Viajemos al sexo antiguo:

¿Cómo era la práctica del sexo en el Medievo?

Las relaciones sexuales, durante la Edad Media, estaban marcadas por el orden establecido, fuera del cual, todo proceder era considerado contra natura y contra la recta razón y, en consecuencia, punible. La única unión carnal permitida era la de un hombre y una mujer unidos en santo matrimonio y con fines procreativos. Las restantes relaciones, como la barraganía, el comercio carnal, el adulterio, el amancebamiento de clérigos, el incesto, la homosexualidad o el bestialismo conducían a quienes las practicaban a los tribunales de Justicia. Ahora bien, cabría matizar el rigor legal desplegado contra algunas de estas relaciones, concretamente contra las dos primeras, toleradas como medio de evitar pecados de mayor consideración y alteraciones del orden público.

Sexo y ciencia médica

Bernardo de Gordonio, reconocido médico de la Baja Edad Media, fué autor de varios escritos médicos, entre ellos uno muy leído durante la Baja Edad Media: el Lilium medicinae o "Lilio de la medicina", un manual complexivo teórico-práctico de toda la medicina, donde enumera todas las enfermedades conocidas, determinando sus causas, síntomas, pronóstico y terapéutica. Su difusión fue tan inmediata y amplia, desde 1305, año en que se concluyó, que ninguno de los médicos de la época pudo sustraerse a su influjo. Pues bien fué una de las mentes claras de su época ya que se atrevió a decir que la práctica del sexo con moderación acarrea beneficios saludables, y dice en su Lilium medicinae que la abstinencia sexual no es buena e incluso muy negativa para las mujeres.

Las reprimidas-decía-sufren sofocación de la matriz, una patología que Bernardo describe de la siguiente manera:
“Escotoma, vértigo, dolor de cabeza, siente humo dañino que sube a las partes de arriba, tiene las manos apretadas sobre el vientre y las piernas encogidas”. Según comenta, las más afectadas son las viudas y las jóvenes sin compromiso.

Pero, desgraciadamente este no era el pensamiento general de la medicina medieval ya que los médicos prescribían remedios contra los pensamientos impuros. A los varones les recomendaban que se sometieran a una sangría de las venas superficiales a nivel de la cara externa superior del muslo. A las mujeres libidinosas les prescribían incienso y otras fumigaciones que se insuflaban con una perilla o fuelle en la cavidad genital.


Gente teniendo sexo:

El sexo en la Edad Media

media

antigua

fuente