Racismo en el mundo

Racismo: si lo tenemos, que no se note
El racismo en Argentina no es un problema menor, y más grave es aún cuando se ha instaurado profundamente en la sociedad la idea de que no existe, o que somos un pueblo tolerante, cuando la verdad no es así. Una larga lista de epítetos simples o compuestos como “negro”, “villero”, “brazuca”, “franchute”, “chilote”, “paragua”, “bolita”, “muerto de hambre”, “negro de mierda”, “boliguayo”, “grone”, “groncho”, “negraje”, “negrada”, “cabecita negra”, “indio”, “gayego”, “peroncho”, “gorila”, “zurdo”, “radicheta”, “chinita”, “mogólico” y docenas de otros vocablos mas han sido usados y son usados cotidianamente en forma peyorativa para descalificar a los demás.

Racismo

Un análisis superficial de estos términos sirve para darse cuenta que no solo se hace hincapié en las diferencias de orden étnico, sino también en aquellas referentes a la nacionalidad, orientación política, aspecto estético y situación económica, un amplio espectro. Otras formas de discriminación se registran frecuentemente contra gitanos, judíos, gente con sobrepeso y en mucha menor medida y en forma más morigerada, contra gente con capacidades diferentes.

Mundo

Incluso algunos términos han evolucionado a formas mucho más amplias, por ejemplo, el término “negro” no necesariamente tenga que estar dirigido a alguien de piel oscura, bien podría ser usado con alguien de tez blanca y ojos claros ya que, en general, su connotación esta mas bien referida a la pertenencia a un estamento social, o en relación a una conducta delictiva. En otra categoría tenemos los términos puramente xenófobos como “brazuca”, “chilote”, “paragua”, “bolita” o “boliguayo”, especialmente orientados a los inmigrantes de países limítrofes y algunos otros como “franchute” o “gayego” para los nacionales de Francia o España respectivamente. En el caso de españoles, y quizás como una respuesta al uso de “sudaca” con el que se nos suele tildar en la península ibérica, el término “gayego” no solo se usa para denotar nacionalidad, independientemente de la región de España de la que provenga el involucrado, sino como un sinónimo de “bruto”. Existe una larguísima lista de “chistes gayegos” extremadamente peyorativos y donde se deja en claro que se los considera menos iluminados que a otros individuos. También es notable el prejuicio existente contra los grupos gitanos, en sintonía con el sentimiento vigente en muchas zonas de Europa.

el

Con respecto a la gente de origen afroamericano, la historia es más tenebrosa, empezando por la negación más absoluta de su existencia, es habitual escuchar que “no existen negros en Argentina”, hasta algunas agresiones que suelen sufrir aquellos de piel más oscura en las calles de las grandes ciudades. A decir verdad y a diferencia de otro países la población de origen africano es mucho menor que la de otros países, no obstante, aunque en menor número, si existen. Inclusive desde el estado se han disparado estadísticas o informaciones donde se niega completamente la existencia de etnias no europeas, por ejemplo en el censo de 1947 se declaró que el 100% de la población argentina era blanca, ignorando a todos los grupos étnicos restantes, este fenómeno ampliamente difundido en el país se lo ha llamado “invisibilización”, método por el cual las etnias no europeas son directamente ignoradas.

en

La discriminación contra los grupos indígenas es casi tan antigua como el país, en Argentina se organizó una “Campaña del Desierto” llamando desierto a una región que si estaba habitada por nativos (la misma zona en Chile se le denomina “Araucaria”, o sea el país de los Mapuches o Araucanos), en la actualidad uno de los grupos étnicos mas maltratados y que conforman una corriente importante de emigración interna son los Tobas, que dejan sus tierras en la Provincia de Chaco para establecerse en la mayor de las indigencias en las zonas marginales de algunas ciudades como Rosario, muchos de los casos de desnutrición extrema se presentan entre gente de esta etnia.

Racismo en el mundo

El antisemitismo siempre estuvo vigente en el país, y muchas veces amparado por el mismo gobierno federal como cuando, por ejemplo, en 1937 se impusieron restricciones especiales a los judíos provenientes de Polonia. Durante los numerosos procesos militares pero en especial durante el último gobierno de facto hubo varias persecuciones de tinte netamente antisemita. Con posterioridad, y ya en plena democracia, los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA ayudaron también a acrecentar la idea de una conexión local que actuó de facilitadora. En la vida cotidiana el antisemitismo está bastante difundido, lo cual es grave teniendo en cuenta que en el país vive la colectividad judía más grande de América Latina.

Racismo

Recientemente la atención hacia los inmigrantes se ha volcado a la comunidad china, dando apenas un poco de respiro a los hermanos de países limítrofes que la mayoría de las veces no denuncian la discriminación de la que son objeto por miedo a perder sus trabajos o por ser indocumentados. Con la llegada al país de una cantidad importante de personas desde China se han incrementado los ataques hacia esa comunidad.
Un tema de difícil solución, no solo por la negación generalizada del problema, sino además porque, aun cuando se lo acepta, se lo menoscaba con el argumento de que es flagelo global.

Mundo

Fuente: http://www.culsans.com.ar/?p=393