HOLA TARINGEROS AHORA LES TRAIGO 3 PEQUEÑAS COSAS PARA PERSONALIZAR TU Windows Vista. Mucha Suerte


Personalizar Windows Vista: Colores


Una de las cosas que más nos gustan es personalizar la pantalla de nuestro ordenador. Ya en el tutorial Crear temas en Windows Vista vimos como se pueden crear temas en Windows Vista.

En este nos vamos a centrar en la configuración de colores de nuestra pantalla (aunque realmente cada vez que modificamos alguna de estas opciones prácticamente estamos creando un tema nuevo).

Es cierto que hay algunos elementos sobre los que no tenemos control, pero son los menos. Sobre la mayoría si que podemos controlar su aspecto. Vamos a ver la forma de hacerlo:

En primer lugar vemos al Panel de control y hacemos clic en Apariencia y personalización -> Personalizar colores.


3 Cosas prácticas para configurar tu Windows Vista




Vemos que se abre la ventana de Color y apariencia de las ventanas.


cosas


Desde esta pantalla controlamos el color de las ventanas, en el que encontramos ocho colores ya definidos.

Pero también se nos ofrece un mezclador de colores, desde el que podemos crear nuestro propio color personalizado (matiz), así como definir el grado de saturación y de brillo.

Podemos igualmente regular la intensidad del color (y por lo tanto el grado de transparencia) con la barra de Intensidad.

Tanto la Barra de tareas como el Menú inicio adoptan su color dependiendo del color que definamos para las ventanas, aunque no se pueden configurar de forma independiente.

En esta ventana tenemos también un enlace que pone Abrir las propiedades de apariencia clásica para ver más opciones de color.

Pulsamos en este enlace y se nos muestra la siguiente pantalla:


tu


Esta pantalla es la clásica de configuración de color, ya conocida por los usuarios de Windows XP.

Desde ella podemos definir la apariencia, no solo en color, sino también en degradados, fuentes y color de fuentes de los distintos elementos de nuestro escritorio.

En primer lugar se nos muestran una serie de combinaciones ya predefinidas.

La primera de ellas es Aero de Windows, y esta es la opción que activa Aero.
La siguiente combinación que tenemos es Básico de Windows Vista. Esta combinación es igual a la anterior, pero sin Aero.
Otra opción es Estándar de Windows, que nos ofrece una vista similar a la que tenemos en Windows XP.
La última opción normal es Windows clásico, que nos muestra la configuración de versiones anteriores de Windows.

Hay cuatro opciones más, pero ya son opciones de alto contraste, más que nada para personas con problemas de accesibilidad visual.

En esta ventana tenemos disponibles dos botones para configurar otros aspectos:

Efectos...

Si pulsamos sobre el botón Efectos... se abre la ventana de configuración de efectos que vemos en la imagen inferior:


Windows


En esta ventana tenemos tres opciones:

- Usar el siguiente método para suavizar los bordes de las fuentes de pantalla: Que nos ofrece dos opciones, o bien utilizar la opción Estándar o bien la opción ClearType, que es la que tenemos por defecto. También podemos desmarcar esta opción para no usar ningún método para suavizar las fuentes.
- Mostrar sombras bajo los menús: Que podemos activarlo o desactivado (activado por defecto).
- Mostrar el contenido de la ventana mientras se arrastra: Que al igual que el anterior podemos activarlo o desactivado (activado por defecto).

Opciones avanzadas...

Si pulsamos sobre el botón de Opciones avanzadas... se nos muestra la ventana de Apariencia avanzada que vemos en las imágenes inferiores:


Vista


En esta ventana es donde podemos desmenuzar nuestro escritorio, dándole la apariencia que queramos a los distintos elementos. Según el elemento seleccionado tendremos disponibles las opciones de las que disponga. Estas opciones pueden ser:

- Elemento:
- Tamaño
- Color 1
- Color 2 (para degradados en aquellos elementos que los admitan)

- Fuente:
En aquellos elementos que muestren texto podemos elegir los siguientes parámetros:
- Fuente
- Tamaño de la fuente
- Color de la fuente
- Negrita (botón)
- Itálica (botón)

En la siguiente imagen se muestran los elementos que podemos configurar.


para


Estos elementos son:

