portaaviones estadounidenses en la segunda guerra

Portaaviones estadounidenses en la guerra del pacífico

Desde el momento en que lo aviones japonseses embarcados atacaron la flota estadounidense, surta en Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941, se inicio una nueva era en la guerra del mar; aun cuando el poder aeronaval ya hubiese demostrado anteriormente su eficacia en el ataque a buques que se encontraban en sus bases, Pearl Harbor representó el primer acto de la <<guerra de los portaaviones>> en los grandes océanos. Los acorazados estadounidenses estaban ahora undidos o fuera de combate y, por lo menos durante seis meses, la Pacific Fleet (flota del pacífico) solamente contaría con los portaaviones para llevar a cabo la ofensiva. Esta situación fue la causa de que se contemplara la fuerza de combate de los portaaviones rápidos, con aviones de caza, bombarderos en picado y torpederos, como sustituto <<a largo alcance>> del cañon de 406mm de los acorazados.
La primera auténtica batalla entre formaciones opuestas tuvo lugar en el mar del Coral en mayo de 1942 para contrarrestar el intento japonés de desembarcar en Port Moresby, Nueva Guinea. Dicho enfrentamiento costó a los norteamericanos la pérdida del portaaviones Lexington pero, como compensación, los japoneses se vieron obligados a anular la operación anfibia a causa del hundimiento del portaaviones ligero Shoho. Este acontecimiento se caracterizó por el hecho de que las dos flotas no llegaron a situarse nunca una a la vista de la otra; fue el primer encuentro de portaaviones contra portaaviones.
en junio de 1942 un intento precipitado por parte de Japón de apoderarse de la isla de Midway desembocó en la batalla homónima, que resultó desiciva debido a la elevada eficacia del servicio de información de los norteamericanos, quienes entre tanto habían introducido muchas mejoras en el empleo táctico de las fuerzas. La flota imperial sufrió, en rápida suseción, la pérdida de sus cuatro portaaviones de primera línea y de muchos pilotos. No obstante, durante los meses siguientes, los japoneses demostraron no captar el verdadero significado y los motivos de aquella pérdida, por cuanto sacrificaron las tripulaciones de sus portaaviones mas rápidamente de lo que podían reemplazarlas. Y así, en el transcurso de las batallas de las islas Salomón Orientales y de las islas de Santa Cruz, el cuerpo de pilotos navales japoneses disminiuyó de forma alarmante, mientras que la marina estadounidense era capaz de compensar las pérdidas de hombres y de aparatos con pilotos nuevos y nuevas generaciones de aviones.
En junio de 1944 el ataque estadounidense a las islas Marianas condujo a otro gran encuentro de portaaviones: la batalla del mar de las Filipinas, en la que perdieron la vida muchos pilotos japoneses. El gran <<tiro al pavo>> de las Marianas -como lo llamaron los mismos norteamericanos- provocó una verdadera sangría en el personal de vuelo japonés, poco adiestrado. Cuando, cuatro meses mas tarde, los restos de la marina imperial se lanzaron a la batalla del golfo de Leyte, en los portaaviones quedaban poquísimos pilotos. A partir del octubre de 1944 las unidades restantes fueron hundidas en los mismos fondeaderos de Japón, donde se hallaban inmovilizadas por falta de carburante.

Pacific Fleet


Langley

Al final de la primera guerra mundial la importancia de la aviación naval era tan evidente que la marina de los estados unidos decidió acelerar la realización de los buques portaaviones. Con tal fin, en marzo de 1920, un mercante destinado al transporte de carbón, el Jupiter (AC-3), fue rebautizado con el nombre de Langley (CV-1) en inició las pruebas en julio de 1922. Las principales modificaciones llevadas a cabo consistían en una cubierta de de vuelo con dos chimeneas en el lado izquierdo, nuevos talleres y pañoles en las carboneras, y el hangar con capacidad para 36 aviones , en lugar de los 24 previstos. El principal defecto del Langley residía en su baja velocidad, imputable a las reducidas dimensiones del motor turboeléctrico, que desarrollaba 7150hp. En servicio, el Langley sólo alcanzaba los 14 nudos, una velocidad inferior en 7 nudos a la de cualquier buque de batalla. Sin embargo, permaneció al servicio de la flota durante 5 años, cumpliendo loablemente su función, que fue eficazmente desempeñada por el Lexington y el Saratoga a partir de 1928. Con todo, el Langley continuó acutando como portaaviones hasta 1936, año en el que pasó a ser nave de apoyo para hidroaviones (AV-3), con una cubierta de vuelo de la que se había elminado la parte proel originaria.
El Langley contribuyó notablemente al progreso técnico de la aviación naval, en particular en el sector de los sistemas de detención. Se experimentaron distintos tipos partiende del inicial de fabricación inglesa -constituido por cables longitudinales que enlazaban con el gancho de apontaje de los aviones- al que en EEUU se añadió un sistema reforzado de cables transversales cuya adición dilatoria se conseguía mediante saquetes de artillería repletos de arena y colgados a sus extremos. Al final, este sistema, que llegó a ser hidráulico con los consecutivos perfeccionamientos, resultó tan efectivo que aún hoy representa el punto de partida en base al cual se realizan los aparatos de frenado de los portaaviones modernos.
La instalación de dos catapultas neumáticas, encajadas en la cubierta de vuelo, e inicialmente programadas para hidroaviones, constituyó una importante innovación ulterior, que en seguida se aplicó a los demás tipos de aviones, y todavía está en uso en los portaaviones actuales.
El viejo Langley, que por sus orígenes era llamado <<carro cubierto>>, llevó a cabo un servicio de guerra muy breve y modesto como nave de transporte de aviones. El 27 de febrero de 1942 un grupo de aviones de ataque japoneses procedentes de Bali, sorprendieron al buque, que se dirigía a Tjilatjap, en la isla de Java, y lo hundieron tras alcanzarle con cinco bombas.

