Una confusión bastante común en el cine, es tomar los términos terror, misterio y suspenso como sinónimos. En realidad, si bien pueden mezclarse en ocasiones, y tener varias semejanzas, se trata en realidad de géneros distintos. A continuación, haremos una pequña revisión de los tres.


◦Terror: Es cuando el o los protagonistas están amenazados por un peligro actual, ineludible e invencible, y del que tienen que huir antes de que el fin – que usualmente es la muerte, pero no siempre – caiga sobre ellos.

◦Misterio: Cuando el o los protagonistas necesitan resolver un misterio o encontrar la solución de un enigma, pues de otro modo se podrá desatar una catástrofe de diversas proporciones.

◦Suspenso: Cuando el protagonista se encuentra amenazado por un peligro inmediato, pero que él ignora, pero que es del conocimiento del espectador.

Como dijimos, son géneros que muchas veces pueden mezclarse, como el caso en que los protagonistas estén expuestos a un peligro (terror), pero al mismo tiempo tengan que encontrar la manera de detenerlo (misterio). Del mismo modo, se piensa que que tiene que haber un elemento sobrenatural en la historia, lo cual, si bien es recurrente, no es indispensable. Uno de los mejores ejemplos de este punto es la Casa al Final de la Calle.