epelpad

Alemán saqueó Machu Picchu antes de hallazgo

para los que no se habían enterado:


La busqueda del Tesoro Inca



Documentos que confirmarían el descubrimiento de Machu Picchu por un aventurero alemán casi medio siglo antes que Hiram Bingham revelan las nuevas pistas sobre monumental saqueo.

A principios de junio la noticia remeció los fueros científicos e históricos: el traficante alemán August R. Berns se había cargado en peso la mayoría de los vestigios arqueológicos de Machu Picchu 44 años antes de que Bingham llegara por estas tierras. Según lo que revelaron a SOMOS oíos de los investigadores de este tema, Berns no era el único buscador de tesoros en la ciudadela inca. Pese a la dura competencia de otros cazafortunas europeos, todos comerciantes inescrupulosos como él, la ventaja de Berns era que contaba con el visto bueno de los gobiernos de José Balta y de Andrés Avelino Cáceres para el sistemático pillaje de nuestro patrimonio. Parte de ese tesoro habría pertenecido a la colección del peruano José Macedo, quien partió con ella a París y luego la vendió en Berlín, última pista conocida del oro de los incas. En esta edición se publican por primera vez documentos que probarían esto y otros sorprendentes detalles, como que un miembro prominente de la compañía que expolió tales bienes fue nada menos que el tradicionalista Ricardo Palma. ¿Y qué opina de esto el Instituto Nacional de Cultura (INC)? Ningún funcionario ha querido declarar y al parecer, por ignorancia y desidia, no se ha preparado ni medio plan de acción que implique, para empezar, un listado de todo lo robado.

Paolo Greer es un geógrafo y cartógrafo estadounidense que ha alborotado los cenáculos científicos peruanos con sus recientes descubrimientos. Greer halló que en 1867 aparece una compañía alemana, en el Cusco, al mando de un aserradero en lo que ahora es Aguas Calientes, que fabricaba los durmientes del tren Cusco-Quillabamba-Puno. August R. Berns, un ingeniero civil de la empresa Thorndike, que tiene la concesión del tren, trabajaba para el aserradero. Tras rastrear documentos durante más de diez años, Greer halla en la Biblioteca Nacional de Lima un primer mapa antiguo, el de Hermán Gohring, que data de 1874. Aquí aparece por primera vez la palabra Macchu Picchu. (El mapa levantado por Hermán Gohring apareció en MACHU PICCHU Y EL CÓDIGO DE ÉTICA DE LA SOCIEDAD ARQUEOLÓGICA AMERICANA, escrito por Mariana Mould de Pease, el año 2003. El libro aborda el contexto histórico en que Hiram Bingham retiró los tesoros de Machu Picchu, pero no menciona la existencia de una expedición previa liderada por el alemán Bems en la misma época que se trazó el mapa).


Alemán saqueó Machu Picchu antes de hallazgo
Mapas antiguos. El primer mapa sobre Machu Picchu gue halló Greer fue el de Gohring, que data de 1874. En el recuadro derecho un mapa de Raimondi, de 1887, y debajo, a la izquierda, el de Markham, de 1910, los dos posteriores al del alemán.


En una biblioteca norteamericana, Greer halla el dibujo de un tal Harry Singer, que databa de la década de 1870, y un mapa de Berns, cuya fecha de elaboración se calcula entre los años 1867 y 1887. El mapa de Singer detalla la orilla opuesta del Vilcanota a donde se halla Machu Picchu. Greer también descubre que Bems había venido trabajando en la zona desde 1867, como inspector oficial de minas del gobierno peruano de entonces, pero que no era socio de la empresa, sino que el socio había sido Singer. Este fracasó con su aserradero, tras lo cual pasó a desempeñarse como Inspector Regional Departamental de Caminos, por lo que se quedó mucho tiempo en el Perú, llegando a ser propietario de las fincas y terrenos descritos en su dibujo.

Greer llegó por primera vez al Cusco en 1974. Encontró el primer mapa inédito en 1978. Greer trabajó en la Biblioteca Nacional del Perú a partir de 1989, en la Biblioteca de la Universidad de Yale, la Biblioteca del Congreso de Washington desde 1978 y en la Biblioteca de la Universidad de Fresno en California, entre otras. Viene casi todos los años a trabajar algunos meses en Perú y eventualmente en Bolivia.