portaaviones estadounidenses en la segunda guerra


Lexington


De acuerdo con las dispiciciones del tratado de Washington, la marina estadounidense fue autorizada a convertir en portaaviones dos cruceros de batalla de 33000t todavía en construcción. A este fin escogieron el Lexington y el Saratoga, y durante los trabajos de adecuación se tuvieron en cuenta algunos conceptos innovadores ya contemplados en un proyecto de portaaviones de 1919 que no había tenido continuidad. El Lexington, terminado en 1925, se presentó como nave de características muy destacadas; contaba con una imponente superestructura en <<isla>> a estribor, dos torres gemelas de 203 mm a proa y otras dos a popa.
Cuando se produjo el ataque a Pearl Harbor, este buque se libró del desastre porque en aquel momento estaba transportando aviones a las unidades de marina en la isla de Midway. Se sometió, pues, a rápidos trabajos de modificación en virtud de los cuales se desembarcaron, entre otros, los caños de 203 y cuatro baterías de 127mm para dejar más espacio a los cañones automáticos simples de 20mm que habían reforzado el armamento antiaéreo -incialmente modesto- para distancias cortas.
En una primera operación bélica el Lexington intentó en vano acudir en ayuda a la isla de Wake poco después de Pearl Harbor; a fines de enero de 1942 proporcionó cobertura aérea a una incursión contra las islas Marshall y, por lo tanto, participó en las acciones de apoyo llevadas a cabo en el Pacífico suroccidental. El período mas significativo dio comienzo cuando, en marzo de 1942, se le unió el Yorktown en las operaciones realizadas en el mar del Coral. En aquel sector tenía lugar el ataque japonés a Port Moresby, Nueva Guinea, con el apoyo de los aviones embarcados. El 8 de mayo los cazabombarderos del Lexington atacaron sin ningún resultado los portaaviones Shokaku y Zuikaku. Mientras se llevaba a cabo la misión, la unidad norteamericana fue alcanzada por dos torpedos y dos bombas, que provocaron una fuerte sacudida a las estructuras, hasta el punto que se rompieron los depósitos de carburante. En un determinado momento, los vapores de gasolina, que se habían extendido a todos los compartimientos del buque, se inflamaron; seis horas mas tarde, el Lexington, sacudido violentamente por una serie de violentas explosiones, tuvo que ser abandonado por la tripulación, la cual fue recogida por los destructores de escolta, que se ocuparo también de hundir los restos del buque. Las bajas, sorprendentemente, fueron escasas: 216 muertos de una tripulación de 2951 hombres. En su corta carrera, el Lexington no consiguió infligir severos daños al enemigo, a causa de la inexperiencia de su grupo aéreo. Su pérdida, no obstante, representó un precio demasiado elevado por la victoria del mar del Coral.

