Cómo grabar guitarras, electricas, distorsionadas, acustica

Dejo estos dos articulos donde nos dan consejos a la hora de grabar guitarras electricas, distorsionadas, criollas o acústicas, desde casa:

Cómo encarar una sesión con guitarras

Una técnica común para grabar la guitarra limpia es hacerlo por línea, esto significa pasar la guitarra por una caja de inyección (para adaptar la impedancia) y mandarla a la mesa, y luego a tu grabador o, si no tienes mesa, directo al grabador (un ordenador, por ejemplo).

Esta técnica tiene sus ventajas y sus desventajas. Lo bueno es que no necesitas un amplificador, no necesitas un micrófono y no necesitas un entorno acústico especial para tomar bien la señal. Y lo malo es que seguramente no te sonará igual que en el ensayo. Este detalle puede solucionarse (al menos parcialmente) si intercalas entre la guitarra y el grabador un ecualizador y un compresor, o, si no tienes estos efectos, la puedes grabar igual y se los pones en el momento de la mezcla.

Sin embargo, la técnica tradicional es la de enchufar la guitarra a un ampli (usando la distorsión de este o intercalando un pedal distorsionador) y poner un micrófono frente al ampli. Algunas variantes de microfoneo para esta técnica son centrar el micrófono en el medio del cono del ampli y pegado a la tela del equipo para lograr un sonido grave y profundo, o alejarlo para ir perdiendo graves y ganando efecto de reverberación natural del ambiente donde estén el equipo y el micro.

Si tienes 3 micrófonos, puedes poner uno bien cerca y centrado, y los otros dos más lejos y separados para que tomen distintas reverberaciones del ambiente y luego, en la mezcla, paneas uno a la izquierda, otro a la derecha y el que está pegado al ampli en el medio. Esta técnica también la puedes utilizar en los equipos con 2 amplis y más recomendable aun, en los equipos estéreo.

Amplificadores

Existe una gran variedad de amplificadores: a válvulas, a transistores, algunos combinan válvulas y transistores... pero para lograr una buena distorsión, todos los guitarristas estarán de acuerdo en que un buen amplificador de válvulas es lo mejor. Esto se debe al sonido clásico de la distorsión armónica producida por la saturación de las válvulas, algo difícil de simular con efectos digitales.

Hay dos tipos de equipos; el combo, con un altavoz integrado en la caja, y el compuesto por un cabezal y una caja de altavoces independiente. Los más comunes son los altavoces de 12 pulgadas. Dos de estos se utilizan en los modelos de combos AC30 de Vox y Fender Twin Reverb. Y 4 de estos (Celestion) son los que van dentro de la clásica caja Marshall acompañados por su respectivo cabezal.

Un error común en los guitarristas es el de llevar su muro Marshall (por poner un ejemplo de potencia) al estudio en el momento de la grabación, pero después de la prueba de sonido se encuentran con un técnico que le baja el volumen a 1 y 1?2 porque si no se le vuela el micrófono. Y el resultado es que el equipo no suena ni parecido a ese volumen. Entonces muchas veces lo mas recomendable para ahorrar espacio, volumen y lograr una buena distorsión, es utilizar un equipo pequeño a todo volumen y no uno grande a medio volumen; total, lo importante es el sonido que va a tomar el micrófono y no la vibración del edificio...

Durante la grabación

Es muy importante tener todo preparado para el momento de entrar en el estudio. Un problema habitual que les surge a los guitarristas de bandas con una sola guitarra es que siempre escucharon a su banda con una sola guitarra (en los ensayos y en vivo) y en el momento de grabar se les ocurre grabar varias guitarras.

Hasta ahí todo bien, pero el problema surge cuando terminan de grabar la guitarra que tocan siempre e intentan inventar otras con punteos y arreglos en el estudio. Con esto se pierde tiempo y generalmente un mal resultado musical, por arreglos improvisados o guitarras que se repiten sin sentido (y que te harán perder tiempo en la mezcla pensando ¿qué hago con estos 10 canales de guitarra?). Por eso, es importante planificar todas las guitarras que se van a grabar un tiempo antes de ir al estudio, y tenerlas bien ensayadas.

