Todo comienza cuando el adolescente es joven y tiene buena pinta. Su madre y sus amigas lo aman. Luego su mente comienza a sufrir algunos cambios y un calor interno comienza a consumir sus entrañas, tanto que incluso comienza a sufrir espasmos estomacales y alucinaciones de moral desviada. Sus ojos brillan como las estrellas y su imaginación despierta incendiariamente.

Llega un momento en el que ya no puede caminar más porque sus piernas simplemente ya no responden. Deja de dormir por las noches y el dolor comienza al sufrir la caída de sus dientes infectados. Su pecho se inflama y comienza a toser sangre, al mismo tiempo que su cabello comienza a desaparecer hasta quedar calvo y sin dentadura.


Las consecuencias fatales de la masturbación


Luego pasa hambre y vomita sangre. Su cuerpo se llena de asquerosos granos y la fiebre comienza a consumirlo lentamente hasta que llega su muerte.

Lo que acaban de leer es un extracto de un libro con ilustraciones publicado en París bajo el nombre “Las fatales consecuencias de la masturbación” de Le livre sans titre (2º edición, Paris, 1844) en donde se relata gráficamente - y a modo de manual detallado para los califas - la muerte de un joven de 17 años en medio de terribles tormentos a causa de una empedernida masturbación.

La más clara advertencia para dejar de seguir con el pecaminoso hábito, ya que si te la tocas puedes vomitar sangre, tener fiebre y morir abandonado. Estos libros son lo que realmente falta en las bibliotecas para educar a nuestra desviada y pecaminosa sociedad.

Fuente: http://www.revistasebo.com/index.php/2006/07/05/las-consecuencias-fatales-de-la-masturbacion-2.html