guerra


Saratoga

Después de tres años de trabajos de reconservación del casco de un crucero de guerra todavía no termindao, el Saratoga, como su gemelo Lexington, se botó en 1925. Como este último, desempeñó un papel importante en el desarrollo del concepto de portaaviones rápido de task force, y desde 1928 ambas unidades participaron en el <<Fleet Problem>> anual o juego de guerra de la Pacific Fleet.
En la época del ataque a Pearl Harbor el portaaviones se encontraba en la base de San Diego, California, donde estaban siendo sustituidos sus cañones de 203mm por los de 127mm. Zarpó inmediatamente y tomó parte, junto con el Lexington, en el intento fracasado de liberar la isla de Wake; tras ser torpedeado por un submarino en alta mar cerca de las Hawai el 11 de enero de 1942, permaneció inactivo durante cuatro meses mientras se realizaban los necesarios trabajos de reparación. Posteriormente fue utilizado para transportar aviones al Pacífico Central y no llegó a tiempo para participar en la batalla de Midway, pero prestó un servicio valiosísimo el 8 de junio, el día siguiente al hundimiento del Yorktown. El 7 de agosto de 1942 le fue confiada la misión de reducir la resistencia japonesa en Guadalcanal antes del desembarco de las fuerzas de infantería de la marina.
El Saratoga participó en la batalla de las Salomón Orientales junto con el Enterprise y el Wasp, y permaneció indemne hasta el amanecer el 31 de agosto, en que fue torpedeado por el submarino I-68. Aunque en general los daños no fueron muy graves, incluso teniendo en cuenta la inundación total o parcial de dos salas de calderas, un repentino corte de fluido eléctrico dejó el aparato motor completamente fuera de servicio durante unas dos horas. Una vez que se reanudó el suministro, el buque alcanzó Pearl Harbor después de seis días de difícil navegación y se iniciaron los trabajos de reparación que duraron siete semanas.
En el período 1943-1944 tomó parte en el <<gran salto>> a las islas del Pacífico y, de allí, fue destacado a las Indias Orientales, donde tomó parte en el ataque a las posiciones japonesas de Java y Sumatra junto con las fuerzas de la Francia libre y de Gran Bretaña. El 21 de febrero de 1945 fue alcanzado por un kamikaze mientras prestaba apoyo al desembarco de Iwojima; después de un período de reparación se destinó a misiones de entrenamiento en la zona de Pearl Harbor, porque ya había quedado anticuado.
El 26 de julio de 1946 el Saratoga fue hundido en el atolón de Bikini durante una serie de experimentos nucleares.

portaaviones


Yorktown

El proyecto original del portaaviones Yorktown, realizado conjuntamente con el de su gemelo Enterprise (CV-6), derivaba del diseño del Ranger e incluía un hangar abierto en lugar de cerrado, como el Saratoga y el Lexington, con el fin de aumentar la capacidad de transporte a 80 aviones.
Entró en servicio en septiembre de 1937; después de Pearl Harbor se trasladó a toda prisa al pacífico y en la primavera de 1942 fue enviado al pacífico suroriental bajo el mando del admirante Fletcher. Tomó parte en la batalla del mar del Coral, durante la cual su grupo de vuelo nº5, compuesto por 25 interceptadores Grumman F4F, 38 bombarderos en picado Douglas SBD y 13 torpederos Douglas TBD, jugó un papel esencial en el hundimiento del portaaviones ligero Shoho durante un brillante ataque de tan solo diez minutos de duración y en la acción que averió el Zuikaku al dia siguiente (8 de mayo). Sin embargo, un grupo de aviones japoneses, compuesto de torpederos Nakajima B5N y bombarderos en picado Aichi D3A, consiguió alcanzar con una bomba la cubierta de vuelo del Yorktown. La bomba atravesó tres cubiertas antes de hacer explosión y después se declararon numerosos incendios. Los equipos de reparaciones consiguieron controlar el fuego, y el portaaviones pudo regresar a Pearl Harbor para ser reparado.
Mediante turnos de trabajo continuos, el arsenal puso el Yorktown en condiciones de hacerse nuevamente a la mar al cabo de sólo 4 días, gracias a lo cual pudo participar en la batalla de Midway en junio de 1942. En el momento crítico de este enfrentamiento, sus aviones tomaron parte en el ataque a los portaaviones japoneses y pusieron en práctica un plan de exploración y búsqueda del Hiryu, único superviviente que quedaba por localizar. Pese a haber sido alcanzado por tres bombas de 250 Kg, se consiguio que los aviones del Yorktown pudieran operar desde su cubierta y el portaaviones siguió en activo hasta que dos torpederos lo dejaron fuera de combate definitivamente.
Sin duda el buque hubiese sobrevivido incluso a estos gravísimos daños, dado que ya a primeras horas del 6 de junio los incendios estaban dominados y se empezaba a achicar el agua que había inundado varios compartimientos, pero el submarino japonés I-168 lo alcanzó con otros dos torpedos y, a la mañana siguiente, dio la banda y el Yorktown desapareció bajo las aguas.

