Estudiantes en Dubai... hijo mio lo mato...



Las historias del viaje de los simpatizantes sorprenden y van desde aquellos que sacaron un crédito para presenciar este momento hasta quienes vendieron su auto para lograr el mismo sueño.

Hasta ahora, según contaron los propios simpatizantes, sólo un grupo familiar no fue dejado entrar a los Emiratos Arabes Unidos.

Según se supo, en el aeropuerto la policía local le descubrió a un chico, que venía junto a su padre y su abuelo, un cigarro de marihuana y así como llegaron a Dubai, tras 20 horas de viaje, se tuvieron que volver.

Fuente: eldia.com

Jaaaaaaaaa, como dije en el título, hijo mio... LO MATO!!! (en realidad queria hacer una reflexion ademas de la cargada, espero tmb la lean...)
Como se sabe, el fútbol, la pasión por el fútbol tiene arraigadas muchas costumbres... Las hay de todo tipo... desde la picada con amigos, las cábalas de los lugares que ocupa cada espectador... los trapos, etc... Cada grupo familiar, de amigos, pareja etc que disfruta el espectáculo del fútbol lo hace de una manera distinta... en su casa, en un bar, en el quincho de algún amigo, acompañando al equipo a todos y cada uno de los lugares a donde vaya... Pero las costumbres "modernas", a veces, tienen consecuencias un poco desagradables... como le sucedió a esta familia de platenses, que gracias a su joven hijo, perdió, además de unos cuantos dólares, la oportunidad única de ver a su equipo en el mayor campeonato de clubes del mundo después de muchísimos años... chicos, a pensar antes de guardar el fasito en el bolso, ok? Internet además de para descargar pelis, música y conseguir “miniiiiiitash” te puede ayudar a saber de leyes y costumbres de cada país... usala, especialmente si te vas a gastar 10 u$s en visitar un país tan lejano.
No estoy de acuerdo con el uso de drogas, y mucho menos cuando no solo afecta a quien las consume, sino como en este caso a un grupo familiar. Me parece que además de no tener conciencia del daño que las drogas producen, este joven es un desconsiderado por no haber pensado en su padre y su abuelo, y un ignorante, incapaz de haber utilizado las herramientas con las que se cuenta hoy en día para saber que le iba a pasar lo que le paso cuando llego a Dubai.