción de jugadores
Segunda de tres partes, de esta investigación especial



Luego de fracasar en el Mundial de Alemania en 2006, EU replanteó su objetivo de ser Campeón del Mundo en 2010. Los cambios que hizo a su estructura hace dos años mantienen vivo este sueño.

Cuando la selección de Estados Unidos fue eliminada en la Primera Ronda de la Copa del Mundo de Alemania en 2006, la afición estadounidense perdió también la esperanza de cumplir el sueño de ser Campeones del Mundo en 2010, tal y como lo describía el proyecto diseñado en 1998 por el portugués Carlos Queiroz en su famoso Reporte Q.

La prensa deportiva estadounidense atacó duramente a su Selección, quien no tuvo otra opción que reconocer la realidad. “Sé que los americanos siempre quieren ganar, pero estamos detrás de Europa… es una realidad”, declaró el entrenador de la Selección Bruce Arena al New York Times en agosto de 2006. “No tenemos jugadores con suficiente calidad y experiencia”.

Queiroz propuso en su reporte desarrollar Academias de Futbol por todo el país para detectar y entrenar al talento de los jugadores juveniles. Sin embargo, hasta 2006 sólo se había creado una, ubicada en Bradenton, Florida, propiedad de la empresa International Management Group (IMG), y con patrocinio de Nike. Estaba claro que los 50 millones de dólares con los que inició el Proyecto Q no habían sido suficientes.

La Academia de Florida alberga a estudiantes menores de 17 años. De este lugar se graduaron jugadores como Landon Donovan, el mejor jugador formado por el futbol estadounidense, y Oguchi Onyewu, quien acaba de ser contratado por el Milán.

Nike impulsó además el Proyecto 40, un acuerdo entre la Mayor League Soccer (MLS), la Liga de Futbol Profesional, y la Federación de Estados Unidos para que los jóvenes más talentosos del país pudieran entrenar diariamente en un ambiente profesional y recibieran un salario y apoyos para sus estudios. Además les ofrecen la posibilidad de entrar a un equipo de la MLS cuando se gradúan.

De este proyecto egresaron Tim Howard, portero que en 2003 fue contratado por el Manchester United por 4 mdd y que ahora juega en el Everton; Clint Dempsey, quien también juega en la Liga Premier; Michael Bradley, que con 22 años participa actualmente en la Bundesliga, de Alemania; y Carlos Bocanegra, quien juega en la liga francesa. En 2005 el Proyecto 40 cambió de nombre y de patrocinador. Ahora se llama Generación Adidas.

LOS ERRORES

El diagnóstico, hecho después de la derrota de Alemania, fue un tanto obvio. Una sola Academia no era suficiente para dotar al futbol estadounidense del talento que requería para ser Campeón del Mundo.

Entre 1998 y 2006 esta Academia admitió a 192 jugadores de los cuales sólo cinco fueron parte de la Selección que fue al Mundial de Alemania, y otros 48 se convirtieron en jugadores profesionales.

Al revisar el calendario de juegos se dieron cuenta que los seleccionados jugaban demasiados partidos al año, y sólo unos cuantos eran de buen nivel competitivo. Una encuesta que la Federación de EU realizó en 2005 a los jugadores de la Sub-15 reveló que estos participaban en unos 100 partidos al año, pero sólo 10 por ciento de los mismos los encontraban competitivos. Jeff Carlisle, columnista de Soccernet de ESPN, escribió en enero de 2009 que en ese entonces los jugadores tenían que viajar largas distancias o incluso fuera del país, para participar en juegos competitivos. Y esto, además de improductivo, era costoso.

Otro problema grave era el desequilibrio entre las horas de entrenamiento y las horas de juego. Por cada hora entrenada había otra jugada. Un estudio elaborado por la UEFA reveló que los jugadores que son parte de las fuerzas básicas de clubes como Real Madrid, Barcelona y Ajax entrenan al menos seis horas por cada hora jugada.

