Las Arañas y sus Telas

Hay telas de araña a la medida, telas de araña de confección, telas de araña cortadas cuidadosamente para sus entornos. Está la tela de araña tradicional que se parece un poco a los alambres de una diana, tejida por arañas como Nephila clavipes. Existen también muchos otros diseños de telas de araña.


Las Arañas y sus Telas



Algunos son tan simples que parecen algo patéticas: Miagrammopes, la araña tropical pegajosa, va a pescar moscas con un solo hilo. Hyptiotes, una devota del minimalismo, construye un triángulo. Por otra parte, Scoloderus, la araña de tela de escala, es una artesana consumada que teje una tela parecida a una escala de cuerda, como sin duda usted habrá conjeturado por su nombre. Theridion construye una telaraña parecida a una cuna. Deinopis, la araña de cara de ogro [o araña gladiadora], cuelga cabeza abajo sosteniendo una telaraña minúscula en sus patas delanteras, arremetiendo contra cualquier mosca que se acerque demasiado [el otro nombre de araña gladiadora hace referencia al reciario, un tipo de gladiador cuya arma principal era una red que lanzaba sobre su adversario para neutralizar sus movimientos]. Mastophora, la araña boleadora, mueve una sola hebra con una pesada gota en el extremo, como los gauchos de las pampas. Latrodectus, la tristemente famosa viuda negra, construye una telaraña que es estrecha en la parte superior, ancha en la inferior, y llega hasta el suelo: una sabana funeraria para los desafortunados insectos que caen en ella. Agelena, la araña de tela en embudo, construye una telaraña en forma de embudo y espera a que su presa caiga dentro del embudo. Y Liphistius, la araña de trampilla, traza un profundo agujero con hilos, lo cubre con una trampilla, y tiende hilos pegajosos por el terreno próximo, que sirven como un sistema de alarma primitivo.

arañas

trampas


El sofisticado diseño de alguna de estas telas favorece la captura de presas haciendo a las telas difíciles de detectar. Las oscilaciones en baja frecuencia de las telas construidas con fibras de baja densidad están diseñadas para resistir impactos débiles como ocurre con la tela de Theridiosoma globosum, una araña especializada en la captura de presas de vuelo lento que hace oscilar la superficie de la tela con las corrientes de aire cuando sus víctimas se aproximan a su campo de visión. Otras telas, como la de Mangora pia, están construidas con fibras de seda más densa y visible que permiten resistir impactos más fuertes y son rígidas para evitar que su oscilación cree reflejos que la harían más visible.

Otras arañas, entre las que se encuentran algunas especies de los géneros Theridiosoma y Epeirotypus, distorsionan ellas mismas su tela tirando del centro unos tres a cinco centímetros mediante un hilo enganchado a la vegetación cercana. Construyen una tela con forma de cono que queda oculta a sus presas porque cuando éstas vuelan por la base del cono, son incapaces de ver su centro o área donde los hilos son más densos. El centro es liberado y la web se proyecta como una especie de red que «pesca» a la presa en cuando se pone a su alcance.

Los tipos de seda con los que se construyen las telas también sirven como medio para atraer a las presas. Por ejemplo, las telarañas de los araneidos y los tretragnátidos incorporan gotas viscosas y pegajosas de glucoproteínas que las confieren una apariencia centelleante que, aunque sirve para atraer a las presas, también las hacen visibles a distancias cortas. Como una tela pegajosa es también más visible, sólo las especies nocturnas o las que viven en hábitats poco iluminados las hacen; las que viven en hábitats con más luz tienen que conformarse con tejer telarañas menos visibles y pegajosas que son menos eficientes a la hora de retener las presas más grandes.

N. clavipes puede modificar la visibilidad de la tela refleja añadiendo pigmentos a la seda que aumentan su reflectividad. Por ejemplo, puede producir una seda amarilla que atrae a abejas y otros insectos en ambientes con una gran iluminación, mientras en lugares más sombríos, donde la seda es más difícil de ver, no añade pigmentos.

Otras arañas, como Argiope aetherea y A. keyserlingi, añaden más decoraciones y éstas son más elaboradas cuando hacen telarañas en lugares sombríos que en iluminados.

Decoraciones

Las telas de araña no son sólo muestras de diseño de exteriores. Algunas arañas también se han especializado en el «interiorismo» añadiendo decoraciones adicionales que pueden ser de dos tipos: estructuras de seda y una mezcla de seda, sacos de huevo y detritos.

El primer tipo suele recibir el nombre de «estabilimento» porque se pensó que eran estructuras que ayudaban a estabilizar la tela de araña. Más adelante, se consideró que tenían funciones de camuflaje, atracción de presas, crear la ilusión de que le hembra que teje la tela es de mayor tamaño, advertencia a animales más grandes del a presencia de la telaraña, termorregulación, estrés, regulación del exceso de seda y atracción de los machos. La ausencia de estas estructuras en especies nocturnas es un punto a favor de su función visual y en el caso de A. keyserlingi se ha puesto de manifiesto que actúa como una trampa de luz aprovechándose de la sensibilidad que tienen los insectos a la luz azul y ultravioleta.

El segundo tipo de decoración se ha considerado tradicionalmente que tiene una función de camuflaje ya que las arañas que lo usan son relativamente vulnerables a los depredadores. Sin embargo, en Cyclosa confusa y C. mulmeinensis, la función que cumple es justamente la contraria: hace la tela más llamativa pero actúa a la vez como señuelo. A la vista de los depredadores, estas decoraciones tienen el mismo color y tamaño que las arañas y resultan indistinguibles de éstas, por lo que las decoraciones se convierten en una especie de señuelos que dificultan la tarea de identificar a la presa real, algo que convierte su defensa en una tarea arriesgada: el parecido de las arañas y los restos es lo que permite a las primeras escapar de los ataques directos.