Para planificarlas podes tener en cuenta algunos aspectos sonoros: hacer dos tomas de una misma guitarra base puede resultar interesante sabiendo que si quieres que la base suene densa y compacta (generalmente con bases distorsionadas) te conviene hacer varias tomas, tocando exactamente lo mismo y con el mismo sonido. Pero si quieres hacer bases con variaciones musicales de cada guitarra es mejor que hagas una variación en el sonido de cada toma para que en el momento de la mezcla se puedan distinguir los arreglos de cada una. Esto lo puedes hacer de varias formas:

- Distintos equipos para cada toma
- Distintos efectos
- Distintos micrófonos
- Distinta combinación de micrófonos de la guitarra
- Distintas guitarras
- Distintas inversiones de acordes (o con cejilla)
- Distintas afinaciones
- Desplazadas en el mástil

Algunas de estas técnicas se pueden hacer directamente mientras tocas una sola toma. Por ejemplo, dividiendo la señal con una caja directa y mandándola a dos equipos distintos, o una salida de la caja directa a un equipo y la otra directa por línea, o poniendo en un mismo equipo distintos tipos de micrófonos. También puedes, al mismo tiempo que estas grabando una toma, grabar el sonido acústico de las cuerdas de la guitarra eléctrica con un micrófono (o dos, en estéreo, uno en el mástil y el otro en el traste 12 aproximadamente, o los dos en el medio, uno apuntando a las cuerdas graves y el otro a las agudas).

Mezclando

Las guitarras eléctricas tienen un amplio espectro de frecuencias (y más aun las distorsionadas), lo que hace que haya que tratarlas con mucho cuidado en la mezcla para no enmascarar instrumentos que se hallen en la misma zona de frecuencias, como teclados, pianos, voces, redoblantes, etc... Para lograr esto puedes aprovecharte de los ecualizadores y también del la sensación estéreo.

Ten en cuenta que los instrumentos de una mezcla se pueden separar por volumen, tono, timbre y espacialmente. Por eso, si grabaste dos guitarras iguales, puedes armar la base paneando una a la izquierda y otra a la derecha. Esto te da una buena imagen estéreo y te deja libre el centro como para ubicar un punteo o la voz. Si grabaste una sola guitarra y ahora te dieron ganas de tener varias no te preocupes, puedes mandar la guitarra a distintos equipos, ponerle un micrófono y volverla a grabar en otro canal. De esta manera puedes lograr distintos sonidos de guitarra en el momento de la mezcla. También puedes doblar una guitarra aplicándole un pequeño delay, o mandando la guitarra original a un lado y la misma pero invertida de fase al otro lado.

Si después de todo lo que te hemos contado tu guitarra no suena bien, habrá que ir pensando en cambiar al guitarrista, que después de todo, ¡sigue siendo lo mas importante!

· Tutorial cedido por Tamaba (Taller de Música y Arte de Buenos Aires) [ http://www.tamaba.com.ar ] · Adaptado por Xabier Blanco
Autor:
Tamaba

guitarra

Desde hace unos años un factor importante nos facilita el trabajo a los músicos. Esta constituido por las dilatadas posibilidades que nos ofrece la tecnología en el campo de la grabación y proceso de audio

Sin lugar a dudas todas la nuevas herramientas, sistemas e instrumentos no sólo nos han otorgado a todos la oportunidad de grabar nuestros trabajos en casa bajo unos presupuestos modestos con una excelente calidad, sino que, a menudo, la variedad de sonidos y opciones a elegir pueden ser la fuente de la que surjan ideas y sonidos que difícilmente hace algunos decenios se hubiesen podido concebir. En cualquier caso, todos estos programas no son más que una herramienta que, si bien puede ahorrarnos tiempo y dinero, no van a suplir nuestra función esencial, la de proyectar nuestro personal universo musical, en definitiva, crear y componer música.

En este artículo voy a centrarme en la grabación de las guitarras y su posterior proceso en la mezcla. Mi exposición está salpicada con referencias a grabaciones y en la pagina web de la revista podréis escuchar el resultado final a la cuestión que hacemos referencia. Como es de suponer, cada guitarrista tendrá su propia forma de hacer el trabajo y en las siguientes líneas tan sólo esbozo mi manera de desarrollar el mío.

Las guitarras eléctricas
Cuando grabo guitarras eléctricas, siempre hago una distinción fundamental, las que van con sonidos saturados o distorsionados y las que llevan un timbre limpio.

