Historias de Terror y Leyendas Urbanas

eca les dejo algunas historias para pasar el rato!:


Personas Muertas

Tenia la edad 13 años cuando sucedio por primera vez era las 11.30pm tenia la costumbre de ir a comprar a esas horas ya que por donde vivo las tiendas quedan abiertas hazta la 1 o 2 am ...dias antes de ese heco habia muerto un vecino mio que vivia al frente de casa ..el ya era de edad ...sali a comprar como casi todos las noches cuando senti que alguien me seguia ...voltie a ver y no habia nada entonces senti que alguien estaba detras ...camine mas deprisa a casa ...y cerca a ella lo vi vi ala persona que habia muerto dias antes ..el estaba con la ropa habitual de siempre entonces me quede fria no sabia que hacer me puse palida ...voltie a todos lados me sentia aterrorizada cuando mire de nuevo el ya no estaba entonces apresure el paso a casa estaba a punto de ingresar cuando se me aparecio de nuevo lo mire y no podia creerlo habia oido hablar de personas que habian tenido un encuentro casi parecido con personas ya muertas pero no lo creia hazta que me paso a mi ese dia entre a casa palida y tartamudeaba mi familia me pregunto que pasaba les conte lo sucedido se quedaron pasmados ...aunque con las dudas de que sera verdad o no ...no se que paso ese dia pero solo se que desde entonces puedo ver a gente que muere o antes de que lo haga no es casi siempre pero ya me sucedio varias veces al comienzo me daba miedo aunque admito que aun siento terror ...hoy ya con 19años aun me sigue pasando estas cosas creanme esto es real ....tendrias que vivirlo para saber lo que se siente .......


Historias de Terror y Leyendas Urbanas


En la Casa Vieja

Hola me llamo Flavio y tengo 32 años de edad, soy de Guadalajara JAL. México. Pues, soy un fanático de tu pagina ya que das oportunidad de expresar algunas historias, que por algún motivo nos han sucedido, pero que existe esa necesidad de platicarlas, soy fanático de historias de terror y esto no es casualidad pues e tenido experiencias paranormales, desde muy pequeño.

Todo comenzó cuando yo tenía 4 años y nos habíamos cambiado a una casa muy vieja en Zapopan JAL. Ya de por sí una colonia vieja.
Bueno esa casa tenía su historia, según cuentan los vecinos del lugar, que en esa casa vivía Una viejecilla sola y enferma, eso sí! Con muchos perros, el cual los llamaba como si fueran sus hijos, esta viejecilla era cuidada por una vecina de la casa del frente, el cual le daba sus medicinas todos los días por las tardes y algo de comer pues esta vecina llamada Lupe o Guadalupe, no recuerdo.. Ahora vecina de nosotros amiga de mi mama, platicó que una noche se percato de que en la casa de la viejecilla, sus perros ladraban y maullaban, Lupe fue enseguida para ver que estaba sucediendo al llegar se dio cuenta de que la viejecilla había muerto.
Fue encontrada tirada en el piso de su habitación, con todas sus medicinas tiradas le había dado un infarto. Después la casa fue vendida y rentada a nosotros, por quienes la verdad desconozco, ni, mi mama se acuerda. Bueno, aquí es donde entro yo.
Tuve varios sucesos relacionados con la viejecilla, este es uno de ellos de hecho el primero. Pero antes quisiera darles una descripción de la casa ya que son casas muy grandes, sobre todo porque tienen mucha profundidad.
Entras, puerta principal empieza el patio, a un costado están las recamaras y la sala de TV, ese patio te conduce a otro patio más grande en donde se encuentra un baño y la cocina, una cocina muy grande, la cual te llevaba a un pequeño patio cruzas y sales a un corral y al fondo otro baño, que es el que funcionaba.
Con enjarres de tierra y piso de mosaicos. Bueno ahora sí. Una tarde yo paseaba por el patio grande cerca de la casa, era una tarde nublada, como si quisiera llover, solo estábamos en casa, dos hermanas mayores que yo y el más pequeño y yo. Mi madre estaba trabajando, mi padre no vivía con nosotros, el más pequeño dormía en el cuarto mi hermana la mayor estaba con los quehaceres de la casa, mi otra hermana no recuerdo y pues yo estaba jugando por toda la casa.
Del patio me fui a la cocina y después al patio pequeño, que conduce al corral, lo ultimo de la casa.
Regularmente esa puerta que conduce la patio pequeño siempre esta cerrada, pero estaba abierta y me metí, como cualquier niño travieso y curioso. la verdad eran rincones de la casa que jamás había entrado, todo era extraño y feo para mí, con un hedor horrible por todo el lugar, no quise entrar mas adentro porque sentí mucho miedo había un árbol que se empezó amover con el viento y tuve un impulso de volver adentro, pero una ráfaga de viento cerro la puerta azotándola con un tundente y aterrador ruido chillante, y no podía entrar porque la puerta se abre por dentro, no sé que paso un sonido atrajo mi atención, un sonido que provenía de los muros y el árbol, yo le gritaba a mis hermanas pero estas no me escuchaban, cuando de pronto escuche que alguien me estaba llamando con sonidos y del árbol se empezó haberse una especie de mancha negra flotando en el aire, esta sé hacia más grande y más grande, empezó hadar forma de una persona, para ser preciso de una mujer ya grande muy pálida de su rostro, ya no quise mirar mas, solo golpeaba la puerta desesperación, mi llanto era inconsolable, como sentía mi piel que se estiraba al sentir que esa cosa se me acercaba, cuando de pronto, la puerta se abrió.
Era mi hermana y la abrase como loco ella desconcertada me abrasó y pregunto que pasaba, no le conteste por mi llanto desconsolable y nunca les conté hasta después de grande, a pesar de lo que paso, no fue algo traumante para mí, pues seguí jugando por toda la casa claro menos allí, pues me cerraron la puerta. No dejo de pensar en lo que paso aquella tarde, ni que sería la única vez, pues sentía que sería el comienzo de algo espantoso. Y así fue.


