Pequeñas Historias de Extraños Sucesos-2


Bueno aca voy poner algunas historias de mi pueblo, Las Petacas, Santa Fe. Son todas entravistas a gente mayor que vivia en medio del campo y que viajaba en sulky, que no va a mas de 20 km. por hora asi que algunas pueden haber sido una mala pasada que le jugo la imaginacion de estas personas.

Primera entravistada:

“Bueno voy a empezar con una historia que le sucedió a mi papa, más o menos en la década del 40. El siempre iba a los bailes que se organizaban en el pueblo en sulky o a caballo, y siempre comento que lo seguía una luz a aproximadamente 100 metros. Si el paraba con el caballo la luz se detenía si el aceleraba la luz se volvía más veloz, siempre lo seguía a la misma distancia, pero nunca lo molesto ni le paso nada. El llegaba a la casa y la luz se detenía en la entrada que esta a doscientos o trescientos metros de la casa.
Otra vez conto que a veces, no siempre había un hombre con una capa negra y sombrero del mismo color apoyado a una planta o a un poste, a la orilla del camino, a veces lo seguía a cruce de potrero, y lo encontraba dos o más veces en todo el camino, pero al igual que la luz nunca lo molesto para nada ni le dirigió una palabra, y siempre que veía a este señor al llegar a su casa se encontraba reclinada sobre el poste de la tranquera que se encuentra en la entrada al campo en donde vivíamos.”

Segunda entravistada:

“La única experiencia vivida que te puedo contar es cuando un día, yo habré tenido 13 o 14 años, estábamos en el campo, en el patio se encontraba la casa del tambero, y yo estaba en esta casa con la señora del tambero, cuando de repente en la casa de los dueños, donde vivía mi hermana se escucho un ruido muy fuerte a cristal roto, como si se hubiese partido una ventana, enseguida corrimos todos hacia la casa, también estaban mis dos hermanos mayores trabajando y todos oímos, pero cuando llegamos no había nada roto, todo estaba en perfectas condiciones.
De ver cosas te puedo contar experiencias vividas por otras personas. En los tiempos de antes cuando fallecía una persona los velorios se hacía en la casa del fallecido, y mis hermanas iban en sulky, al regresar, ya de madrugada ellas contaban que las seguía una luz entre las plantas, o sino un perro con una cola larga que las acompañaba hasta la entrada, pero nunca las molesto ni nada.
También una noche mi madre estaba mirando por la ventana en la casa de unos parientes y vio pasar un perro con una cola de varios metros arrastrando, esas son visiones que la gente tiene. Incluso una noche, un hermano mío, días antes de fallecer en un accidente pasó en sulky en frente de un cementerio y vio dos luces batiéndose encima de este. Después de fallecer, mi mama, mirando desde la ventana desde la cual se podía ver el cementerio, vio las mismas dos luces batiéndose en el aire, al tiempo ella también fallece.
Cuando era chica, habré tenido 5 o 6 años, mi hermano ya se había casado y a mí me llevaban al tambo para cuidar a mi sobrinito y yo me acuerdo de que mi cuñado salía a la madrugada al patio y decía que cada tanto se le asomaba un hombre sin cabeza, que caminaba a la par de él o le saltaba al lado, para luego saltar el alambrado y salir corriendo a cruce de potrero. Un día mientras estaban todos en el tambo yo me quede en la casa sola con mi sobrino, cuando de repente sentí que golpeaban la puerta de salida al patio, entonces agarre a mi sobrino y salí corriendo hacia el tambo, fue ahí cuando vi la silueta de este misterioso ser.
En una oportunidad unos de mis hermanos que salía a visitar a unos vecinos, vio a una mujer vestida con un traje de novia que hacia flamear a una vera del camino.
También se cuenta que en una tapera llendo para la perla se oía un bebe que lloraba alrededor de las doce de la noche.
Esto sucedió no hace tantos años, en la ruta que va desde Piamonte a Landeta, en el cruce se mataron dos chicos, alrededor de las cuatro o cinco de la madrugada, llovía y hacia frio . Estos venían en una moto y chocaron con un camión de la leche. Eran dos chicos de entre 17 y 18 años. Al tiempo de transcurrido el accidente, venia un chico en auto volviendo de una confitería de San Jorge hacia Piamonte a eso de las 5 de la mañana, y al pasar por el cruce empezó a sentir voces que le decían cosas al estilo de “abrime que tengo frio”. Este chico nunca lo quiso decir, ya que le paso en varias oportunidades, por miedo a que se le rieran. Pero una vez se lo menciono a un sacerdote de Piamonte, y mucha más gente lo empezó a oír, casi siempre chicos que venían de la confitería a la hora en que había ocurrido el accidente. Luego de esto mandaron a bendecir el lugar y ya no se volvieron a escuchar estas escalofriantes voces.
También recuerdo que en un colegio de campo que todavía existe, había un matrimonio que vivía allí, ella era maestra y ellos estaban cenando o adentro de la casa y oía que arrancaba el bombeador, pero en esos tiempos no era automático, había que prenderlo, y se escuchaba que el agua rebalsaba, pero al salir a ver el bombeador no estaba prendido ni rebalsaba el agua. Y en una oportunidad cuando yo era chica iba a esa escuela, estábamos en el aula junto con la maestra con todos los compañeros y oímos que en la casa de ella se rompió una especie de jarrón, cuando todo el curso fue a ver no había nada, estaba todo totalmente en orden. Se decía que estas cosas que pasaban era debido a que el constructor de la obra había puesto un clavo embrujado o había hecho algún conjuro sobre la obra en construcción.”

Y el ultimo entrevistado:

“Se dice que a un matrimonio que vivía en el campo se le había muerto un hijo pequeño y luego de el velorio que había sido en su casa, empezó a llover y se inundo toda la zona, haciéndose imposible enterrarlo en el cementerio, haci que al cajón lo colocaron sobre un eucalipto que había en la entrada al campo, ya que tenían otros hijos y no quería que estos sufran viendo diariamente el cajón de su hermano fallecido, luego de pasada la inundación le darían un entierro adecuado. Aproximadamente tres semanas después, cuando al fin se secaron los caminos, la familia llevo al ataúd al cementerio. La familia se mudo y en su lugar vino un matrimonio con dos hijos. Este matrimonio no duro mucho ya que lo que vio la esposa la dejo tan plasmada que se mudaron enseguida. Un día que esta estaba en la cocina se le ocurrió mirar hacia afuera para ver cómo estaban los hijos que estaban jugando en el patio, pero se llevo tal sorpresa al ver que no había 2 sino 3 niños jugando en el patio de su casa. Además cuenta un vecino a la casa que por las noches se veían luces extrañas salir del eucalipto donde habían dejado al difunto.
Aquí en el pueblo se sabe de muchas personas que han experimentado con magia negra. En un caso había una señora que vivía en un casa a aproximadamente un kilometro del pueblo, y siempre se oían ruidos y se veían luces muy extrañas salir de esta casa. Un día fue a visitar a un recién nacido, y se acerco a su cuna y dijo sonriendo: “sos un niño muy hermoso que tiene unos padres muy buenos, que lastima que esta noche te voy a tener que matar”. La madre horrorizada al escuchar esto tomo al bebe en sus brazos y salió corriendo a la iglesia del pueblo donde se quedo toda la noche acompañada por el cura, su marido y su cuñada.”

Y no te olvides:

Pequeñas Historias de Extraños Sucesos-2