Trabajar con sonido limpio siempre me ha parecido más fácil. Lo primero de todo es eliminar cualquier efecto, ya que el reverb, chorus o delay, que suelo emplear de manera sutil, lo aplico en el momento de la mezcla. La otra opción es: si utilizar micro o grabar directamente por línea. He usado ambas posibilidades, por ejemplo, en mi primer disco "El Sueño del Navegante" grabé las guitarras limpias a través de un preamplificador Mesa Boggie V Twin, por el clean canal, una etapa 50/50, un altavoz Eventide y un par de micrófonos Newman U 87, uno relativamente cerca del cono, a unos cinco centímetros, y el otro a un par de metros recogiendo el sonido de ambiente. Lo previos que iban a la grabadora analógica de cinta de dos pulgadas, eran Neve 1074, cualquier aficionado al sonido conoce las virtudes de estos fantásticos previos. En cambio para el resto de grabaciones, tantos para discos propios como ajenos, he trabajado conectando directamente la grabadora, a la tarjeta de audio, o la mesa, en definitiva, por línea.

En este sentido, uno de los sonidos que más gustó resultó en la grabación del disco a dúo con el genial guitarrista John Stowell "Jazz Duets-Contemporary Visions". En esta ocasión la guitarra se conectó a través al previo Mesa Boggie VTwin y desde aquí directamente a una grabadora de cinta VHS Alesis Adat.

La grabación directa a línea evita los posibles problemas que puede plantear el uso de micro y si gustas de un sonido cristalino, es una opción que, al menos a mí, me parece adecuada. Es muy importante que si vas a entrar a la tarjeta de audio directamente uses un compresor/limitador para evitarte picos digitales, que luego son realmente engorrosos de editar. En este sentido, utilizo con frecuencia el Pod XT de Line 6, uso la compresión pero elimino el resto de los efectos. Para añadir efectos a posteriori hay gran cantidad de plugins, los propios programas como Cubase, Nuendo, etc., traen abundante número de ellos, aparte de la cantidad de multiefectos y amplificadores virtuales que proliferan para añadir efectos a la guitarra. De los más completos podemos encontrar el Guitar Rig de Native Instruments.

En el terreno de la amplificación virtual están saliendo cosas nuevas y actualizaciones, así que me imagino que en los próximos años vamos a tener una gran variedad y, si alcanzan la calidad que se espera, nos van a poner las cosas todavía mucho más fáciles.

Las guitarras distorsionadas son otro mundo, aquí encontramos con frecuencia un problema: dar con un registro en la grabación que resulte ser lo más fiel posible al que escuchamos directamente de nuestro amplificador, o incluso mejorarlo.

En este sentido, para mí lo que mejor funciona, después de haber probado muchas opciones, es colocar un micrófono, en concreto el Shure SM 57, a un lateral del cono y a una distancia de unos tres o cuatro centímetros. Pero lo que es clave es ir colocando el micro en distintas áreas del cono e ir al mismo tiempo alejando y acercando. Cuando por fin das con el sonido que se acerca a lo que buscas no estaría de más señalar en la malla del bafle el punto exacto sobre el que direccionas el micro y medir a la distancia que este se encuentra. El espectro de ecualización varía bastante con tan sólo desplazarnos unos centímetros y hay que tener esto en cuenta.

Todo esto quiere decir que no estamos grabando directamente por línea. Si tienes una habitación mínimamente aislada o un espacio que te permite tener un buen nivel de volumen, optaría por la grabación con micro. Yo hasta ahora casi siempre lo he hecho así. En mi último disco "La Música de El Faquir" grabe las guitarras distorsionadas de esta manera. Utilicé el AX2 de Line 6 como ampli, regulé el nivel de volumen de manera que entrase limpiamente en el Apogee, sin distorsiones sobre añadidas, y comprimí ligeramente desde el propio Apogee.

De todas formas tenemos que tener en cuenta lo que hablábamos con anterioridad. Hay equipos con salida directa para grabación o con un efecto que simula la recepción de un micrófono y el espacio acústico de una sala, de tal forma que la grabación por línea suena bastante cálida y creíble, en cuanto a la sensación de espacio y de "movimiento de aire" que tenemos de manera natural cuando grabamos con micrófono. Si estos simuladores en realidad ofrecen la calidad necesaria o no…, llega un punto que está al gusto del usuario.