Fantasmas


Noche de Espanto

Hace un año en esta fecha, cambió mi vida para siempre. Subí junto a mi esposo, Modesto Almanza, al remolcador 13 de Marzo, que zarparía de la bahía de La Habana. Viajábamos alrededor de 70 personas, muchos de ellos eran familiares y amigos.

Cuando estábamos a siete millas de la costa fuimos interceptados por las embarcaciones castristas. De inmediato empezaron a darnos bandazos. Sentimos miedo por los niños a bordo, el más pequeño de cinco meses de nacido. Levantamos los niños y empezamos a gritar que por favor no dispararan. Alguien levantó a una niña y conociendo al que manejaba uno de los remolcadores que nos atacaba le gritó: "¡Chino, Jabao, no hagas eso, aquí hay niños!" Si no baja a su niña de tres años, se la matan con los chorros de agua de las mangueras de presión
.
En una acción programada, se nos puso un remolcador por atrás. El más grande, que era verde con una raya roja, un rayo rojo, se nos subió en popa y nos partió a la mitad el barco. Al suceder esto el barco quedó a la deriva porque el patrón, Fidelio Ramel, cayó al agua a consecuencia de la fuerza de las mangueras. Fue entonces que Raúl Muñoz asumió el control de la nave y trató de ayudarnos, de salvarnos porque ya el barco tenía tanta agua que estaba a punto de hundirse.

A pesar de eso, ellos seguían echando agua directamente a las caras de los niños, que ya ni respirar podían. Ya nosotros sabíamos que nos íbamos a hundir. En ese momento Raúl paró el remolcador. Ni eso respetaron. La misión era hundirnos.
Cuando el barco se partió en dos, cayó una caja de madera al agua. Era la nevera que flotaba y muchos tratamos de llegar a ella. Fue entonces que comenzaron a girar las naves a nuestro alrededor, creando un enorme remolino que se tragaba a la gente. Así murió mi cuñada Pilar Almanza Romero. Cuando a mí me fueron a sacar del barco, su niño Yasel Perodin Almanza me tenía el pie agarrado. Cuando me sacaron se me desprendió el tennis y se fue, se lo tragó el remolino y no lo pude agarrar...eso fue terrible.

Después vi a mi cuñado Sergio Perodin salir con el otro niño y sentí alivio porque al menos uno se había salvado. Había una niñita inflada de tanta agua que parecía un sapito. Así nos dejaron hasta el amanecer que nos recogió una lancha Griffin. Fue una noche de espanto. Al subir los insulté, les dije que eran unos asesinos. Dejaron morir a niños y ancianos. Veintitrés niños muertos, asesinados de forma tan despiadada.

Ahí no terminó nuestra odisea. Mi esposo y mi cuñado fueron llevados a Villa Marista donde permanecieron arrestados durante varias semanas. Nunca recuperamos los cadáveres. En una ocasión cuando fui a Villa Marista y pregunté por qué habían mentido en la versión que ofreció la prensa castrista, me insultaron.