estados


Enterprise

El Enterprise, denominado <<Big E>>, con toda seguridad el portaaviones mas famoso de la guerra del Pacífico, desempeñó un papel importante en la victoria de la armada de EEUU. y constituyó la base para el moderno portaaviones de escuadra.
Segundo de la clase Yorktown se unió a la Pacific Fleet en 1938 y, afortunadamente, junto con los otros dos portaaviones de dicha flota, se encontraba ausente del puerto el 7 de diciembre de 1941, cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor y dejaron fuera de combate los buques de guerra. Los portaaviones entraron, pues, en acción inmediatamente, y al cabo de tres días unos aviones del Enterprise hundieron el submarino I-170, el primero que perdió Japón durante el conflicto.
En abril de 1942 escoltó a su gemelo Hornet en el raid de Tokyo, pero ninguno de los dos regresó a tiempo para la batalla del mar del Coral, mientras que pudieron unirse oportunamente al Yorktown para la de Midway. En este enfrentamiento los aviones del Enterprise hundieron los portaaviones japoneses Kaga, Akagi, e Hiryu, este último conjuntamente con los aviones del Yorktown que partían del mismo Enterprise; el 6 de junio echaron a pique el crucero pesado Mikuma y dañaron el Mogami y dos destructores.
A continuación, en agosto de 1942, el Enterprise proporcionó cobertura aérea a las operaciones de desembarco en Guadalcanal, durante el cual sus aviones abatiernos 17 aparatos japoneses en dos dias. En el transcurso de la batalla de las Salomón orientales, el portaaviones fue alcanzado por 3 bombas el 24 de agosto y hubo de regresar a Pearl Harbor para ser reparado. El 26 de octubre, durante la batalla de Santa Cruz, fue dañado de nuevo por tres bombas, pero esta vez no pudo alejarse de la zona de operaciones porque era el único portaaviones que en aqél momento estaba presente alí. El 13 de noviembre sus torpederos hundieron la nave de guerra Hiei ya dañada, y al día siguiente atacaron un convoy japonés de 11 mercantes. Inmediatamente después por fin se concedió al Enterprise un largo período de resposo para que se efectuaran trabajos de reparación en EEUU. No volvió al Pacífico hasta mediados de 1943, para tomar parte esta vez de la masiva incursión en Truk de febrero de 1944 y en el <<tiro al pavo>> de las Marianas durante la batalla del mar de las Filipinas, que tuvo lugar en junio del mismo año. Continuó en servicio hasta el 14 de mayo de 1945, cuando, después de haber sobrevivido a dos ataques kamikazes, un tercer kamikaze lo dañó gravemente.
Regresó a EEUU, donde se sometió a importantes trabajos de reparación. Tras haber sido condecorado 19 veces en la guerra, al terminar el conflicto estaba destinado a convertirse en monumento flotante; fue dado de baja y puesto a la venta para ser desguazado, mientras su nombre pasaba al primer portaaviones a propulsión nuclear.

unidos


Hornet

Aunque se trataba del tercer mimbro de la clase Yorktown, el USS Hornet (CV-8) fue autorizado algunos años antes que sus gemelos.
Entró en servicio el 20 de octubre de 1941, unas semanas antes de Pearl Harbor, como tercera unidad de la clase Yorktown. Después de un período de prácticas en el Caribe, en enero de 1942 embarcó unos pocos bombarderos bimotores B-25 Mitchell destinados a llevar a cabo la famosa incursión en Tokyo bajo el mando de Doolittle. Al término de un ulterior e intenso adiestramiento, el 2 de abril, partió para el Pacifíco después de cargar a bordo 16 B-25, que, una vez efectuado el raid del 18 de abril, que tomó a los japoneses por sorpresa, en su mayoría llegaron a territorio chino. El Hornet participó más tarde de la batalla de Midway del 4 al 6 de junio de 1942, durante la que perdió todos los torpederos en un primer ataque fracasado; realizó otro ataque sin éxito contra el portaaviones Hiryu, pero en el último día del enfrentamiento consiguió hundir el crucero pesado Mikuma, ya alcanzado por disparos precedentes, y dañar al buque gemelo Mogami.
En agosto de 1942 llevó a cabo la cobertura aérea de las operaciones del desembarco de Guadalcanal junto con el Wasp y el Saratoga y, después de efectuar una desviación provisional a Espíritu Santo para evitar la amenaza de los submarinos enemigos, en octubre lanzó varios ataques sobre las posiciones japonesas. Volvió a encontrarse frente a los portaaviones adversarios en la batalla de Santa Cruz.
El 26 de octubre, después que las formaciones antagónicas localizaron las respectivas posiciones, los portaaviones norteamericanos lanzaron una oleada de 158 aviones mientras los japoneses hacían despegar a su vez la mayor parte de sus 207 aviones. De estos últimos, 27 consiguieron llegar al Hornet a través de la pantalla de defensa de los interceptadores y alcanzarlo con 6 bombas y 2 torpedos. Al cabo de 4 horas, mientras en el portaaviones norteamericano gravemente dañado se realizaban desesperados esfuerzos para controlar los incendios y volver a ponerlo en movimiento, un posterior ataque japonés consiguió que un torpedo y dos bombas dieran en el blanco. Entonces se tomó la desición de hundir el Hornet, para no permitir que cayera en manos del enemigo y evitar ulteriores peligros a los cazatorpederos de escolta, pero algunos de los torpedos lanzados contra él no explotaron y unos 430 disparos de cañón de 127mm dirigidos contra su línea de flotación tuvieron un resultado similar. Por fin, el buque, casi invadido por el agua, fue abandonado y los japoneses, que no habían logrado remolcarlo, le dieron el golpe de gracia a primeras horas del 27 de octubre.