Esta Academia se alimentaba de la única liga que en EU entrenaba a jóvenes y a niños, la Olimpic Development Program (ODP). En los torneos de este programa se permitían las sustituciones ilimitadas de jugadores en cada partido y su reingreso. Eso tenía como consecuencia que los jóvenes no tenían suficiente condición física ni aprendían a administrar la energía. Los entrenadores, por su parte, tampoco desarrollaban la habilidad para hacer cambios tácticos durante el juego. En otras ligas del mundo, a los jugadores jóvenes se les permiten sólo siete cambios y se prohíbe su reingreso a la cancha. En los torneos oficiales de las ligas juveniles, sólo se permiten tres cambios.

El ODP solía tener visores que identificaban a los jóvenes más talentosos, pero muchas veces estos visores eran también los entrenadores de los jugadores, lo que se prestaba a conflictos de interés.

El dinero también era un problema. Los mejores jugadores de esta Academia suelen ser seleccionados nacionales, pero los demás jóvenes tienen que pagar cuando menos 42 mil 500 dólares al año. Esto deja fuera a muchos jugadores que provienen de familias de escasos recursos. “Esta es una razón por la cual no hay más jugadores hispanos en la Selección de Estados Unidos”, dice Jeff Carlisle, columnista de ESPN SoccerNet. Una evidencia más es que del equipo que enfrentará a México este miércoles, sólo dos jugadores son de origen hispano, Carlos Bocanegra y José Francisco Torres.

LA NUEVA ESTRATEGIA

Los directivos de la Federación reconocieron que la Academia de Florida no era suficiente para lograr un campeonato mundial, pero también se dieron cuenta que el modelo de Academias era efectivo para la detección y formación de talento juvenil.

Entonces se preguntaron cómo extender este modelo a todo el país y, sobre todo, hacerlo accesible a más gente. Los directivos de la Federación hablaron con expertos en Argentina, Brasil, Inglaterra, Francia Alemania, Holanda, Italia, Japón, Corea, México y España.

En 2007, la Federación anunció un programa que replicaría el formato de Bradenton, pero a nivel regional. El problema financiero lo resolvió la MLS, pues 11 de los 15 clubes de la liga tienen sus propias escuelas de futbol, las cuales están afiliadas a la Federación a través de un organismo llamado Academia de Desarrollo.

Las escuelas de los clubes reciben asesoría de los entrenadores de esta Academia, capacitación para mejorar la técnica de los jóvenes, y los equipos de estas escuelas tienen derecho a participar en la Liga de la Academia, compuesta por equipos de otras escuelas, que a su vez pertenecen a otros clubes. Además, la Academia de Desarrollo tiene entre sus agremiados a equipos de otras ligas, como Arsenal, Derby Counting, y Chelsea, todos ellos de la Liga Premier de Inglaterra.

Mantener a un joven en una de estas academias cuesta unos 10 mil dólares; sin embargo, los jugadores sólo pagan entre 4 mil y 6 mil dólares anuales gracias a un subsidio de los clubes. “Para mantener en las Academias a los jóvenes con talento, pero que provienen de familias de escasos recursos, los clubes becan a los mejores, a veces con la totalidad del costo de la Academia”, dice Carlisle.

El proyecto comenzó hace dos años con 64 escuelas diseminadas en todo el territorio nacional. Actualmente hay 79 escuelas en operación, las cuales enseñan a unos 3 mil 160 jóvenes.

Cada partido y entrenamiento de la Liga de la Academia es observado por buscadores de talento y entrenadores de la Federación para ir evaluando el proceso de aprendizaje y detectar a los mejores jugadores.

Con esta estructura, el diagnóstico sobre el jugador estadounidense es más preciso. John Hackworth, Director Técnico de la Development Academy, y uno de los asistentes del entrenador de la Selección de EU, Bob Bradley, reconoció en abril de 2008 que los mejores jugadores a nivel nacional frecuentemente carecían de capacidad técnica. “Ellos pueden superar a sus oponentes con base en fuerza y velocidad, pero no en regates y toque de balón, lo cual puede ser determinante en ciertos partidos”.