Con frecuencia me muestran grabaciones donde escucho guitarras distorsionadas que suenan muy bien y me comentan que están grabadas por línea, bien con equipos como el Pod o similares, o bien con amplis virtuales en software. En cambio, he encontrado sonido distorsionados grabados con equipos muy caros, tanto micrófonos, como previos, compresores, etc. y el resultado no ha sido tan siquiera del agrado del propio guitarrista, a veces el sonido suena rajado, sin cuerpo, estridente… Desde luego es más crítico grabar guitarra distorsionada por micro que con un procesador por línea. No es tarea sencilla, pero merece la pena dedicar unas horas a investigar, como hemos mencionado anteriormente; distancia, colocación del micro, etc.

Nuevamente es valioso contar con un buen compresor/limitador. Yo llevo años utilizando un pequeño pero eficaz conversor analógico digital de Apogee, el Mini Me. Hace la función de "tarjeta de audio" y a la vez tiene un compre-sor/limitador, con lo que me evito tener que usar más equipo del estrictamente necesario.
En definitiva, para grabar guitarras eléctricas me parece significativo considerar los siguientes puntos:

Primero tener una buena tarjeta de audio, con buenos previos y conversores analógico digitales. Esto es esencial, no todas son iguales y es preferible tener un equipo de menos entradas pero con una buena calidad. Hay muchas en el mercado, algunas muy buenas y otras no tanto. Elegir, como todo, es cuestión de gusto, pero la opinión de un buen profesional puede ahorrarnos dinero acertando a la primera. A menudo en los créditos de los discos aparece el equipo usado, esto puede darnos pista hacia que equipamiento decantarnos.

El segundo punto importante es grabar la señal lo más limpia posible, a ser posible sin efectos; en la mezcla podemos echar mano de numerosas opciones, tanto con efectos analógicos como virtuales.

El tercer punto importante es escuchar la guitarra en contexto con los demás instrumentos, nos puede evitar sorpresas. Trata de hacer varias grabaciones e intenta colocarlas con el resto de los instrumentos, buscar planos y una ecualización adecuada. Después de esas pruebas puede ser el momento de grabar las guitarras definitivas.

Guitarras acústicas y españolas
Con la grabación de instrumentos acústicos, en este caso guitarras, el tratamiento es obviamente distinto. La grabación de un instrumento acústico es bastante delicado y tiene varios aspectos a considerar. Posiblemente uno de los esenciales es la elección del micrófono. Esto es una auténtica aventura. Hay una gama muy amplía y tal diversidad de modelos como de precios. Desde luego, si la economía nos permite conseguir un antiguo Newman U67 o similares, tenemos bastantes posibilidades de acertar en la elección, pero estos micros superan los 3.000 euros y, dado que no están al alcance de todos, deberíamos bajar el listón a otros modelos que, siendo bastante más económicos, nos pueden ofrecer un sonido suficientemente fiel al que queremos reproducir.
Recuerdo una anécdota. Hace unos años estaba comiendo con un compositor de bandas sonoras español afincado en Los Angeles, Ramón Balcazar y Evans Evans, hijo del gran pianista Bill Evans. Evans es un importante compositor, entre otras cosas también trabaja como autor de bandas sonoras y tiene un excelente estudio con microfonía de todo tipo.

En el transcurso de nuestra conversación Evans me recomendó utilizar un micro de menos de 300 dólares para grabar guitarras españolas y acústicas, en detrimento de micros de más de 2.000 dólares. En un principio no di mucho crédito a sus palabras y al poco compré un micro relativamente caro. Al cabo de unos años un querido amigo y alumno me pidió que le recomendase un micro "económico" y le cuento lo mismo que me dijo Evans. Él si lo compró y, después de unas semanas, me lo dejo para compararlo con el que yo tenía. El desenlace fue que el micro más económico sonaba desde todos los puntos de vista bastante mejor que el otro modelo más caro. Definitivamente Evans estaba en lo cierto. Desde entonces vengo usando este micro, tanto para acústica como para guitarra flamenca. Es un micro de AKG, concretamente el C3000. Evidentemente los hay mejores, sin duda, pero desde entonces he grabado muchas guitarras con ese micro y siempre me comentan que les encanta el sonido. Una buena muestra la tenéis, por mencionaros algún ejemplo, en estos dos discos, el primer tema del CD "De la Vigilia al Alba" del gran cantaor Curro Piñana y en el disco del fantástico compositor catalán Andreu Jacob "Home Das Bubas", concretamente un tanguillo de titulo "Tierra de las Tres Culturas".
El otro pun-to clave en la grabación de guitarras acústicas y españolas es, de nuevo, la calidad de los previos y en caso de grabar en un estudio casero, la calidad de la tarjeta de audio. Vuelvo a reiterar, es preferible gastar un poco más y abordar un equipo de calidad que quedarse con conversores que suenan a plástico. Por unos euros más podemos disponer de un equipo que nos permita grabar unas guitarras acústicas y españolas con un nivel de calidad más que notable como para formar parte de las pistas de cualquier producción del más alto nivel.

