Comunicado de Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas
AEROLÍNEAS ARGENTINAS DESMIENTE LAS DECLARACIONES DEL TITULAR DE LA UNIÓN CÍVICA RADICAL


A raíz de las declaraciones vertidas en una conferencia de prensa realizada ayer por
los legisladores radicales Gerardo Morales, Ernesto Sanz y Oscar Aguad, Aerolíneas
Argentinas se ve obligada a echar luz sobre ciertas conceptualizaciones realizadas
que son absolutamente erróneas.
En principio, cabe aclarar que la dotación de aeronaves de Aerolíneas Argentinas en
este momento rota de 23 a 25 aviones y de 14 a 17 en Austral.
Es falso que los aviones recientemente adquiridos por la compañia (737-700 Next
Generation) vuelen sólo 6 horas diarias. Los mencionados aviones vuelan once horas
y media promedio diario.
Es falso que los dos aviones nuevos adquiridos directamente a la fábrica Boeing
(modelos 737-700 NG) no se encuentren volando en la actualidad. Solamente uno de
los 737-700 (ingresado en leasing) tiene pendiente la habilitación comercial, que
debe ser otorgada por la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) en los
próximos días.
Es falso que los aviones MD de Austral estén volando 11 horas diarias. Esas
aeronaves vuelan un promedio de 9 horas diarias.
Cuando las autoridades radicales se refieren a que Aerolíneas Argentinas y Austral
tienen vuelos domésticos sin competencia, deberían referirse a destinos no rentables
que solamente son cubiertos por nuestra aerolínea de bandera. Por otra parte,
compañias que cubren destinos concurrentes, tal es el caso de AeroChaco
(MACAIR) y Andes, son subsidiadas por las arcas provinciales en donde operan.
El radicalismo afirma que es mentira que las empresas aéreas tienen que dar
pérdida. Desde Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas compartimos esa
afirmación. Sin embargo, los resultados económicos de las empresas
aerocomerciales en el mundo al día de la fecha son generalmente negativos. Esta no
es una afirmación del Gobierno Nacional, así lo afirmó hace sólo unos días Giovani
Bisignani (Presidente de IATA), de visita en nuestro país. El dirigente reconoció que
este es el peor año de la historia de la aviación comercial.
Asimismo, el titular del Partido Radical sostiene que todos los destinos no rentables
que Aerolíneas Argentinas y Austral cubre ante la falta de interés de otras
compañías aéreas puede realizarse con sólo cuatro aviones de alrededor de 150
plazas. Además, agrega que esa hipotética operación tendría un costo mensual de
$7.000.000. El planteo es sólo viable en una línea aérea iniciada desde cero. Cabría
preguntarse cómo salir de la flota vieja, cómo pasar a una monoflota o qué hacer
con todo el personal aeronáutico de las diferentes especialidades. El planteo, sobre
todo, implica un total desconocimiento del mercado aerocomercial, y da por
realizadas cuestiones que hacen a una compleja operatoria, pues los aviones no se
traen y vuelan en forma inmediata, y tampoco se mantienen solos. El senador omite
toda una serie de necesidades que vienen atadas a toda operatoria aerocomercial:
obtener rutas, estacionar aviones en las plataformas de los aeropuertos, conseguir
hangares, armar los talleres, instruír y capacitar al personal, salir a vender pasajes,
demostrar capacidad técnica, capacidad operativa y capacidad económica
financiera, aprobar audiencias públicas, obtener espacios en aeropuertos,
habilitaciones ante autoridades aeronáuticas (nacionales e internacionales),
incorporar personal habilitado, capacitar y mantener capacitado al personal
restante, operar el mercado comercial, etc. Todas cuestiones que implican un
manejo más complejo e idóneo que el que se necesita para armar un Powerpoint.
Con respecto a los salarios que perciben los pilotos, la empresa aclara que los
mencionados son similares entre los afectados a Aerolíneas Argentinas y a Austral e
inferiores a los ingresos que percibirían en otras compañías. Todos los pilotos, tanto
los que trabajan en Aerolíneas Argentinas como los que lo hacen en Austral Líneas
Aéreas, están regidos por la misma regulación y días de servicio.
