En este Post podrás resolver esos malditos porque...


POR QUÉ SE PROHÍBE EL USO DEL TELÉFONO MÓVIL O CELULAR EN LOS AVIONES Y EN ALGUNAS ZONAS DE LOS HOSPITALES



PROHIBICIÓN DE UTILIZAR EL TELÉFONO MÓVIL EN EL AVIÓN

Porque nunca nadie habia echo este post
Todo aquel que viaja o ha viajado en avión conoce la prohibición que tienen implantada las compañías aéreas de no utilizar los teléfonos móviles o celulares, e incluso exigen apagarlos, una vez que se traspasa la puerta de embarque del aeropuerto.

Esa medida no responde ni a un capricho, ni a una arbitrariedad de las compañías aéreas para obligar a los pasajeros a utilizar el teléfono de a bordo y cobrar por ese servicio, tal como comenta el actor Craig Sheffer cuando encarnando el papel del “héroe” Martin Messerman en la película “Miedo a volar” (Turbulence 2: Fear of Flying - 1999), trata de establecer comunicación con las autoridades en Tierra desde el compartimiento de carga de un avión de pasajeros secuestrado en pleno vuelo, utilizando para ello un teléfono móvil.

Es posible que en alguna oportunidad hayas notado que se produce un ruido o interferencia en algún radiorreceptor cercano cuando enciendes tu móvil o recibes alguna llamada. Es posible también que en algún momento hayas tratado de sintonizar la frecuencia de una estación de radio y se escuche también otra diferente, que interfiere a la que realmente quieres escuchar. Igualmente quizás hayas escuchado una interferencia en tu radiorreceptor cuando quisiste oír música y lo situaste junto al ordenador.

Pero bueno, ¿qué relación guarda todo eso con la prohibición de utilizar los teléfonos móviles o celulares en los aviones?

Pues bien, un teléfono móvil no es más que un pequeño transmisor inalámbrico o de radio, similar a un “walkie-talkie”, que emite señales de radiofrecuencia con una potencia superior a los 3 watt de salida. Todos los transmisores de radio, junto con las señales de alta frecuencia (o radiofrecuencia) tienden a emitir también señales de baja potencia en la banda de los sonidos armónicos. Esas señales pueden llegar a introducir distorsiones en otros equipos electrónicos, tal como ocurre con el ruido que el móvil o celular introduce en el receptor de radio cuando se enciende o cuando se recibe una llamada. Igualmente cuando una señal de radiofrecuencia se superpone a otra en la misma frecuencia de la estación de radio que queremos oír, la interfiere y no se entiende nada con claridad. Por su parte, el ordenador también posee circuitos que emiten ondas de radiofrecuencia que interfieren la banda de amplitud modulada de un radiorreceptor cuando lo colocamos muy cerca de éste.

En nuestra vida diaria en las ciudades y en los hogares las interferencias de los teléfonos móviles son inapreciables o sólo causan pequeñas molestias de interferencia en los radiorreceptores; sin embargo, en un avión sí pueden llegar a causar grandes problemas, incluso un desastre de incalculables consecuencias.

Todos los aviones modernos de pasajeros basan su control durante el despegue, tiempo de vuelo y aterrizaje, en el funcionamiento de diferentes dispositivos que envían y reciben constantemente señales de radio hacia y desde la Tierra, así como de un conjunto de satélites con los cuales mantiene también constante comunicación. Entre esos sofisticados dispositivos de control se encuentra un transmisor que envía ininterrumpidamente a las computadoras de ATC (Air Traffic Control / Control de Tráfico Aéreo) instaladas en los aeropuertos en Tierra, la posición que va llevando el avión, segundo a segundo, en cualquier punto donde éste se encuentre volando.

El lugar donde se halla el avión y la altura de vuelo, la controla el piloto por medio de un GPS diferencial (Sistema de Posicionamiento Global) que recibe señales constantes de radio de por lo menos cuatro satélites durante todo el tiempo que se mantiene en el aire. El radar que también lleva instalado el avión, constituye otro recurso radioelectrónico más para mantener informado a los pilotos de cualquier aeronave que vuele cerca de su trayectoria de vuelo y de las condiciones climatológicas reinantes. Y así sucesivamente ocurre con otros dispositivos que funcionan a diferentes frecuencias de radio, con la salvedad de que todos están concebidos y protegidos de forma tal que no se interfieren unos con los otros durante su funcionamiento en pleno vuelo, incluyendo el servicio telefónico de abordo y la conexión a Internet que se brindan como servicio adicional a los pasajeros.

