La semana que entra, se cumplen 35 años de la sanción de la ley 20.744 de Contrato de Trabajo, aquí elabore una pequeña síntesis de los antecendentes de esta ley fundamental, y sobre los logros de Norberto Oscar Centeno, quien fue su mentor, un hombre DE DERECHO, que desde la vida cotidiana, observó el maltrato y las estafas que sufrían los trabajadores y dió su vida por esta causa, dejando un legado jurídico inclaudicable.


Antecedentes Históricos:

El 26 de setiembre de 1933 se sancionó la primera Ley de Contrato de Trabajo, la Ley 11.729 de reformas al Código de Comercio, que estableció un avanzado sistema de relaciones laborales para los trabajadores del sector comercial y de servicios, que con sus modificaciones rige en la actualidad.
La normativa benefició con el tiempo a todos los trabajadores, pero fue realizada exclusivamente por empleados de comercio.
Según la historia, fueron Gath y Chaves, allá por 1919, quienes comenzaron reunirse en bares de la época para, unidos, reclamar jornadas más dignas de trabajo, acortando las horas laborales y pidiendo mejores salarios, al igual que defendiendo los derechos laborales duramente castigados.
Corrieron los tiempos, la unión y el ansia de justicia social, fueron banderas reivindicatorias. En 1933, la presión en el Congreso de la Nación, con tiempos de huelgas, hizo mella en el accionar de los representantes del pueblo. Fue el legislador socialista Enrique Dickman, que con elocuencia presentó el ante-proyecto de ley que sería el freno para tanta reacción anti-obrera, y que con los antecedentes de proyectos anteriores sacó a la luz todo lo archivado.
El 26 de setiembre de 1933 se sancionó la Ley 11.729, que se convertirá en el basamento de la legislación laboral argentina, ya que benefició no sólo a los mercantiles, sino a todo el movimiento obrero.
Es por ello que la fecha recuerda el Día del Empleado de Comercio.
Luego se promulgaron leyes que fueron conjugando otras conquistas necesariaspara una Argentina en gestación.
De todas, es importante destacar, la Ley 11.837 del año 1934, sobre el trabajo de mujeres y niños; la Ley 11.935 de protección a la maternidad; la Ley 12.383 de prohibición al despido por matrimonio; la 31.665 del año 1944, creando la Caja de jubilaciones para los empleados de comercio; el decreto 33.302 del año 1945, crea el Instituto Nacional de Remuneraciones y duplica las indemnizaciones por despido.
En 1948 se firma el primer convenio colectivo, determinando el salario mínimo para los empleados de comercio.
También se crea el Instituto Asegurador Mercantil (IAM) por el sistema de cogestión obrera-empresaria. En 1964 se implanta el salario mínimo, vital y móvil, y en 1970 se incluye a los trabajadores en la Ley de Accidentes de Trabajo.
Por la Ley 19.772, se logró en 1972, crear la Obra Social para Empleados de Comercio y Actividades Civiles (Osecac) un servicio social que revolucionó la medicina integral y solidaria.
En 1974 se sancionó la Ley de Contrato de Trabajo, que contempla todos los derechos laborales de los trabajadores argentinos. Un año después se firmó el Convenio Colectivo para empleados de comercio.