- Barra de desplazamiento
- Barra de título activa
- Barra de título inactiva
- Borde de ventana activo
- Borde de ventana inactivo
- Botones del título
- Cuadro de mensaje
- Elemento deshabilitado
- Elementos seleccionados
- Escritorio
- Espaciado entre iconos (horizontal)
- Espaciado entre iconos (vertical)
- Fondo de la aplicación
- Hipervínculo
- Icono
- Información sobre herramientas
- Menú
- Objetos en 3D
- Relleno de borde
- Título de paleta
- Ventana

Como podemos ver, prácticamente podemos poner nuestro escritorio como queramos, sin más límite que nuestra imaginación... y nuestro gusto.

Algunos de estos elementos, como por ejemplo las transparencias, Aero y las opciones de Efectos tienen un consumo de recursos alto, por lo que en ordenadores con poca memoria RAM o con un procesador poco potentes son las primeras que podemos probar a desactivar.

Las combinaciones que creemos las podemos guardar con un nombre personalizado.

Podéis animaros a probar diferentes combinaciones y ver como van quedando. Siempre tenéis la opción de cargar las configuraciones por defecto.


CONFIGURAR LOS ICONOS DEL ESCRITORIO EN WINDOWS VISTA


Una de las cosas que nos pueden interesar hacer es modificar el tamaño de los iconos del escritorio.

Esto es algo muy fácil de hacer en Windows Vista... cuando se sabe qué pasos hay que seguir para hacerlo.

Vamos a ver cuales son esos pasos:

En primer lugar hacemos clic con el botón secundario (normalmente el derecho) del ratón en un área despejada del escritorio.


3


Como podemos ver, al hacer esto se nos muestra un menú contextual. Vamos a la primera opción, que es Ver.

En ella se nos muestran tres opciones: Iconos grandes, Iconos medianos e Iconos en vista clásica.

Estos son los tres tamaños de iconos que tenemos disponibles. Por defecto, Windows Vista tiene configurados los Iconos medianos, y si queremos poner unos iconos pequeños debemos elegir la opción Iconos en vista clásica.

A continuación vamos a ver los ejemplos de estos tres tamaños:


3 Cosas prácticas para configurar tu Windows Vista


Escritorio con unos iconos grandes:


cosas


Escritorio con unos iconos medianos:


tu


Escritorio con unos iconos en vista clásica (pequeños):

Hay una cuestión que debemos observar: Cuando cambiamos el tamaño de los iconos hacemos eso, cambiar el tamaño de los iconos, pero NO el tamaño de las fuentes de los textos, por lo que, al menos en ancho, nos van a seguir ocupando el mismo espacio.

En otro tutorial trataremos el tema de la configuración del tamaño de estas fuentes (que también se puede configurar).

En este mismo apartado de Ver tenemos tres opciones más. Vamos a ver qué es lo que hace cada una de ellas:

- Organización automática:
Esta opción nos alinea los iconos de nuestro escritorio de forma que queden bien organizados y alineados. Es una buena opción para tener los iconos buen alineados, pero no permite ciertas libertades a la hora de distribuirlos por el escritorio.

- Alinear a la cuadricula:
Esta opción nos dibuja una cuadricula en nuestro escritorio (que evidentemente no vemos) y ajusta los iconos a ella. Nos permite sobre todo tener nuestros iconos bien alineados.

- Mostrar iconos del escritorio:
Esta opción la tenemos siempre activada. Si la desactivamos no se nos mostrará ningun icono de nuestro escritorio. Eso si, veremos en todo su esplendor el fondo de pantalla que tengamos instalado.


Windows


Como podeis ver en la imagen, esta opción afecta a los iconos, pero no al Sidebar ni a la Barra de tareas.

Opciones de orden de los iconos:

Windows Vista nos permite también ordenar nuestros iconos de forma automática.

Para ellos procedemos del mismo modo que en el caso anterior, es decir, hacemos clic con el botón secundario (normalmente el derecho) del ratón en un área despejada del escritorio para que se nos muestre el menú contextual.


Vista


En esta ocasión vamos a la segunda opción, que es Ordenar por.

Vemos que se nos ofrecen en este caso cuatro opciones: Ordenar por Nombre, por Tamaño, por Tipo y por Fecha de modificación.

