Las 5 gaseosas que no probarás nunca
info


Tradicionalmente, el mercado de las bebidas en la Argentina fue dominado por las marcas líderes y en casi todos los segmentos las segundas marcas y las líneas de los supermercados se tuvieron con contentar con una participación marginal. Casi sin diferencias, el panorama se repetía en cervezas, aguas minerales, vinos y también entre las gaseosas, donde hasta hace muy poco Coca-Cola y Pepsi controlaban más del 90% de las ventas.

El escenario, sin embargo, empezó a cambiar con la crisis de 2001, cuando miles de consumidores locales se vieron obligados a cambiar sus hábitos de compra y descubrieron que hay vida más allá de las multinacionales de las burbujas. En el conurbano bonaerense y en las provincias, lejos de las góndolas de los grandes supermercados de la Ciudad de Buenos Aires, estas son 5 de las marcas que más venden.

ranking
1. LA BICHY AHORA
Es la Coca-Cola del conurbano más profundo. En Refres Now (sic), la empresa embotelladora, admiten que el nombre de la Bichy surgió como una adaptación de la manera en que popularmente se conocía otra marca que distribuían. “Teníamos la distribución de la gaseosa Beach (playa en inglés), pero en todos los almacenes y los supermercados chinos donde hacíamos la entrega, nos la pedían con el nombre de la Bichy, con lo que se convirtió en una marca que prácticamente se terminó imponiendo por sí sola”, explican. Como la gran mayoría de las marcas dirigidas a este target, se trata de una gaseosa diet, por razones estrictamente económicas (el azúcar es un insumo muy caro). En las embotelladoras igualmente intentan esconder el dato bajo la premisa de que los consumidores de la base de la pirámide (la forma marketinera de llamar a los pobres) tienden a asociar los productos diet con algo feo.

Gaseosas
2. CHOLA DE ORO
Puro sabor a papaya. La marca es elaborada en una fábrica de soda en Barracas, aunque su dueño es el empresario peruano Carlos Echeverría que, radicado en Buenos Aires, descubrió que había una oportunidad de hacer negocios trabajando con la colonia de inmigrantes de su país. Echeverría debutó en el negocio a fines de los ’90 como distribuidor para el mercado local de Inca Kola, la gaseosa más popular de Perú, pero con la devaluación de 2002 importar el producto desde su país le dejó de resultar un buen negocio. La solución que encontró fue crear una nueva marca: Chola de Oro, que se comercializa en los restaurantes de la comunidad peruana y en los autoservicios del conurbano con su particular color amarillo estridente (igualito a de la Inca Kola).

las 5 peores
3. NARANPOL PLUS
De todos los jugadores que salieron a competir con Coca-Cola y Pepsi, la santafecina Naranpol es la que cuenta con una estructura más grande, con una producción diaria de más de un millón de litros y cobertura nacional en más de 20 provincias. La empresa dueña de la marca, Productora Alimentaria, se dedica a la elaboración, comercialización y distribución de un amplio espectro de bebidas, incluyendo cócteles especiales como el fernet con cola Fer-Cola o la sangría Sangri (como se ve, no se preocupan por ser muy originales a la hora de buscarle nombres a sus productos). Bajo la consigna de que la mejor manera de competir contra los gigantes extranjeros es aplicar las mismas recetas, Naranpol también utiliza recursos típicos del marketing de las gaseosas, como la elección de celebrities para sus marcas. Claro que los santafecinos no cuentan con el mismo presupuesto que Pepsico para contratar a Juan Martín del Potro y Diego Buonanotte y entonces se tuvieron que contentar con el Puma Goity y Guillermo Andino. Naranpol también se quiere convertir en una multinacional al mejor estilo Coca-Cola, aunque a una escala argentina. Y con este objetivo, ya está exportando sus gaseosas a una lista de más de veinte países, incluyendo mercados tan insólitos –por lo menos no hay mucha competencia- como el Congo, Sierra Leona y Haití. Su último lanzamiento es Naranpol Plus, un producto Premium con el que aseguran que están en condiciones de imponerse en el Desafío Pepsi.

Las 5 gaseosas que no probarás nunca
4. MANAOS
Recorriendo la ruta 3 desde Lomas de Mirador hasta González Catán vas a encontrar más carteles de Manaos que de todos los candidatos del Partido Justicialista juntos, incluyendo K, duhaldistas, disidentes y futuros opositores dispuestos a volver al partido en cualquier momento. Detrás de la marca se encuentra Refres Now, los mismos dueños de La Bichy Ahora, que tienen su base de operaciones en el Far West bonaerense, más precisamente de Virrey del Pino, una localidad del partido de La Matanza. Como todos los grandes jugadores en el mundo de las bebidas, Manaos también cuenta con una línea de agua mineral y para competir con Villavicencio y Villa del Sur la empresa apuesta todo a su propia marca: Villamanaos.

info
5. TUBITO
En el noroeste del país la avanzada de las segundas marcas es liderada por Tubito, una marca de origen chaqueño que es muy fuerte en Misiones, Corrientes y Formosa. La empresa también incursiona en otros rubros con sus marcas Sombra Negra (vinos de mesa), Tereré (jugos) y la cerveza premium Tub. Como si todo esto fuera poco, es el sponsor oficial del zoológico de Presidencia Roque Sáenz Peña (conocido como el Temaikén chaqueño). Su archienemigo –en una especie de Boca-River, o mejor dicho Chaco For Ever-Mandiyú- es la marca de gaseosas Cabalgata. La influencia brasileña también se hace sentir en Tubito y su gusto más popular no es la gaseosa cola ni la lima-limón, sino la refrescante guaraná (posiblemente la mejor receta para hacer frente a una resaca). Como la mayoría de sus competidores, Tubito también cuenta con una variedad pomelo rosado que a esta altura ya es un sabor clásico en el mundo de las gaseosas alternativas.

FUENTE: http://www.planetajoy.com/?Las_5_gaseosas_que_jamas_vas_a_probar_en_tu_vida_&page=ampliada&id=1145

POR SUPUESTO, HAY MUCHAS OTRAS GASEOSAS TRUCHAS DANDO VUELTAS.
CONTÁNOS CUÁLES SON.

COMENTAR ES AGRADECER !!!