Con la nueva estructura no sólo se resolvió el problema financiero, sino que también se elevó la calidad de la competencia. Se ajustó también la relación entre las horas de entrenamiento y las horas de juego. Se democratizó la participación de los jugadores y es más fácil ubicar el talento de los jóvenes.

Para Bradley, el programa de la Academia de Desarrollo es algo sumamente importante. “Debemos trabajar con los clubes para asegurar que nuestros mejores jugadores sean desafiados constantemente en un ambiente que promueva su desarrollo. Este programa nos permitirá concentrarnos, a través de entrenamientos y partidos, en áreas clave para elevar el desarrollo de nuestros jugadores a nivel de elite mundial”.

Por lo pronto, los resultados ya se empiezan a palpar a dos años de creado el programa. De la lista de 20 jugadores que integraron el equipo de Estados Unidos en el Premundial Sub 17 jugado en Tijuana, México en el mes de abril, ocho pertenecían a clubes de la Academia de Desarrollo y el resto provenía de la Academia de Bradenton. Al final del torneo, Estados Unidos terminó clasificado al Mundial de la categoría e invicto, y antes de jugar la Final contra México, la competencia se suspendió por el brote de influenza que aquejó al país.

La Federación de Futbol de Estados Unidos ya no bautizó esta actualización del plan. Ni siquiera tiene, al menos públicamente, el objetivo de ser Campeón del Mundo. Su único objetivo visible es “ser competitivos” y “mejorar técnicamente”. En el corto plazo su objetivo es asistir al Mundial de Sudáfrica en 2010 y mejorar el nivel de sus jugadores hacia el Mundial 2014, cuando se juegue el mundial en Brasil.


EEUU
usa
soccer


Un objetivo cumplido es hacer de su liga un gran negocio
La liga de futbol, la MLS, era la joya que le faltaba a la corona


Primero, Estados Unidos trató de ganar una Copa del Mundo con el llamado Proyecto Q. Luego, tuvo que remodelar el el camino con las Academias de Futbol. Pero nada de esto habría sido posible si no contaran con una liga profesional en donde los jugadores que en teoría serán los Campeones del Mundo pudieran desarrollar una carrera que los llevara a la Selección Nacional.

Como parte del compromiso que la Federación de Futbol de EU estableció con la FIFA para que le otorgara el Mundial de Estados Unidos de 1994, un año antes se anunció el nacimiento de la Major League Soccer (MLS).

Tres empresas compitieron en la licitación para operar esta liga. La designación de la MLS como ganadora causó polémica por el conflicto de intereses que representaba que el Presidente de la Federación, Alan Rothenberg, quien también fue el Presidente del Comité Organizador de dicho Mundial, hubiera elegido a su propia empresa para organizar la liga.

En 1996, el mismo año en que comenzó a operar la MLS, la revista Sports Illustrated cuestionó el monopolio y enriquecimiento que Rothenberg había tenido gracias al futbol. De hecho, apodaron al directivo-empresario el “Zar del Futbol”.

En la memoria colectiva esas acusaciones no existen. Para la afición, Rothenberg es el padre del futbol en EU. El directivo tuvo su primer contacto con este deporte en 1968 cuando fungió como abogado de Jack Kent Cooke, franquiciatario de Los Angeles Wolves, que participaba en la recién creada North American Soccer League. En 1978 encabezó un grupo de inversionistas que compró el equipo de Los Angeles Aztecs. Tres temporadas después lo vendieron al ver que la liga iba hacia el colapso. De hecho, esta competencia desapareció en 1984. Rothenberg no se desconectó del futbol y en ese mismo año fue nombrado Comisionado de este deporte para las Olimpiadas de Los Ángeles. En este evento se confirmó el enorme potencial del futbol y solicitó la candidatura del Mundial de 1994.