Si durante el despegue, vuelo o aterrizaje mantenemos encendido el teléfono móvil sin utilizarlo o recibimos una llamada en el caso que exista cobertura para ello en el lugar y altura a la que se encuentre volando el avión, la señal de radio que emite el transmisor del teléfono móvil puede llegar a interferir alguno de los sofisticados dispositivos o instrumentos electrónicos de navegación.

Cuando el teléfono móvil se mantiene encendido, aunque no se utilice, produce los mismos efectos de una llamada, pues normalmente cada cierto período de tiempo su circuito electrónico envía ráfagas de datos por la antena, bien para tratar de no perder la cobertura, o bien para tratar de recuperarla cuando la ha perdido.

En el supuesto caso que durante el vuelo la computadora u ordenador de abordo que controla el rumbo del avión introdujera un error de cálculo y cambiara el rumbo verdadero que tiene fijado para llegar a su destino, el piloto o el copiloto tienen tiempo de percatarse del error e introducir las correcciones pertinentes para solucionar el problema, incluso si ese error se produce porque algún pasajero haya estado tratando de establecer una llamada o mantenga encendido su teléfono móvil.

Pero el peor momento para que se produzca una interferencia de ese tipo es durante el despegue y sobre todo cuando el avión se aproxima a la pista para efectuar la maniobra de aterrizaje. Si en el momento de aterrizar a un pasajero se le ocurre llamar a la casa para avisar que ya está llegando y se produce una interferencia en el altímetro que controla los metros que faltan para tocar tierra alterando la altura verdadera a que se encuentra de la pista, lo más probable es que ocurra un desastre y que ni ese pasajero, ni el resto de los que lo acompañan, lleguen a su destino.

Prohibición de utilizar otros equipos electrónicos en el avión

No sólo los teléfonos móviles o celulares pueden introducir errores en los dispositivos e instrumentos de navegación y de control del avión. Otros aparatos electrónicos de uso común, como los ordenadores o computadoras personales, agendas electrónicas, walkman, y reproductores de CDs y DVDs y MP3, tiene también restricciones de uso en los aviones y siempre, antes de utilizarlos, hay que consultarlo con las azafatas.

El empleo de esos equipos está igualmente prohibido durante el despegue y toma de altura, y partir del momento que comienza la maniobra de aproximación al aeropuerto para efectuar el aterrizaje, pues al igual que el teléfono móvil, incluyen circuitos osciladores que sin llegar a ser realmente transmisores de radio, sí emiten ondas de radiofrecuencia que pueden interferir igualmente los instrumentos y dispositivos de navegación.

Prohibición de usar teléfonos móviles o celulares en los hospitales

teclado
Las interferencias que son capaces de introducir los teléfonos móviles en los equipos médicos electrónicos, pueden llegar a falsear el resultado de un diagnóstico, con las imprevisibles consecuencias que una interpretación errónea por parte del médico puede significar para el posterior tratamiento de un enfermo que se esté realizando un reconocimiento con uno de esos aparatos en el mismo momento que alguien realiza o recibe una llamada.



Por motivos similares a su prohibición en los aviones, los teléfonos móviles no se permiten utilizar en determinadas zonas de los hospitales donde funcionan equipos electrónicos de diagnóstico. Esas zonas hospitalarias generalmente cuentan con un aviso que prohíbe el empleo de los móviles o celulares que se debe respetar.



¿POR QUÉ LAS LETRAS DEL TECLADO DEL ORDENADOR o PC NO SIGUEN UN ORDEN ALFABÉTICO NORMAL?


El orden en que están colocadas las letras en el teclado alfanumérico de los ordenadores o PCs es una herencia del que guardaba también el teclado de las antiguas máquinas de escribir mecánicas e incluso el que siguieron utilizando después las máquinas de escribir eléctricas.

Disposición de las letras en un teclado QWERTY convencional. Esta disposición ha permanecido sin cambio alguno, prácticamente desde que se inventó la máquina de escribir mecánica en 1874.

En 1874 el inventor Christopher Latham Sholes y dos amigos más también inventores, presentaron en la ciudad de Milwakee, Estados Unidos de América, la primera máquina de escribir mecánica comercial.