Fueron días terribles. Mi sobrino Sergito me preguntaba que por qué no sacaban a su mamá y a su hermanito del fondo del mar. ¡Tantas familias destruidas! ¡Tantos niños asesinados! Los hombres estaban presos, el pueblo estaba enardecido y sobre nosotros había una vigilancia tremenda. A pesar del acoso, di mi testimonio para que se conociera en el exterior. Yo sabía que era la única forma en que llegarían a conocer los hechos reales.
Después que mi testimonio se conoció a través de Radio Martí y La Voz de la Fundación, la Seguridad del Estado amenazó con arrestarme. Pero realmente ya poco podían hacer. Mi testimonio contribuyó a que se conociera la verdad. A que el mundo supiera la magnitud del crimen.

Unos meses más tarde abordamos una balsa. Nuestro destino fue Guantánamo. Al llegar a Estados Unidos mi familia y yo testificamos ante el Congreso norteamericano. Mi cuñado Sergio Perodin testificó ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra. Siempre estaremos dispuestos a denunciar la masacre del remolcador 13 de Marzo.
Nueve meses después del hundimiento del remolcador, di a luz a Maydli. Tal vez ella fue la sobreviviente más joven de la matanza. Tal vez ya yo llevaba a mi niña en el vientre aquel 13 de julio. Sin saberlo, mi instinto maternal me hizo luchar para salvarla. Hay días en los que miro su rostro y pienso en los 23 niños que yacen en el fondo del mar. Es en días como esos que no comprendo cómo existen personas que están dispuestas a llegar a acuerdos con una tiranía. ¿Qué garantías tienen de que no volverán a cometer semejante crimen?
A veces pienso que todo fue una pesadilla. Pero los gritos de horror de las madres que perdieron a sus hijos, las manitas de los niños hundiéndose para siempre en el fondo del mar y el llanto que compartimos es real. Tan real que me asusta pensar que los seres humanos puedan ser capaces de tanta crueldad.


historias


El gato negro

Ni espero ni solicito de crédito por la historia más extraordinaria, y, sin embargo, más familiar, que voy a referir. Tratándose de un caso en el que mis sentidos se niegan a aceptar su propia evidencia, yo debería estar realmente loco si así lo creyera. Sin embargo, no estoy loco, y con toda seguridad, no sueño.

Pero mañana puedo morir y quisiera hoy poder aliviar la carga de mi espíritu. Mi inmediato deseo es mostrar al mundo, de forma clara, sucinta y sin comentarios, una serie de simples acontecimientos domésticos que, por sus consecuencias, me han aterrorizado, torturado y destruido. A pesar de todo, no trataré de esclarecerlos.
A mí casi no me han producido otro sentimiento que el de horror; pero a muchas personas les parecerán menos terribles que barrocos. Tal vez más tarde haya una inteligencia que reduzca mi visión al estado de lugar común. Alguna inteligencia más tranquila, más lógica y mucho menos excitable que la mía encontrará, tan sólo en las cirscunstancias que relato con terror, una serie normal de causas y de efectos muy naturales

.La docilidad y humanidad de mi carácter fueron sorprendentes desde mi infancia. Tan notable era la ternura de mi corazón que había hecho de mí el juguete de mis amigos. Sentía una auténtica pasión por los animales y mis padres me permitieron poseer una gran variedad de ellos. Pasaba con ellos casi todo el tiempo, y nunca me consideraba tan feliz como cuando les daba de comer o los acariciaba. Esta particularidad de mi carácter fue creciendo con los años, y cuando fui hombre hice de ella una de mis principales fuentes de placer. Aquellos que han profesado afecto a un perro fiel y sagaz no necesitan explicación de la naturaleza o intensidad de la gratificación que eso puede producir. En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sí mismo, hay algo que llega directamente al corazón del que con frecuencia ha tenido ocasión de comprobar la amistad mezquina y la frágil fidelidad del Hombre vulgar.

Me casé joven, y tuve la suerte de descubrir en mi mujer una disposición de ánimo que no era distinta a la mía. Habiéndose dado cuenta de mi gusto por estos animales domésticos, no perdió ocasión alguna de proporcionarme algunos muy agradables. Tuvimos pájaros, una carpa rojo-dorada, un magnífico perro, conejos, un mono pequeño y un gato.
Era este último un animal muy grande y bello, completamente negro, y de una sagacidad muy sorprendete. Mi mujer, que era, en el fondo, algo supersticiosa, hablando de su inteligencia aludía con frecuencia a la antigua creencia popular que consideraba a todos los gatos negros como brujas disfrazadas. No quiere esto decir que hablara siempre en serio sobre este particular, y lo consigno sencillamente porque lo recuerdo.

