Tren Para Todos

¿Quiénes Somos?

El proyecto del TREN para TODOS nace en los pueblos, entre algunos ferroviarios, en discusiones de cafés, en el taller, en la bronca que da leer los diarios... pero por sobre todas las cosas, nace desde esa Argentina latente que sigue convencida de que SE PUEDE.
Proyecto Sur le da un fuerte impulso a todas estas voluntades dispersas que se van uniendo y ya empieza a construirse un espacio amplio conformado por distintas personas y organizaciones. Ahora el movimiento se está ampliando y le hemos puesto un nombre: "Movimiento Tren para Todos"

Movimiento TREN para TODOS

Tren para todos:

* Desarrollaría una velocidad de 120 km por hora (tres veces el promedio de velocidad actual).
* Una inversión de 3.100 millones de dólares. Casi 1.900 millones de dólares menos que para el tren bala. (*)
* Proyectando 18.000 km de vías reconstruídas a nuevo: 7.000 km de vías para trenes de pasajeros y de carga y 11.000 más sólo para trenes de carga. Unas 300 locomotoras, 900 coches de pasajeros y 15.000 vagones para carga.
* Los pasajes costarían varias veces menos de lo que cuesta actualmente un pasaje en micro.
* Llegaría a todas las zonas del país (Noroeste, Noreste, Cuyo, Centro y Patagonia), a todas las grandes ciudades, y a cientos de pueblos que volverían a conectarse con las grandes ciudades, bajando costos de transporte y reactivando las economías regionales.
* El "tren de todos", utilizaría tecnología nacional y del Mercosur al alcance de las capacidades de nuestro país.
* El proyecto reimpulsa la industria ferroviaria nacional con la construcción de vagones, el ensamble de locomotoras y la producción de repuestos, generando trabajo.
* El Banco Central tiene reservas por 50.000 millones de dólares, es decir que se puede hacer sin aumentar ni un centavo la deuda externa.
Proyecto Sur, tiene estudiado el proceso de recuperación de los cinco principales ramales ferroviarios para cargas y pasajeros, que totalizan unos 7.000 Km. de vías férreas de corredores troncales y acondicionar otros 11.000 para que nos permita tener unidas nuestras principales economías regionales.
Con los millones de litros de combustibles no dilapidados, la dinámica generada en nuestras economías regionales y sus consecuentes aportes tributarios, los ahorros provenientes del menor costo de las tarifas de fletes, de los seguros de vida con la reducción de la siniestralidad vial, de los costos de reparación de rutas, autopistas y calles urbanas rotas por pesadas unidades de transporte automotor, se pueden recuperar miles de kilómetros de servicios ferroviarios de primer nivel.
Hablar de primer nivel es disponer de coches de pasajeros cómodos, confortables y que a velocidades de 120/130 km. por hora, satisfagan las necesidades de la población con mucho menos costo de pasaje que el de un propuesto “tren bala” de indefinidos montos de inversiones.
El mercado inicial, contempla la recuperación de la demanda de los niveles de 1989 estimado en unos 12 millones de pasajeros viaje a distancias medias de alrededor de 500 Km., esto daría un transporte mínimo de 6.000 millones de pasajeros kilómetro por año, siendo estos niveles fácilmente superables por cuanto se mide ese año en el que se desalentaba el uso del ferrocarril y no sería aventurado predecir un futuro del doble de esa estimación.
Este transporte obliga a despachar 23.791 trenes de 10 coches de pasajeros y 380.952 ómnibus por año, que concentrados en 220 días y 12 horas diarias representan un despacho de 142 ómnibus por hora a las rutas del país. Imaginemos ese flujo potenciado en los tiempos de vacaciones y en las rutas con destinos turísticos, avalando lo que decimos de la reducción de la siniestralidad a partir del transporte ferroviario.
Un tren de pasajeros con 10 coches, 3 furgones y una locomotora de 1300 HP con capacidad para transportar 512 personas, demandaría un equivalente a 16 ómnibus, con motores de 260 HP para igual cometido de transporte aplicando 3,2 veces más de potencia, por lógica con mayor consumo de combustibles.
Más potencia es más consumo, más consumo es más combustibles líquidos, más polución ambiental y muchas mas vidas perdidas.