Biografía del Dr. Norberto Oscar Centeno

A 35 Años de la Ley de Contrato de Trabajo, Norberto Centen

El Dr. Norberto Oscar Centeno, nació en la ciudad de Santo Tomé, Provincia de Corrientes, el 17 de
febrero de 1927.
Fue un conspicuo compilador, acopiador de doctrinas y jurisprudencias pretéritas, acumulador de la
memoria colectiva e “intérprete de los trabajadores que se sabían anchos de hombros llevando en sus
sobacos una ley de trabajo y el convenio colectivo”.
Se recibió de escribano en la Universidad Nacional del Litoral, y de Abogado, en la Universidad
Nacional de La Plata, el 28-11-56.
Este último título lo recibió estando aún preso por el régimen militar que derrotara al General Juan
Domingo Perón en 1955, la prisión fue motivada por su militancia peronista.
Abrió su estudio al público a partir del 14 de febrero de 1957.
Mucho antes de recibirse de abogado, formó parte de la recién creada Secretaría de Trabajo y Previsión,
cumpliendo funciones de Inspector de Salubridad e Higiene, con lo cual tuvo oportunidad de constatar
en forma personal las condiciones infrahumanas en las que laboraban los trabajadores rurales en el
litoral del país.
Detenido en 1960, en el marco del Plan Conintes, por su defensa insobornable a los derechos del
trabajador, posteriormente corrió la misma suerte en los años 1969 y 1976.
Su labor como jus-laboralista fue coronada por la elaboración del anteproyecto de la ley de contrato de
trabajo, que juntamente con el de la CGT constituyen los antecedentes de la Ley 20.744; participando
además como integrante de la Comisión redactora de la anteproyecto de la ley de asociaciones
profesionales en 1973; de la Comisión redactora del anteproyecto de reforma a la Ley 7718 de
Procedimiento Laboral en la Provincia de Buenos Aires, designado en la ocasión por el Colegio de
Abogados de la Provincia en 1974.
El día 20 de setiembre de 2004, se cumplen 30 años de la promulgación de la Ley N° 20.744 de Contrato
de Trabajo, la cual reconocía una concepción humanista del trabajo como actividad creativa y
productora de intrínseca nobleza y dignidad, tal como lo afirma el autor en su fundamentación: “El
trabajo como valor esencial y original de las cosas y una sociedad fundada en él, es la idea que se
transmite a todo el dispositivo, pero además el trabajo, cómo hacer, se confunde con el trabajador y es
por ello el destino de perfección”. Asimismo, la “Introducción a la Ley de Contrato de Trabajo”
(Legislación del Trabajo T° XXII Pág. 865) bien lo dice al expresar: “La idea de justicia social es la que
domina toda su estructura ... El derecho del trabajo es derecho en permanente movilidad ... no es un
producto de gabinete ni el resultado de una combinación, más o menos feliz, de fórmulas abstractas.
Los datos vienen tomados de la realidad concreta adoptados en función de ideales sociales de justicia;
de allí el estricto criterio de factibilidad que la informa, al combinar lo ideal con lo posible, si, como
estamos dispuestos a afirmar el derecho del trabajo, con cuanta mayor razón, es derecho de la realidad
... No es derecho transitorio ... Es en cambio derecho en evolución ...”.
Además, tenía bien en claro que “la atención, conservación y promoción en su propia y esencial
dignidad de trabajo-trabajador, vale decir, del primero como expresión del esfuerzo humano y del
segundo como valoración integral y como destino, requieren su protección de la ley de modo de corregir
los defectos de aquellas estructuras y formas organizativas de producción y de las consecuencias que
de ellas se derivan”.
Colaboró en varias publicaciones: Revista La Ley, Derecho del Trabajo (miembro del comité consultivo
al momento de su fallecimiento), Legislación del Trabajo, Derecho Laboral, Trabajo y Seguridad Social,
Jus, la Ley Laboral y Previsional.
Formó parte del grupo de Asesores del Ministro de Justicia Corbalán Nanclares, durante el gobierno
peronista de 1975.
Ejerció el papel de asesor letrado de la Confederación General del Trabajo, de la Federación Sindicato
Unido Petroleros del Estado (SUPE), Unión de Trabajadores Gastronómicos (UTGRA), Unión Obrera
Metalúrgica (UOM), Sindicato Unico de Trabajadores Edificios de Renta y Propiedad Horizontal de Mar
del Plata, Unión Argentina de Artistas de Variedades (UADAV), Sindicato Trabajadores Industria de la
Alimentación, Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata y Sindicato Camioneros y Obreros del
Transporte. Además colaboró con la asesoría letrada de la Asociación Obrera Textil, del Sindicato de
Trabajadores de la Industria del Hielo y de Mercados Particulares y Afines así como de la Federación
Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (FATRE).
Ejerció como profesor titular de la Cátedra de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Facultad
de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Mar del Plata y como profesor extraordinario de
la Cátedra de Derecho y la Seguridad Social de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de
Mar del Plata.
Como Director del Instituto de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social (UNMdP) e integrante de la
Asociación Argentina de Derecho del Trabajo colaboró en la Jornada sobre Derecho Procesal de Mar del
Plata, de la que surgió el anteproyecto de la reforma de la Ley de Procedimiento de la Provincia de
Buenos Aires.
En su larga trayectoria como abogado laboralista, fue integrante de la Asociación Argentina del
Derecho del Trabajo; Sociedad Internacional de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social; Instituto