SAQUEO DE LAS HUACAS

Greer tiene en el Perú un equipo científico conformado por Carlos Carcelén, historiador de la Universidad de San Marcos; Alain Gioda, historiador, geógrafo y climatólogo francés; y Alex Chespow-Lusty, historiador británico del Centro de Bioarqueología y Ecología de Montepellier, quien reside en el Cusco. Carcelén y Gioda hablaron para SOMOS.

Según las evidencias recogidas por el equipo, Machu Picchu habría recibido otras visitas europeas antes de Berns. Se sabe que en el siglo XVI, curas españoles agustinos también reconocieron la zona, instaurando la Doctrina de Picchu, con el fin de catequizar a los nativos de la zona. Los agustinos, además, llegaron a comprar esos terrenos, llegando a controlar el lugar por casi un siglo. Es muy posible -señalan Carcelén y Gioda- que estos agustinos también hayan llegado a Machu Picchu, pues durante esos siglos se produjo la extirpación de idolatrías, cuya misión era buscar las huacas y ruinas para saquearlas y destruir los ídolos. Paolo Greer, ahondando sus descubrimientos, llega a conocer que tras el aserradero para los durmientes, en 1887 se forma una Compañía para la Explotación de las Huacas del Inca y Construcciones Gentílicas. "En esos veinte años -sostienen Carcelén y Gioda-, Berns y sus socios estaban al tanto de todos los vestigios arqueológicos de la zona, y no solo los conocieron sino que se llevaron objetos de allí". Esto queda demostrado por la existencia de un catálogo que Greer ha podido revisar en una biblioteca norteamericana. El documento fue publicado por uno de los socios de Berns, en 1881, en París, cuyo objeto era negociar las piezas que habían extraído de la zona. Este catálogo va a circular entre empresarios y académicos del extranjero y allí figuran desde cerámicas y textiles hasta objetos de metal. Hay que recordar, señalan Carcelén y Gioda, que los cánones de la arqueología de la época (hasta 1910-11) se basaban en saquear el material hallado. Recién cuando se halla la tumba de Tutamkamon, en Egipto, las investigaciones adquieren un cariz científico.


peru
Así era. Escalinatas que conducen a Machu Picchu, dibujadas por el alemán Berns como parte del material que llevó a Detroit y Michigan, Estados Unidos, para buscar dinero para su expedición. Pero le da el nombre de Putucussi, una zona aledaña al santuario


José M. Macedo, cusqueño y vicepresidente de la compañía de Berns, fue el autor del mencionado catálogo. Él, en 1881, fue a buscar dinero a Europa, mientras Berns marchó a Estados Unidos a lo mismo. En una comunicación que Greer archiva, Berns pedía 10 mil dólares para sí: 5 mil por su trabajo y 5 mil porque "viajar al Perú es caro (así como) vivir en Lima para solicitar los favores del gobierno". Es decir, Berns y el gobierno peruano de entonces, envuelto en la Guerra del Pacífico, estaban al tanto de todo. La expedición logra, en 1887, vender las piezas del catálogo en Europa, las cuales llegan a registrarse ese mismo año en el Museo Etnológico de Berlín.

Berns, sin embargo, tampoco las tuvo todas consigo. Fue denunciado por un tal Christian Dam como un estafador que guardó el dinero de los accionistas sin armar la expedición prevista. La nota salió a página completa en EL COMERCIO de mayo de 1888. Esto se debería, razona Gioda, a que otros exploradores alemanes y estadounidenses buscan también oro y tesoros en la misma zona, como competencia de Berns.

EL SOCIO RICARDO PALMA

¿Cómo es que había actuado Berns para lograr llevarse las piezas a Europa? Usando una resolución suprema del gobierno de Andrés A. Cáceres (presidente entre 1886 y 1890), Berns había armado una expedición oficial y llegado a Machu Picchu. A cambio, su compañía pagaba un impuesto, más o menos como una concesión minera. El decreto del gobierno del presidente Cáceres, autorizando la actividad de la Compañía de la Huaca del Inca, fue publicado en ELCOMERCIO del 23 de noviembre de 1887.

Pero Carcelén y Gioda piensan que Berns ya había incursionado en el lugar desde 1867 y que es probable que entre esta fecha y 1870 haya trabajado gracias a una autorización dada por el gobierno de José Balta (presidente entre 1868-1872).