RED BASICA (7.000 Km.)
(Velocidades entre 90 y 120 Km) pasajeros
1) Tucumán-Córdoba-Rosario-Buenos Aires
2) Viedma-Bahía Blanca-Olavarría-Bs As-Mar del Plata-Bs As
3) Mendoza-Buenos Aires
4) Pocitos-J.V.Gonzalez-Avia Terai-Resistencia-Tostado-Sta. Fe
5) Posadas- Buenos Aires
La red básica se estima realizarla con rieles soldados, 2 (dos) pasos a nivel por ciudad más los que las municipalidades o comunas deseen, operen y financien

RED AFLUENTE (11.000 Km)
Líneas y ramales de conexión
Mercado de cargas estimado a datos del año 2006 en millones de Tn 225
Demanda estimada del plan de Proyecto Sur y al solo efecto de ejemplo: 32 millones de Tn
Inversión infraestructura red básica imputada a cargas… U$S 720 millones
Inversión ramales de afluentes........... U$S 546 millones
Estamos entonces con una red mejorada de 18.000 Km.- para la que se invertiría la suma de U$S 1.246 millones
Reponiendo las conexiones entre nuestras economías regionales, rompiendo el aislamiento de nuestros pueblos del interior y generando una demanda de puestos de trabajo que permitirá el retorno de muchos conciudadanos que migraron a las grandes ciudades por falta de oportunidades dejando sus raíces, tradiciones, familias y culturas.
Sobre la red básica podrán circular trenes con cargas perecederas y semiperecederas a velocidades de entre 60 y 90 Km/hora según trochas
Recordemos que un tren con 36 vagones de 42 Tn. equivale a 1500 toneladas transportadas, para las que estamos usando hoy 50 camiones de 30 Tn. rompiendo rutas, autopistas y calles urbanas que los intendentes y presidentes de comunas deben afrontar con sus magros presupuestos.
Un tren necesita 2 maquinistas, un camión 2 conductores y si un tren suple 50 camiones, es decir 100 conductores, qué medio hace el mejor uso de estos recursos?
Proyecto Sur no quiere la desocupación de los camioneros, quiere que el camión se use para corta y media distancia y le permita a los conductores o camioneros propietarios de sus unidades una jornada laboral de no más de ocho horas, el retorno a sus hogares y el descanso y disfrute de sus descansos, su recreación normal y una vida en familia.
Esa sería la dignidad a la que aspiran y por la que sus gremios deberían luchar para hacer realidad la tantas veces prometida JUSTICIA SOCIAL.
Para mayor información sobre nuestra propuesta consulta el libro de Jorge Contestí aqui
Para conocer de forma más detallada el recorrido de las vias principales y sus afluentes y la ubicación de las estaciones, aquí
(*) El costo del TREN BALA será en realidad de aproximadamente 14.000 millones de dolares, si consideramos el endeudamiento a 30 años. El estudio de costos del TREN para TODOS fue hecho a valores del año 2005. Para mayores presiciones recomendamos leer el libro: "La República que ¿Perdió? el tren. Análisis y proyecto para refundar los ferrocarriles en la Argentina. Autor: Jorge R. Contestí"

Preguntas Frecuentes

¿Por qué el Proyecto Tren para Todos no incluye a mi ciudad/provincia/región?
El mapa que se muestra en la página es en realidad sólo la primera etapa del proyecto. Sin embargo el objetivo es reconstruir la red ferroviaria, llegando a todo el país. Este proyecto más general no va a ser obra de una sola persona o de una sola organización, sino que tiene que discutirse con la gente y con las organizaciones de cada región. Si logramos avanzar en esta primera etapa, y la gente del resto del país comienza a organizarse y a alzar su voz para que el ferrocarril llegue a sus lugares, no tardará mucho hasta que tengamos el verdadero tren para todos. Por eso, invitamos a la gente de todo el país a organizarse y participar del Movimiento Tren para Todos.

¿Es ecológico el Tren para Todos?
El transporte ferroviario, tanto de cargas como de pasajeros, consume mucho menos energía que el transporte automotor. Por este simple motivo, el del Tren para Todos es un proyecto ecológico. Pretendemos generar un espacio en la página para que hagan su aporte a este tema organizaciones y especialistas en medio ambiente.