Asimismo, el Senador Morales ha repetido en varios medios de comunicación que
toda su denuncia se basa en "un corte" o "un estudio". De ese supuesto estudio
deduce que Aerolíneas Argentinas tuvo un déficit de 300.000.000 de pesos o su
equivalente en dólares de 78.000.000. Esas cifras no surgen de ninguna información
oficial ofrecida por la empresa sino de especulaciones periodísticas. Aerolíneas
Argentinas y Austral Líneas Aéreas aclara que el déficit financiero del mes de julio
fue de 218.000.000 de pesos o su equivalente en dólares de 56.000.000, un 40%
menos de lo informado por la prensa y o del resultado que ofrece el "estudio" o
"corte" realizado por el Senador Morales. Además, el Senador informó que
"nosotros calculamos que la plata que se va en irregularidades administrativas y
malversación todos los meses, es de 80.000.000 de pesos". En función de sus
obligaciones como funcionario público, si tiene ese tipo de información debería
realizar una denuncia ante la justicia y no quedarse en una mera denuncia
mediática.
Cuando el Estado Nacional se hizo cargo de la empresa, pudo observarse con
detenimiento lo que ya era de público conocimiento: se recibió una pesada herencia
resultado de una planificación sistemática aplicada al vaciamiento y destrucción de
Aerolíneas Argentinas, a saber:
ï Una flota antigua y diversificada, que arroja como resultado altísimos costos
de mantenimiento y varias tripulaciones. La flota diversificada implica
además la necesidad de tener más pilotos y altos costos de entrenamiento.
ï Inversión cero en repuestos, y como resultado, varias naves canibalizadas
imposibles de recuperar, que implican un costo mensual improductivo
altísimo.
ï Desmantelamiento de talleres.
ï Desprendimiento de oficinas comerciales.
ï Destrucción del centro de simuladores.
ï Sistemas desactualizados.
ï Degradacion de las comunicaciones.
ï Fuertes endeudamientos con sistemas de reservas (Amadeus y SABRE).
ï Salida de sistemas de compensación de pasajes (Clearing de IATA).
ï Cesación de pagos al punto de adeudar sueldos al personal.
El radicalismo habla de que el Gobierno Nacional busca la muerte natural de la
compañía. Todo lo contrario. La empresa fue expropiada para evitar un homicidio.
El Estado Argentino se hizo cargo de un herido de muerte, al que esta intentando
salvar. Hoy está en terapia intensiva y se trabaja fuertemente para estabilizarlo y
sanearlo para el goce de todos los argentinos.
Aerolíneas Argentinas está atravesando profundos cambios para revertir la
situación en la que la han puesto luego de dieciocho años de retrocesos constantes.
Desandar todo ese camino no es fácil pero día a día todos los integrantes de la
compañía trabajan arduamente para lograrlo. El Poder Ejecutivo Nacional y el
Congreso de la Nación lograron el consenso necesario para salvar a la empresa de la
quiebra y ponerla en marcha nuevamente, con el firme convencimiento de que la
industria aerocomercial es condición sine qua non de un país desarrollado.
Aprovechar las dificultades de la compañía para hacer campaña política es de una
bajeza indigna, máxime cuando las criticas provienen de ex-funcionarios del
gobierno que la vendió por un dolar a Marsans, justamente el grupo económico que
dejó a nuestra aerolínea de bandera en estas condiciones deplorables.
Vamos a asegurar la conectividad de nuestro territorio, vamos a volar a todos
aquellos lugares a los que los argentinos necesitan llegar y no pueden porque a las
compañías privadas no les resulta rentable, vamos a transportar el correo y los
diarios para que la información llegue a todos los rincones de nuestro país, vamos a
trasladar a los argentinos necesitados de atención médica, vamos a transportar los
órganos del Incucai y abastecer de medicamentos a las poblaciones aisladas, vamos
a fomentar el desarrollo productivo de las economías regionales y vamos a darle a
nuestros pasajeros la mejor atención posible. En eso estamos y eso vamos a defender
permanentemente.
Buenos Aires, 27 de agosto de 2009