Mil millones de niños con carencias


A 20 años de la firma de la Convención sobre los Derechos del Niño, un informe de Unicef señala que, si bien se han registrado progresos, aún persisten dificultades y hay mil millones de niños que sufren la privación de al menos uno de sus derechos.

La Convención sobre los Derechos del Niño fue aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas hace exactamente 20 años -el 20 de noviembre de 1989- y entró en vigencia el 2 de setiembre de 1990. En este período todos los países del mundo, salvo Estados Unidos y Somalia, la han ratificado e incluso 70 han incorporado códigos de la infancia en sus legislaciones nacionales, basándose en la Convención.

El amplio apoyo que tiene la Convención ha permitido lograr avances importantes en todo el mundo en materia de supervivencia, control de las enfermedades, educación, protección y participación infantil, según señala un informe especial que Unicef presentará hoy con motivo del aniversario.

Según el informe "Estado Mundial de la Infancia", el número de defunciones anuales de niños menores de cinco años se redujo de 12,5 millones en 1990 a menos de 9 millones en 2008 y el índice de mortalidad bajó de 90 muertes por cada 1000 nacidos vivos a 65 cada 1000 en el mismo período. Estas cifras reflejan el éxito en el combate a la polio, el sarampión, la difteria, la tos ferina, el tétanos, la hepatitis y otras afecciones. La vacunación sistemática pasó de 75% en 1990 al 81% en 2007.
Unicef también señala mejoras en el tratamientos del VIH para los niños menores de 15 años, particularmente en África subsahariana, y el descenso en los índices de prevalencia en mujeres de 15 a 24 años en 14 de los 17 países africanos con datos disponibles.

El organismo destaca entre los logros que de 1990 a esta parte más de 1.600 millones de personas han obtenido acceso a fuentes mejoradas de agua potable y que en los últimos cinco años el número de niños desescolarizados descendió de 115 millones a 101 millones.

Sin embargo, el informe también señala que "persisten dificultades importantes que comprometen los derechos de la infancia" y que incluso en áreas en las que se han logrado mejoras "aún queda mucho trabajo por hacer". Concretamente hay 1.000 millones de niños que sufren la privación de al menos uno de sus derechos en lo que se refiere a educación, agua y saneamiento, acceso a información, atención sanitaria básica, nutrición o vivienda, de acuerdo a un estudio sobre la pobreza infantil de la London School of Economics y la Universidad de Bristol.

Pese a la disminución en la tasa de mortalidad infantil, cada día muere 25.000 niños menores de cinco años por causas que pueden prevenirse con intervenciones de bajo costo y eficiencia probada. Las enfermedades diarreicas y la neumonía son la causa más común de muerte de menores de 5 años, casi el 40% para ser más exactos, y si bien se pueden evitar con antibióticos y terapia de rehidratación oral, estas son deficientes en muchos países en desarrollo.

La mortalidad materna es otro problema al que aún no se le ha encontrado solución y cada año mueren 500.000 mujeres por causas asociadas al embarazo y parto. Al menos una de cada cuatro embarazadas nunca tuvo una visita médica prenatal y dos de cada cinco partos no cuentan con asistencia de médicos, enfermeras o parteras. Un problema asociado a esto es el bajo peso al nacer (14% de los niños) que contribuye a la elevada cifra de muertes neonatales: por año mueren 4 millones de niños en el primer mes de vida.

La violencia puede afectar a entre 500 y 1.500 millones de niños y 70 millones de mujeres y niñas en 29 países han sido víctimas de la ablación genital. Además se calcula que hay más de 1.000 millones de niños que viven en países o territorios afectados por conflictos armados, de los cuales cerca de 300 millones son menores de 5 años. Por otra parte hay 150 millones de niños de 5 a 14 años que trabajan y 50 millones que no fueron inscriptos al nacer.

En lo que tiene que ver con educación, hay todavía 101 millones de niños que no va a la escuela primaria y son más las niñas que los niños. Además, debido a la pobreza y la falta de estímulo, unos 200 millones de niños corren el riesgo de no desarrollar todo su potencial por la falta de programas. En el mundo en desarrollo, sólo 42% van a secundaria.