¿Qué se va a hacer con el millón de firmas?
Las firmas están dirigidas a la sociedad argentina y a sus instancias de gobierno. Son por lo tanto, una herramienta para decirle a toda la sociedad que hay una gran cantidad de gente que quiere recuperar el ferrocarril y que no quiere el tren bala. Con estas firmas iremos al Congreso de la Nación, a las Legislaturas Provinciales, a los Municipios, etc. Nuestra Constitución dice que con la firma del 1,5% del padrón electoral (380.000 personas aproximadamente) alcanza para que cualquier ciudadano pueda elevar un proyecto de ley ante el Congreso (esto se denomina “iniciativa popular”). Sin embargo, somos conscientes que sin torcer la voluntad política de nuestros gobernantes es muy poco lo que se puede avanzar, y eso no se logra sólo con firmas. Lo que más importa es que cuando vayamos a mostrar las firmas a nuestros gobernantes, se vea que detrás hay miles de personas organizadas y dispuestas a hacer sentir su voz a favor del tren para todos.

Estoy juntando planillas con firmas, ¿dónde las puedo enviar?
Se pueden enviar a ATE Rosario, San Lorenzo 1879, CP:2000. Dirigidas a: "Movimiento Tren para Todos". Otra opción es pasar los datos de los firmantes a la página con las firmas electrónicas.

¿Por qué el proyecto Tren para Todos sigue el esquema de "abanico" o "mano" que converge a Buenos Aires?
La red ferroviaria heredada de los ingleses, configuraba una estrategia de los exportadores, y no es que converge en Bs. As. sino que apunta a los puertos del litoral fluvial y marítimo por donde siguen saliendo las producciones especialmente agropecuarias de la pampa húmeda y las regiones de mayor incidencia económica por nuestros productos exportables.
Cruzarlas transversalmente para unir las provincias del NOA y NEA con proyecciones para el Mercosur deberá ser un desafío del Tren para Todos y un objetivo de la unidad latinoamericana.

Quiero participar de alguna forma ¿cómo puedo hacer?
Lo más importante es organizarse y organizar actividades en cada rincón del país. En Rosario nos estamos reuniendo una vez por semana, trabajando en comisiones (prensa, técnica, organización de eventos, finanzas, etc.). Nuestra idea es que esta experiencia se replique en todos lados. En breve (si no está ya hecho) habrá en esta página un foro organizado por provincias para que cada persona pueda ponerse en contacto con la gente de su misma región y comenzar a organizarse. También pueden contactar a miembros en cada ciudad o provincia de las organizaciones que promueven este proyecto y es probable que estén al tanto de lo que se está haciendo en cada lugar.

Fundamentos
Reinstalar la cultura de las comunicaciones sociales interregionales, rompiendo el aislamiento que implicó la ausencia de medios de comunicación seguros y accesibles, sistemas de transportes confiables que puedan reponer provisiones a los grandes conglomerados urbanos de productos regionales y vencer incluso las condiciones climáticas que dificultan el arribo de bienes o personas en situaciones de niebla, humo, granizo y/o lluvias, evitando el aislamiento y reduciendo sustancialmente costos de fletes que inciden en el precio de los bienes que se consumen.