Una de las primeras innovaciones de la MLS fue su organización. En lugar de tener varios equipos afiliados y que cada uno tuviera un propietario, decidieron que la liga fuera el único dueño de los equipos y de las cartas de los jugadores, algo parecido al modelo de la NFL. Los dos primeros jugadores contratados por la MLS fueron el seleccionado estadounidense Tab Ramos y el jugador más mediático en ese entonces de México, Jorge Campos.

El 6 de abril de 1996, ante un estadio abarrotado, el sueño de Rothenberg cobró vida con el primer partido de esta liga, celebrado en California, donde el San José Clash venció 1-0 al D.C. United en un partido muy aburrido.

Durante sus primeras tres temporadas, la MLS hizo algunas adecuaciones al sistema de competencia que no fueron del agrado de los aficionados. Por ejemplo, instalaron el reloj de juego en cuenta regresiva y si un partido finalizaba empatado, el vencedor se decidía por medio de cinco shootouts, una jugada que no existe en el futbol tradicional y que consiste en que un mismo atacante se enfrentaba cinco veces al portero rival en un mano a mano que duraba cinco segundos cada uno, partiendo el balón de una distancia de 32 metros de la portería. El equipo que ganaba la serie de shootouts recibía un punto más.

Con este tipo de ajustes la liga trató de fomentar el espectáculo. Tres años más tarde la MLS eliminó estas diferencias después de la nula aceptación de los seguidores, y se adecuaron a las reglas tradicionales.

Cuando comenzó la liga, tres inversionistas eran dueños y operadores de 10 equipos. Jorge Vergara, por ejemplo, no es dueño de las Chivas USA, sino uno de los 14 inversionistas de la MLS. En todo caso, él y su socio Antonio Cue son quienes operan el equipo. En la liga, sin embargo, hay 15 equipos. La familia Hunt, dueña de la franquicia de los Jefes de Kansas City y de los Toros de Chicago, son los únicos que ahora operan dos equipos.

us

La FIFA prohibe en su Reglamento para la concesión de licencias de clubes que una persona o empresa sea propietario de más de un equipo profesional de futbol. En el caso de la MLS, todos los inversionistas son dueños de todos los equipos. “La liga es joven, sigue en proceso de desarrollo”, dice Marisabel Muñoz, Directora de Relaciones Públicas de Soccer United Marketing (SUM), la empresa propietaria de los derechos comerciales de la MLS y de la Federación de Futbol de EU.

Tal como la mayoría de las ligas profesionales en EU, la MLS también fija topes salariales a los jugadores. El año pasado el límite fue 2.8 millones de dólares por equipo. Sin embargo, para atraer jugadores taquilleros, en 2007 creó la figura de Jugador Designado, también conocido como Jugador Franquicia, que consiste en que el operador de un equipo pueda contratar, pagando de su propio bolsillo, la diferencia entre el presupuesto que tiene la MLS para salarios y el sueldo del jugador. Actualmente hay cinco jugadores de este tipo, el colombiano Juan Pablo Ángel (1.8 mdd), David Beckham (6.5 mdd), Cuauhtémoc Blanco (2.9 mdd) y Freddie Ljungberg (1.3 mdd) y Guillermo Barros Schelotto (700 mil dólares).

Don Garber, comisionado de la MLS y Presidente de SUM, dijo en julio de este año que el valor promedio de las franquicias de futbol había crecido de 10 mdd a 40 mdd en los últimos cinco años. Un estudio de Schwartz & Badenhausen publicado por la revista Forbes reveló que LA Galaxy tenían un valor el año pasado de 100 mdd, seguido por Toronto FC con 44 mdd y Chicago Fire con 41 mdd. Según el mismo documento, la liga aún no era rentable con los 13 equipos que tenía en 2007. De hecho, ese año tuvo una pérdida de operación de 20 mdd e ingresos de 165 mdd.

futbol

Caso aparte es la compra que en 2006 hizo Red Bull Company Limited por el equipo New York Metro Stars para formar el New York Red Bulls. El acuerdo fue por más de 100 mdd e incluía la creación de un nuevo estadio y el nombre del mismo.