Estos son algunos de los retos que señala Unicef, a los que se suma, según alerta la directora ejecutiva del organismo, Ann Veneman, en el informe por el aniversario de la Convención, el riesgo de la crisis económica. "Si se tiene en cuenta que casi el 45% de la población mundial tiene menos de 25 años, es fácil comprender la gravedad de la situación", dice.

Avances y desafíos


Recién nacidos

Cada año 4 millones de recién nacidos en todo el mundo mueren durante su primer mes de vida, en parte debido a deficiencias sanitarias y a problemas de nutrición de las madres. 1 de cada 4 mujeres embarazadas no recibió ni una visita médica prenatal.

Enfermedades

La polio, que es causa de discapacidad y morbilidad entre la infancia, ha sido casi erradicada mientras que el número de muertes infantiles debidas al sarampión, entre el 2000 y el 2007, descendió un 74% en todo el mundo y un 89% sólo en África.

Mortalidad

Unos 8,8 millones de niños en todo el mundo mueren anualmente antes de cumplir cinco años. La neumonía y la diarrea son la causa más común de estos fallecimientos (casi el 40%), pero el acceso a los medicamentos y la terapia de rehidratación sigue siendo deficiente.

Prevalencia del VIH

En 14 de los 17 países africanos para los que hay datos el porcentaje de mujeres embarazadas con VIH ha descendido. En 7 países fue de un 25% o más de la disminución prevista para 2010. Además, más mujeres previenen la transmisión a sus bebés.

Maternidad

500.000 mujeres mueren al año por causas relacionadas al embarazo y el parto. Dos de cinco partos ocurren sin asistencia y 14% de los niños nacen pesando menos de 2.500 gramos. 148 millones de menores de 5 años tienen un peso insuficiente para su edad.

Educación

La permanencia hasta el último curso de la escuela primaria en los países en desarrollo fue de más de un 90% en 2000-2007 y la paridad entre géneros mejoró. El número de niños desescolarizados pasó de 115 millones en 2002 a 101 millones en 2007.

Temen futuro impacto de crisis


NUEVA YORK | El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), preocupado por el impacto de la crisis económica mundial en los niños y las familias, llamó a los gobiernos a no recortar en sus sistemas de protección social. En un documento, difundido en la víspera del 20 aniversario de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, UNICEF subraya que todavía es muy temprano para evaluar las consecuencias de la crisis económica de 2008-2009 en los derechos de los niños.

Sin embargo, históricamente, "los colapsos financieros y económicos en los países en vías de desarrollo antes (de la actual crisis) tuvieron como resultado un alza de la mortalidad infantil, una baja de la concurrencia a las escuelas, un alza de la inseguridad y un aumento del trabajo infantil en condiciones riesgosas", señala.

UNICEF recomienda proteger en primer lugar a las familias y a los niños de estos colapsos, subrayando que las inversiones en "redes de seguridad" sociales realizadas podían tener efectos positivos a largo plazo. Para los gobiernos, "desperdiciar una oportunidad de invertir en la niñez tiene consecuencias claramente nefastas sobre la supervivencia de los niños y las perspectivas de desarrollo. Esto también puede reducir el potencial de desarrollo de un país".

"Un análisis de los datos de 120 países en vías de desarrollo entre 1975 y el 2000 demostró que un aumento de un punto del gasto en el sector de la educación durante 15 años podía permitir alcanzar una tasa de escolarización de 100% en el primario, al tiempo que se disminuye la cantidad de pobres" subraya la agencia de la ONU.

"Para que la crisis no deje una herencia de privaciones a las (futuras) generaciones, es necesario elegir conservar, apoyar y en lo posible mejorar" el sistema social de protección de los niños, concluye UNICEF.

En un informe, que será difundido hoy, el organismo indica que para 2030 el 25% de los niños menores de 5 años vivirán en los 49 países que actualmente se consideran menos adelantados y se deben intensificar esfuerzos para beneficiar a los niños de las zonas más pobres y marginadas o crecerá la disparidad en el mundo.