Dicha máquina incorporaba un teclado y cada una de las teclas llevaba incorporado una especie de martillo, en cuyo extremo tenía colocado un elemento tipográfico, es decir, una letra, número o signo.

El principio de funcionamiento de esa máquina de escribir se basaba en que cuando se ejercía presión con los dedos sobre una de las teclas, su correspondiente martillo se movía hacia delante y golpeaba una cinta entintada situada delante del papel donde se escribía el texto, imprimiéndose así cada letra, número o signo.

En un inicio las teclas de esta primitiva máquina se colocaron en el teclado siguiendo un orden alfabético normal, o sea, de la "A" a la "Z", de izquierda a derecha y de arriba a abajo, pero a medida que los usuarios adquirían mayor destreza y velocidad de escritura, los martillos correspondientes a las letras reiterativas más próximas, chocaban entre sí y se trababan.

Sholes se dedicó entonces a estudiar la frecuencia con que aparecían los pares de letras conflictivas a medida que se escribía y posteriormente, para solucionar el problema, decidió cambiar de lugar los martillos correspondientes a aquellas letras que se presionaban con mayor frecuencia.

cpu

Parte del teclado QWERTY de una máquina de escribir mecánica de la primera mitad del siglo pasado. Como se podrá observar, el orden y disposición de las letras es el mismo si lo comparamos con los- teclados actuales de los ordenadores.

De esa forma surgió la distribución alfabética del teclado conocida con el nombre de QWERTY, ya que ese es el arreglo que siguen las letras, de izquierda a derecha, en el primer renglón de teclas situados inmediatamente debajo de las numéricas.
celular
El teclado QWERTY se implantó por primera vez en un modelo de máquina de escribir Sholes & Glidden, que comezó a producir en 1874 la empresa norteamericana E. Remington & Sons.




POR QUÉ LA DISPOSICIÓN DE LOS NÚMEROS DE LAS TECLAS EN EL TECLADO NUMÉRICO DEL ORDENADOR


O PC, ES DIFERENTE A LAS DEL TELÉFONO?




Teclado numérico de un teléfono. El orden de los números va de arriba hacia abajo.
porQue
Teclado numérico de un ordenador. El orden de los números va de abajo hacia arriba.
resonancia

Si observas la disposición que tienen los números en el teclado numérico del ordenador o PC, verás que no coinciden con la disposición que tienen en los teléfonos digitales. Aunque ambos teclados están formados por tres filas de números, con tres teclas cada una, la disposición en el teclado del ordenador comienza por “1, 2 y 3”, de izquierda a derecha, colocados en la fila inferior y termina con el “7, 8 y 9” en la fila superior, mientras que en los teléfonos el orden es inverso, es decir, las teclas “1, 2 y 3”, igualmente de izquierda a derecha, están colocadas en la fila superior y continúan siguiendo el orden numérico hasta terminar en el “9” en la fila inferior. No obstante, en los dos tipos de teclados el “0” se encuentra situado siempre debajo de todas las teclas.

Existen algunas explicaciones que tratan de aclarar por qué existen disposiciones diferentes de los números en ambos teclados. Una de ellas se refiere a que muchos años antes de existir los teléfonos de marcación por teclas o botones, existían ya las máquinas sumadoras mecánicas, cuyo teclado tenía una disposición similar a la que se continúa utilizando en el teclado numérico del ordenador.

El uso de esas máquinas mecánicas de suma y resta, aunque estaba poco extendido entre la población, si eran muy utilizadas por aquellas personas que llevaban las cuentas de una empresa (contables o contadores), así como de los empleados de los bancos, de muchos tipos de negocios y de entidades que requerían contabilizar diariamente grandes sumas de dinero. Por ese motivo, esos profesionales adquirieron una gran destreza y rapidez en el uso de ese tipo de teclado.

Cuando a finales de los años 50 del siglo pasado se comenzaron a introducir los teléfonos de marcado por teclas o botones (tonos) en sustitución de los antiguos de marcado por disco (pulsos), su incipiente tecnología aún no permitía que los números del teclado se pudieran marcar muy rápido, porque de esa forma se imposibilitaba establecer la comunicación con el número de teléfono deseado.

Bajo esas premisas y con el fin de dificultarle el marcado rápido a aquellas personas que tenían gran destreza en el manejo del teclado de las máquinas sumadoras, se decidió invertir el orden de los números en el teclado del teléfono. Con esa disposición se logró que el marcado fuera más lento, disminuyendo así los fallos que se producían al ejecutar una marcación rápida.