segunda

mundial


Wasp

En 1935 se proyectó una variante perfeccionada del Ranger, poco veloz y de protección limitada, pero con gran capacidad de embarque de aviones, apropiadas superestructuras y compartimentación mejorada.
Entró en servicio en abril de 1941; en agosto de aquel mismo año, fue destinado al Atlántico en travesía de prácticas y en marzo de 1942 al Mediterráneo con la misión de transportar a Malta una parte de los aparatos pertenecientes a la aviación británica.
A principios de julio abandonó San Diego y se dirigió al Pacífico. Tomó parte en las operaciones del desembarco de Guadalcanal, durante el cual sus aviones efectuaron mas de 300 salidas. En cambio, no particpó en la batalla de las Salomón Orientales, poruqe se había destacado de la formación para ir a abastecerse, y volvió después a Noumea, donde cargó un grupo de aparatos interceptadores destinados a los marines desembarcados en Guadalcanal. A primeras horas del 15 de septiembre de 1942, el Wasp efectuó el transporte de los aviones, pero poco después fue alcanzado por tres torpedos lanzados por el submarino japonés I-19, dos de los cuales estallaron cerca de las cisternas y el tercero dañó los equipos de reabastecimiento.
El buque reventó literalmente a causa de las explosiones y de los incendios, que resultaron imposibles de controlar poruq el sistema y la red contra incendios no funcionaban. En poco menos de una hora, y ante las proporciones que cobraba el siniestro, se dio la orden de abandonar el barco, que continuó ardiendo hasta que el destructor norteamericano Landsdowne recibió la orden de hundirlo, lanzando cuatro torpedos contra el buque en llamas.
La pérdida del Wasp constituyó una útil experiencia. Una comisión de investigadores conprobó que los mayores daños habían sido causados por la explosión del tercer torpedo, por cuanto los dos primeros no habían provocado ninguna avería en el aparato motor ni en la maquinaria auxiliar. Según se pudo constatar en el transcurso de esa investigación, había sido el efecto de las explosiones lo que había puesto fuera de uso las centrales eléctricas y los sistemas de seguridad. Finalmente, una ulterior serie de explosiones ocurridas en los pañoles de las bombas, de los torpedos, de las municiones de artillería y del combustible redujo al Wasp a una masa flotante.

portaaviones estadounidenses en la segunda guerra


Essex

La clase Essex se puede considerar, sin lugar a dudas, el grupo de portaaviones mas eficaces y de mayor éxito en el transcurso de la segunda guerra mundial. Las especificaciones operativas del proyecto formuladas en 1939 configuraban, en conjunto, una clase Yorktown perfeccionada, con un desplazamiento aumentado en 7000t capaz de instalar un armamento de defensa mas consistente, un blindaje reforzado, una potencia motriz mas elevaday, sobre todo, una mayor capacidad de almacenaje de carburante para aviones. El alcance de los portaaviones de esta clase se cifraba en 27360 km a una velocidad de 20 nudos.
En 1940 se encargó la fabricación de 11 unidades de esta clase y de otras 13 durante el conflicto.
El Essex, cabeza de la clase, llegó al Pacífico en mayo de 1943; aunque en aquella época podía decirse que ya había pasado lo peor, el barco tuvo muchas ocasiones de participar en duros enfrentamientos con las fuerzas de combate de los portaaviones veloces, junto con el Enterprise, el Saratoga y los portaaviones ligeros de la clase Independence. En la primavera de 1944 se retiró de la zona de operaciones para un breve período de carenado, pero regresó a tiempo para participar en la incursión en las islas Marcus. Más tarde formó parte del Task Group 38.3 y el 25 de noviembre de 1944, mientras estaba prestando apoyo aéreo a las operaciones de desembarco del golfo de Leyte, fue alcanzado por un kamikaze y hubo de ser apartado del servicio para su reparación.
En 1945 el Essex, incorporado a la Task Force 38, participó en las incursiones en Lingayen, Formosa, Sakishima Gunto, Okinawa, y, finalmente, en el ataque a Japón. Se hallaba presente en la bahía de Tokyo, junto con otras muchísimas unidades, cuando se frimó la rendición de Japón en agosto de 1945. A su regreso a EEUU, fue sometido a trabajos muy extensos y pasó, luego, a la flota de reserva.
Retrospectivamente se puede afirmar que la clase Essex demostró ser muy adecuada para el Pacífico, sobre todo porque presentaba buena tenida en la mar y desarrollaba la autonomía necesaria para cubrir las enormes distancias de aquél océano, tanto el buque como los aparatos desembarcados. Además, a pesar de que el hangar fuera abierto, los poraaviones de esta clase resultaron sorprendentemente resistentes, hasta tal punto que durante los primeros 14 meses de servicio sólo tres unidades fueron dañadas por el enemigo. A esepción del Franklin, todos regresaron a la zona de operaciones después de que se repararan los importantes daños sufridos en el combate.