Iniciar esa recuperación en un proyecto de recuperación de los ramales troncales que unan las economías de las principales zonas productoras con los mercados urbanos y de exportación en un racional uso de los sistemas de transporte, reduciendo sensiblemente la actual siniestralidad de nuestras rutas y autopistas que en el año 2007 ha provocado más de 35.000 lesionados y 8.200 víctimas fatales, sin que podamos medir en términos económicos su impacto en la economía nacional y partiendo de que priorizamos la vida por sobre todo lo demás
La simple modificación de la distribución de las cargas, que permite recuperar 32 millones de las 225 millones de toneladas del mercado y 12 millones de los 45 millones de pasajeros anuales produciría una tan formidable masa de recursos que podría dar lugar a la recuperación de los primeros 7.000 km. de ramales troncales y la reparación de 11.000 km. para cargas/pasajeros.
La disminución de tránsito en nuestras rutas y autopistas y el uso de los camiones para la media y corta distancia en el abastecimiento de centros regionales de distribución de cargas, permitiría entre otras cosas, retomar el concepto de las viejas cooperativas agropecuarias que habían emplazado silos en las proximidades de las estaciones ferroviarias destinadas a esos objetivos y haciendo un uso racional del transporte automotor reducir costos de mantenimientos, prolongar la vida útil de esos equipos y generar mejores condiciones de trabajo para los conductores, sean dueños o no de los mismos.
Los propios camioneros pasarán a evaluar como positivo el recupero de los ferrocarriles a poco que analicen que los trayectos a cubrir serán de menores distancias, que podrán hacer uso del descanso diario reparador, disfrutar de-sus familias retornando a sus hogares y desarrollar sus actividades físicas o recreativas en sus pueblos o ciudades de origen, luego de las laborales humanas, eliminando las agotadoras jornadas de conducción bajo presión de más de doce horas continuas de manejo en rutas y autopistas colapsadas, produciéndoles junto al stress por excesiva tensión nerviosa, graves problemas psicofísicos.
En un territorio como el nuestro, de grandes extensiones, no hay parámetro de análisis de ventajas en materia de transporte de cargas y pasajeros que no incline favorablemente la balanza, al uso del ferrocarril frente al automotor y la simple relación de mayor economía dada por menores consumos de combustibles en una relación de ocho a diez veces, frente a la necesidad de ahorrar recursos energéticos a futuro, ya justifica este proyecto.
La menor polución que implica el desprendimiento de las partículas de caucho hacia la atmósfera en centenares de miles menos de cubiertas rodando por nuestras calles, rutas y autopistas, es otra contribución de los servicios ferroviarios al cuidado de nuestro medio ambiente y su importancia, que es el cuidado de la salud de nuestra población.
Si sobre cada millón de toneladas de cereales que incrementamos en la producción agropecuaria y su transporte, debemos mover no menos de 32.250 camiones de 31 Tn cada uno, podemos sustituirlos con el uso de los trenes, que con máquinas de 1650 HP, sustituyen 50 camiones por tren, representando 8 veces menos gasto de combustibles, 8 veces menos potencia aplicada y 8 veces menos polución ambiental, sumando la descongestión de las rutas.
La recuperación de las economías regionales que generará la reconstrucción de nuestros servicios ferroviarios, producirá un efecto multiplicador de puestos de trabajo, demanda de técnicos, incentivando a que miles de jóvenes se inclinen a estudiar y perfeccionarse en la industria ferroviaria, otrora orgullo de nuestra industria nacional y sumamente atractiva por todos los desafíos que implica. Por otro lado fomentará el retorno de los lugareños que migraron a los grandes centros urbanos y de manera gradual pero sostenida incrementarán los propios consumos regionales, darán lugar a nuevas economías familiares y a nutridos intercambios comerciales entre pueblos vecinos, provocando una reconstitución de lazos sociales y afectivos entre esos pobladores hoy aislados.
Para los pueblos y ciudades próximos a los grandes centros urbanos, el tren será la solución para el movimiento de sus estudiantes, empleadas/os, operarias/os, comerciantes, etc. que deban cumplir con sus estudios, tareas o realización de trámites y hoy viajan en pésimas condiciones, muchas veces parados, en micros sucios, inseguros y con graves riesgos para sus vidas en rutas saturadas de automotores, de cuyas permanentes críticas toman nota la mayoría de los medios de comunicación casi cotidianamente y cuando hechos luctuosos son noticia de titulares.
Las inversiones que demandará la reconstrucción de nuestros ferrocarriles, partiendo de unidades nuevas, con vías en condiciones reacondicionadas a nuevo y con elementos de seguridad y confiabilidad que hagan al confort de los servicios de pasajeros, nos dará una nueva perspectiva del servicio de transporte de nuestros trenes, partiendo de la existencia de muy calificados recursos humanos, mano de obra muy especializada y en condiciones de recuperar el prestigio que ostentaba nuestra industria ferroviaria, podrá generar un nuevo perfil industrial y una sostenida ampliación del mercado laboral.
El proyecto implica la necesidad de recuperar todos los talleres de reparaciones que existían y los equipamientos disponibles, muchos de los cuales fueron enajenados por el ONABE sin que a la fecha nadie haya rendido cuenta de los ingresos que esa enajenación produjo, el destino de los bienes, máquinas y equipos, procesos de sus licitaciones y beneficiarios directos e indirectos de las mismas.
A fines de 1992, uno de los capítulos finales de este despojo de concretó con la liquidación de Ferrocarriles Argentinos y la eliminación de todos los servicios ferroviarios de pasajeros interurbanos y ofrecimientos realizados a las provincias para continuar con las prestaciones, cediendo un importante lote de materiales rodantes sin inventario y sin objetivos planificados de uso que terminaron retornando a Capital Federal y sin que sepamos que destino tuvieron o tendrán.
Los servicios afectados y que desaparecieron fueron reemplazados con transportes automotores con las lógicas limitaciones de ese sistema en días de inclemencias climáticas (lluvias) que toman intransitables los caminos de tierra concluyendo con un aislamiento total de las poblaciones afectadas como una muestra clara de desprecio y discriminación hacia sus pobladores.
Muchas de las estaciones que han perdido actividad, ya fueron saqueadas y a esto se suman los desmantelamientos de los terraplenes, durmientes y rieles que nadie sabe que destino tuvieron y sin informes de los concesionarios como receptores de los servicios de cargas y que en los tramos de San Justo a Vera en la Pcia de Santa Fe es plenamente visible como ejemplo del despojo salvaje cometido.