Plutón- llamabase así el gato - era mi amigo predilecto. Sólo yo le daba de comer, y adondequiera que fuese me seguía por la casa. Incluso me costaba trabajo impedirle que me siguiera por la calle.
Nuestra amistad continuó así durante algunos años, en los cuales mi carácter general y mi temperamento ( me sonroja confesarlo ), por causa del demonio de la Intemperancia, sufrió una alteración radical y se hizo cada vez peor. Día a día me hice más taciturno, más irritable, más indiferente a los sentimientos ajenos. Empleé con mi mujer un lenguaje brutal, y con el tiempo la afligí incluso con violencias personales.
Como es natural, mis pobres animales debían de notar el cambio de mi carácer. No solamente no les atendía lo suficiente, sino que les maltrataba. Sin embargo, por lo que se refiere a Plutón, aún despertaba en mí la consideración suficiente para no pegarle. En cambio, no sentía ningún escrúpulo en maltratar a los conejos, al mono e incluso al perro, cuando, por casualidad o afecto, se cruzaban en mi camino.
Pero mi mal iba creciendo, porque ¿ qué mal admite una comparación con el alcohol? Andando el tiempo, el mismo Plutón, que envejecía y , naturalmente, se hacía un poco huraño, comenzó a experimentar los efectos de mi mal carácter.

Una noche, en ocasión de regresar a casa completamente ebrio, de vuelta de una de mis frecuentes guaridas de la ciudad, me pareció que el gato evitaba mi presencia. Lo cogí, pero él, horrorizado por mi violenta actitud, me hizo con los dientes una leve herida en la mano. Se apoderó de mi repentinamente un furor demoníaco. Ya no me conocía. Pareció como si, de pronto, mi alma original hubiese volado de mi cuerpo, y una malevolencia ruin, saturada de ginebra, se filtró en cada una de las fibras de mi ser. Sagué un cortaplumas del bolsillo de mi chaleco, lo abrí, cogí al pobre animal por la garganta y, deliberadamente, le arranqué un ojo de su cuenca... Me cubre el rubor, me abrasa, me estremezco al escribir esta abominable atrocidad.


leyendas


Una familia perfecta

Marcaba el reloj las 11:45 de la noche, Marta, Pablo y su hijo Martín miraban la televisión, en ella pasaba una de esas películas policíacas que te mantienen entretenido todo el tiempo... Marta, una reconocida escritora de aquel pueblo; Pablo un gran fotógrafo galardonado y su tierno Martín, un niño de 7 años, un chico común y corriente. Era una noche lluviosa, como todos aquellas en el invierno de ese pueblito alejado de la gran ciudad, un pueblo tranquilo en donde la mayoría de la gente se conocía entre sí.

La película mantenía entretenida a la familia hasta que el jefe de familia dirigió su mirada al reloj... 12:02... "por Dios"-dijo- "es tardísimo"- "Hijo, creo que te deberías ir a dormir, mañana por la mañana iremos a ver a tu abuela y estarás desvelado"- "un ratito mas"-replico Martín- "No señor, te me vas a la cama, no te quiero con dolor de cabeza mañana por el desvelo" -le contesto su padre-"ok"-dijo Martín-..."que descanses hijo" -le dijo su madre.

Martín subió las escaleras, no de muy buen humor, porque su padre no lo había dejado terminar de ver la película. Pero Martín no estaba dispuesto a acostarse en su cama sin sueño, así que tomo su radio y se dispuso a escuchar aquella estación él la cual día y noche programaban puras melodías clásicas, sus preferidas.

Yya habían pasado unos 45 minutos cuando interrumpen la programación para dar una noticia de ultima hora: "NOTICIA DE ULTIMA HORA, A TODOS LOS HABITANTES DEL PUEBLO DE "SANTA ROSA DEL CARMIN" SE LES INFORMA QUE LA CARRETERA QUE CONDUCE A LA CIUDAD SE ENCUENTRA TOTALMENTE BLOQUEADA DEBIDO A UN DESASTROSO ACCIDENTE, EN EL CUAL PERDIERON LA VIDA 8 PERSONAS".

De un salto Martín salió de la cama, bajó las escaleras y se dirigió hacia la sala donde se encontraban sus padres a darles la noticia de que el camino estaba cerrado y que no iban a poder ir a ver a su abuela, así que se quedaría viendo la película.

