Selva y Río Amazonas Mueren (Ayuda)

Datos del gobierno de Brasil revelan que el Amazonas vive una de las peores devastaciones de su historia. Entre agosto de 2003 y agosto de 2004, la deforestación alcanzó los 26,130 km2. Para alcanzar esa cifra fue necesario destruir una franja de bosque del tamaño de una cancha de futbol ¡cada diez segundos!
Lo paradójico es que más del 70% de la deforestación ha tenido lugar entre mayo y julio de 2004, cuando ya estaba en marcha en Brasil el Plan de Acción para Reducir la Deforestación, presentado en marzo de 2004. Esto demuestra que aunque el gobierno brasileño ha tomado medidas positivas, como la creación de áreas protegidas y la demarcación de tierras indígenas, ha fallado estrepitosamente en la aplicación del plan, ya que la media anual de deforestación durante los tres últimos años ha sido superior a los 23.000 km2.

En el mismo periodo de tiempo el gobierno del presidente Lula ha aplaudido la rápida expansión de la producción de grano y el liderazgo mundial de Brasil en la exportación de carne. Así Antonio Palocci, ministro de Hacienda, declaró: "El mercado agrario es el mejor negocio de Brasil (1)". Así, casi la mitad de la deforestación tuvo lugar en el estado de Mato Grosso, gobernado por el mayor productor particular de soya del mundo, Blairo Maggi. De los 12,576 km2 de bosque perdidos en este estado, 4,176 km2 fueron autorizados por el gobierno. El resto fueron talas ilegales.

Maggi no esconde su opinión sobre la deforestación y en una entrevista para el New York Times, en septiembre de 2003, afirmó: "Un aumento de la deforestación en un 40% no significa nada y no siento la más mínima culpabilidad por lo que estamos haciendo aquí". (2).

La conversión de bosques en terrenos de cultivo y la tala ilegal son culpables fundamentales de la deforestación. La administración de Lula se enfrenta a una contradicción fundamental: combatir la deforestación en el Amazonas o promover la expansión de los cultivos a costa de la selva para pagar su deuda externa. Para que haya un cambio real sobre el terreno es necesario que el gobierno restrinja las plantaciones de soya sólo a zonas ya deforestadas, que combata las talas ilegales y que aplique, de manera efectiva, su propio Plan anti-deforestación.

El nuevo informe de Greenpeace “Sacrificando el Amazonas” vincula a la carne, el cuero y otros productos procedentes de los ranchos de ganado que participan en la deforestación ilegal, la invasión de las tierras indígenas y la esclavitud en el Brasil con grandes marcas como Adidas / Reebok, Timberland, Geox, Carrefour, Eurostar, Honda, Gucci, IKEA, Kraft, Clarks, Nike, Tesco y Wal-Mart.

Los investigadores de Greenpeace también revelaron que el gobierno de Brasil tiene un interés personal en la expansión de la industria ganadera, ya que es accionista de tres de los gigantes de ganado del país - Bertin, Marfrig y JBS - que se encargan de alimentar la destrucción de enormes extensiones del Amazonas.


Todos y cada uno de nosotros debemos unir la fuerza para

que no se apague el pulmon del mundo por y para nuestras

futuras generaciones.


Me parece que debe ir en sticky
gracias taringa! comenten