guerra


Franklin

Quinta unidad de la clase Essex, el portaaviones Franklin, aunque incluido en el programa naval de 1940, no se empezó a construir hasta una año después de Pearl Harbor, por no existir astilleros de la longitud necesaria. Sin embargo, sus constructores, Newport News Shipbuilding Company, remediaron el retraso y lo completaron en menos de 14 meses. Entró en servicio a finales de enero de 1944 y fue asignado a la Task Group 58.2, a tiempo para efectuar una incursión a la isla Bonin. Desde entonces estuvo constantemente en acción. Durante un ataque a Formosa y las islas Ryukyu que tuvo lugar en octubre fue dañado por un bombardero que se estrelló contra la cubierta; después el ascensor de popa fue a su vez alcanzado por una bomba que ocacionó tres muertes entre la tripulación.
Durante la batalla del estreche de Surigao, el 24 de octubre de 1944, los aviones del Franklin hundieron un destructor y luego pasaron al ataque del superacorazado Musashi en el mar de Sibuyan. Al día siguiente, durante la batalla del cabo Engaño, dejaron fuera de combate al portaaviones ligero Chiyoda y acabaron con el Zuikaku. Pero la buena suerte cesó el 30 de octubre. Ese día, el Franklin y un portaaviones ligero, que participaban en las operaciones de apoyo a las fuerzas de desembarco en el golfo de Leyte, fueron atados por cinco aviones Kamikaze que habían conseguido atravesar la barrera de los aparatos interceptadores. Las pérdidas ascendieron a 56 muertos y 60 heridos; además 33 aviones quedaron destruidos a causa del incendio que siguió. El buque se vió obligado a regresar al arsenal militar de Bremerton para ser sometido a reparacione y no volvió a entrar en servicio hasta febrero de 1945.
Asignado a la Task Force 58, el Franklin atacó Kyushu, situado en el territorio metropolitano japonés, el 18 de marzo; al día siguiente los bombarderos enemigos Yokosuka D4Y <<Judy>> efectuaron un temerario ataque en vuelo rasante y alcanzaron el Franklin con dos bombas de 250 kg, precisamente cuando estaban a punto de finalizar los preparativos para la segunda incursion, que desencadenaron una serie de explosiones e incendios. Muchas de las 742 víctimas de la unidad murieros asfixiadas por el humo, otros 265 tripulantes resultaron heridos de diversa consideración.
Por fin se dominaron los incendios y, al haber conseguido la tripulación poner en funcionamiento las calderas y el aparato de propulsión, el Franklin zarpó en dirección a Pearl Harbor y desde allí llegó al arsenal militar de Nueva York para ser sometido a trabajos de larga duración.
El portaaviones reapareció después del fin de la guerra, pero no volvió a entrar en servicio y se asignó a las fuerzas de reserva de febrero de 1947.

Acá les dejo las fotos que muestran la destruccion del buque:

portaaviones

estados


Princeton

Con el fin de poner remedio a la escazes de portaaviones resultante de Pearl Harbor, la marina de EEUU decidió convertir nueve cruceros ligeros de la clase Cleveland en portaaviones. Las unidades seleccionadas fueron: Amsterdam (CL-59), Tallahassee (CL-61), New Haven (Cl-76), Huntington (CL-77), Dayton (CL-78), Fargo (CL-85), wILMINGTON (CL-79), Buffalo (CL-99) y Newmark (CL-100), que se convirtieron en Independence (CVL-22), Princeton (CVL-23), Belleau Wood (CVL-24), Cowpens (CVL-25), Monterey (CVL-26), Langley (CVL-27), Cabot (CVL-28), Bataan (CVL-29) y San Jacinto (CVL-30). A pesar de que el proyecto de transformación contenía algunas solicitudes muy ingeniosas, os resultados prácticos fueron decepsionantes, sobre todo poruqe el hangar, de reducidas dimensiones, podía acoger un número de aviones menor al de los portaaviones escolta (CVE) de la clase Sangamon, es decir, 33 en vez de los 45 inicialmente previstos. La velocidad de las unidades de la clase Independence era, con todo, suficiente para permitirles avanzar junto a los portaaviones rápidos y, por ello, se decidió que debían permanecer en la zona de operaciones.
El Princeton entró en servicio en los últimos días de febrero de 1943, casi dos meses después que el Independence, que era el cabeza de la clase. Llegó a Pearl Harbor en agosto e inició un período de prácticas junto con el Essex y el Yorktown, ambos recién acabados. El 1 de septiembre estas unidades efectuaron la primera incursión en la isla Marcus y al cabo de pocas semanas repitieron la acción contra la isal de Wake con gran éxito. Durante la batalla del golfo de Leyte el Princeton fue asignado al Task Group 38.3, en el núcleo principal de los portaaviones rápidos de escuadra. La mañana del 24 de octubre de 1944 un bombardero enemigo Yokosuka D4Y <<Judy>>, que avanzaba en solitario, apareció de repente de entre las nubes y arrojó dos bombas de 250 kg que alcanzaron la cubierta de vuelo y perforaron los tres puentes sucesivos antes de explotar. Se produjeron incendios muy violentos en el hangar, donde seis torpederos ardieron y sus torpedos estallaron, lo cual provocó grandes destrozos. Cuando parecía que se habían sofocado todos los incendios, el Princeton voló por los aires a causa de una tremenda explosión, y el desplazamiento de aire consiguiente barrió literalmente la cubierta, que se encontraba llena de gente, del crucero Birmingham, situado junto a él, matando a 229 hombres e hiriendo 420; en el portaaviones resultaron muertos 100 hombres y heridos 190. Dado que el buque, casi copletamente destruido, permanescía todavía a flote, a las 16,00 h el crucero Birmingham recibió la orden de hundirlo.