Fue un grito desgarrador lo que broto de la boca del chico al ver la tremenda escena que tenia delante de sus ojos; su madre y su padre en medio de la sala, muertos, completamente destrozados, el cráneo del padre hecho trizas, una gran parte de su masa encefálica se encontraba encima del televisor, sus ojos, aquellos que muchas veces buscaron un buen momento para disparar la cámara fotográfica encima de la mesa del centro; el cuerpo de su madre completamente desmembrado... Pero cuando los ojos del chico voltearon a ver hacia la cocina... Ahí se encontraba él, vestía un pantalón negro, unos zapatos cafés de gamuza y una camisa manga corta totalmente empapada de sangre, en su mano derecha un vaso de agua, en la izquierda lo que quedaba del corazón de la madre del chico: "No tengas miedo"-le dijo.

Martín lanzó, no un grito, sino miles, corrió con todas sus fuerzas, subió esos 24 escalones que conducían hacia lo que él creía que era su salvación -su cuarto-, él suspiró y dijo en voz baja: "No, mi niño... Se agita tu corazón y así me cuesta mas trabajo arrancártelo", soltó el vaso y tomo ese gran cuchillo que se encontraba arriba del refrigerador, “No quería hacerlo contigo” –murmuro- lentamente subió aquellos escalones, 1, 2, 3, 4, 5.... 24!!

Miro fijamente la puerta del cuarto del cual colgaba un letrero que en letras rojas decía “NO MOLESTAR”... ¡Que irónico..! Él no iba a molestarlo... iba a matarlo; de una patada derribó aquella puerta, ahí se encontraba él en medio de la puerta buscando con aquellos ojos entre la oscuridad una silueta, un movimiento, algo que le indicara donde se encontraba Martín escondido, de pronto un ruido acaparó la atención de aquel hombre con la ropa empapada de sangre... ¡La ventana!

La ventana se abrió de un seco golpe, pero no, no era Martín que tratase de escapar de aquella muerte inevitable, si no el viento que junto con la lluvia arreciaban más. Cerró la puerta y se dirigió hacia aquel rincón donde apenas se alcanzaba a ver la silueta de “algo”, tal vez era Martín o tal vez una de sus tantos muñecos...

Se acercó lentamente, empuñando aquel cuchillo que aun se encontraba manchado de sangre fresca, tomo una bocanada de aire frió que se colaba por la ventana y con un certero movimiento de su mano clavo el cuchillo a aquella silueta...


urbanas


La autoestopista fantasma
.> RELATO DE UNA HISTORIA SORPRENDENTE SUCEDIDA EN EL TRAYECTO ENTRE BALTIMORE Y NUEVA YORK


La carretera principal que va de Baltimore a Nueva York al llegar al kilómetro 12 se cruza con una importante autopista. Se trata de un cruce muy peligroso, y en muchas ocasiones se ha hablado de construir un paso subterráneo para evitar accidentes, aunque todavía no se ha hecho nada.

Un sábado por la noche, un prestigioso doctor neoyorkino -del que evitaremos reproducir su nombre-, regresaba a su casa después de asistir a una sala de fiestas country. Al llegar al cruce redujo la velocidad y se sorprendió al ver a una deliciosa jovencita, vestida con un traje largo, de fiesta, haciendo auto-stop. Frenó de golpe y le hizo una señal para que subiera a la parte trasera de su descapotable.

- El asiento de delante está lleno de palos de golf y de paquetes -se disculpó. Y a continuación le preguntó: - Pero, ¿qué está haciendo una chica tan joven como tú sola a estas horas de la noche?

- La historia es demasiado larga para contarla ahora -dijo la chica. Su voz era dulce y a la vez aguda, como el tintinear de los cascabeles de un trineo. - Por favor, lléveme a casa. Se lo explicaré todo allí. La dirección es North Charles Street, número XXXX. Espero que no esté muy lejos de su camino.

El doctor refunfuñó y puso el coche en marcha. Cuando se estaba acercando a la dirección que le indicó ella, una casa con las contraventanas cerradas, le dijo: - Ya hemos llegado. Entonces se giró y vio que el asiento de atrás estaba vacío. - ¿¡Qué demonios...!? -murmuró para sí el doctor. La chica no se podía haber caído del coche, ni mucho menos haberse desvanecido.

LLamó repetidas veces al timbre de la casa, confuso como no lo había estado en toda su vida. Después de un largo tiempo de espera, la puerta se abrió y apareció un hombre de pelo gris y aspecto cansado que lo miró fijamente.