Otra explicación, que parece más razonable, es que en la década de los años 60 del siglo pasado, los laboratorios Bell de telefonía, de los Estados Unidos de Norteamérica, se dieron a la tarea de realizar una serie de estudios prácticos para determinar cuál era la disposición que debían adoptar las teclas de los teléfonos para hacer más cómodas la marcación a los usuarios.

Esos laboratorios, después de muchas pruebas prácticas, entre las que se encontraba un teclado formado por dos filas de cinco números cada una formando un círculo, decidieron adoptar, finalmente, el mismo tipo de teclado de tres filas con tres botones o teclas que utilizaban las máquinas sumadoras, pero colocando los números en orden inverso, o sea, comenzando por las teclas inferiores y terminando en las superiores.

De todas formas, aunque a estas alturas parezca increíble, realmente nadie puede aclarar a ciencia cierta la verdadera razón por la cual se adoptaron disposiciones diferentes para ambos teclados.



¿POR QUÉ LOS TELÉFONOS MÓVILES SE LLAMAN TAMBIÉN CELULARES?




El desarrollo de los teléfonos fijos dependió durante muchos años de la ampliación y ramificación de la Red de Telefonía Básica (RTB), todavía existente, que utiliza el cable o “par telefónico” como elemento principal para transmitir las conversaciones entre las centrales y los abonados que emplean teléfonos fijos instalados en oficinas, comercios, el hogar, o en cualquier otro lugar.

xq

Porque nunca nadie habia echo este post


Teléfono móvil o celular (foto izquierda). Torre metálica con antenas (foto derecha). Esta torre forma parte de un "sitio celular", que incluye una estación base de transmisión y- recepción de las señales de radio de telefonía móvil.



Sin embargo, desde 1982 comenzó el desarrollo de las redes de telefonía móvil o celular, que difiere grandemente de las de la telefonía fija aunque, al final, ambas estén interconectadas. Sin embargo, existen notables diferencias entre un teléfono fijo y uno móvil o celular.

Mientras que la conexión entre la central telefónica y el teléfono fijo se establece por medio de cables o “pares”, la del teléfono móvil o celular, por el contrario, se establece por ondas de radio, de forma similar a como se hace con un dispositivo PMR (Private Mobile Radio – Radio Móvil Privado), conocido también como “walkie-talkie”. Es decir, que el teléfono móvil constituye en sí un transmisor-receptor de radio o más exactamente, un dispositivo de “telefonía inalámbrica”.

Mientras que un dispositivo PMR o “walkie-talkie” utiliza un solo canal para la transmisión-recepción de la voz a una distancia limitada a unos 3 kilómetros entre un aparato y otro, el teléfono móvil o celular constituye un dispositivo “dual”, es decir, que emplea dos canales simultáneamente, uno para la recepción y otro para la transmisión, por lo que no es necesario que un usuario termine de hablar para que el otro también pueda hacerlo.

Además, el alcance de un teléfono móvil no está limitado por la distancia para establecer las comunicaciones, ni entre dos teléfonos igualmente móviles o celulares, ni entre uno móvil y otro teléfono fijo situados ambos en cualquier parte del mundo, siempre que cuando se emplee el teléfono móvil existan estaciones bases de recepción-transmisión cercanas que ofrezcan la cobertura necesaria para enviar y captar las señales de radio.

El nombre de teléfono celular lo toma este sistema porque la comunicación inalámbrica se establece entre espacios hexagonales o áreas geográficas denominadas “células”, agrupadas unas a continuación de otras.

Cada célula cubre una superficie de unos 16 kilómetros cuadrados (4 x 4 km) aproximadamente, empleando para ello una estación base equipada con el transmisor-receptor y su respectiva antena, así como el equipo con el que se establece la comunicación en la red. Normalmente existen cientos de células o hexágonos distribuidos por toda una ciudad para dar cobertura de telefonía inalámbrica a cualquier usuario.

teclado


Las antenas de telefonía móvil o celular no se colocan en el centro de lo que es la "célula" o área geográfica de influencia de la transmisión-recepción inalámbrica, sino en sus esquinas. En esta ilustración cada hexágono color azul constituye el "sitio celular", en cuyo centro se encuentra localizada la correspondiente "estación base". El hexágono de color rosa, por su parte, es el que constituye en sí "la célula" telefónica.