Evidentemente, también podemos poner estos iconos en el orden y posición que deseemos, que en definitiva es lo que solemos hacer muchos.

Con estas opciones que hemos visto podemos tener nuestro escritorio a nuestro gusto, al menos en lo relativo a orden y tamaño de los iconos.


Teclas de acceso rápido a programas en Windows Vista


Al igual que en Windows XP (y además de la misma forma), en Windows Vista podemos crear un métodos abreviados de teclado para abrir programas.

Esto es bastante fácil y rápido de hacer. A continuación explicamos la forma de hacerlo:

En primer lugar, con el botón secundario del ratón (normalmente el botón derecho) pulsamos sobre el acceso directo al que queremos crearle un método abreviado de teclado. En el menú contextual vamos a Propiedades.


para


Una vez que se nos muestra la ventana de Propiedades vamos a la pestaña Acceso directo. En esta pestaña encontramos entre otros un apartado que indica Tecla de método abreviado.


3


Nos posicionamos con el cursor sobre el cuadro de texto, pulsamos la tecla Shif, Ctrl o la tecla Alt y se nos muestra automáticamente la combinación CTRL + ALT +.


3 Cosas prácticas para configurar tu Windows Vista


Manteniendo pulsada cualquiera de estas teclas, pulsamos la tecla de acceso directo (en este caso he elegido la W y ya tenemos creado nuestro método abreviado de teclado para este acceso directo (en este caso el acceso a Microsoft Office Word 2007).

Pero hay una forma más fácil aún. Estando posicionados sobre el cuadro de texto, simplemente pulsamos la tecla que deseamos utilizar como tecla de método abreviado de teclado.

Tenemos otra posibilidad de configuración:

Si teniendo pulsada la tecla Ctrl (combinación CTRL + ALT +) pulsamos la tecla Shif (Mayúsculas) se nos cambia la combinación CTRL + ALT + por la combinación CTRL + MAYUSCULAS +, lo que multiplica por dos las posibles combinaciones de teclas de acceso rápido.


cosas


Para poder seleccionar esta combinación es imprescindible mantener pulsadas las teclas Alt y Shif hasta que no terminamos la elección de la letra de acceso rápido.

Con las teclas numéricas nos encontramos con dos comportamientos diferentes. Las que pertenecen al teclado alfanuméricos (las que se encuentran en la fila superior del teclado) tienen el mismo comportamiento que cualquier tecla, pero las teclas del teclado numérico tienen un comportamiento diferente:


tu


Windows


Si las seleccionamos teniendo pulsada la tecla Ctrl obtenemos como resultado la combinación CTRL + NUMERO X (en este ejemplo, el número 9), pero si pulsamos sólo la tecla numérica, en ese caso la tecla de método abreviado de teclado es NUMERO 9.

Esta segunda opción no es nada aconsejable, ya que en ese caso, si estamos en alguna otra aplicación y pulsamos el número asignado como tecla de acceso rápido, se nos abrirá el programa correspondiente.

Exactamente en el mismo caso se encuentran las teclas de función (F1 a F12). Podemos utilizarlas tanto en combinación con Ctrl (CTRL + F9, por ejemplo) o solas (F9), pero si las utilizamos solas corremos el riesgo de una apertura no deseada de algún programa.

Para activarlo, una vez elegida la combinación que queramos tan solo nos queda hacer clic en Aplicar y en Aceptar.

Para desactivarlo, simplemente eliminamos la combinación (o parte de ella, por ejemplo, la letra asignada), con lo que se nos mostrará en el cuadro de texto de Tecla de método abreviado la palabra Ninguno y hacemos clic en Aplicar y en Aceptar.

Hay una serie de teclas que no se pueden utilizar para crear métodos abreviados de teclado. Estas teclas son:

- Esc
- Entrar (Enter, Intro)
- Tabulador (Tab)
- Imprimir pantalla (Impr Pant / PetSis)
- Mayúsculas (Shif) (aunque en este caso, como hemos visto, sí que se puede utilizar como tecla de combinación)
- Retroceso
- barra espaciadora

Este sistema de métodos abreviados de teclado no sólo lo podemos utilizar con los accesos directos de nuestro Escritorio, sino con cualquier programa del Menú Inicio.


FIN