- No sé como decirle qué cosa más sorprendente acaba de suceder -empezó a decir el doctor-, una chica joven me dió esta dirección hace un momento. La traje en coche hasta aqui y...

- Sí, sí, lo sé -dijo el hombre con aire de cansancio-, esto mismo ha pasado otras veces, todos los sábados por la noche de este mes. Esa chica, señor, era mi hija. Murió hace dos años en un accidente automovilístico en ese mismo cruce donde usted la encontró...


espiritus


El hombre del maletín
UNA NIÑA QUE SE DIVERTÍA ATEMORIZANDO A SUS AMIGAS ES ADVERTIDA DE UNA EXTRAÑA VISITA QUE VA A RECIBIR


Cuando Lorena tenía 13 años solía reunirse con sus amigas del colegio y les contaba historias de terror. Le encantaban la historias de miedo y estaba bien informada, de modo que se reunían en un banco de un parque cercano al colegio y todas escuchaban atentas los relatos de Lorena.

Conforme oscurecía las chicas se marchaban avisando a Lorena de que si luego no podían dormir "se iba a enterar de lo que era bueno". Pero siempre era en tono de broma.

Una tarde le relató esas historias a una amiga de clase. Estaban en la habitación de Lucía, cuya casa estaba a unos siete kilómetros de la casa de Lorena (luego se tendría que ir andando y sola).

Cuando Lucía tenía suficiente miedo le dijo: "ahora te voy a contar yo lo que te va a pasar y verás quién pasa miedo". Y le dijo: "cuando vayas a casa un señor con un maletín, vestido de negro y con bigote te seguirá para matarte."

El trayecto hacia casa lo hizo con una psicosis total: toda la gente parecía querer traspasarle con la mirada, pero ella sabía que era pura sugestión, de modo que el miedo que pasó fue relativo. Lo que realmente podía asustarle era el hombre del maletín, vestido de negro y con bigote, y de esos no hubo ninguno en todo el camino.

Llegó a casa y comprobó horrorizada que no funcionaba el ascensor. Aunque aún le faltaba un año para tener permiso de uso del ascensor lo cierto es que vivía en un octavo piso y siempre que podía, cogía el ascensor.

Tuvo que subir los ocho pisos a pie, y su desconsuelo fue mayor cuando su madre le dijo que bajara la basura:
- ¡Pero si no va el ascensor!. -Se quejó inútilmente.

Y entonces cogió la bolsa de basura y comenzó a bajar despreocupada... pero a mitad de camino las piernas se le aflojaron y casi perdió el equilibrio. Frente a la puerta de una casa, mirándole ahora a ELLA, había un señor trajeado de negro, con bigote y un maletín.

Con los nervios a flor de piel, casi a punto de gritar y las piernas temblando, corrió escaleras abajo a punto de perder la bolsa de basura. Y llegó abajo con el corazón desbocado y falta de aire. Salió rápidamente del edificio y tiró la basura, y no subió inmediatamente a casa... sino que se dirigió a la tienda que tenía su padre en la misma finca y esperó a que él terminara el trabajo para subir acompañada.

¡Qué aterradoras pueden ser las casualidades! ¿O fue una visión de Lucía? ¡Quién sabe..!


terror


'No sólo los perros lamen'
.> EL RELATO DE LA DESGRACIADA HISTORIA QUE ENVIÓ A UNA NIÑA DE 9 AÑOS AL MANICOMIO


La citada historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola.

Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande (esto para que cuidase a la niña cuando creciera), pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche como cualquier otra los padres fueron a despedirse de la niña; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se postraba abajo de la cama.

Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo, ya aproximadamente como a las 2:30 de la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) y lo hizo y entonces ella se tranquilizó y durmió otra vez.

Cuando ella se despertó por la mañana descubrió algo espantoso: En el espejo del tocador había algo escrito con letras rojas. Cuando se acercó, vio que era un rastro de sangre que decía así:
"NO SÓLO LOS PERROS LAMEN".
Entonces dio un grito de terror al ver a su perro crucificado en el suelo de su habitación.

Se dice que cuando los padres la encontraron ella no hablaba de otra cosa más que de "¿quién me lamió?" y decía el nombre de su perro, se volvió loca y hasta la fecha está en un manicomio y sus padres, tratando de olvidar lo que hallaron en el cuarto y a su hija, se fueron al extranjero.

Y la incógnita más grande es: según los que fueron a investigar al cuarto de la niña, el perro ya estaba muerto, es decir crucificado en el suelo, desde hace horas. ¿Quién le lamió la mano a la niña debajo de la cama?