Latinoamericano de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social; Socio correspondiente de la Asociación
Peruana de Derecho del Trabajo y Seguridad Social; miembro de la Asociación de Abogados
Laboralistas de la República Argentina; miembro fundador de la Asociación Iberoamericana de
Derecho del Trabajo; miembro honorario de la Primera Convención de Derecho del Trabajo en el área
andina. Participó en destacados eventos: Congreso Iberoamericano de Derecho del Trabajo y la
Seguridad Social en Madrid 1965, Lima 1967, Sevilla 1970; San Pablo 1972; México 1974; Congreso
Argentino de Derecho del Trabajo en La Plata 1965; Santa Fe 1969; ejerciendo la Vicepresidencia en el
de Buenos Aires de 1973.
Entre sus obras publicadas podemos destacar: El Procedimiento Laboral en la Provincia de Buenos
Aires, editado en 1974 y conjuntamente con los doctores Justo López y Juan Carlos Fernández Madrid
la muy conocida Ley de Contrato de Trabajo comentada, publicada en mayo de 1977, además de cerca
de cincuenta trabajos publicados en revistas especializadas en el orden nacional e internacional.
Por último, y como corolario de toda una vida en la lucha por los derechos del trabajador, teniendo
pendientes congresos y trabajos monográficos relacionados con su especialidad, entre los cuales se
podría destacar la invitación para participar en el XXVII Congreso Internacional de la Unión de
Abogados a celebrarse en Zagreb (Yugoslavia), falleció víctima de la represión militar.
Era una noche fría de julio de los años de plomo. Salió de su estudio de la calle Rioja al 1400. “Y camino
unos metros hacia Luro para tomarse ese café, de parado, como le gustaba a él”. “Y fue el último de ese
hombre sencillo, sencillo como su obra, enorme como su sencillez”.
Fueron empresarios y militares, quienes con asesoramiento jurídico decidieron cambiar el texto
original de la Ley de Contrato de Trabajo. Ello se pone en evidencia si se tiene en cuenta que el Golpe se
efectivizó en Marzo de 1976, modificándose el 29 de abril de ese mismo año 125 artículos de dicha ley.
Intervenidos los sindicatos, desaparecidos, asesinados, presos, exiliados, el grueso de la flor y nata de
la dirigencia política sindical de nuestro país, dejo allanado el terreno para avanzar en la
reestructuración del capitalismo en la Argentina que encontraba como barrera para el incremento de
su tasa de ganancia la sólida organización sindical y una frondosa legislación laboral fruto de sus
luchas, que era de avanzada en toda América Latina.
Ese 7 de julio de 1977, conocido como “la Noche de las corbatas” fueron secuestrados, casi
simultáneamente, varios abogados de la ciudad de Mar del Plata. Eran ellos: José María Vard, Carlos
Bozzi, Camilio Ricci, Raúl Hugo Alei, Salvador Arestin, Tomás Fresneda, María Argañaraz de Fresneda
y Norberto Centeno.
No casualmente entre los desaparecidos hubo una gran cantidad de abogados laboralistas, entre ellos
Norberto Centeno, que reflejaba claramente la correlación de fuerzas a la que había llegado nuestra
clase trabajadora.
Ideológicamente era inconveniente para la dictadura que a través de la jurisprudencia y las
afirmaciones doctrinarias se mantuvieran los principios inspiradores de las leyes de protección obrera.
Este era un motivo fuerte para provocar su desaparición por parte de grupos empresarios que veían en
esto un obstáculo para la obtención de mayores ganancias.
Del Juicio por la Verdad de Mar del Plata rescatamos el testimonio de su hija Dra. María Eva Centeno,
en parte del cual dice:
«Mi padre era especialista en Derecho del Trabajo, autor de dos libros sobre la materia, y numeroso
material en revistas especializadas. Se desempeñaba como abogado del Sindicato de Choferes, Unión
Gastronómica, Unión Obrera Metalúrgica y Asociación Obrera Textil, así como asesor de la C.G.T. regional Mar del Plata y Capital Federal. El día 7 de julio del año 1977, a la salida del estudio jurídico
donde desarrollaba sus tareas mi padre, fue interceptado por un grupo de gente armada. De ello se
tiene conocimiento posterior por versión de un testigo presencial. El 11 de julio del año 1977, aparece el
cadáver de mi padre, dejándose constancia en el certificado de defunción que su muerte data del día 9
de julio, y dándose como causa del deceso "shock traumático hemorrágico".
La desaparición de mi padre se produce en forma simultánea con la de otros profesionales, de los
cuales uno solo recupera su libertad, el Dr. Carlos Bossi, quien es encontrado en el baúl del automóvil
que mi padre conducía el día de su secuestro. En base al testimonio de la Sra. Marta García (Legajo N°
7290), llega a mi conocimiento que, en el momento de ser ella alojada en el centro de detención llamado
"La Cueva," sito en la Base Áerea de Mar del Plata, ubica a mi padre. El mismo había sido objeto de
torturas y ella tiene un contacto directo con él, al humedecerle los labios, ya que se quejaba de terribles
dolores. Con posterioridad en una segunda sesión de tortura, mi padre fallece, apareciendo su cadáver,
tal como he manifestado, el día 11 de julio de 1977».
Desde el año 1994, a instancias del entonces Secretario de Trabajo, Dr. Jorge Rampoldi y del Director
Provincial Ejecutivo Roberto Mario Mouilleron, se decidió homenajear a Norberto Oscar Centeno,
llamando con su nombre a la Biblioteca de este Organismo.
Hoy su mensaje se recupera en esos trabajadores, hombres y mujeres que no claudican frente a
ninguna flexibilización laboral y por aquellos que también hoy buscan recuperar la memoria histórica
de un tiempo mejor, más justo y más digno.