unidos


Bogue

La urgencia de asegurar la cobertura aérea a los convoyes en la batalla del Atlántico se satisfizo mediante la conversión debuques mercantes en portaaviones de pequeñas dimensiones. Ya en el cerano de 1941, tanto los ingleses como los norteamericanos transformaron varios mercantes en los primeros portaaviones de escolta (CVE) experimentales y, cuando se comprobó su utilidad, se encargaron 21 unidades a los astilleros estadounidenses. De éstos, 11 entraron directamente a formar parte de la marina británica como la clase Attacker, mientras los restantes constituyeron la clase Bogue de la flota estadounidense. En conjunto, dado que la transformación de las nave se había efectuado a partir de cascos aun incompletos, las unidades de la clase Bogue incorporaron significativas mejoras respecto a los prototipos y, sobre todo, consiguieron disponer de un hangar muy amplio con dos ascensores alineados en crujía. Además el Bogua, botado en enero de 1942, y las dos unidades semejantes, Card (CVE-11) y Core (CVE-13), fueron dotados de dos catapultas y recibieron una línea de vuelo de 28 aeroplanos.
Con un buen equipo de radar de alerta aérea y más espacio que los destructores y fragatas, los portaaviones de escolta se convirtieron en exelentes buques insignia o en grupos de apoyo antisubmarino. El Bogue y su grupo de apoyo hundieron al menos 13 U-Boote, mientras que los aviones de sus gemelos Card, Core, Block Island y Croatan ayudaron a hundir otros 20.
En febrero de 1943, el Bogue fue asignado a la flota del Atlántico, fecha en que en este océaco la batala había entrado en una fase crítica. Durante la cuarta travesía sus aviones echaron a pique el primer submarino alemán, otros dos en el viaje siguiente, y otro más durante la séptima travesía enlos últimos días de julio de 1943, mientras a su vez, los destructores de escolta hundían uno. A principios de 1944, después de un breve intervalo utilizado para transportar aviones a Gran Bretaña, regresó nuevamente a la caza de submarinos, contribuyendo a hunir el U-575 en marzo y echando a pique tres en septiembre de 1944; ese mismo mes volvió a EEUU para iniciar un período de prácticas. En la última misión contra los submarinos alemanes, llevada a cabo en abril de 1945, desptruyó otro, el U-546, operando como unidad de la segunda línea de protección a las órdenes del capitán del navío Dufek. En el último período de la guerra, el Bogue fue enviado al Pacífico, donde trasladó aviones y abastecimientos a las guarniciones aisladas. Después de la caída de Japón fue asignado a la operación <<Alfombra mágica>> para el traslado de personal militar y prisioneros de guerra.