Empezar por la vía

Centraremos el proyecto en la explotación inicial de 5 corredores principales.
Uniendo con Buenos Aires Tucumán, La Banda, Rosario y Córdoba Mendoza — Viedma, Bahía Blanca. — Mar del Plata, tendríamos un abanico de trocha ancha de algo más de 4.100 Km. con trenes a velocidades máximas de 120 kilómetros por hora. El corredor de trocha media entre Posadas y Buenos Aires y el de trocha angosta entre Yacuiba y Santa Fe agregaría aproximadamente otros 3.000 Km. inicialmente a 90 Km/h.
Estaríamos hablando de una red primaria de buena categoría de algo más de 7.000 Km. vinculando los grandes mercados de transporte de pasajeros y cargas actuales y de desarrollo previsible en el futuro mediato.
Cómo y por donde empezar sería objeto de un plan de obras de renovación y mejoramiento de vías, y sus alcances y accesos a las ciudades cuya prospección y proyecto demandaría alrededor de tres meses.
Seguramente habrá que revisar algunos provectos ferro-urbanísticos ejecutados en el pasado que modificaron negativamente las trazas originales por aplicaciones de criterios inmobiliario-urbanísticos que no contemplaban las necesidades de los usuarios del sistema ferroviario. Será menester analizar el emplazamiento de nuevas terminales allí donde la solución del problema de las trazas actuales implicará dificultades sociales o económicas mayores.
Centremos este análisis inicial como si el mercado de transporte fuera sólo el de pasajeros. Es decir, no avancemos en las ventajas adicionales que este diseño de red induciría inevitablemente sobre la calidad, captación de demanda mercados, tiempos de traslado costos de operación del actual servicio de cargas.
El costo estimado de renovación de la infraestructura descripta sería de aproximadamente 1.200 millones de dólares.
Concentrando la inversión de modo tal que cada tramo renovado entre en explotación inmediata y pase a constituir parte fundamental de los corredores de mayor demanda futura, se podría encarar la habilitación progresiva de servicios para aliviar el financiamiento de la obra.
Por ejemplo, si se recupera inmediatamente Rosario-Buenos Aires. que constituye el mejor mercado de pasajeros con casi nula estacionalidad, ese tramo generaría ingresos que contribuirían a financiar el flujo de fondos del plan de inversiones de aquellos otros que confluirían en éste. (desde Córdoba y Tucumán)
Con el mismo criterio podría desarrollarse primero el tramo Bahía Banca — Buenos Aires para avanzar después con el tramo Viedma - Bahía Blanca.
Planeando el desarrollo de la obra en 7 años se debiera renovar un promedio de 1.000 Km. por año. Después de tanto tiempo de destrucción no parece demasiado tener que esperar siete años para la puesta en explotación de esta red ferroviaria básica.
Sin embargo, si simultáneamente se fueran desarrollando tareas de mantenimiento y mejoramiento de los demás tramos, cuando cada uno arribase al plan de renovación lo haría en mejores condiciones que las actuales y requeriría menores costos de inversión por kilómetro. Ello posibilitaría acelerar el tiempo total de habilitación de los servicios descomprimir la curva e inversiones.
El mercado inicial, supuesto se recuperaran los niveles de 1989 sería de l 2 millones de pasajeros viaje a distancias medias de alrededor de 500 kilómetros.
Ello daría un transporte mínimo de 6.000 millones de pasajeros kilómetro por año.
Pero si ese nivel se lograba cuando ya habían sido aplicadas desde el Estado medidas de desaliento de este modo de transporte, no sería aventurado estimar un mercado futuro de por lo menos el doble.
Admitiendo una vida útil de 50 años de la red renovada el gasto de amortización anual rondaría los 24 millones de dólares.
Si ese gasto se distribuyera 60% para cargas, y 40% para pasajeros, el cargo para el sistema de pasajeros sería de 9.6 millones de dólares anuales, que distribuidos entre los 6.000 millones de pasajeros kilómetro implicarían un costo de infraestructura cargado a cada pasaje de:
9.6 millones de u$s/ 6.000 millones de pas.Km. = 0,0016 u$s/pas.km.
Cifra absolutamente absorbible por el precio de los boletos.
Asignando al mantenimiento un costo equivalente al de la inversión de las obras de renovación, el costo total de amortización mantenimiento de infraestructura sería de 0,0032 u$s/pas Km.
Como seria necesario correr 12 millones de trenes kilómetro, el costo de amortización y mantenimiento de la infraestructura se aproximaría a:
9,6 millones de u$s x 2 / 12 mill. Trenes Km = 1.60 u$s / Tren Km.
Este valor formará parte del costo directo del kilómetro de tren, (incluyendo la amortización de la obra de renovación de las vías), por cuanto se parte de una situación inicial de total deterioro de las mismas por efecto de la política aplicada.
En un mercado de demanda creciente de transportes terrestres, la planificación del mejor uso de los medios automotores, ferroviarios, fluviales y/o aéreos ya es parte del compromiso de las autoridades y conforma la obligación ineludible de responder a las demandas sociales en el corto plazo porque será la única forma de detener el deterioro de la calidad de vida de nuestros pobladores del interior y hacer realidad las promesas de mejor futuro de las recientes campañas electorales