La Noche de las Corbatas

Entre el 6 y el 8 de julio de 1977 se produjo el secuestro, desaparición y muerte de un grupo de abogados laboralistas que es recordado como “La Noche de las Corbatas”. No fueron los protagonistas de ninguna gesta. Tampoco fueron los artífices de ninguna epopeya que separe la historia en dos. Tan solo eran abogados. Abogados como nosotros. Abogados de trabajadores. ¿Qué fuerza pudieron tener sus palabras para explicar su masacre? ¿Qué subversivo puede ser el ejercicio de abogar por los que menos tienen? ¿Qué peligro pudo acarrear para el poder asaltado el enorme berretín de estos hombres-tordos de querer defender sólo los derechos de los que únicamente tienen su fuerza de trabajo para ofrecer al dios-mercado? ¿Qué pensamientos habrán atravesado a estos hombres cuando la brutal represión de la tiranía militar fue por ellos? ¿Se habrán visto en la memoria jugar con sus hijos, o abrazar a sus mujeres, o tal vez a sus trabajadores esperando ser atendidos en sus estudios-fábricas, o quizás en el medio del conflicto bravo? No podemos afirmar que fueran héroes, sólo que ya no están porque decidieron vivir y morir en su ley..., la de los hombres justos y consecuentes. A ellos nuestro homenaje. “Que entre el 6, 7 y 8 de julio llevaron a todos los abogados a la Cueva, sin poder precisar con exactitud qué día llegó cada uno. Que estima que el 6 llegaron Alais, Ricci y Arestín y entre el 7 y 8 llevaron al Dr. Fresneda y su esposa, al Dr. Bozzi y al Dr. Centeno (...). Que todos los abogados y la esposa de Fresneda, Mercedes Algañaraz de Fresneda, fueron sometidos a tortura. Que el Dr. Centeno fue sometido horriblemente a tremendas sesiones de tortura... Que un guardia le dijo ‘vení, dale agua al viejo’; que sabiendo los efectos de tomar agua luego se las sesiones de tortura, sólo le humedeció los labios y le dijo ‘quédese tranquilo, ya vamos a salir’ mientras el Dr. Centeno preguntaba ‘¿quiénes son?, ¿quiénes son?’. Que ella vio la degradación a la que fue sometido, que lo vio en traje prácticamente agonizando. Que sabía que no resistiría otra sesión de tortura y no obstante ello fue sometido otra vez más, escuchando luego de ello la caída del cuerpo y cómo lo arrastraban por el piso para tirarlo dentro de un cuarto golpeando su cuerpo contra la pared de madera. Que luego de la muerte del Dr. Centeno y del Dr. Candeloro la situación cambió, se los veía a los guardias como tensos y sabiendo que allí se había cometido un exceso, decían en tono crítico hacia quienes aplicaron las sesiones de tortura que ‘se les había pasado la mano, que a ellos no les hubiera pasado’ (...). Que días después escuchó en la radio que informaban que el cuerpo del Dr. Centeno había sido encontrado luego de que lo secuestraran los montoneros, que los guardias riéndose exclamaban ‘se la tragaron’ (...). Que el nombre ‘La Noche de las Corbatas’ surge de los mismos guardias en la noche en que llevaron a los abogados decían ‘¿qué es esto? Esto es la noche de las corbatas. Los que administramos justicia ahora somos nosotros’.” (Del testimonio de Marta García de Candeloro, en los Juicios de la Verdad.) En la memoria de Salvador Arestin, Camilo Ricci, Tomás Fresneda, Carlos Bozzi, Hugo Alais, Jorge Candeloro, Norberto Centeno.



TEXTO ACTUALIZADO DE LA LEY DE CONTRATO DE TRABAJO ACTUALIZADA


http://www.unter.org.ar/documentos/leg/LEYESYRESOLUCIONESTEXTOSCOMPLETOS/Ley20744CONTRATODETRABAJO.htm


LINKS RECOMENDAD(isim)OS

http://www.lanochedelascorbatas.netfirms.com/Introduccion.htm
http://www.elortiba.org/nochecor.html


BIBLIOGRAFÍA

Antecedentes Personales del Dr. Norberto Centeno remitido por su hija en diciembre de 1994.
Centeno Norberto: “Introducción a la Ley de Contrato de Trabajo”. En Revista Legislación del Trabajo.
Año XXII, N° 262, Octubre 1974, pág. 865.
Articulo Homenaje publicado por la “Agrupación de abogados Norberto Centeno”
Nunca Mas. Informe de la Comisión Nacional sobre desaparición de Personas. Editorial Eudeba.
http://www.macandal.com.ar/derechos.htm
http://www.desaparecidos.org/arg/conadep/nuncamas/422.html
http://www.nuncamas.org/juicios/marpla/marpla_2001.htm