Leyenda: La Dama de Negro

“Sucedió que antes del terremoto. Un señor tenía un landó y hacía viajes por la ciudad; cierto Jueves Santo por la noche caminaba por la calle del cementerio, y una señorita vestida de negro y con velo en la cara, lo montó, y le pidió que la llevara a todas las iglesias a visitar sagrarios; así lo hizo el cochero.

Al terminar los nueve sagrarios, la mujer le pidió que la regresara al mismo lugar donde la había encontrado; el cochero la llevo a las puertas del cementerio; ella entonces se bajó del landó, y le dijo que como no tenía como pagarle en ese momento, que fuera a la dirección que en ese mismo instante le escribió en un papel, y que allí le pagarían el valor de la carrera; para que le creyera le entregó una cadenita de oro que tenía en el cuello; después la mujer se internó en el cementerio.

El cochero, a pesar de su extrañeza, fue al otro día a la casa que la dama le había dicho, por el callejón de la Cruz; y cuál no sería su susto, cuando le dijeron que aquella muchacha, a la que había llevado a ver sagrarios, hacía un año que había muerto.

(Creo que Mercedes se llamaba la patoja; sí, estoy seguro que Adriana Mercedes era su nombre)”

Fuente: http://panajachelenses.com/blog/2009/07/24/leyenda-la-dama-de-negro/