Coloración de las arañas

El color en las arañas cumple diversas funciones, desde el camuflaje para evitar a los depredadores o indicarles que son venenosas o tienen mal sabor hasta la selección sexual, pasando por la manifestación de diversos estados fisiológicos. Dos de las arañas más estudiadas en lo que respecta al polimorfismo del color son la «feliz» Theridion grallator y la «dulce» Enoplognatha ovata.


confeccion

camuflage


A T. grallator se la suele denominar también araña de la cara sonriente por el dibujo que forma su abdomen. Si bien al ser humano este patrón le resulta llamativo por su tendencia psicológica al asociar con caras cualquier motivo que recuerde vagamente a rostros, la función del dibujo en el abdomen de esta pequeña araña endémica de Hawaii que puede alcanzar hasta 4,5 milímetros de largo es justamente la contraria: le sirve para pasar inadvertida frente los depredadores y el color de estos patrones puede cambiar rápidamente al comer ciertas presas. E. ovata o araña de caramelo es otra pequeña especie de araña de hasta 6 milímetros de largo que recibe su nombre vulgar por el patrón de estrías blancas y rojas de su abdomen que recuerda al de los bastones de caramelo. Hay tres formas en función de la disposición de estos patrones que parecen mantenerse por la selección natural.

Argiope bruennichi, también conocida como araña avispa, usa la brillante coloración de su cuerpo como reclamo para atraer a sus presas. Si se tapa o se pinta su cuerpo, su habilidad para atrapar presas disminuye.

Otras arañas como los tomísidos o arañas cangrejo1 (reciben este nombre por sus dos primeros pares de patas más desarrollados y dirigidos hacia afuera, cuerpo aplanado y su habilidad para moverse de lado) tienen habilidades camaleónicas. Misumena vatia es capaz de cambiar reversiblemente (en un proceso que dura varios días) del blanco al amarillo. Este cambio de color es inducido por el fondo y el color de la presa y su habilidad para hacerlo es sorprendente. M. vatia produce un pigmento que en su forma oxidada es habitualmente de color amarillo y se encuentra en gránulos en la células de la epidermis, justo debajo de la cutícula. Si la araña se encuentra sobre un fondo blanco, este pigmento es transportado a las capas inferiores de la epidermis dejando visibles unas células llenas de cristales de guanina (guanocitos), que reflejan el color blanco a través de la cutícula transparente.


telas


Esta capacidad de las arañas cangrejo para confundirse entre las flores no es meramente una casualidad y se ha interpretado como un mecanismo de defensa (para pasar inadvertidas frente a los depredadores) y ataque (para pasar inadvertidas frente a sus presas). De hecho, sus víctimas habituales son abejas, mariposas y otros insectos que visitan flores. De todos modos, aún no está claro si las arañas cangrejo cambian de color para confundirse con el fondo o eligen la flor apropiada para que combine con su cambio de color.

Otros aspectos de la coloración de las arañas es la fluorescencia y el reflejo de la luz ultravioleta, que pueden tener funciones durante la comunicación y el cortejo en algunas especies de arañas saltadoras y para atraer presas en algunas arañas cangrejo.

Arañas que imitan a hormigas
Más de 300 especies de arañas pertenecientes a 13 familias imitan a hormigas. Este habilidad recibe el nombre técnico de mirmecomorfismo y las arañas pueden imitar a las hormigas en forma y/o comportamiento.

El problema que tienen las arañas es que su estructura (prosoma/cefalotórax y opistosoma/abdomen y cuatro pares de patas) es diferente a la de los insectos (cabeza, tórax, abdomen y tres pares de patas) pero estas diferencias estructurales las ha superado ingeniosamente al alargar y constreñir el cefalotórax de forma que, a primera vista, parecen dos estructuras independientes y al usar el primer par de patas como si fueran antenas. Adaptaciones adicionales de los quelíceros, las hileras y la coloración de la cutícula permiten a estas arañas imitar las mandíbulas, el aguijón y los ojos compuestos de su modelo formícido. Esa semejanza es particularmente asombrosa en las hembras, que tiene unos quelíceros más pequeños que los machos.

Al igual que las hormigas de verdad, las arañas mirmecomórficas han desarrollado unos movimientos erráticos y levantan su primer par de patas imitando los movimientos de las antenas de las hormigas.

Algunas de estas arañas imitan a una hormiga diferente en cada estadio antes de la muda; otras presentan formas polimórficas en las que cada forma imita a una casta de hormigas o a distintas especies y otras rizan el rizo y cada sexo imita a un tipo de hormiga.

Si bien la mayoría de estas arañas usan su habilidad mirmecomórfica como una forma de protección aprovechándose del mal sabor que tienen las hormigas para los depredadores (mimetismo batesiano), algunas especies se valen de ella de forma agresiva para atraer y devorar a hormigas.



Las Arañas y sus Telas


arañas


trampas


confeccion


camuflage


telas



http://entomoblog.net/Los-multiples-disfraces-de-las.html

5 comentarios - Las Arañas y sus Telas

@Lau_Zep +1
Que te la araña, te la chupo!!!!
@Deja_Vu
jonni1984 dijo:
hhhhh dijo:trampas



fail

@MmLCC
Se cancela la caminata por el campito meparece chicos