Según la MLS, más de 36 millones de fanáticos han asistido a los partidos de la liga desde hace 13 años que se inauguró. Y ha habido una fuerte inversión en infraestructura con la creación de ocho estadios expresamente construidos para futbol con capacidades en promedio de 30 mil aficionados. Se calcula que para 2010, serán 11 los nuevos estadios con la adición de las instalaciones del New York Red Bulls, los Kansas City Wizards y el equipo de expansión de Filadelfia.

En busca de mayores ingresos, en 2007 la MLS decidió abrir el patrocinio de las camisetas de juego con un esquema de negocio donde el precio mínimo es de medio millón de dólares. La liga se queda con 200 mil dólares por cada patrocinio que se consiga. Un caso atractivo es el de Best Buy, que llegó a un acuerdo de 7.5 mdd por patrocinar al Chicago Fire gracias a la presencia de Cuauhtémoc Blanco. Aunque los mejores pagados son el LA Galaxy, quien percibe de Herbalife 5 mdd y Seattle Sounders con un contrato con Xbox 360 de 4 mdd anuales.

Durante sus primeras temporadas, la MLS pagaba a las televisoras para que transmitieran sus juegos. El primer acuerdo por 30 juegos, data de 1994 con ABC y ESPN. Ahora han quedado atrás esos años. Desde 2007 la liga firmó el primer contrato que generará ingresos anuales de 30 mdd por los próximos ocho años por este concepto. El éxito es tal que en la temporada 2009, por primera vez, la totalidad de los juegos se transmitirán por televisión. Las empresas involucradas actualmente son ABC, ESPN; Univisión, Fox Soccer Channel y Fox Sports en Español

La MLS también tiene una fundación: MLS W.O.R.K.S., un programa de ayuda comunitaria en donde involucran a los equipos y a los jugadores para tener un impacto social. El significado de WORKS viene de Bienestar; Oportunidad y Educación; Respeto, Juego Limpio y Educación; Niños; y Apoyo a los Derechos Humanos y a la Diversidad. Entre los programas que la MLS tiene están Footprint Fields, para crear campos de juego en comunidades de escasos recursos; Nothing but Nets, campaña que hacen con Naciones Unidas para detener la malaria en 15 países africanos; la campaña de educación Cuerpos Activos, Mentes Activas; Goles por St. Judes, para recabar fondos para el cáncer en niños; y por los Derechos Humanos con UNICEF.

La MLS cuenta con planes de promoción y difusión del futbol en Estados Unidos muy ambiciosos. No sólo es el desarrollo de nuevos talentos, sino la adición de nuevos fanáticos al deporte. Durante este verano se jugaron más de 100 partidos de futbol profesional y de selecciones en Estados Unidos para darle difusión al juego. Equipos como Real Madrid, Barcelona, Chelsea, Milán, Juventus e Inter de Milán, entre otros, jugaron contra los equipos de la MLS. Además, torneos como la Copa de Oro, la Superliga y el World Football Challenge ayudaron a darle exposición al deporte en los medios norteamericanos. Este plan lo llevó a cabo la MLS en coordinación con SUM.

La MLS no se detiene ahí. La liga añadió al equipo Seattle Sounders durante 2009, y ya tiene confirmadas las inclusiones del Philadelphia Union para 2010 y de las ciudades de Portland, Oregon y Vancouver, Canadá , en 2011. Con esto, el número de equipos será 19. El objetivo es llegar a los 20 equipos como el número final. Todo indica que la ciudad elegida será Montreal.




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=yb2YWzwrOhY




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=QkTgV2Awfm8


Fuente:http://www.mediotiempo.com/futbol/internacional/noticias/2009/08/10/el-plan-de-eu-para-ser-campeon-del-mundo