Hoy se cumplen 40 años del nacimiento del heavy metal

El 13 de febrero de 1970 Black Sabbath lanzó su primer álbum, de título epónimo. No solo fue el debut de la banda de Birmingham, sino también la piedra sobre la cual creció lo que luego se conocería como dicho género musical


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=kbzPzTDCqik&feature=player_embedded

Una lluvia copiosa que cae. El bramido de un trueno. Suena una campana. Algunos segundos de incertidumbre hasta que la tierra empieza a temblar, pero es solo la conjunción de tres instrumentos musicales. Sin embargo, hay algo en el sonido de la guitarra que no es común. Ruge y pareciera no tener piedad con quien la escucha. Bajo y batería, al fondo, cuelgan mayor peso en esos acordes extraídos del inframundo. La campana tañe al compás de esta progresión de notas siniestras. Es un tritono (lo llaman “diabolus in musica”). Y es el primer riff de rock pesado pero ellos no lo saben. Ellos solo han creado, sin darse cuenta de nada, esta pieza que lleva también el nombre del álbum. Y el álbum lleva el nombre de la banda: Black Sabbath.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=IbshLC114GI

Fue un día como hoy, hace cuarenta años. Antes que ellos (Ozzy Osbourne, voz; Tony Iommi, guitarra; Geezer Butler, bajo; y Bill Ward, batería) hubo algún intento por endurecer el sonido del rock. Jimi Hendrix sazonaba sus vuelos lisérgicos con una guitarra distorsionada desde el amplificador; Deep Purple también, pero no se despegaba aún del todo de ciertas influencias psicodélicas; lo mismo Iron Butterfly. Y Led Zeppelin en realidad hacía un magnífico blues incendiario, guitarrero. Tal vez Blue Cheer era lo más cercano. Pero ninguno de ellos había cruzado la línea para hurgar en terrenos estruendosos, subterráneos, a la vez lóbregos y arcanos. Con canciones que parecían surgir desde las entrañas de un planeta dormido que de pronto despierta con toda la energía que guarda en su interior.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=94doJVAt6Zw

Algunos le negarán la paternidad del heavy metal al cuarteto británico. Son los mismos que incluso dirán que hasta los Beatles sonaron a metal pesado en el tema “Helter-Skelter”. Error. Black Sabbath fue mucho más allá y antes no hubo quien lo hiciera.

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=rInMQWpGpYg

El primer elepé de la banda, desde la concepción de la portada, en la que aparece una misteriosa figura vestida de negro, habla de un mundo oculto, refrendado en canciones lo suficientemente oscuras para la época como para molestar al conservadurismo aún patente en esos tiempos. Era de algún modo el canon que luego seguiría la mayoría de bandas que encontraron en Sabbath un espejo, un patrón. De hecho, no existiría ninguno de los subgéneros extremos (black, death o doom metal) de no haber sido por los “Príncipes de la Oscuridad”. Tampoco hablaríamos hoy de stoner rock. Incluso el grunge tuvo entre sus genes el ADN surgido en Birmingham.

Hoy se cumplen 40 años del nacimiento del heavy metal


Lo curioso fue que Black Sabbath casi no llegar a ser: Iommi estuvo en un tris de convertirse en guitarrista de Jethro Tull. Pero no estuvo dispuesto a seguir a un líder, en ese caso Ian Anderson.

Regresemos al disco que lo empezó todo. Luego del aterrador primer surco, titulado “Black Sabbath”, la atmósfera se hace algo más accesible con “The Wizard”, que tiene como seña más reconocible la armónica de Osbourne. Lo que sigue es la danza torcida y negra de “Behind the Wall of Sleep”, que precede a la inmensa “N.I.B.”, construida a partir del movedizo bajo de Butler, una canción contundente, definitiva, clásica, que cerraba el original lado A del vinilo (edición europea). El lado B solo tenía tres canciones: “Evil Woman” (“cover” de Crow), “Sleeping Village” (que empieza gris, sobre un arpegio de guitarra limpia, y que progresivamente se transforma en un blues necromántico); y “Warning” (extra large, cadenciosa, con un esquizofrénico solo de guitarra de Iommi).

La edición estadounidense de la placa ofrecía ciertas diferencias. Primeramente, la inclusión de la excelente “Wicked World” (con la consiguiente exclusión de “Evil Woman”). Segundo, algunas de las canciones fueron agrupadas, tipo medley, pero en rigor el contenido era el mismo.

¿Y ESTOS QUÉ SABEN?
Increíblemente, ciertos medios especializados de la época publicaron revisiones negativas de la ópera prima de Black Sabbath, sin saber que atentaban contra un gigante en ciernes, contra una futura horda de guerreros imbatibles. Lester Bangs, de la “Rolling Stone”, escribió que Black Sabbath era como Cream, “pero aun peor” (como si Cream fuese bazofia). Y Robert Christgau, de “The Village Voice”, cometió un “sacrilegio” al comentar que el primer trabajo del cuarteto era “lo peor en bandeja de plástico”. El tiempo demostró que el elepé no solo fue el inicio de una banda colosal. Fue el comienzo de toda una manera de encarar la música, desde la esquina más oscura de la contracultura. Luego llegarían discos aun más elaborados como “Paranoid” (también de 1970), “Master of Reality” (1971) y “Vol. 4” (1972).


Nadie volvió a hablar mal de Black Sabbath. El monstruo cambiaría de piel en el futuro, pero seguiría siendo tal…

3 comentarios - Hoy se cumplen 40 años del nacimiento del heavy metal

@DesolacionDeDios
buena info.
esta muy bien complementado tu post ,
te dejaria puntos peor no tenog por q no me intereso en esto de los puntos i eos , solo descargo mierdas.
bune post