Con la popularización de equipos como las cámaras digitales y los reproductores MP3 Players, las pilas recargables son cada vez más utilizadas. El motivo principal es el hecho de que las pilas descartables son caras para quienes necesita un uso constante de ellas. Este artículo mostrará las principales características de las pilas recargables (incluyendo la capacidad - mAh) y abordará los tipos más comunes (NiCd y NiMH).

Qué son las pilas recargables?

Una pila convencional es descartada cuando su carga se acaba o se queda en un nivel insuficiente de energía (débil). Con una pila recargable, basta utilizar un dispositivo adecuado para que la carga de energía sea restablecida. Con eso, la pila puede ser utilizada nuevamente, numerosas veces.

Es importante recordar que una pila (o batería) convencional no puede ser recargada. Aunque haya artefactos para eso, la composición química de este tipo de pila no está preparada para recargas. Como consecuencia, pueden ocurrir fugas (e intoxicaciones), un mal funcionamiento del dispositivo, y hasta explosiones!

Las pilas recargables son capaces de recibir recarga, aunque tampoco infinitas veces. La validez patrón de esas pilas depende de su tipo y de su uso adecuado.

Tipos de pilas recargables

El mercado ofrece, básicamente, dos tipos de pilas recargables: NiCd y MiMH . Sepa más a continuación:

NiCd (Nickel Cadmium)

También llamadas de Níquel Cadmio, éste es el tipo de pila recargable que surgió primero. Normalmente, las pilas NiCd son más baratas. Sin embargo, tienen menor tiempo de vida útil, además de tener menor capacidad de carga.

Las baterías de Níquel Cadmio pueden sufrir de un problema llamado "efecto memoria". Cuando eso ocurre, la pila deja de ser cargada totalmente por su composición química y da señal de que la carga está completa. Para entender mejor, imagine que una pila tiene un efecto memoria que alcanza un 10% de su capacidad. Eso indica que su carga será del 90%, pues la pila indicará que los un 10% restantes ya están cargados.

El efecto memoria acontece cuando residuos de carga en la pila inducen la formación de pequeños bloques de cadmio. La mejor manera de evitar este problema es no hacer recargas cuando la batería está parcialmente descargada. Es mejor esperar que la pila se agote y ya no se pueda utilizarla en ningún equipo.

Las pilas NiCd están cada vez más en desuso, pues además del efecto memoria, de su menor capacidad y del menor tiempo de vida útil, ese tipo de batería es muy contaminante, ya que el cadmio es un elemento químico altamente tóxico y perjudicial para el medio ambiente.

NiMH (Níquel-Metal Hydride)

También denominadas de Níquel Metal Hidreto, las pilas NiMH son el tipo más utilizado actualmente, pues ofrecen mayor capacidad, mayor tiempo de vida y soportan más recargas si se las compara al NiCd (dependiendo del fabricante, eso puede no ser verdadero). Además, son menos contaminantes, ya que no utilizan materiales pesados, como el cadmio. Otra ventaja de ese tipo es la no existencia del efecto memoria.

Hay también un tipo llamado LiIon (Lithium Ión), también conocido como Litio Ión. Baterias que usan ese patrón son las más ventajosas, pues poseen un mayor tiempo de vida útil y pueden tener mayor capacidad de carga. Sin embargo, son más caras y es difícil encontrar pilas en los formatos AA y AAA con esa tecnología.

Capacidad (en mAh)

La capacidad de energía de las pilas es medida en miliampéres por hora, cuya sigla es mAh. Así, es necesario conocer el consumo de cada equipo para medir el tiempo de duración de uso de la pila en el dispositivo.

Como ejemplo, imagine que usted tiene un MP3-Player que utiliza una pila del tipo AAA y consume 200 mA. Si la pila tuviera capacidad de 1000 mAh, su duración será de:

1000 / 200 = 5 horas

Es claro que ese cálculo no es preciso, ya que otros factores y características del equipo pueden aumentar el consumo.

Cargadores

Como el nombre lo indica, los cargadores son dispositivos encargados de recargar las pilas. El procedimiento es simple: basta colocar uno o dos pares de pilas recargables en el dispositivo y enchufarlo a la red eléctrica.

Ese modo de trabajo nos hace pensar que la carga de la pila es hecha a través de la transferencia de energía a la pila, tal como se saca agua de la canilla para llenar una botella. A decir verdad, no es tan simple como eso.

El proceso de recarga de pilas consiste en pasar una corriente eléctrica por ellas de forma que la energía sea "capturada" y almacenada. Cuanto mayor sea la corriente (cargadores más rápidos), menor será el tiempo requerido para la recarga. Sin embargo, la mayor "velocidad de trabajo" hace que la generación de calor aumente, motivo por el cual debe escogerse un cargador capaz de indicar cuando la pila está totalmente cargada. El calentamiento puede vaciar la pila y, en la peor de las hipótesis, causar una explosión.

En el mercado, son más comunes los cargadores que realizan una recarga más lenta. Las ventajas de ese tipo están en el precio y en la disminución drástica del riesgo de super-calentamiento de las pilas. Además de eso, las pilas acaban teniendo una vida útil mayor.

En la elección de un cargador, elija los modelos que trabajan tanto con NiCd como con NiMH. Dé preferencia a aquellos que cortan la corriente (en verdad, mantienen una corriente baja para mantener la energía en la pila) cuando la carga se completa.

Pilas falsas

Con el uso creciente de pilas recargables, la industria pirata no se limitó a falsificar pilas convencionales. Dependiendo del lugar, es mucho más fácil hallar baterías falsas que verdaderas. El motivo de tamaña distribución es la oferta.

Las pilas falsificadas -sean convencionales o recargables- pueden traer problemas. Este tipo de pila debe ser evitado, entre otros, por los siguientes motivos:

:: Frecuentemente posee menos capacidad de la que informa el embalaje;
:: Utiliza tecnología inferior a la anunciada, por ejemplo, NiCd en vez de NiMH;
:: Puede tener calidad inferior y vaciarse más fácilmente;
:: Puede poseer tiempo de vida útil más corto que el normal.

Los falsificadores de pilas se muestran muy habilidosos en este "arte". Aún así, es posible saber cuándo una pila es falsa observando una serie de características. Por ejemplo, es común que los piratas que anuncien que una pila AA tiene 3600 mAh cuando, en verdad, el máximo conseguido hasta ahora (al menos hasta el cierre de este artículo) es de 2600 mAh.

Por eso, es recomendable comprar pilas en tiendas o webs renombradas. Si tiene dudas, puede entrar en contacto con un fabricante o distribuidor oficial para saber qué establecimientos o webs venden el producto que le interesa. Puede ser un poco más caro adquirir el original, pero al menos usted no estará comprando "gato por liebre".

Para terminar

Las pilas recargables son muy útiles y algunos pequeños cuidados ayudan a aprovecharlas todavía más. Evite la exposición al calor y guárdelas en un lugar seguro. Si una pila presenta fugas o alguna señal de oxidación, es mejor descartarla (haga eso usando un coletor apropiado).

Escogiendo bien y cuidando sus pilas, su MP3-Player, su cámara digital, y muchos otros equipos, además de su bolsillo, se lo agradecerán.


Fuente: http://www.informatica-hoy.com.ar/electronica-consumo-masivo/Pilas-Recargables.php