Tren para todos
Por Pino Solanas

La sociedad argentina padece uno de los más caros e inseguros sistemas de transporte, con catastróficas consecuencias humanas y económicas. En 2007 el transporte vial le ocasionó al país la mayor cantidad de accidentes de su historia, con más de 8000 muertos y miles de heridos. No es sólo imprudencia o el alcohol: es el colapso del sistema de transporte a raíz de la drástica reducción del ferrocarril y las privatizaciones que demostraron ser incapaces de dar mejor servicio que el transporte público.
En todo el mundo se siguió desarrollando el ferrocarril porque es el más económico de todos los transportes y el único que entra a cualquier pueblo con niebla o lluvia. En nuestro país, el plan Larkin (Banco Mundial, año 1959) levantó ramales para hacer economías, pero su real objetivo fue debilitar las economías regionales y la industria nacional. De casi 50.000 km de vías y 130.000 ferroviarios que había en 1955, pasamos a 36.000 km y 95.000 trabajadores en 1989. Hoy tenemos 7000 km y 14.000 ferroviarios y no se puede circular a más de 50 km/hora. ¿Cuáles fueron los ahorros? Ninguno.
Con el gobierno Kirchner pagamos tres veces más que antes: tres millones de dólares por día y con las inversiones, once millones de pesos al año. El Estado paga todos los sueldos, compras y reparaciones y, además, subsidia con más de mil millones de pesos el gasoil de autos, colectivos y camiones, viajemos o no en ellos. Argentina paga uno de los sistemas de transporte más caros del mundo: equivale al 27 por ciento de su PBI, contra el 9 por ciento de Canadá y Australia.
Siendo un país agrario, el transporte automotor no es viable. El ferrocarril cuesta 7 u 8 veces menos: una locomotora arrastra la carga de 50 camiones; un tren mediano lleva tantos pasajeros como 19 ómnibus. Con la mitad de lo que gastarán en el “tren bala” se reconstruyen a nuevo 11.000 km de vías para los cargueros y 7000 km para los cinco grandes ramales a las provincias, más 300 locomotoras y cientos de vagones nuevos para poder circular a 120 km por hora. La reconstrucción de la industria ferroviaria pública puede crear miles de puestos de trabajo en vez de comprar trenes en desuso –caros y sin repuestos– de Portugal o España. El secretario de Transporte, Ricardo Jaime, debería explicar por qué derrocha los recursos en chatarra ferroviaria.
Frente a la crisis y la desinformación, el kirchnerismo quiere hacer votar en las sesiones extraordinarias de la Cámara de Diputados la Ley de Reordenamiento Ferroviario, sin el necesario debate y cerrando la ronda de consultas. Tras su paso por el Senado, el proyecto de ley fue vaciado de contenido: el Estado les seguirá sirviendo la mesa a los mismos concesionarios que nos comen desde Menem. Con la complicidad de funcionarios, son responsables del vaciamiento impune de los 37 talleres-fábricas con sus miles de máquinas y repuestos, más el destrozo y robo de miles de vagones y locomotoras. El valioso patrimonio fue entregado sin inventario previo a los Taselli, Cirigliano, Roggio, Romero, Techint, Urquía, Brahma, Camargo Correa. Hoy poco queda de él y ninguna denuncia penal prosperó.
La medida más salvaje de las privatizaciones fue sacarles a los pueblos los trenes interurbanos que unían las provincias. Nada golpeó más a los productores y las economías; se perdió la carga difusa y el servicio de correo. Miles de poblaciones sin pavimento hasta la ruta quedaron aisladas; 800 estaciones cerraron; sus pueblos se transformaron en fantasmas y un millón de habitantes emigró hacia las capitales.
Frente a la tragedia social, el proyecto de Cristina Fernández no es reconstruir la red que integraba al país, sino instalar el tren bala hacia Rosario y Córdoba y a Mar del Plata. Su modelo referencial es Puerto Madero, obra de la corporación creada por Menem y Grosso que se apropió de los terrenos públicos del puerto sin pagar nada. Hoy el metro cubierto se vende a u$s 4000: ¿podrán comprar los argentinos o sólo los extranjeros?
El tren bala es antidemocrático y antinacional: su boleto será caro, aumentará la dependencia tecnológica y la deuda externa. El imperativo es restituirle al pueblo su derecho al transporte: volver al tren para todos, un servicio interurbano seguro y confortable, y revisar el modelo actual para reducir las víctimas y costos de la guerra del automotor. El tren debe volver a ser una cultura de la comunicación que integre a la Nación.

