epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Joder al que cumple y cumplir con el que jode

La Argentina que nos toca vivir presenta una situación propia de un país que vive al revés. Aquí las cuestiones básicas aparecen trastocadas de forma tal que el camino inverso siempre parece el más directo. En función de las circunstancias que dominan la realidad de hoy, queda claramente expuesto que por estos días en nuestra nación se cumple con el que jode y se jode al que cumple.

Mientras que la presión del gobierno nacional de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma es cada vez mayor en cuestiones como impuestos y normas de tránsito con los sectores que aún poseen capacidad contributiva, se permite simultáneamente a quienes tengan o puedan tener aptitud y proceder extorsivo la realización de todo tipo de transgresiones, contravenciones, irregularidades y delitos.

Como en una especie de esquizofrenia selectiva, conviven en un mismo ámbito los que deben acatar normas, reglas y exigencias propias de los países más estrictos con quienes pueden esquivar burlonamente cualquier límite que consideren un impedimento para sus intereses o conductas.

Se jode permanentemente a las mayorías silenciosas y se cumple constantemente con las minorías bulliciosas. Las primeras ya ni siquiera parecen tener voz o voto, basta recordar que la reciente elección del 28 de junio no fue tenida en cuenta en absoluto por quienes nos gobiernan. Con respecto a la posibilidad de hacerse escuchar, quienes integran el lote mayoritario no suelen lograrlo. No es habitual que corten calles, que enciendan neumáticos, que se movilicen, que se organicen o que se rebelen, más allá de un llamado telefónico a una emisora radial o algún comentario quejoso sobre la situación a sus amigos.

Es tragicómico observar como unos pocos pueden ser a fuerza de amenazas, provocaciones y acciones de violencia encubierta o latente los que deciden la vida de muchos. En la Ciudad de Buenos Aires los automovilistas son sometidos a normas cada vez más exigentes a la hora de estacionar, transitar o mantener sus vehículos, en lo que parece ser una verdadera cacería recaudatoria en la provincia de Buenos Aires. Se jode cada vez más a los que cumplen en el ámbito de servicios e impuestos con tal de cumplir con los que joden en distintos ámbitos y con enorme capacidad de daño, apriete o convulsión mediática.

El gobierno nacional presiona impositivamente como nunca o como pocas veces en la historia a los que cumplen, para entre otras cuestiones cumplirle a los que joden cada vez con mayor voracidad so pena de cortar calles, cortar rutas, tomar plantas o quien sabe que más, si sus reclamos no fueran atendidos.

En el mundo de la espiritualidad se suele decir que no se cambia lo que se tolera. La actual situación en la que se jode al que cumple y se cumple con el que jode por temor a que joda cada vez más, parece ser todavía tolerable para quienes deben acatar normas de transito escandinavas en calles y avenidas africanas y deben pagar impuestos canadienses por servicios centroamericanos.

Las exigencias de la Dirección de Tránsito porteña que no se ven acompañadas de mejoras para automovilistas; la desmesurada necesidad de Scioli y ARBA de cobrar cada vez más impuestos en una Provincia que ya casi no puede pagar sus salarios y las quejas de nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner por la imposibilidad de millones de argentinos de circular con libertad, no hacen más que ratificar que se jode con el que cumple, imposibilitado de reaccionar ya que no tiene quien salga a apretar o a extorsionar en su nombre. Y se cumple con el que jode, que orgánicamente pone en aprietos a la sociedad y al Gobierno merced a su enorme capacidad de daño y al temor, culpa o complicidad de la autoridad que supone que un estado pre-anárquico resulta más progre que el orden, inclusive el que la Presidenta pidió recientemente en la provincia de Córdoba.

Independientemente de su credo, ideología o religión, la mayoría de los argentinos, entre ellos todos los que cumplen y a los que tanto se los jode para que cumplan quieren lo mismo: orden y progreso. Lamentablemente para ellos, tanto el orden como el progreso se mudaron a Brasil y no solo a su bandera. Mientras tanto aquí se cumple con el que jode y se jode al que cumple.

Ari Paluch
Periodista

fuente

4 comentarios - Joder al que cumple y cumplir con el que jode

hawkspid_1
Concuerdo con el articulo. Desgraciadamente esa mayoría bulliciosa, como se la nombra en el artículo, son los que, desgraciadamente, determinan los resultados electorales en la Argentina, cada vez que sigan siendo mas en la provincia de Buenos Aires...
Franco_5_kpo
mucho texto me aburrio y nose quejen de lo que comento porq es lo que pienso si no quieren no comento pero desp no anden con esas imagenes de comentar es agradecer
armandogerman
Franco_5_kpo dijo:mucho texto me aburrio y nose quejen de lo que comento porq es lo que pienso si no quieren no comento pero desp no anden con esas imagenes de comentar es agradecer


mejor no comentes