Como hacer una pelicula porno

Ahora cualquiera pueda “cantar” como ha quedado demostrado en los reality shows que fabrican ídolos. Del mismo modo, los giros copernicanos y la lucha de clases nos han demostrado que la riqueza no viene en los genes y que tampoco se necesita tener un talento sobrenatural para preparar un platillo suculento.
En la misma línea discursiva de superación personal, yo les puedo asegurar que cualquier simple mortal, con un poco de empeño puede convertirse en el actor de su propia cinta porno. Los fines pueden ser los que la pareja decida, pero mi recomendación va dirigida sobre todo a los usuarios que deseen armar una ludoteca personal que inyecte ánimos a las posibilidades eróticas de cada cual. Ya si las parejas desean compartir su secuencia en los sitios pornos donde las difunden, o incluso vender su material al mejor postor, claro que están en posibilidades de hacerlo.
Una primera recomendación es ignorar los tabúes que nos han incubado desde el elenco artístico del cine XXX norteamericano o europeo. Y es que las grandes compañías han insistido con la idea de que para ser actor o actriz porno de calidad, uno debe de tener un dote y aguante especial en el caso de los hombres y una apertura indiscriminada a prueba de rosaduras por parte de las chicas. Pero por fortuna, la realidad no es como la pintan en el cine clasificación “D”, y si a eso le sumamos que hoy cualquiera puede tener acceso a la tecnología mínima para convertir a su colchón en un plato (amateur) de rodaje, no debe extrañar el boom del cine porno con estas características en el que cualquier ciudadano del mundo, usted incluida, puede ingresar con un poco de ganas, imaginación y algunas de las siguientes recomendaciones.

1.Elegir la cámara adecuada

Sabemos que ahora cualquier celular graba imágenes pero si vas a hacer algo con un poco más de calidad, olvídense de los teléfonos celulares. Consiga una cámara de video, la que sea, que mejorará la calidad de lo grabado. Un segundo plan es utilizar una cámara de fotos digital que mejoran mucho en comparación con un celular o una web cam.

2. Asegurarse de la erección

Aunque a ellas les parezca extraño, cualquier atisbo de nerviosismo o de pesadumbre, puede ser motivo que inhiba una erección, que viene siendo el invitado especial y de honor en cualquier fiesta porno. Por lo mismo, asegúrense que el hombre no falle y para eso existen toda clase de remedios, caseros o farmacéuticos, que van de ajo al viagra.

3. Elegir el set

No se trata tampoco de agarra cualquier rincón de la casa, y comenzar a rodar. Hay qué cuidar sobre todo, que el sitio elegido sea el más cinematográfico posible, que no existan muchos elementos que estorben la toma, como latas de refresco, muebles, jarras con agua, y demás cosas que cotidianamente llenen el breve espacio en que ustedes están. Dejen el set lo más limpio posible.

4. Buena cámara

Si no hay buenas tomas olvídense del éxito de la cinta, aunque sea para uso personal. Como en cualquier curso de tv, lo primero que le recomiendan es mantener siempre la cámara de forma horizontal y moverla lo menos posible. Y si los participantes no caben en una toma, sólo hay qué alejar la cámara. Es preferible utilizar un tripié, y si uno se atreve a contratar a un camarógrafo, que sea alguien muy cercano, con el que los participantes se puedan relajar.

5. Hacer una guía

Sin tener qué hacer necesariamente un guión, no hay como escribir una pequeña historia para el momento en que los participantes, al no saber qué hacer, no tengan qué recurrir necesariamente a la espontaneidad. Claro que en ocasiones funciona pero hay veces que resulta anticlimática.

5. Aguas con la iluminación

Si van a utilizar luz, asegúrense que siempre esté de frente y no a espaldas de los protagonistas. Eviten las grandes luces sobre los traseros (de ese modo parecen pastilla para la gripa) y también evite tanto las sombras en la cara o las luces muy potentes que conviertan en blanco la piel de los amasios. Para medir lo de la luz, haga pruebas antes de comenzar a desnudarse y correr la cámara.


6. Sound system

Generalmente las cámaras de video cuentan con su propio micrófono, y para un video amateur no es necesario que contrates o compres micros adicionales. Si es menester intentar que no se metan ruidos extraños de la calle, de licuadoras, ni mucho menos pongas música a un alto volumen pues puede parecer documental. Puedes utilizar música de tus artistas favoritos como fondo, pero ya si vas a comercializar el video, mejor no lo hagas pues te pueden demandar los tipos de derecho de autor.

7. Detalles.

Cambiar de postura cada cinco minutos para que se tenga variedad. Actuar un poco, pero no sobreactuar, pues entre más natural parezca, es mejor el efecto que puede provocar en un futuro espectador. No hay qué parecer Jenna Jameson pero tampoco un cadáver. Una recomendación es no grabar la clásica eyaculación en la cara de la dama y buscarle alguna variedad. Pero dicen los clásicos que siempre se debe de ver la eyaculación pues de esa forma el espectador descansa también.

8. Disfrútalo.

A final de cuentas es un juego sexual, que de funcionar y llevarse a cabo de la manera correcta, puede ser un bonito recuerdo que en un momento dado puedes enseñar a tus nietos, o presumir a sus amigos. Hagan su mejor esfuerzo para que todo salga bien.

Como