Historias de Terror y Leyendas Urbanas


La última fechoría del loco de Ciempozuelos
.> LA TRÁGICA HISTORIA QUE LE SUCEDIÓ A UNA PAREJA DE NOVIOS CUANDO VOLVÍAN DE FIESTA



En Ciempozuelos hay un famoso manicomio al cual van a parar individuos de todas partes de España con todo tipo de problemas mentales, algunos de ellos son realmente peligrosos. Un sabado por la tarde corria por el pueblo el rumor de que se habia escapado del manicomio un "loco" de los mas transtornados y peligrosos.

Esa misma noche, una pareja de enamorados de un pueblo vecino y a punto de casarse, se disponia a volver a casa despues de una noche de juerga. A un par de kilometros de su casa el coche se les queda sin gasolina y se detiene en el arcen de la carretera. Despues de estar un tiempo esperando a que alguien les pudiese socorrer sin fortuna, el novio decide acercarse a por una lata de gasolina ya que la gasolinera estaba cerca, quedandose la novia al cuidado de el coche.

Habian pasado ya 2 horas, el novio aun no habia regresado y estaba ya muy nerviosa cuando de repente comienza a escuchar unos sonidos fuertes, secos y entrecortados en el techo del coche, como si lo estuviesen aporreando. Aterrorizada, decide salir corriendo del coche y cuando esta un tanto alejada gira la cabeza y observa que sobre el coche hay una persona dando golpes sobre el techo con una cabeza humana: LA DE SU NOVIO.

A partir de esa noche la chica cayo en una profunda crisis nerviosa que no superó y fue internada en el manicomio, donde aun permanece. Esa misma noche, un par de horas mas tarde, la Guardia civil de Ciempozuelos detuvo al "loco" que se habia escapado con las manos y la ropa completamente empapada en sangre...


Fantasmas


Un bulto negro en la calle
EN UNA PEQUEÑA LOCALIDAD DE COLOMBIA SUCEDEN CON FRECUENCIA SUCESOS SIMILARES AL QUE NOS RELATA UN LUGAREÑO


Esto sucedió en el corregimiento de Callejones, Colombia. Callejones es un caserío cuyo verdadero nombre es San Fernando.

Hay un camino principal que comunica a San Fernando con el pueblo de Bolívar, alrededor de este camino hay casitas de barro muy antiguas y entre casa y casa hay fincas de cacao, también hay cultivos de maiz, o algodón. Es costumbre de los hombres de Callejones ir al pueblo a tomar cerveza y jugar al billar, a veces regresan a muy altas horas de la noche, borrachos, casi siempre en grupos.

Una de esas noches, Fabio, un pescador de Callejones, decidió regresar solo a su casa, aprovechando que había comprado una bicicleta, la noche estaba muy oscura porque no había luna y los postes de alumbrado tenían los faros rotos.

Fabio justo a mitad de camino, iba pedaleando lento, cuando de pronto vio algo que le pareció como un borracho tendido en mitad del camino. Fabio se preocupó por el posible estado de aquel hombre, así que se bajó de su bicicleta y le gritó: "¡Despértate!".

Como no pasó nada, Fabio se acercó más y le dio una ligera patada, cuál no sería su sorpresa cuando sintió que no era el cuerpo de un hombre, era como un bulto, de consistencia gelatinosa, que al ser pateado, salió flotando hacia la finca; los pelos de Fabio se erizaron y un escalofrío recorrió su cuerpo.

La borrachera se le fue inmediatamente y como pudo, agarró su bicicleta e intentó pedalear pero la cadena se había safado, así que la arrojó y salió corriendo como alma que lleva el diablo y gritando por todo el camino.

Al llegar a casa, su mamá le abrió las puertas y él cayó desmayado. Nunca más volvió a regresar tarde del pueblo.

Muchas historias acerca de los bultos negros se cuentan en Bolívar, y parece que es cierto, pero no sólo hay bultos negros, también se sabe de brujas y duendes, pero eso será en otra ocasión.


historias


Un extraño 'broker' que ganó millones en bolsa afirma proceder del futuro
.> LA COMISIÓN DE SEGURIDAD Y CAMBIO DE MONEDA DE LOS EE.UU. NO ENCUENTRA EXPLICACIÓN AL CASO DE ANDREW CARLSSIN, QUE OBTUVO UNOS BENEFICIOS EN BOLSA "IMPOSIBLES DE CONSEGUIR" DE NINGÚN MODO HUMANO



Fuentes de la Comisión de Seguridad y Cambio de Moneda de los EEUU confirman que Andrew Carlssin, de 44 años de edad, ofreció una extraña explicación al increíble exito conseguido en el mercado bursátil.