Junto a Berns y Macedo figuran como socios de la Compañía Huacas del Inca Fernando Umlauff, José Rufino Macedo, Luis Carranza, el tradicionalista Ricardo Palma, Luis Esteves, David Matto, Francisco L. Crosby, Jacobo Bakus y Arnaldo Hilfiker. Aquí hay peruanos y empresarios alemanes muy importantes por la época. El documento que da cuenta de la sociedad lleva la firma de la imprenta "El Nacional", de la calle Melchormalo 139, en 1887. Un original se halla en la Biblioteca Nacional de Lima. Algo antes de formar su empresa, Berns había obtenido el cargo de Coronel de la Reserva del Ejército Peruano, título que usa para presentarse a sí mismo en los Estados Unidos.

Lo curioso es que el documento de conformación de la compañía de Berns, un aventurero alemán sin mayores estudios académicos, tiene una cantidad minuciosa de información histórica, con un conocimiento detallado y preciso de nuestra historia y nuestros cronistas. Esto lleva a Carcelén y Gioda a pensar que fue Palma quien lo redactó. Palma se involucra con estas personas porque era un liberal muy acendrado y estaba en contacto con los liberales que hacían empresa. "Es imposible que estos detalles historiográficos hubiesen sido conocidos por un aventurero alemán -recalcan nuestros interlocutores-, pues el único de todos los socios que tenía un conocimiento cabal de la historia peruana era Palma". Palma era director de la Biblioteca Nacional desde 1883. "La justificación histórica de la aventura la dio Ricardo Palma, el único socio ilustrado", concluyen.


saqueo
Los socios. Página inicial de los estatutos de la Compañía para la Explotación de las Huacas del Inca y Construcciones Gentílicas de 1887, donde aparecen Berns, Macedo y Ricardo Palma como socios.


TESORO EN BERLÍN

Muchas de las cosas que fueron vendidas en 1887 por Macedo ahora pueden ser rastreadas en Alemania en el Museo Etnológico de Berlín. Carcelén y Gioda afirman que "hemos tenido acceso a la curadora del museo, encargada del departamento de Sudamérica, y nos ha dicho que los objetos de la colección están registrados a partir de 1887"- Lo que no se puede precisar es si toda la colección, de más de mil piezas, pertenece a esa época. "Lo que nos extraña –prosiguen- es que mucha gente ha tenido esta información pero nunca la ha dado a conocer en medios peruanos". Esto pudo haber ocurrido, en especulación de ambos estudiosos, porque cuando Bingham llega a Machu Picchu decide olvidar lo pasado, pues la suya era la primera expedición académica, ya que la de Berns fue puramente comercial. Aún así, él solo habría hallado el "ripio" dejado por Berns.

Mientras el Perú se hace un mundo intentando que la Universidad de Yale devuelva las varias centenas de piezas que tiene en su poder desde 1912 -pleito al que se ha sumado esta semana la National Geographic, presente en las negociaciones en la que se habló siempre de "préstamo que se debía devolver"- el equipo de investigadores de Greer cree que los tesoros que guardaba Machu Picchu estaban a la altura de lo que, a su juicio, en verdad era la ciudadela: el mausoleo del Inca Pachacutec. Greer cita esta tesis directamente de la crónica de Juan Diez de Betanzos, un español que en el siglo XVI tuvo acceso a información privilegiada de los parientes de su esposa, una princesa inca. Machu Picchu habría sido aquello que los antiguos cronistas describen como "casas de las momias de los incas", ubicadas en el valle del Urubamba, rodeadas de objetos de oro y plata. Esto nos da una idea del tesoro arqueológico perdido en esos turbulentos años.

SOMOS trató de entrevistar a la directora del INC, Cecilia Bákula, pero estaba de viaje. Ningún otro funcionario quiso declarar y la directora de prensa, Ethel Flores, nos mantuvo en el limbo. La deducción es simple: nada se ha hecho al respecto.



Fuente: ENRIQUE SÁNCHEZ HERNANI
diario El Comercio, Revista Somos de junio del 2008

3 comentarios - Alemán saqueó Machu Picchu antes de hallazgo

control150
ps si recuerdo k salio ese articulo....pero como a la mayoria....eso ya no tiene solucion....y si me encuentro una huaca llena de oro.....ps a fundirlo y gozar de los miles de euros je je je
Malanga07
control150 dijo:ps si recuerdo k salio ese articulo....pero como a la mayoria....eso ya no tiene solucion....y si me encuentro una huaca llena de oro.....ps a fundirlo y gozar de los miles de euros je je je

Fundirlo???... Pobres Incas, Pobres Peruanos, los mataron y robaron todo...
zato88
q locura ser el primero, llegar y encontrarte con las ruinas tal cual las dejaron los incas, debe haber sido lo mejor del mundo ver eso, lastima lo q vino despues