Como el alcance de cada estación base se circunscribe solamente al área de influencia de la antena, a medida que nos alejamos de ésta y nos acercamos al límite de su alcance, la señal comienza a debilitarse y automáticamente la comunicación telefónica se transfiere a la estación siguiente. Todo ese proceso lo controla una estación de conmutación de telefonía celular, que permite que la comunicación se mantenga en todo momento sin caerse durante todo el tiempo que dure la conversación.

En Europa la telefonía móvil o celular se denomina GSM (Global System for Mobile Communication – Sistema Global de Comunicaciones Móviles) y debido a la gran saturación de llamadas que presenta, utiliza dos bandas de frecuencias diferentes: 900 y 1 800 MHz (banda dual), mientras que en América se utiliza la DSC (Digital Celullar System – Sistema Celular Digital), similar a la GSM, pero con la diferencia que emplea una sola banda de frecuencia en los 1 900 MHz. Por esa razón un teléfono GSM de banda dual, como el utilizado en Europa, no funciona en Norteamérica, a no ser que incluya también, adicionalmente, la banda de frecuencia de 1 900 MHz, que en ese caso se denomina teléfono “tribanda”.


¿POR QUÉ LOS SOLDADOS NO PUEDEN CRUZAR UN PUENTE MARCHANDO?




Todas las grandes construcciones, como los edificios muy altos, puentes, maquinarias, etc. poseen oscilaciones propias con su correspondiente frecuencia. Incluso los grandes edificios pueden oscilar unos cuantos centímetros hacia los lados cuando sufren los embates de un viento fuerte..

Si en lugar de oscilar esas construcciones fueran completamente rígidas, se desmoronarían bajo los azotes del viento.


cpu


Los puentes, como grande construcciones que son, oscilan también con frecuencia propia, al igual que los grandes edificios. En el caso que un grupo numeroso de soldados cruzara un puente marchando, si por una casualidad los estímulos periódicos que generan sus pasos acompasados —aunque sean de poca intensidad— llegaran a coincidir en frecuencia con la propia del puente, la estructura entraría “en resonancia” y provocaría su destrucción por increíble que eso nos parezca.

De hecho, en 1940 la frecuencia de las vibraciones que originó la fuerza del viento impactando contra la estructura del puente colgante de Tacoma Narrows, en Washington, Estados Unidos de América, provocó que entrara en resonancia y se destruyera.

De igual forma en mecánica, los enormes motores como los que mueven los barcos de gran tonelaje, poseen un determinado punto crítico, en el que a determinadas revoluciones por minuto de giro del cigüeñal los metales de la estructura del motor entran en resonancia.

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=j-zczJXSxnw
La mayoría de esos motores trabajan a muy bajas revoluciones por minuto (r.p.m.). Por ejemplo, uno cuya velocidad máxima de trabajo sea 120 r.p.m. puede entrar en resonancia a 60 r.p.m. A esa velocidad la máquina comienza a vibrar bruscamente de forma anormal, haciéndose necesario sobrepasar dicho punto de inmediato. Para ello es necesario incrementar más las revoluciones por minuto del motor y dejar atrás, lo más rápidamente posible, el punto de resonancia.






¿ES NECESARIO APAGAR La PC CUANDO NO VAMOS A CONTINUAR TRABAJANDO CON EL EQUIPO? ¿POR QUÉ?


Apagar o no el ordenador o PC


La respuesta a esta pregunta depende de la función o funciones a la que está destinado el ordenador.

Cuando el equipo se destina al uso personal, ya sea en el trabajo o en el hogar, debemos apagarlo si no vamos a continuar trabajando hasta pasadas unas cuantas horas o hasta el día siguiente, porque de lo contrario estaremos consumiendo y gastando energía eléctrica inútilmente.

Un ordenador común consume un promedio de unos 200 ó 300 watt por hora de trabajo aproximadamente. Por tanto, el consumo de uno de 300 watt, funcionando durante 8 horas será de (300 watt x 8 horas = 2400 watt), o lo que es igual, 2,4 kW en total. Pero si no lo apagamos y permanece encendido inútilmente durante 16 horas adicionales, se estarán consumiendo 4 mil 800 watt (4,8 kW) de más.