Tren Para Todos en video:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=R8v80SCu104&NR=1


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=eyCe0ipG5oQ


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=qwQZzrhnzFg&feature=related


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=DA_Rlzn6qzU


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=T5yBwWmluHo

Más información:

http://www.trenparatodos.com.ar/
http://www.monafe.com.ar/
http://www.***/
http://www.proyectosurbsas.com.ar/

Fragmento de la película La Próxima Estación de Pino Solanas:

A comienzos de los años 90, las empresas del Estado se privatizaron con la promesa de modernizar sus servicios y brindar mejor atención: los trenes interurbanos fueron suprimidos; miles de pueblos quedaron aislados y un millón de habitantes emigró hacia las capitales. El maltrato al pasajero se hizo norma. Los robos y accidentes se multiplicaron .Con la privatización de las aerolíneas también se eliminaron rutas provinciales y los pasajeros son abandonados en los aeropuertos. Jamás se vivió en el país una crisis del transporte semejante. Al suprimir el 80% de los trenes, el transporte de cargas y pasajeros pasó al automotor. Las carreteras quedaron saturadas y los accidentes fueron en aumento: sólo en el 2007 la “guerra del automotor” provocó más de 8000 muertos y miles de heridos. La confusión sobre lo público y lo privado sigue vigente. Los trenes se privatizaron porque daban pérdidas, pero los servicios públicos, ¿están para dar ganancias o para servir a la comunidad?. ¿Acaso deben dar renta las escuelas o los hospitales públicos?. Si los ferrocarriles perdían 1 millón de dólares por día, hoy cuestan 3 millones diarios pero sólo funciona el 20% de los trenes que teníamos antes.

CONOCER LA REALIDAD ES EL PRIMER PASO PARA CAMBIARLA!!!

Fuentes de Información - Tren Para Todos

Dar puntos
58 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 1.538 Visitas
  • 2 Favoritos

7 comentarios - Tren Para Todos

@tio_inti Hace más de 4 años
Buen post chabon !! Al fin alguien se preocupa por otras cosas tambien ! +10 !!
@tio_inti Hace más de 4 años
De nadas !
@Euridice96 Hace más de 4 años
+10
@nashy Hace más de 4 años
+10



No les parece que merece ser NFU? :-)
@catusay Hace más de 4 años
Tremendos posts que mandaste. Muy bueno....