No podemos confiar en las afirmaciones de este señor. Sinceramente, creemos que se trata de un lunático y de un mentiroso compulsivo Afirmó un miembro del SCM. Pero el hecho es que, partiendo de un capital inicial de 800$, este señor ha conseguido un margen de beneficios que supera los 350 millones de dólares. Cada inversión que ha realizado sufrió una inesperada e inexplicable subida de valor, lo cual no puede ser simple cuestión de suerte. La única manera por la que ha conseguido estos logros debe de haber sido a través de información ilegal.

El señor Carlssin va a estar en una celda en la isla de Rikers hasta que acceda a confesar cuales fueron sus fuentes de información. El pasado año de desastres bursátiles dejaron a la mayoría de los inversores desesperados. Así que caundo Carlssin consguió que todas y cada una de las 126 operaciones de alto riesgo que realizó terminaran en un completo éxito de ganancias, atrajo sobre sí todas las miradas de los caza oportunidades de Wall Street.

Si por ejemplo, los valores de una compañía subían debido a una unión o a una alianza de empresas tecnológicas que supuestamente debían ser acciones secretas, el Señor Carlssin lo sabía de antemano de alguna manera nos confirmó la fuente del SCM encargada de la investigación. Una vez puesto bajo investigación, los encargados de desvelar el misterio del caso se encontraron con algo que no esperaban: Una más que increíble confesión de más de cuatro horas de duración Carlssin declaró haber viajado en el tiempo, y proceder del futuro, concretamente, de una era 200 años posterior a la nuestra.

Afirma también que en su época, es sabido que nuestra era fue una de las peores en lo que a caidas bursátiles se refiere, así que cualquiera con unos pocos conocimientos podría hacer aquí una fortuna. Era demasiado tentador como para resistirse, alegó Carlssin en su confesión grabada en video. Había planeado hacer que pareciera todo natural, ya sabe, perder un poco aquí y allí para que no pareciera demasiado perfecto. Pero parece que me han cogido con las manos en la masa.
Con ánimos de negociar, Carlssin dice poder ofrecer y divulgar hechos históricos como el paradero de Osama Bin Laden, o una cura para el Sida. Todo lo que pide es poder volver a su tiempo en su Máquina del Tiempo. Sin embargo, rehúsa a revelar la localización de dicha máquina, o a explicar como funciona, supuestamente por miedo de que este tipo de tecnología avanzada pueda caer en las manos equivocadas.

Las autoridades son muy reticentes, y afirman que las declaraciones del Viajero del tiempo no son más que patrañas. Pero lo que si es cierto es que el SCM admite no poder encontrar ningún registro sobre ningún Andrew Carlssin antes de Diciembre del 2002. El Weekly World News continuará investigado esta historia hasta que se resuelva.



fuente:http://www.leyendasurbanas.org/

Fuentes de Información - Historias de Terror y Leyendas Urbanas

Dar puntos
18 Puntos
Votos: 4 - T!score: 4.5/10
  • 0 Seguidores
  • 12.512 Visitas
  • 6 Favoritos

11 comentarios - Historias de Terror y Leyendas Urbanas

@Saibatsu Hace más de 4 años
la 1º es malisima
@WalkingContradiction Hace más de 4 años
la 2º es horrible
@newmatt86 Hace más de 4 años
leyendas
@Punkboy666 Hace más de 4 años
Saibatsu dijo:la 1º es malisima


WalkingContradiction dijo:la 2º es horrible



La 3º es patetica
@REY054 Hace más de 4 años -1
nachit014 dijo:las de abajo de todo son las mejores

el link para descarhar?
@josess76 Hace más de 4 años
LAS HISTORIAS SON RELATOS DE VERDAD?
@josess76 Hace más de 4 años
Punkboy666 dijo:
Saibatsu dijo:la 1º es malisima


WalkingContradiction dijo:la 2º es horrible



La 3º es patetica

LA 4º ES MUY BOLUDA
@Loner22 Hace más de 3 años
josess76 dijo:
Punkboy666 dijo:
Saibatsu dijo:la 1º es malisima


WalkingContradiction dijo:la 2º es horrible



La 3º es patetica

LA 4º ES MUY BOLUDA

la 5 es muy terrorifica
@nico129 Hace más de 2 años
La ultima esta buena!