segunda


Sangamon

La transformación de buques mercantes en portaavione de escolta represntaba una exigencia de elevadísima prioridad en 1942; en enero del mismo año, cuatro petroleros de escuadra de la marina estadounidense, recién construidos -Sangamos (AO-28), Santee (AO-29), Chenango (AO-31), Suwannee (AO-33)- fueron adaptados para que sirvieran como buques de protección aérea (AVG). Las unidades de la clase Sangamon dieron muy buen resultado, mejor que el de los portaaviones de escolta de nueva fabricación. Eran más grnades y más veloces y, además, al haber sido proyectados como buques cisterna, tenías el aparato motor hacia popa; esta características, al reducir las dimensones de la conducción del humo y de la chimenea, resultó en sobremanera provechosa ya que no obstaculizaban las operaciones de vuelo. También se icorporaron las preinstalaciones para dos catapultas, la segunda de las cuales no se colocó hasta 1944. Un cierto número de aberturas amplias en los costados permitía la ventilación de todas las partes del hangar.
El portaaviones de escolta Santee fue el primero en entrar en servicio, el 24 de agosto de 1944, seguido al cabo de un día por el Sangamon, el Chenango el 19 de septiembre, y el Suwannee el 24 del mismo. La escazes de portaaviones dominante a finales de 1942 y principios de 1943 hizo que estas nuevas unidades, en virtud de su velocidad y de su amplia capacidad de almacenamiento de aviones, se destinaran al grueso de la flota con más frecuencia que los otros CVE, y a menudo operaron también conjuntamente. Los cuatro proporcionaron apoyo a las operaciones de desembarco en Africa del Norte en octubre y noviembre de 1942; luego fueron trasladados al Pacífico, donde operaron con la 22ª División de portaaviones en el sector sur de aquél océano. En marzo de 1943 el Santee volvió al Atlántico, donde llevó a cabo operaciones antisubmarinas con un grupo de <<búsqueda y caza>> al sur de los Azores y cerca de las costas brasileñas; sin embargo, en febrero de 1944, se unió de nuevo a las cuatro unidades del Pacífico.
Las cuatro unidades participaron conjuntamente enla batalla del golfo de Leyte, bajo las órdenes del almrante Sprague, incorporadas orgánicamente al Task Group 77.4. El 25 de octubre el Santee fue gravemente dañado por un ataque kamikaze e inmediatamente después por un torpedo del submarino I-56. Luego otro kamikaze alcanzó el Suwannee, después de haber fallado en el ataque al Sangamos. Los tres, a pesar de los disparon recibidos, reanudaron sus actividades en pleno rendimiento en la primavera de 1945. El 4 de mayo de 1945 el Sangamon quedó gravemente averiado a causa de un ataque efectuado por un kamikaze cerca de la costa de Okinawa pero, como las unidades gemelas, demostró que su estructura era muy resistente, hasta el punto que se reincorporó al servicio después de los trabajos de reparación.

mundial


St. Ló

El éxito de los portaaviones de escolta llevó a la elaboración de un nuevo proyecto que preveía la tranformación de los buques mercantes de la quilla hacia arriba, utilizando el plano de construcción como base de trabajo para acomodarlo a las exigencias de los portaaviones de escolta, más que proceder sólo con los trabajos de adaptación del casco como se había hecho hasta ese momento.
A finales de 1942 se inicio la fabricación de 50 unidades de la clase Casablanca. Por lo que se refiere a los detalles de la construcción, en la cubierta de vuelo, aunque sus dimensiones no eran execivas, se instalaron dos catapultas y dos ascensores. Además, la maniobrabilidad de la nave aumentó notablemente al adoptar la solución de dos hélices en vez de la monohélice de los portaaviones de escolta inmediatamente precedentes; por último, con el fin de acelerar el tiempo de fabricación, se escogieron las turbinas de triple expansion. En los demás sectores del proyecto de la clase Casablanca dio mejor resultado que el de la clase Sangamon, Bogue y Prince William.
EL portaaviones de escolta St. Ló se empezó a constrir con el nombre de Chapin Bay en el arsenal Kaiser's Vancouver en enero de 1943, pero en abril fue rebautizado como Midway y el 15 de septiembre de 1944 se convirtió en St. Ló. El pequeño portaaviones había realizado ya dos viajes por el Pacífico para el transporte de aviones y materiales y participado en el apoyo de las operaciones de desembarco en Saipán, Eniwetok, Tinian y Morotai. En octubre de 1944 formaba parte de la unidad nº3, que estaba constituida por un gurpo de portaaviones de escolta en la posición más septentrional de toda la formación norteamericana de cobertura de las fuerzas de desembarco . La unidad nº3 ya había quedado expuesta a un extenuante fuego de artillería lanzado por las unidades de superficie japonesas la mañana del 26 de octubre de 1944. Después de una pausa de una hora, cinco aviones japoneses del tipo Cero se acercaron a baja cota; en un determinado momento se elevaron rápidamente hasta unos 1500m y luego se lanzaron como kamikaze contra la cubierta de vuelo de los portaaviones de escolta. Una sección de los cinco aviones atacantes, dirigidos en un primer momento hacia el Fanshaw Bay, cambiaron de improvisto el objetivo para lanzarse contra el St. Ló. Al hacer impacto contra la cubierta de vuelo, las bombas de los aviones provocaron la explosión de todas las municiones y el combustible del hangar. Al cabo de unos minutos, una explosión devastó completamente el St. Ló

portaaviones estadounidenses en la segunda guerra


Esto fue todo.. este post fue hecho por mi hace un tiempo y ahora lo resubo no es repost

5 comentarios - portaaviones estadounidenses en la segunda guerra

@cramiro1
Cuantos portaviones al final tuvo eeuu en la 2da guerra?