Si ahora esos 4,8 kW consumidos en exceso lo multiplicamos por 30 días de funcionamiento continuo, al finalizar el mes se habrán derrochado 144 kilowatt. Multiplicando ahora 144 por el costo que tiene un kilowatt-hora (kW-h) de energía en tu lugar de residencia, comprenderás entonces la cantidad de dinero que estás tirando, sin que te produzca beneficio alguno.

Ahora bien, quizás hayas oído decir en alguna oportunidad que los componentes internos del ordenador se resienten cada vez que lo apagamos. Hasta cierto punto eso es cierto por el motivo siguiente:

Cuando el ordenador lleva horas funcionando, el microprocesador o CPU alcanza una temperatura muy alta. En el momento que lo apagamos, esa temperatura desciende con rapidez, produciéndose internamente una serie de cambios físicos de expansión y compresión, que pudieran ocasionar que una soldadura interna del chip se abra o incluso se pueda producir también un defecto en el propio chip del microprocesador.
celular
Sin embargo, si esa fuera una situación que se produjera con mucha frecuencia, los ordenadores estarían fallando continuamente, cuando en realidad no es así. De hecho, otros efectos electrónicos de uso doméstico como el televisor, la cadena de música, el teléfono móvil, la agenda electrónica, los ordenadores portátiles etc., que emplean también circuitos integrados y/o microprocesadores con sus correspondientes chips, solo se encienden cuando se van a utilizar y después se apagan de nuevo, sin que eso influya después en su correcto funcionamiento.

Ahora bien, existen otras situaciones de empleo para un ordenador o computadora personal, para cuya ejecución sí resulta necesario mantenerlo funcionando de forma ininterrumpida durante las 24 horas del día. Esos casos son los siguientes:


Al hacer función de servidor, formando parte de una Intranet.

Cuando sin ser necesariamente un servidor, actúa como servidor de archivo, o de impresora en una LAN (Local Area Network – Red de área local).

Si además de hacer función de servidor, o de emplearlo solamente como un ordenador independiente conectado a Internet, su función sea la de servir de ordenador remoto o extranet para poder acceder a los archivos almacenados en su disco duro desde cualquier lugar.

Cuando forma parte de un sistema de vigilancia conectado a Internet, cuya función es la vigilancia remota de la oficina, el hogar, o cualquier otro lugar.

Cuando al formar parte de una LAN es el ordenador encargado de darle el acceso a Internet al resto de los ordenadores conectados a esa red.





¿POR QUÉ LOS ORDENADORES o PCs EMITEN CIERTO RUIDO?




Seguramente habrás notado que cuando se ponen en funcionamiento, algunos ordenadores o PCs emiten de inmediato desde su interior ciertos ruidos. Durante el día esos ruidos se enmascaran con otros que se encuentran también presentes en el medio ambiente, pasando prácticamente inadvertidos; sin embargo, en la quietud de la noche a veces se convierten en algo molesto.

En los ordenadores o PCs más recientes, los fabricantes han tratado de desarrollar dispositivos que funcionen de la forma más silenciosa posible, pero en los más viejos los ruidos son mucho más perceptibles.

porQue



Ventilador utilizado para refrescar el microprocesador del ordenador o PC.



Realmente, aunque la mayoría de las piezas interiores del ordenador o PC son electrónicas y sin movimiento mecánico alguno, el ruido que estos emiten se debe al funcionamiento de los motores que tienen algunos de sus dispositivos como, por ejemplo, el ventilador empleado para refrescar la fuente de energía o potencia (transformador de entrada y salida de la corriente) y los ventiladores que refrescan tanto el microprocesador principal situado en la placa base, como el que refresca el microprocesador de la tarjeta gráfica. Además está el motor que utiliza el disco o los discos duros instalados también dentro del ordenador o PC, cuyo giro es constante.


resonancia



Disco duro abierto, donde se muestra en su interior el eje del motor que soporta los discos que guardan
la información del ordenador y le transmite el movimiento-de rotación.


A todo eso eso hay que añadir el ruido que produce, igualmente, el motor del reproductor/grabador de CDs–DVDs.

Mientras más bajas sean las revoluciones por minuto correspondiente al disco duro, más ruido emitirá. Las velocidades más comunes de trabajo con las que podemos encontrar esos dispositivos son 5 400 y
7 200 r.p.m., siendo estos últimos los menos ruidosos.

Fuente: http://www.asifunciona.com/informatica/af_pc/af_pc_1.htm