Es también conveniente tener una buena referencia de lo que pueden ser unas guitarras bien grabadas. Centrándome en la guitarra acústica de cuerdas de bronce os puedo recomendar la escucha de un disco de Pat Metheny del año 2003, One Quiet Night. Está grabado en su casa, con el micro, la tarjeta de audio y el ordenador, el sonido es excelente.

En guitarra española, en nuestro país se hacen trabajos extraordinarios, y podría mencionaros muchos, pero ahora mismo estoy recordando de algunos discos de Tomatito y Vicente Amigo o la producción que hizo Gerardo Núñez para una serie de guitarristas flamencos. Se titula "La Nueva Escuela de la Guitarra Flamenca". En los dos primeros casos anda detrás del sonido José Luis Garrido y su estudio Musitrón con un resultado sobresaliente. Detrás de la producción de Gerardo Núñez no sé quién anda, pero vayan también desde aquí mis felicitaciones.

Añadiendo efectos
Otro de los puntos importantes en la producción de un buen sonido de guitarra es el momento de añadir efectos. En este sentido no conviene pasarse, y en todo caso optar por la discreción a dejar la guitarra metida en una cueva, como desgraciadamente puede suceder si nos pasamos con la reverb. Por lo general yo suelo utilizar plugins, reverbs, de estilos de la Altiverb, o la última de Waves, que son simulaciones de espacios acústicos. También está muy bien la que incorpora de serie Cubase SX3, y a pesar de ser muy básica, trabajando un poco sus sencillos parámetros puede resultar perfecta.

En cuanto a la ecualización lo ideal sería no tener que variar demasiado, es decir, intentar captar en la grabación el timbre del instrumento para en la mezcla sólo ajustar lo mínimo. Quizás recortar algo de graves si en alguna frecuencia se descontrola, y detalles por el estilo. Yo desde luego no soy partidario de andar experimentando en los ecualizadores con las guitarras españolas o acústicas. Siempre teniendo en cuenta como va a resultar la mezcla con el resto de los instrumentos. No es lo mismo una guitarra acústica sola, que una flamenca con un cajón y una tinaja o una guitarra flamenca con una batería y un contrabajo en un swing. Como muestra podéis escuchar la guitarra flamenca dentro de un contexto no flamenco en "La Música de El Faquir, concretamente en los temas 4 y 9. Hay una reverb muy ajustada, un ultramaximizador de Waves y algún retoque de ecualización también de Waves.

Guitarras MIDI
Para grabar guitarra midi desgraciadamente no tenemos mucho donde elegir. Básicamente hay tres marcas importantes ofreciendo conversores midi, Roland, Yamaha y Axón. De esta última marca espero recibir en breve la última novedad y aprovecharé para comentaros en esta misma revista mis impresiones. No sé si el midi se ha estancado o si están elaborando otros sistemas para trabajar desde la guitarra con sonidos sintetizados, guitarra digital, etc., pero en cualquier caso, con la gran cantidad de sintes virtuales y plugins ofreciendo todo tipo de sonidos, debería ser un deber para las compañías de instrumentos poner el uso de los sintetizadores lo más fácil posible a los guitarristas. Yo hasta ahora he usado fundamentalmente Roland y Axón, unas veces utilizando los sonidos internos del propio equipo y otras usándolos como controlador de otros sintes, ya sean virtuales o no.

La importancia de los monitores
Un punto a destacar y clave en el home studio es la calidad y elección de las escuchas. Podemos estar convencidos de encontrar un buen balance y ecualización en el sonido, y al cambiar de monitores venirse todo abajo. Hay escuchas que no sacan las frecuencias graves afuera, a pesar de estar registradas en nuestra grabación, otros monitores que realzan demasiado los medios… En definitiva y para evitar sorpresas: importante buscar una escucha de respuesta plana. Aquí tampoco conviene restringir el presupuesto, un pequeño esfuerzo económico puede marcar una gran diferencia.

Por: Chema Vilchez

FUENTE: http://www.hispasonic.com/revista/23
http://www.ispmusica.com/articulo.asp?id=669


Espero que les sirva, saludos